www.inoutviajes.com
La vuelta al mundo que duró casi 26 años

La vuelta al mundo que duró casi 26 años

897.000 kilómetros, 215 países, 410 fronteras y casi 26 años de viaje.

  • La vuelta al mundo del Gunther Holtorf y su esposa Christine

    La vuelta al mundo del Gunther Holtorf y su esposa Christine
    © Gunther Holtorf

  • La vuelta al mundo del Gunther Holtorf y su esposa Christine

    La vuelta al mundo del Gunther Holtorf y su esposa Christine
    © Gunther Holtorf

  • La vuelta al mundo del Gunther Holtorf y su esposa Christine

    La vuelta al mundo del Gunther Holtorf y su esposa Christine
    © Gunther Holtorf

  • La vuelta al mundo del Gunther Holtorf y su esposa Christine

    La vuelta al mundo del Gunther Holtorf y su esposa Christine
    © Gunther Holtorf

  • La vuelta al mundo del Gunther Holtorf y su esposa Christine

    La vuelta al mundo del Gunther Holtorf y su esposa Christine
    © Gunther Holtorf

  • La vuelta al mundo del Gunther Holtorf y su esposa Christine

    La vuelta al mundo del Gunther Holtorf y su esposa Christine
    © Gunther Holtorf

  • La vuelta al mundo del Gunther Holtorf y su esposa Christine

    La vuelta al mundo del Gunther Holtorf y su esposa Christine
    © Gunther Holtorf

  • La vuelta al mundo del Gunther Holtorf y su esposa Christine

    La vuelta al mundo del Gunther Holtorf y su esposa Christine
    © Gunther Holtorf

  • La vuelta al mundo del Gunther Holtorf y su esposa Christine

    La vuelta al mundo del Gunther Holtorf y su esposa Christine
    © Gunther Holtorf

  • La vuelta al mundo del Gunther Holtorf y su esposa Christine

    La vuelta al mundo del Gunther Holtorf y su esposa Christine
    © Gunther Holtorf

Nos pasamos los días de nuestra vida deseando que llegue el siguiente fin de semana para realizar una escapada a la playa, el siguiente puente para comenzar un pequeño viaje de desconexión, las codiciadas vacaciones para embarcarse en un viaje como dios manda a algún destino exótico, o la soñada durante muchos años jubilación, para dedicarnos a descansar y viajar hasta que nuestro cuerpo nos lo permita.
Pero, ¿y si en vez de pasarnos la vida esperando y esperando, rompiéramos con todo y tod@s y nos lanzáramos a vivir sin tantas esperas? Esto es exactamente lo que pensó y llevo a cabo el protagonista de nuestro siguiente relato viajero.
Su nombre es Gunther Holtorf, alemán, 79 años y ex CEO en la compañía aérea Lufthansa.
En Diciembre de 1988, con 51 años de edad, Gunther Holtorf, cansado de tantas esperas en su vida, decidió dejar su trabajo en la aerolínea Lufthansa para emprender un viaje alrededor del mundo.
Para tal hazaña, compró un Mercedes-Benz 300GD al que le bautizó como“Otto”, más tarde, publicó un anuncio en el periódico alemán Die Zeit para conseguir una compañera de viaje en su aventura. No tardó mucho en recibir contestación de Christine, una mujer con la que conectó desde el primer momento y quien a lo largo de los años de viaje, pasó de una simple compañera de aventura a una compañera de vida.
Su viaje comenzó en África, allí estuvieron cinco largos años, siguiendo después por Sudamérica, América Central, Alaska, y pasando luego a Reino Unido y Europa. En el año 2010 ( 21 años después de comenzar su viaje), Christine, la compañera de viaje de Gunther Holtorfy y actual mujer (se habían casado ese mismo año) sufre un tumor del nervio facial y fallece.
Ante tal acontecimiento fatídico, nuestro protagonista, lejos de aparcar su aventura que había comenzado 21 años atrás y tras una promesa a su mujer de que así lo haría, decide continuar con su vuelta al mundo. Y así fue, siguió por China y Corea del Norte, hasta llegar finalmente al punto de partida tantísimos años atrás, Berlín (Puerta de Brandeburgo).

“Cuanto más viajas, más te das cuenta de lo poco que has visto. Y cuanto más lo has visto y experimentado, más quieres seguir viendo y seguir experimentando.” Declaró Gunther.

Lo más llamativo (hoy en día, antes era lo más normal) del viaje, es que viajaba sin teléfono móvil, sin gps, sin relatar su viaje en blogs, sin ningún tipo de publicidad o sponsor y con una simple cámara de carrete para inmortalizar cada destino.
Como bien comenta el protagonista, este largo viaje fue posible gracias a que, la mayoría de la gente, cuando viaja, en lo que más gasta diariamente es en alojamiento más comida, ambos gastos se los habían ahorrado durmiendo siempre en el propio coche así como comprado en mercados locales su propia comida y cocinándola ellos mismos. De esta forma, sus gastos fijos quedaban reducidos exclusivamente a gasolina más transporte de su vehículo de un continente a otro. Vehículo, el cual, una vez finalizado el viaje, fue reconocido con un Guinness Record como “el vehículo que más ha viajado del mundo” y cedido por Gunther Holtorf a Mercedes (marca del coche) para ponerlo en el museo de Mercedes Benz, en Stuttgart, donde se encuentra en exhibición para el público fan de la marca automovilística.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.