www.inoutviajes.com
Lisboa

Lisboa

Elegante y seductora, Lisboa posee un ambiente único en el que se mezcla el mar, la cultura y los buenos vinos. Situada entre siete colinas y junto al río Tajo, la capital lusa es la cuna del fado, con sus barrios pintorescos, sus históricos tranvías y sus empinadas calles, que ofrecen a cada paso, un panorama inesperado de gran belleza.

Gastronomía lisboeta
La proximidad al mar proporciona a la gastronomía lisboeta platos verdaderamente deliciosos de pescado y marisco, con sus más de 1.000 formas de preparar el bacalao. En Lisboa, se encuentra lo mejor de la cocina mediterránea, una amplia oferta de restaurantes, y una gran variedad de platos típicos como el caldo verde, la sopa de nabicas, la cazuela de mariscos o las feijoadas. Y entre los postres, nada más típico que los pasteles de Belém, los confites, las piñonatas, las castañas asadas o las peras al vino.
Ocio y cultura
Lisboa cuenta con una amplia propuesta de ocio, con sus más de 50 museos, entre los que se destacan: Lisboa Story Centre, el Museu Nacional de Arte Antiga, o el Museu Nacional de Arte Contemporâneao. Imprescindible visitar al Oceanário, el segundo mejor acuario del mundo, con más de 500 especies procedentes de todos los rincones del planeta.
Parada obliga en el Centro Cultural Belém, principal foco cultural de la capital, con un amplio programa de conciertos de música clásica, ópera y jazz. Otros lugares de ocio imprescindibles son el Casino de Lisboa, MEO Arena en el Parque das Nações o el Teatro Camões.
Para los viajeros que practican turismo de shopping, Lisboa es una de las mejores ciudades para ello gracias a su gran variedad de barrios, cada cual más variopinto y atractivo.
Descubre sus 5 mejores barrios para hacer el mejor shopping CLIC AQUÍ
Descubre las 10 mejores tiendas de Lisboa CLIC AQUÍ
El Fado y Lisboa
El Fado es a día de hoy el producto más noble y genuino de la cultura portuguesa, cuyo nombre significa en latín “destino”, al igual que el flamenco o el tango. Tiene su origen en las tabernas y el buen vino y se remonta al siglo XIX. Sus palabras cantan el alma del pueblo portugués, dominado por la nostalgia (saudade en portugués) de los que partían en el puerto de Lisboa y de los que esperaban su regreso. En la actualidad, goza de una gran popularidad en todo el mundo, reconocido como “Patrimonio Inmaterial de la Humanidad” por la UNESCO.
Los mejores lugares para escuchar Fado en Lisboa (Casas de Fado)
Clube do Fado (Rua S. João da Praça,92/94, Lisboa)
A Severa (Rua das Gáveas,51/61, Lisboa)
Casa de Linhares (Beco dos Armazéns do Linho, 1, Lisboa).
Maria da Mouraria (Largo da Severa, 2, Lisboa).
O Faia (Rua da Barroca, 56 , Lisboa)
Parreirinha de Alfama (Beco Espirito Santo, 1, Lisboa).
Pastel do Fado (Largo do Limoeiro, 10, Lisboa).
Sr. Vinho (Rua do Meio à Lapa, 18, Lisboa).
Taverna d’el Rey (Largo do Chafariz de Dentro, 15).
*Turismo Skyline: Lisboa es una de esas ciudades que merece ser contemplada desde las alturas, con el atardecer y el río Tajo como telón de fondo. Toma nota de sus 10 mejores terrazas y chill out para disfruta de la capital lusa desde las alturas. CLIC AQUÍ. Y si eres un apasionado de la fotografía y buscas los mejores puntos estratégicos en las alturas de Lisboa para conseguir la mejor panorámica. ¡Toma nota del top 7 con los mejores miradores de Lisboa! CLIC AQUÍ
Más allá de la ciudad: mejores playas de la Región de Lisboa
La Región de Lisboa cuenta actualmente con un total de 28 playas galardonadas en 2015 con el premio Bandera Azul de Europa, cuyas óptimas condiciones climatológicas –goza de temperaturas templadas durante todo el año– atraen a numerosos turistas amantes de los deportes náuticos, como el surf, kitesurf, windsurf, bodyboard o flyboard, entre muchos otros.
La playa de Guincho, enmarcada en el Parque Natural de Sintra-Cascais, es una de las más icónicas de Lisboa, y de Portugal, ya que en ella se dan fuertes vientos procedentes del norte que forman algunas de las olas más grandes de la región. Los más aventureros pueden alquilar una tabla y practicar alguno de estos deportes, o bien pueden hacer parapente desde los acantilados. Cascais también es famosa por la práctica de vela, desde donde se parte para visitar algunos de los recónditos lugares de la costa lisboeta más alucinantes.
Las playas de la Costa de Caparica, al sur de Lisboa, alcanzan una longitud de 15 kilómetros. Las más destacadas son la pequeña Playa da Vila da Costa, la preferida para hacer surf; las playas desde la Costa de Caparica hasta la de Fonte da Telha, muy frecuentadas por familias con niños que se acercan a practicar deportes como voleibol; y la Playa dos Medos, donde se reúnen deportistas para hacer kitesurf.
En la costra de Sintra también podemos encontrarnos algunos de los arenales más solicitados, como Praia Grande, considerada hoy en día la capital delbodyboard por sus grandes olas. Por su parte, Portinho da Arrábida, en Setúbal, es una de las playas más tranquilas y bellas de la costa portuguesa, donde los aficionados al snorkeling, piragüismo, coasteering y a la escalada tienen su auténtico paraíso.
