www.inoutviajes.com
Museo de Arte Abstracto Español de Cuenca
Ampliar

Museo de Arte Abstracto Español de Cuenca

Instagram

El museo dispone de una colección de obras de artistas españoles abstractos de entre los años 50 y 80 del siglo XX.

Ubicado en las singulares Casas Colgadas en pleno centro histórico de Cuenca, el Museo de Arte Abstracto Español expone una colección de arte abstracto y reordena su colección periódicamente para acoger exposiciones temporales.

En el museo encontrarás…

Una colección de arte abstracto español, enclavada en un edificio medieval muy singular…

El Museo de Arte Abstracto Español ocupa buena parte del conglomerado arquitectónico que, conocido por todos como las Casas Colgadas, se ha convertido en el emblema urbano por excelencia de Cuenca.

Su promotor, Fernando Zóbel, quiso unir su colección artística personal –que atesoraba las más notables novedades del arte español contemporáneo– con un compuesto edificado de espectacular ubicación paisajística, alguna de cuyas secciones cuenta con más de medio milenio de antigüedad. El fruto obtenido, símbolo de modernidad de una época, traspasó las fronteras como un verdadero hito expositivo admirado por todos. En este proceso, la ligazón entre lo añejo y lo novísimo, entre el ámbito espacial y las piezas expuestas, devino tan estrecha que no podrían entenderse el uno sin las otras.

El viejo edificio refuerza los atractivos de la colección creada por Fernando Zóbel. Las salas se explican en correspondencia con la compleja historia de los edificios donde se encuentran. Su conformación aparentemente unitaria corresponde en realidad a inmuebles y épocas diversas. Constituyen tres edificios diferentes y el visitante, al recorrer las salas, entra y sale de cada uno de ellos sin saberlo. El recorrido laberíntico, la no excesiva amplitud de las estancias, la disposición piramidal –a modo de ascenso iniciático– provocan que el visitante descubra algo nuevo en cada recodo, en un juego de continuas sorpresas. Resulta lo más opuesto que se pueda imaginar a la estructura de grandes salas en hilera de la mayor parte de los museos contemporáneos, que condenan al público a la monotonía y al tedio.

Pocos recorridos museísticos resultan tan inolvidables como el de este laberinto de informalismos que es el Museo de Arte Abstracto de Cuenca. Para la conversión de los escépticos hacia la creatividad contemporánea, ninguna receta sería más oportuna que el peregrinaje al museo de las Casas Colgadas. Sea en las angostas escaleras, en la oscura estancia restallante de color y sugestivas lejanías o en la amplia sala con otras abstracciones rocosas como fondo, en cada recodo de este jeroglífico de primores estéticos surge de continuo la sorpresa. El mérito mayor de sus diseñadores, aunando lo añejo y lo novísimo, fue conseguir que las Casas Colgadas siguieran siendo casas vivas y no un simple museo, superando los ámbitos esterilizados y fríos de tantas galerías de arte contemporáneo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios