www.inoutviajes.com
Ciudad del Vaticano
Ampliar
Ciudad del Vaticano

Roma

Monumentos

LO QUE NO HAY QUE PERDERSE EN ROMA

Ara Pacis:
Este altar es uno de los monumentos más importantes de la antigua Roma. Fue construido en el año 13 a.C. para conmemorar las victorias de Augusto en España y la Galia. Originalmente se erigió en proximidades de la Via del Corso, pero en 1938, en ocasión de celebrarse el bimilenario de Augusto, fue reconstruido en la plaza que lleva su nombre. Los fragmentos originales fueron integrados con copias de los faltantes. Es un recinto cuadrado con el altar en su centro y toda la superficie decorada con frisos y relieves esculpidos en mármol.

Arco de Constantino:
Es el más grande de los arcos triunfales romanos, con 25 metros de altura, y fue erigido en el año 313 para conmemorar la victoria de Constantino sobre Majencio, en el momento en que Roma iniciaba su decadencia en favor de Constantinopla. Por este motivo, la riqueza de la ciudad no era tanta y el arco se construyó con mármol sustraído de otros edificios y monumentos preexistentes. El conjunto de elementos diversos lo vuelve altamente representativo de la arquitectura romana. Los materiales fueron trabajados de modo de crear un efecto policromo. Se levanta cerca del Coliseo, y señala el límite entre esta zona y el Foro.

Arco de Tito:
El arco de Tito se encuentra en el punto más alto de la vía Sacra y fue construido en el año 81 en memoria de las victorias de Vespasiano y de Tito. Tiene un único arco, semicolumnas acanaladas y un ático superior.

Castillo Sant'Angelo:
Fue hecho construir por el emperador Adriano para ser utilizado como su mausoleo, en el año 130, y guarda los restos de la dinastía imperial hasta Caracalla. Aureliano lo integró como fortaleza a la muralla aureliana, con posterioridad sirvió de prisión y, cuando en el 1277 pasó a ser propiedad del Vaticano, fueron agregados los apartamentos pontificios. Hoy es sede del Museo Nacional del Castillo Sant'Angelo. El ángel de bronce del siglo XVIII que da nombre al castillo surge de una leyenda según la cual el arcangel San Miguel apareció y acabó con una peste que azotaba Roma, allá por el año 590.
El puente de Sant'Angelo fue durante siglos el principal puente entre San Pedro y el centro de la ciudad. En 1669, Bernini colocó la balaustrada con las estatuas de los ángeles y los símbolos de la Pasión.

Catacumbas de Domitilla:
Llamadas también catacumbas de Santi Nereo e Achilleo, se desarrollaron a partir de un sepulcro doméstico que pertenecía a Domitilla, familiar del cónsul Flavio Clemente. Probablemente las más grandes de Roma, estas catacumbas fueron lugar de sepultura para los primeros cristianos. El primer núcleo data del siglo III y fueron ampliadas en el IV y V. Subiendo las escaleras, se accede a la basílica de Santi Nereo e Achilleo, erigida en el 390 sobre su tumba. Al fondo de la basílica está el acceso a las catacumbas, consistentes en una red de galerías subterráneas que se extienden por kilómetros y donde fueron excavadas numerosas tumbas. Hasta el siglo IV se utilizaron como sólo sepulcros y lugar de conmemoración litúrgica; luego hasta el siglo VII, tomaron el rol de santuario dedicado al culto del martirio y a la conmemoración.

Circo Máximo:
Se extendía al pie del Monte Palatino. Sus grandes dimensiones, 620 metros de largo y 180 de ancho, lo convertían en el circo más grande del mundo. Podía recibir entre 150 y 320 mil personas, alcanzando el límite máximo en el siglo III. Estaba dedicado sobre todo a las competencias con carros (cuadrigas); se entrenaba a los competidores, quienes eran verdaderas estrellas en la ciudad, y se cuidaban y preparaban los caballos. Antes de la construcción del Coliseo, también se utilizaba el Circo para combates de gladiadores y con bestias salvajes. A modo de protección para el público contaba con un foso separando la arena (pista de combate) y las gradas.
Era el evento deportivo de la antigüedad; cuando había espectáculo en el Circo, toda Roma estaba presente. Actualmente no queda mucho de él, apenas unas cuantas piedras que no permiten imaginar la grandiosidad de sus épocas de esplendor; los obeliscos que estaban en el centro fueron llevados a otros lugares: el de Karnak está en la Plaza San Pedro y el de Augusto en la Plaza del Popolo.

Coliseo (Anfiteatro Flavio):
De arquitecto desconocido, se comenzó a construir en el 72 y es un monumento que no tiene igual en el arte romano. Se encuentra en la convergencia del monte Palatino, el Celio y el Opio. Comenzó su construcción Vespasiano, pero su hijo Tito lo inauguró en el 80. En él se desarrollaban combates de gladiadores, de hombres contra bestias y fue escenario del suplicio de los primeros cristianos. Cuando dejó de utilizarse cayó en un lento deterioro, debido en parte al pillaje, hasta que un edicto del papa Benedetto XIV lo consagró a la memoria del martirio cristiano, frenando así su destrucción. Consta de 4 pisos, de los cuales los 3 primeros están constituidos por 80 arcos, separados por pilares con semicolumnas jónicas, dóricas y corintias. Tenía una capacidad de cerca de 50 mil personas.

Columna de Trajano:
Es un monumento sepulcral, obra maestra de la escultura de todos los tiempos, erigida en el siglo II en el foro, en memoria de Trajano. En el basamento, en la cámara sepulcral, fueron depositados en una urna de oro los restos del emperador, pero la preciosa cámara no resistió el saqueo medieval. A lo largo de toda la columna y en forma de espiral, con una longitud de 200 metros, están esculpidos 2500 figuras, frisos y bajorrelieves, que cuentan escenas de la vida y batallas de Trajano. En lo alto estaba colocada una estatua de bronce de Trajano, que curiosamente fue reemplazada en el siglo XVI por la de San Pedro.

Domus Aurea:
El emperador Nerón la mandó construir con el objetivo de hacer una inmensa residencia, que debería ser la más grande y bella del mundo. Por su rica decoración tomó el nombre de Domus Aurea: Casa de Oro. Se encuentra en la colina del Opio, sobre la calle que lleva su nombre y fue construida después del desastroso incendio de Roma del año 64, del cual fue acusado el propio Nerón. Los amplios ambientes están adornados con estuco y pinturas en las que se inspiraron los artistas del renacimiento, por el particular estilo llamado "grotesco". En un recorrido preestablecido de 40 minutos por 32 estancias de la casa, son particularmente atractivas la "Sala Octogonal" y la "Volta Dorata".

Foro:
Símbolo de la antigüedad, era el núcleo de la civilidad romana, el centro de la vida política, jurídica y social de la Antigua Roma. Fue muy dañado durante la invasión bárbara; en el 1700 se iniciaron excavaciones que sacaron a la luz estos tesoros del arte romano. Se encuentran en el conjunto las ruinas de la basílica Emilia, la Curia, antigua sede del Senado Romano, el Arco de Settimo Severio, construido en el 203, las tribunas desde donde hablaban los oradores romanos, la columna de Foca, el templo de Vesta, donde ardía el fuego sagrado, símbolo de la continuidad de la vida de Roma y casa de la Vestal, dedicada a alimentar continuamente la llama. Tomando la Via Sacra, encontramos el templo de Antonino y Faustina y la basílica de Majencio. La Via Sacra termina junto al Arco de Tito.

Mercado de Trajano:
Considerada en la antigüedad una de las maravillas del mundo clásico, hoy vemos sólo una parte de aquel esplendor. El complejo de 150 locales fue proyectado en el siglo II por Trajano. Hacia Via Nazionale se encuentra la gran sala que es el centro del complejo, y en el interior del área arqueológica se puede visitar el Museo Palatino. El edifico consiste en un gran hemiciclo de dos pisos con una torre construida en el siglo XIII para defensa. El Mercado de Trajano podría considerarse el primer centro comercial cubierto de la historia.

Panteón:
En Plaza de la Rotonda, cerca de Plaza Minerva, se encuentra una de las mayores obras maestras romanas. Este lugar dedicado a varias divinidades fue construido en el 27 a.C. por el cónsul Agripa, yerno de Augusto. En el 609 fue donado por el emperador Foca al papa Bonifacio IV y fue transformado en iglesia, lo que favoreció su conservación hasta nuestros días. Su cúpula tiene una altura de 43,4 metros y su fachada presenta 16 columnas de granito monolítico de 14 metros. El interior muestra una planta circular caracterizada por la majestuosidad de la cúpula. La única abertura está al centro de la cúpula y crea un efecto lumínico particular. Se encuentran en el Panteón numerosas obras de arte y tumbas de reyes de Italia, y en especial la de Raffaello.

Termas de Caracalla:
Situadas en la vía homónima y poco distante del inicio de la Via Appia Antica, estas termas tenían capacidad para 1700 personas y se utilizaron hasta el siglo VI, cuando las invasiones de los godos acabaron con el acueducto que las alimentaba. El complejo estaba adornado de estatuas, en un ambiente muy refinado, y a las piscinas de aguas calientes, tibias y frías se anexaron bibliotecas y jardines, que daban al lugar un aire placentero y de distinción.

Tumba de Cecilia Metella:
Es el mejor conservado de los mausoleos de la Via Appia. Fue erigido allá por el año 50 a.C. por Cecilia Metella, hija del cónsul Quinto Metello Cretico. Este mausoleo tiene dos pisos: el inferior, de planta cuadrada, perdió casi todo su revestimiento de mármol travertino; el superior, redondo con un diámetro de casi 30 metros y una altura de 11 metros, tiene una inscripción con el nombre de la difunta.

Via Appia Antica:
A esta calle la hizo trazar Appio Claudio, allá por el año 312 a.C. Tiene una extensión de 9 km. partiendo de la Porta San Sebastiano y muchos son los edificios que acompañan su recorrido, siendo de gran valor e interés sobre todo en cuanto a lo arqueológico. Monumentos funerarios paganos, el primer cementerio cristiano, galerías subterráneas de varios niveles, como las catacumbas de Domitilla, y mausoleos, algunos de grandeza monumental, como el de Cecilia Metella, son algunos de los puntos de interés de esta antigua calle.

IGLESIAS Y BASÍLICAS

Basílica de San Pablo:
Por sus dimensiones, es la segunda basílica después de la de San Pedro en el Vaticano. Ubicada sobre la Via Ostiense, tiene 132 metros de largo, 65 de ancho y 30 metros de altura. La erigió Constantino sobre la tumba del apóstol Pablo; Valentiniano II la amplió en el 386 y Onorio en el 395. En el curso de su historia sus refacciones bizantinas, renacentistas y barrocas se perdieron en su mayor parte durante el incendio de 1823. Hoy es aún visible el arco triunfal de la época de San Leone Magno, del siglo V, el Cristo detrás de dos ángeles que se acompaña en el lado posterior de mosaicos del siglo XIII, creados por Pietro Cavallini para la fachada de la basílica.
Hoy la basílica muestra sus refacciones modernas, un gran pórtico con la estatua de San Pablo al centro, entrada a las cinco naves de la basílica.

Basílica de San Giovanni in Laterano:
Es la catedral de Roma, fundada por Constantino en el siglo IV. Muchas veces destruida y reconstruida, la basílica actual corresponde al siglo XII. Con el paso del tiempo numerosos pontífices agregaron decoraciones y obras de arte. Una reestructuración interna fue realizada por Borromini por encargo de Inocencio X en ocasión del Jubileo del 1650. Su importante fachada en mármol travertino que domina la Plaza di Porta San Giovanni fue construida por Alessandro Galilei, célebre arquitecto, en el 1735. Pío IX y Leone XIII también siguieron obras de reconstrucción y restauración.
En lo alto de su balaustrada se levantan 15 estatuas de santos de dimensiones gigantescas: 7 metros, con la del Redentor al centro. En el pórtico de la izquierda se puede admirar una estatua de Costantino traida de las Termas Imperiales del Quirinale. La gran puerta central de acceso presenta preciosos batientes en bronce. La puerta de la derecha es la Porta Santa que, como en la Basílica de San Pedro, se abre sólo para el Año del Jubileo. En su interior, una cruz latina a cinco naves de 130 metros de longitud, sorprenden su cielorraso dorado y el hermoso pavimento. Al fondo de la enorme nave central, un altar con frescos de Barna da Siena guarda un precioso contenedor de plata con las reliquias de las cabezas de San Pedro y San Pablo

Basílica de Santa María Maggiore:
Fue erigida en el siglo IV, pero sufrió con el transcurso del tiempo numerosas refacciones. El edificio presenta así diversos estilos arquitectónicos. Se encuentra en la plaza homónima. Su edificación es atribuida a un sueño del Papa Liberio, en el 356, según el cual la Virgen lo invitaba a construir una iglesia en el lugar donde al día siguiente encontraría nieve. El milagro se produjo, y sobre el lugar donde se encuentra hoy la basílica nevó.
El campanario construido en el 1375 es el más alto de Roma (75 metros). El interior ha conservado un aspecto bastante parecido al original. Con sus 86 metros de longitud, se divide en 3 naves con una serie de columnas monolíticas con capiteles jónicos. El cielorraso está adornado con el emblema del toro de Alejandro VI. El piso data del siglo XII. En su interior es posible encontrar numerosas obras de arte de muchos maestros italianos, entre ellos, de Domenico Fontana, autor de la capilla Sixtina.

San Luigi dei Francesi:
En esta iglesia, construida en el 1589 por Domenico Fontana bajo diseño de Giacomo Della Porta, son custodiadas muchas obras maestras, entre ellas obras famosas de Caravaggio: el Martirio de San Mateo, Vocación de San Mateo y San Mateo y el Angel. La iglesia Nacional Francesa comenzó a construirse en el 1518 sobre la plaza homónima y fue completada en 1589.
Su grandiosa fachada es de travertino, con balcón central, y tiene dos nichos con estatuas de Pierre l'Estache. Es famosa porque alberga los restos de muchas personalidades francesas y obras maestras, las más importantes, sin duda, las de Caravaggio.

San Pietro in Vincoli:
Es una iglesia muy antigua, pero su aspecto actual data del año 400. En ella se puede admirar el Moisés de Michelangelo, obra de arte de incomparable expresividad y belleza. Ubicada en la plaza del mismo nombre, cerca de la Facultad de Ingeniería, es también conocida como Basílica Eudosia, ya que en la época imperial fue mandada construir por Eudosia, esposa del emperador Valentiniano III.
En el interior está el Mausoleo de Julio II, obra de Michelangelo, y al centro el Moisés, obra maestra del Renacimiento. La fachada está precedida de un pórtico con cinco arcos sobre pilares octogonales de piedra.

Sant'Ivo alla Sapienza :
Fue construida en el 1642 por Francisco Borromini. Se considera la mayor obra de este artista; lo mejor que el barroco pudo ofrecer a Roma. Se llega a ella por el elegante Palacio della Sapienza. Su originalidad estructura está basada en dos triángulos equiláteros (representando la Santísima Trinidad) que al fusionarse que dan vida a una planta hexagonal en estrella.

Santa María en Trastevere :
Es la más antigua basílica de Roma. En efecto, fue edificada en el año 222 por el Papa San Callisto, y reconstruida en el siglo XII por el Papa Inocencio II. Está ubicada sobre la plaza del mismo nombre, en uno de los barrios más característicos de la ciudad, punto de referencia de la agitada vida trasteverina. Son interesantes su fachada, decorada con un espléndido mosaico representando a la Madonna en el trono, y el pórtico, que tiene una balaustrada con 4 estatuas de pontífices. Al lado se eleva un bello campanario románico del siglo XII. El interior consta de 3 naves divididas por 22 columnas provenientes de monumentos paganos.

Santa María en Cosmedin:
Es una de las iglesias medievales más refinadas de Roma, famosa porque en uno de sus muros exteriores se encuentra incrustada una antigua máscara de Tritón, la Bocca della Verita (boca de la verdad). La leyenda dice que si alguien mete la mano derecha dentro de la boca habiendo dicho una mentira, ésta se cerrará de golpe!

Santa Croce in Gerusalemme:
Esta iglesia data del siglo IV, de las épocas de Constantino, y fue remodelada en 1144 y en 1743. Después del reconocimiento de la religión cristiana con el edicto de Milán del 313, Constantino quiso hacer de Roma la nueva capital de la religión. Para dar más valor a esta decisión quiso adquirir de Palestina reliquias de María, de Cristo y los apóstoles. Con esto comenzó un verdadero comercio que dio lugar a la falsificación.
De todos modos, se encuentran en esta iglesia restos de la Santa Cruz, del Santo Sepulcro, dos Santas Espinas y otros objetos sagrados.

Trinita dei Monti:
Está situada en lo alto de la gran escalinata de los Pasos Españoles, en la Plaza de Spagna. La iglesia fue construida en 1519, pero la fachada se completó más adelante, a fines del siglo XVI. Las escalinatas fueron construidas por Domenico Fontana en 1586-1588. Ambas torres tienen reloj, uno italiano y el otro francés. En frente de la iglesia, Pío VI erigió en 1789 un obelisco que se encontraba cerca de Porta Salara. La cima del obelisco muestra una flor de lis y una estrella, símbolos heráldicos de Pío VI.

Iglesia de Santa Maria della Vittoria;

En la Via XX Settembre, cerca de Piazza barberini se encuentra está iglesia con muestras del mejor barroco romano pero destaca en su interior su decorado con frescos, estucos y mármoles, además de la bella escultura de Bernini “Extasis de santa Teresa”

PLAZAS – FUENTES – VARIOS

Campo dei Fiore:
El Campo di Fiori (campo de flores) es una plaza muy animada que de lunes a sábado es sede de un mercado de verduras y flores. Hay además gran cantidad de restaurantes típicos y bares.

Fontana di Trevi:
Es la fuente más famosa de Roma, obra del arquitecto Salvi en 1735. Su nombre deriva de que se encuentra en la confluencia de tres vías. Es considerada una de las fuentes más bellas del mundo. El palacio que hace de fondo a la fuente era del Duque de Poli. Se encuentra en la Plaza de Trevi, no lejos de la Via del Corso, probablemente uno de los lugares más visitados de Roma. No hay turista que no se llegue hasta la fuente donde, según dice la leyenda, arrojando una moneda al pedir un deseo se asegura de que el deseo se cumplirá y además que algún día volverá a Roma. La película de Fellini "La Dolce Vita" contribuyó a realzar la fama de esta fuente.
Estructuralmente, la fuente tiene 4 columnas que forman 3 nichos. Las esculturas que la componen narran variadas escenas alegóricas. En el nicho central se encuentra la estatua de Neptuno, representado sobre un coche en forma de conchilla tirado por caballos alados. Las esculturas laterales representan la Abundancia y la Salud. En la fuente, simbolizando el mar, se encuentran dos esculturas de tritones y animales marinos mitológicos y reales.

Monumento a Vittorio Emanuele II - Altare della Patria:

Grandioso monumento edificado en 1885 para celebrar el cincuentenario del Reino de Italia. LLamado también Victoriano, se encuentra en la Plaza Venecia. Fue inaugurado en 1911, aunque para su completa terminación tomó 20 años más. Una enorme escalinata, flanqueada de leones alados y dos Victorias bronceadas, lleva al altar de la Patria, en homenaje al "Soldado desconocido" caido en la Primera Guerra Mundial. El altar presenta altorrelieves de Angelo Zanelli y la estatua de Roma en su centro. En el frente del monumento está la gigantesca estatua ecuestre de bronce de Vittorio Emanuele II. A sus espaldas el monumento se completa con un grandioso pórtico con columnas de 15 metros y las dos colosales Victorias aladas de bronce.

Palacio del Quirinale:
Situado en la Plaza del Quirinale, sobre la colina del mismo nombre, este palacio de notable grandiosidad fue sede pontificia, residencia real y, actualmente, del presidente de Italia. Famosos arquitectos y artistas trabajaron en su diseño y construcción, pero, aunque es enorme, no presenta una estructura arquitectónica excepcional. La fachada presenta, como elemento decorativo de cierto interés, un bello portal de 1615. En el interior se abre un amplio corredor al fondo del cual se encuentra la alta torre del reloj. Son interesantes los jardines con la singular fuente del Organo. Por razones de seguridad no está abierto al público.

Plaza del Campidoglio - Monte Capitolino:
La Piazza del Campidoglio, refaccionada por Miguel Ángel en 1538, es el atractivo turístico más sobresaliente del Monte Capitolino. La plaza es un clásico del urbanismo renacentista. Bordeada por tres palacios, el Palazzo dei Conservatori, el Palazzo dei Senatori y el Palazzo Nuovo, es la sede del gobierno y administración de la ciudad. Los palacios del Conservatori y el Nuovo actualmente albergan el Museo Capitolino que posee incontables estatuas clásicas, entre ellas Niño con espino, Galo muriendo, Venus Capitolina y el Discóbolo. El Capitolino tiene vistas al Foro, el lugar donde se gobernaba la antigua Roma.

Plaza del Popolo:
Es considerada una de las mejores obras urbanísticas de la ciudad. Se encuentra en el punto de confluencia de 3 calles importantes, como son la Via del Corso, del Babuino y de Ripeta. Se caracteriza especialmente por la Porta del Popolo, obra de Bernini, que era la puerta de acceso a Roma para los viajeros que venían del norte por la Via Flaminia.
Al centro de la plaza se encuentra el segundo más grande obelisco de Roma, el Obelisco Egizio, obra del 1200 a.C. En la pendiente de la terraza del Pincio se levanta la iglesia Santa María del Popolo, de la época medieval y completamente renovada en el Renacimiento. Sobre la plaza se encuentran dos iglesias externamente muy similares: Santa Maria in Montesanto y Santa Maria dei Miracoli, realizadas en el siglo XVI por Bernini.

Plaza Navona:
Es una de las plazas más bellas y famosas, donde es posible admirar obras maestras de Bernini, Borromoni y della Porta, notables exponentes del arte barroco. Es uno de los lugares más frecuentados de Roma, tanto por turistas como por los mismos romanos, que se reunen durante la tarde y la noche en su entorno, poblado de restaurantes y locales de distintos géneros.
La forma elíptica de la plaza se debe a que fue erigida sobre el antiguo Estadio de Domiciano. Encontramos en ella 3 fuentes. La central, la Fontana dei Fiumi, obra de Bernini, con la estatua alegórica de los cuatro ríos principales del mundo: el Ganges, el de la Plata, el Danubio y el Nilo. Las laterales son la Fontana del Moro diseñada por Bernini y la Fontana del Nettuno projectada por Giacomo della Porta. Al centro de la plaza, frente a la fuente berniniana, se encuentra la iglesia de Santa Agnese in Agone, obra de Borromini, que con su fachada cóncava representa un magnífico ejemplo de edificio barroco. En su interior se pueden ver restos de la iglesia antigua y del Estadio de Domiciano

Plaza Spagna - Fontana della Barcaccia:
Es una de las plazas más distinguidas de la ciudad, caracterizada por la gran escalinata de la Trinidad del Monte. Está ubicada entre las calles más exclusivas y elegantes de Roma: Via Condotti, famosa en todo el mundo por la presencia de numerosas tiendas de moda italiana, como Armani, Versace y Valentino; Via Frattina, elegante y muy frecuentada; Via del Babuino, con sus palacios de los siglos XVII y XVIII y centro de las antigüedades romanas...
La gran scalinata de Trinidad del Monte, los Pasos Españoles, fue construida en travertino en el 1724. Al centro de la plaza, al fondo de la gran escalinata se encuentra la elegante Fontana della Barcaccia, obra de Pietro Bernini. En lo alto de la escalinata se ve detrás de un obelisco egipcio la iglesia de Santa Trinidad del Monte, del 1495. De Plaza Spagna, subiendo la escalinata, es posible acceder a la terraza del Pincio, desde donde se divisa uno de loa panoramas más espléndidos de la ciudad.

Villa Farnesina:
Este edificio se encuentra junto a la plaza Campo di Fiori, frente al Palacio Corsini, en la Via della Lungara. Construido entre 1506 y 1510 por voluntad del banquero Agostino Chigi, a su muerte pasó por un período de decadencia durante el cual fue privado de las obras de arte que guardaba. En el 1577 la villa fue adquirida por el cardenal Alessandro Farnese, de donde deriva su nombre.
Está formado de un bloque central con cinco arcos y dos alas laterales. El diseño simple armoniza con los jardines circundantes. El interior está exquisitamente decorado con frescos de Rafael y Peruzzi. Esta villa es uno de los más completos ejemplos de arquitectura civil del Renacimiento.

Villa Borghese:
Villa Borghese es un hermoso parque público, el más extenso de Roma, caracterizado por sus caminos, árboles y lagos. Desde la mejor terraza de la ciudad, el Belvedere del Pincio, la vista de Roma es magnífica. En el área hay tres museos importantes: la Galería Borghese, la Galería Nacional del Arte Moderno y el Museo Etrusco de Villa Giulia, y un parque zoológico recientemente renovado (Bioparco), destinación preferida sobre todo por los niños.

Ciudad del Vaticano

El Estado denominado Ciudad del Vaticano es, con sus 0,44 km2 de superficie y sus 1000 habitantes, el país menos extenso y poblado del mundo. Sede de la religión católica, recibe constantemente la visita de miles de fieles o simplemente turistas deseosos de admirar toda la riqueza artística que encierra.
Se encuentra dentro del tejido urbano de la ciudad de Roma, con la que tiene 4 km de frontera. El estado nació a raíz del Pacto de Letrán, firmado por Pío XII y Benito Mussolini el 11 de febrero de 1929. Con este pacto entre la Iglesia Católica y el gobierno italiano se dio por terminada la disputa con Italia que existía desde 1870, cuando Roma devino capital de Italia y el Papado perdió los Estados Pontificios. El acuerdo estableció la creación de este minúsculo estado independiente que garantizaba la autonomía total de la Iglesia.
El jefe del Estado es el Papa, elegido por un cónclave de cardenales, y los ingresos económicos provienen de donaciones de fieles, de las entradas a sus museos y ventas de sus publicaciones. El Vaticano posee una estación ferroviaria y su propia estación de radio. Además de los bienes que se encuentran dentro de sus límites, son propiedad del estado numerosos palacios y basílicas que se encuentran en Roma (San Giovanni in Laterano, Santa Maria Maggiore, San Paolo fuori le Mura, entre otros) o aún fuera de sus límites (tales como el Palacio Pontificio y Villa Barberini, en la ciudad de Castel Gandolfo, y la Basílica de San Antonio en Padua).

La ciudad-estado está rodeada por una muralla, siendo la Plaza San Pedro su conexión con Roma y el corazón del Vaticano. Se encuentran dentro de las murallas el Palacio del Vaticano, la Capilla Sixtina, la Basílica de San Pedro y los Jardines del Vaticano, en los cuales trabajaron, a pedido de los sucesivos papas, numerosos artistas, a quienes debemos toda la riqueza cultural que podemos admirar hoy.

Plaza San Pedro

Esta plaza, que se extiende frente a la Basílica de San Pedro, fue construida entre los años 1656 y 1667, proyectada por Bernini, con el objeto de recibir una gran cantidad de fieles. Su majestuosidad reside en las 4 filas de columnas, que en un total de 284, enmarcan su forma elíptica. En el centro se halla el obelisco egipcio que estaba situado en el Circo de Nerón, lugar donde dicen San Pedro fue martirizado y ejecutado.