Para finalizar, la zona costera de Ericeira, en Mafra, reúne un elevado número de olas de gran calidad, razón por la que fue nombrada en 2011 como Reserva Mundial de Surf. Cuenta con 8 kilómetros de playas, como la de Foz do Lizandro, la playa de S. Lourenço, la de S. Sebastião y la de Ribeira de Ilhas, entre otras. Esta última es reconocida en el mundo por las buenas condiciones que reúne para practicar surf, bodyboard y skimming.
Mas allá de la ciudad: mejores castillos y fortalezas de la región de Lisboa
Castillo de San Jorge: Uno de los símbolos de la ciudad, designado como Monumento Nacional. Construido a mediados del siglo XI por los musulmanes, de su edificación original conserva once torres y presenta algunos elementos arquitectónicos característicos de las fortificaciones militares de época musulmana. A día de hoy, constituye el vestigio más importante de la antigua residencia regia medieval y alberga el Museo, el Café do Castelo y el restaurante Casa doLeão. Además, dentro del perímetro podemos encontrar un conjunto de restos arqueológicos que atestiguan tres períodos destacados de la historia de Lisboa: las primeras estructuras de habitación del siglo VII a.C.; las casas y calles de mediados del siglo XI, de época islámica; y los vestigios de la última construcción palaciega, el Palacio de los Condes de Santiago, destruido por el terremoto de 1755.
Castillo de los Moros: Ubicado muy cerca de Lisboa, en la emblemática villa de Sintra. Es una de las principales atracciones turísticas del Paisaje Cultural de Sintra. Clasificado como Patrimonio Mundial por la UNESCO en 1995, es una fortificación militar construida en torno al siglo X que fue testigo del islamismo en la región lisboeta. Dominando Sintra desde lo alto –ya que se ubica sobre la Sierra de Sintra–, tenía la función de garantizar la vigilancia y protección de Lisboa y sus alrededores, ya que permite admirar todo el paisaje que se extiende hasta el océano Atlántico. Su excepcional ubicación, en la colina de San Jorge –muy recomendable coger el Tranvía 28 para llegar hasta él–, hace del castillo uno de los mejores miradores de Lisboa, con vistas únicas de la ciudad. Además, en la Torre de Ulises podemos encontrar el periscopio, sistema óptico de lentes y espejos inventado por Leonardo Da Vinci en el siglo XVI, que permite examinar en tiempo real la ciudad, sus monumentos y zonas emblemáticas y el río Tajo, con una vista que abarca 360º.
Castillo de Sesimbra: Ubicado en la en la Península de Setúbal, el castillo ofrece las mejores vistas del valle y la costa. En el siglo XII fue tomado por el rey Alfonso I de Portugal (conocido por los portugueses como Afonso Henriques), reconquistado después por los árabes y recuperado, más tarde, por los cristianos bajo el mandato de D. Sancho I. Elevado a 200 metros sobre la ciudad, en su recinto amurallado se encuentra la Iglesia Santa María do Castelo, donde admirar el altar dorado y sus azulejos.
Castillo de Palmela: Ubicado enla villa de Palmela, también en el distrito de Setúbal, es un lugar con historia que acoge un precioso conjunto monumental. El Castillo de Palmela, de imprescindible visita, ofrece una panorámica estratégica de parte del estuario del Sado, de una vertiente de la cordillera de Arrábida y de las llanuras que la separan del río Tajo. En el Castillo de Palmela también se encuentra la hermosa casa de huéspedes del mismo nombre.
Fortaleza do Guincho: Ubicado en la costa de Cascais, muy cerca de Lisboa, es un lugar ideal en el que alojarse. Construida en el siglo XVII, ha sido totalmente renovada y transformada en un hotel de lujo, cuyo restaurante tiene una Estrella Michelín. Ofrece unas vistas maravillosas de la famosa playa de Guincho –cuyas condiciones son las mejores para la práctica de deportes náuticos–, el Océano Atlántico y Cabo da Rocha, el punto más occidental de Europa.
Lugares imprescindibles que tienes que visitar
Parque de las Naciones: Es el ejemplo de modernidad más claro de la ciudad, marcado por una arquitectura contemporánea, con lugares llamativos como el Pabellón de Portugal –un espacio multiusos– y la Estación del Oriente. Conecta la ciudad con el Tajo y en su entorno hay dinamismo y mucho ambiente, donde los habitantes disfrutan de espectáculos, dan paseos por el río y en el teleférico, hacen deporte y van de compras. En el Parque de las Naciones no se puede dejar de visitar el Meo Arena, anfitrión de grandes grupos y compañías de espectáculo internacional, y el Casino de Lisboa.
Barrio de Intendente: En el siglo XVI fue solo un distrito de paso situado a las afueras de la ciudad, pero poco a poco, muy lentamente, fue integrándose en ella. Como muchos otros lugares, vivió una época de marginalidad que llegó a su fin cuando el alcalde António Costa trasladó su despacho a este barrio, en 2011, a Largo do Intendente. A día de hoy, por sus calles residenciales y alternativas podemos cruzarnos con estudiantes, artistas y emprendedores, portugueses y extranjeros. Alguno de los establecimientos más populares que podemos encontrarnos son Byke Pop, un proyecto para promover y divulgar la bicicleta como medio de transporte, y, entre otros, O Das Joanas Cafe, cafetería que sirve de punto de encuentro entre diferentes culturas, visibles en su propuesta culinaria.
Rua Nova do Carvalho (Calle Rosa): Se trata de una de las calles más animadas de la noche lisboeta, peatonal y pintada con un alegre color de rosa, donde se puede disfrutar de numerosas terrazas, bares y discotecas. La obra de arte urbana está firmada por el taller del arquitecto José Adrião. Alguno de los lugares más destacados de la calle son el bar da Velha Senhora (bar con un toque burlesco), Povo (con fado y aperitivos), Sol e Pesca (el bar de las conservas) y los bares-discoteca Roterdão, Bar do Cais, MusicBox, Europa, Jamaica, Tokyo y otros clásicos como el Viking o el de Liverpool.
Barrio Alto: Sin duda, el más alternativo y bohemio de la capital. Fascinante durante el día por su ambiente pintoresco y localista, por la noche ofrece una atmósfera única por su alma festiva. Este eje es sinónimo de diversión nocturna, el centro de la noche lisboeta. Digno de visitar es la terraza del hotel Bairro Alto, situada en el último piso, donde tomar un buen vino o un cóctel mientras se admira la puesta de sol sobre el Tajo.
Torre De Belém: Situada en la desembocadura del Tajo, inicialmente sirvió para la defensa de la ciudad y posteriormente se convirtió en centro aduanero y faro. En la actualidad es una torre declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO a la que se puede acceder en horario permitido y contemplar sus cinco pisos de historia. *Incluso se puede apreciar los huecos por donde tiraban a los prisioneros antiguamente.
Elevador de Santa Justa: Debido a las diferentes colinas en las que está estructurada la ciudad, Lisboa construyó varios elevadores para hacer más cómodo el trayecto de un punto a otro, siendo el elevador de Santa Justa, uno de los más atractivos y turísticos gracias entre otros factores a: su precioso estilo neogótico, la comodidad de unir 2 barrios muy transitados (Baixa y Chiado) y las bonitas panorámicas que se pueden apreciar desde el mismo.
Tranvía 28: Icono turístico por excelencia de la ciudad fuera de Portugal y considerado una de las atracciones obligatorias si visitas Lisboa. Ningún viajero puede marcharse de la ciudad sin haber realizado un viaje en este tranvía tradicional, el cual viaja por los lugares y monumentos más emblemáticos de todo Lisboa.
Cristo Rei de Almada: Ubicado a 113 metros sobre el nivel del Tajo y con una altura de 28 metros, es un espectacular monumento que simboliza la paz y el agradecimiento a Dios por haber mantenido a Portugal al margen de los estragos de la Segunda Guerra Mundial. El Cristo Rei es visitado por miles de viajeros que visitan Lisboa y esencialmente por miles de peregrinos que hacen noche en la ciudad y suben hasta el albergue que está ubicado en este punto. Un ascensor instalado en el interior desde su inauguración permite apreciar desde lo alto las mejores panorámicas de la ciudad, el fotografiado puente 25 de Abril y el río Tajo que atraviesa Lisboa.
Monasterio de los Jerónimos: Considerado por muchos como el mayor atractivo turístico de Portugal, es un monumento de principios del siglos XVI y máximo exponente de la denominada arquitectura manuelina. Entre sus atractivos destacan sus más de quinientos años de antigüedad, su fachada de más de 300 metros de largo, su espectacular iglesia interior, las tumbas de varios monarcas portugueses, el Museo Nacional de Arqueología donde se puede conocer la historia de Portugal y del resto del mundo desde sus orígenes paleolíticos hasta la Edad Media, etc.
Curiosidades
El famoso Cristo Rei de Lisboa tiene su origen en 1934, cuando el cardenal de Lisboa por aquel entonces, después de realizar un viaje a Rio de Janeiro y quedar absolutamente maravillado con su Cristo Redentor, movió todos los hilos para construir uno parecido. De ahí que tenga un aire muy similar al Cristo Redentor de Rio de Janeiro.
El fotografiado Puente 25 de Abril de Lisboa es muy similar al Puente Golden Gate de San Francisco, puesto que fue construído por la misma empresa.
Se suele llamar cariñosamente a los lisboetas alfacinhas (lechuguitas), ya que después de las invasiones árabes que sufrió la ciudad, el único alimento que quedaba en Lisboa para comer eran las lechugas.
El característico adoquinado de las calles de Lisboa se debe a que, tras el terrible terremoto de 1755 que asoló la ciudad, el Marqués de Pombal ordenó reutilizar los escombros de los edificios derrumbados convirtiéndolos en adoquines con los que asfaltar las vías.
El Puente Vasco da Gama, es el puente más largo de Europa (17 km de longitud).
País: Portugal

