www.inoutviajes.com
Maravillas arqueológicas de Perú, más allá de Machu Picchu
Ampliar

Maravillas arqueológicas de Perú, más allá de Machu Picchu

El territorio peruano, ofrece un fascinante legado de culturas milenarias que habitaron desde la civilización más antigua de América hasta el imperio más grande del sur del continente.

Además de sus fabulosas reservas naturales, Perú destaca por su impresionante patrimonio histórico y monumental, con el Santuario de Machu Picchu a la cabeza, el país hace gala de maravillosas ciudades y sitios arqueológicos menos conocidos, pero igualmente impresionantes: Caral, Huacas del Sol y la Luna, El Brujo, Pachacámac y Sipán, son algunos de ellos

Caral – Supe

Con más de 5.000 años de historia, la ciudad sagrada de Caral – Supe declarada Patrimonio Mundial por la Unesco en el año 2009,representa el origen de la cultura andina y es considerada, según las últimas investigaciones, la civilización más antigua del continente americano. El complejo se encuentra en la provincia de Barranca e incluye varias construcciones, entre las que destacan las seis pirámides y sus respectivas plazas circulares. Por los restos y los instrumentos encontrados, se sabe que sus habitantes se dedicaron principalmente a la pesca y la agrilcultura. Entre los hallazgos más relevantes se encuentran el quipu (artilugio hecho con cuerdas de lana utilizado para el registro de información) más antiguo del mundo y 32 flautas hechas de huesos de cóndores y pelícanos.

Caral – Supe, se considera la civilización más antigua del continente americano

La Ciudad Sagrada de Caral-Supe, está emplazada en una meseta desierta y árida que domina el valle verdeante del río Supe. Sus orígenes se remontan al periodo arcaico tardío de los Andes Centrales y hacen de él el centro de civilización más antiguo de las Américas. La ciudad, excepcionalmente bien preservada, es impresionante por la concepción y complejidad de sus elementos arquitectónicos y espaciales, sobre todo las plataformas monumentales de piedra y tierra y los patios circulares bajos. Caral es uno de los dieciocho asentamientos urbanos de la región y su arquitectura, compleja y monumental a la vez, comprende seis grandes estructuras piramidales. El hallazgo de un quipu (ramal de cuerda con varios nudos y colores, anudado a otros ramales similares y utilizado para registrar y transmitir relatos, noticias y cuentas) atestigua el grado de desarrollo y complejidad alcanzado por la civilización de Caral. El plano de la ciudad y algunos de sus componentes –en particular, las estructuras piramidales y el conjunto residencial de la clase dominante– atestiguan claramente la existencia de funciones ceremoniales reveladoras de una fuerte ideología religiosa.

Huacas del Sol y la Luna

El complejo arqueológico Huacas del Sol y la Luna se encuentra en la costa norte de Perú, a unos cinco kilómetros al sur de la ciudad de Trujillo, y es considerado uno de los santuarios más interesantes del país. Antigua capital de la cultura moche o mochica (siglos I a.C a IX), el sitio incluye un conjunto monumental de incalculable valor. De todas sus construcciones, merecen especial atención la huaca del Sol, una pirámide escalonada de unos 43 metros de altura construida con fines administrativos, y la huaca de la Luna, de 21 metros de altura, caracterizada por templos superpuestos sucesivamente a lo largo de diferentes periodos.

Según la leyenda, este monumento fue construido en tres días por un cuarto de millón de hombres habiendo utilizado aproximadamente unos 130 millones de adobes. Esta Huaca fue el centro político administrativo de esta cultura y de vivienda para la alta sociedad moche.

Huacas del Sol y la Luna, uno de los santuarios más interesantes del país

La Huaca de la Luna se encuentra a medio kilómetro de la Huaca del Sol, esta construcción destaca por tener templos que fueron superpuestos y construidos en diferentes períodos. Tiene una base cuadrada de 87 metros de lado y una altura de 21 metros. En su plataforma superior se levantaban una serie de salas decoradas con figuras humanas.

En un altar ceremonial del último templo construido fueron descubiertos los restos de 40 guerreros sacrificados. Es importante destacar que para esta cultura era un honor inmenso el poder ser sacrificado.

La Huaca de la Luna conserva interesantes pinturas murales de 5 colores (blanco, negro, rojo, azul y amarillo), los cuales fueron obtenidos de minerales, y relieves donde se puede apreciar la divinidad moche llamada Ai apaec o el dios degollador. Igualmente, es posible visitar los patios y plazas ceremoniales de más de 1500 años de antigüedad.

En la fachada se puede observar una serie de personajes como la deidad de las montañas con cinturones que terminan en cabeza de condor, zorros con cabezas trofeos, pescadores, una serpiente, enormes cangrejos con cuchillos ceremoniales, personajes agarrados de las manos o los sacerdotes de los rituales. Cada figura es relacionada con el culto al agua, a la fertilidad agrícola y a los de la calle

Existe un patio de 10.000 metros cuadrados desde donde la población de las zona urbana circundante podían ver la preparación para el sacrificio de los guerreros, sin embargo el sacrificio propiamente dicho sólo podía ser observado por las altas autoridades.

El Brujo

Ubicado en el departamento de La Libertad, muy cerca del litoral del océano Pacífico, El Brujo es uno de los sitios arqueológicos más importantes de la costa norte. Y es que sus huacas (Huaca Prieta, Huaca Cao Viejo y Huaca Cortada) conformaron uno de los centros religiosos y políticos más importantes de la cultura moche, una de las más representativas del Antiguo Perú. Dentro del sitio arqueológico destacan los murales en ciertos sectores de las pirámides, adornados con coloridas representaciones en alto relieve; la tumba de la Dama de Cao, uno de los personajes más misteriosos de la cultura mochica; y el museo Cao, ubicado frente a la Huaca Cao Viejo.