Basílica de San Pedro

Es la basílica más grande que se haya construido, con una longitud de 186 metros y una altura de 119 metros en su cúpula; su superficie es de unos 15000 m2. La construcción se realizó entre 1506 y 1512, aunque durante más de un siglo diferentes artistas trabajaron en su terminación. En realidad se trata de una reconstrucción, ya que en ese sitio había anteriormente una basílica que mandó construir Constantino en el siglo IV, lugar en donde estaba el Circo de Nerón y en el que fuera martirizado y muriera San Pedro, el primer Papa. La antigua basílica fue demolida y se levantó la actual. En la obra participaron numerosos artistas: Bramante, Rafael Sanzio, Miguel Angel, Maderno...
Miguel Angel fue el autor de la enorme cúpula de 42 metros de diámetro, cubierta de mosaicos y con una inscripción cuyas letras tienen 2 metros de altura. Se puede subir a la cúpula por un ascensor.
El acceso a la basílica, a través de sus cinco puertas, está custodiado por las estatuas de Carlomagno y Constantino. La puerta de la derecha es la Porta Santa y sólo la abre el Papa para el Año del Jubileo. En la parte derecha de la nave central se encuentra la estatua de San Pedro, y en el altar se destaca el baldaquino de Bernini, un enorme dosel de bronce de gran belleza que enmarca la "Cattedra Petra", también obra de Bernini. Debajo de la basílica está la necrópolis que guarda los restos de San Pedro y monumentos funerarios de diversos papas, realizados por importantes artistas.
Se encuentran en la basílica numerosas obras de arte, sin duda la más destacada es "La Pietá", obra cumbre de Miguel Angel.

Capilla Sixtina

Se encuentra en el Palacio del Vaticano y fue construida por pedido de Sixto IV entre 1475 y 1481. El grandioso fresco del techo, que representa el Génesis, fue encargado a Miguel Ángel, y las pinturas de las paredes laterales a prestigiosos pintores de la época: Boticelli, Perugino y Ghirlandaio, que representan escenas del Antiguo y Nuevo Testamento. Sólo 24 años después de finalizar esta gran obra, se le encargó a Miguel Ángel pintar las paredes detrás del altar con un fresco que reflejase el Juicio Final, uno de los más impresionantes de todos, y para lo cual fue necesario tapar otros frescos de Perusino y cerrar dos ventanales.
Rodeando a la Capilla Sixtina están las cuatro salas de Rafael, adornadas con frescos que él mismo y sus discípulos pintaron para el Papa Julio II. Junto a ellas está la Galería de Rafael, con una bóveda pintada por el artista.

Museos del Vaticano

En ellos se encuentran obras que representan el arte de todo el mundo, que fueron reunidas por los sucesivos papas a lo largo de la historia y que conforman colecciones únicas en el mundo. Visitarlos significa un recorrido de 7 km. durante varias horas. Entre los museos que componen el conjunto se destacan: el Museo Gregoriano de Arte Egipcio, con 9 salas que reúnen colecciones de arte del Antiguo Egipto; el Museo Gregoriano Etrusco, que reúne objetos de las civilizaciones pre-romanas de Etruria y el Lacio, desde el Neolítico hasta el Siglo I; el Museo Misionero Etnológico, con más de 40.000 objetos procedentes de países no europeos referidos a temas religiosos; y la Colección de Arte Religioso Moderno, donde se pueden apreciar 55 salas con arte sacro moderno de todo el mundo. También se pueden visitar el Museo de la Antigüedad Clásica, el Museo Pío Cristiano, la Galería de Arazzi, el Museo Profano y el Museo Histórico Vaticano.
También se puede visitar la Pinacoteca del Vaticano, con 18 salas donde se exponen 460 pinturas de autores famosos, entre ellos Caravaggio, Leonardo y Rafael, y la Biblioteca, que reúne una impresionante colección de manuscritos medievales y renacentistas que supera el millón de ejemplares.

PAIS: Italia

REGION: Roma

LUGAR: Roma

POBLACION: 2 872 082 habitantes

CLIMA: Mediterráneo

MONEDA: Euro

IDIOMA OFICIAL: Italiano

PAGINA WEB OFICIAL: www.italia.it

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Inout Viajes
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.