Región: Región de Lisboa

Lugar: Lisboa

Población: 600.00 habitantes

Clima: Mediterráneo

Moneda: Euro

Idioma oficial: Portugués

Página web oficial: www.visitlisboa.com

Turismo Lisboa Facebook Turismo Lisboa Twitter Turismo Lisboa Youtube



Restaurante D´Avis: Es uno de los mejores restaurantes de comida tradicional portuguesa en Lisboa y un lugar que cautiva nada más entrar gracias a su ambiente sencillo, familiar y muy acogedor.
Chapito a mesa: Muy próximo al Castillo de San jorge, es uno de los lugares emblemáticos a visitar en Lisboa gracias entre otras aspectos a su cocina tradicional, sus conciertos y sus bonitas vistas sobre el río Tajo.
Restaurante Casa da India: Pequeño restaurante ubicado en el barrio de Chiado y caracterizado por su cocina tradicional portuguesa y sus precios muy asequibles.

Epic sana Lisboa Hotel*****: Hotel de 5 estrellas, con más de 300 habitaciones de diferentes tipos, muy confortable, elegante y dirigido a viajeros exigentes.
Lisboa Carmo hotel****: Hotel elegante, cálido, único, en el que el trabajo por los detalles adaptados a cada huésped, son su símbolo de identidad.
Hotel HF Fénix Music***: Hotel dirigido a los amantes de la música, de la tecnología, de lo nuevo, de lo actual... un hotel diferente en el que la música se deja ver por todas las instalaciones.
Hotel Sete Colinas**: Hotel independiente, práctico y el cual destaca por su ubicación céntrica muy próximo a los barrios más turísticos de Lisboa.
Hotel Alegría*: Hotel de gestión familiar, muy céntrico, habitaciones amplias, silencioso y muy buena elección para hospedarse en el centro a un precio muy asequible.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.