El Brujo fueron uno de los más importantes centros religiosos y políticos de la cultura Moche

Las huacas de El Brujo fueron uno de los más importantes centros religiosos y políticos de la cultura Moche (100 - 750 d.C.), así como unas de las más bellas pirámides por ellos construidas en el valle de Chicama (Perú). Ofrecen a los visitantes una de las mejores exposiciones del arte mural de esta cultura, pues la mayoría de sus muros y paredes están adornados con representaciones en alto relieve usando variados colores.

Pachacámac

El sitio arqueológico de Pachacámac es el más importante de la costa central y abarca un área de 465 hectáreas. La majestuosidad de sus altas pirámides, palacios, templos y plazas, ponen de relieve la jerarquía política, cultural y religiosa que tuvo el lugar. De hecho, durante la época preínca e inca fue el oráculo más importante de la costa peruana, al cual acudían en peregrinaje miles de habitantes provenientes de los lugares más alejados del Antiguo Perú, para adorar a Pachacámac, dios del Fuego e hijo del Sol. Este último año el sitio arqueológico ha inaugurado el nuevo Museo Nacional de Perú, un flamante edificio que alberga 277 piezas prehispánicas, principalmente de cerámica, madera, metal y textiles, y que incluye, además, diferentes paneles con explicaciones de los principales atractivos del santuario, como el Acllahuasi y los templos del Sol y Pintado.

La majestuosidad de las altas pirámides truncas, palacios, templos y plazas que se ubican en el lugar nos transmiten la jerarquía política, cultural y religiosa que tuvo Pachacámac. Fue durante la época preínca e inca el oráculo más importante de la costa peruana al cual acudían en peregrinaje miles de habitantes provenientes de los lugares más alejados del Perú antiguo.

Pachacámac, de sus pirámides, palacios, templos y plazas, ponen de relieve la jerarquía política, cultural y religiosa que tuvo el lugar

El dios Pachacámac, original de la costa central, sobrevivió a la influencia inca y española. Según la mitología inca, fue dios del fuego e hijo del Sol, rejuvenecedor del mundo, en pocas palabras el hacedor del mundo y de todas las criaturas que habitan en él.

Las primeras ocupaciones en la zona datan del año 200 a.C. pero la construcción del santuario se inicia con el florecimiento de la cultura Lima (1300 d.C. a 1400 d.C.), con el Templo de Urpiwachak al oeste de la zona y el Conjunto de Adobitos, grandes edificaciones de compleja técnica arquitectónica.

La cultura Ichma desarrolló, 400 años antes del establecimiento de los Inca, el gran centro ceremonial: calles, numerosos templos con rampas y el Templo Pintado son muestra de su urbanismo religioso.

Los Incas, al llegar al valle, adecuaron las construcciones preexistentes a sus necesidades administrativas, desacralizando la ciudad y perdiendo el oráculo del centro. Construyeron el Templo del Sol, el Acllahuasi, la Plaza de los Peregrinos y otros palacios cuya cuidadosa reconstrucción permite imaginar el lugar quinientos años atrás.

El santuario de Pachacámac es hoy un complejo arqueológico que cuenta con museo de sitio donde se aprecian objetos de las culturas Wari, Lima, Ichma e Inca, entre los que resalta el ídolo de Madera que representa a Pachacámac.

Sipán

El complejo arqueológico de Sipán se encuentra en el departamento de Lambayeque e incluye un museo en el que se exhiben todos los vestigios que en 1987 encontró el arqueólogo Walter Alva. El descubrimiento de la tumba del señor de Sipán, uno de los hombres más poderosos del Antiguo Perú, supuso un hallazgo revolucionario a nivel mundial, ya que fue la primera de este periodo en recuperarse de forma intacta. El antiguo gobernante moche estaba cubierto con impresionantes ornamentos de oro, plata, turquesa y spondylus (un tipo de moluscos).

El señor de Sipán, uno de los hombres más poderosos del Antiguo Perú

En 1987 el arqueólogo Walter Alva descubrió la tumba de uno de los hombres más poderosos del antiguo Perú: el Señor de Sipán, quien fue uno de los gobernantes Moche o Mochica, cultura que dominó la costa norte entre los años 100 y 800 d.C. y que construyó pirámides de adobe decoradas con coloridos murales, algunos en excelente estado de conservación.

El Señor de Sipán estaba cubierto con impresionantes ornamentos de oro, plata, turquesas y Spondylus (tipo de moluscos). En la tumba se hallaron osamentas de mujeres, niños, guerreros y animales que fueron sacrificados y enterrados para que lo acompañaran a otra dimensión. Su hallazgo generó gran impacto a nivel mundial, fue la primera tumba de un gobernante del antiguo Perú en recuperarse de forma intacta; su hallazgo generó gran impacto a nivel mundial.

El Complejo Arqueológico de Sipán, también conocido como Huaca Rajada, cuenta con un Museo de Sitio que alberga las piezas arqueológicas encontradas en el mismo lugar. Asimismo, el Museo Tumbas Reales de Sipán, en la ciudad de Lambayeque, exhibe la osamenta, las joyas y cerámicas, entre otros vestigios arqueológicos encontrados en la tumba.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.