www.inoutviajes.com
Dita Von Teese
Ampliar
Dita Von Teese

Burlesque, sexo, humor, amor y algo más

Instagram

“El máximo exponente ahora a nivel mundial del burlesque es Dita Von Teese, pero hay muchas ramas del burlesque, y es la sofisticación y estetización extrema de lo que es un clásico striptease, solo que en este caso, el objetivo final no es el desnudo, es más muy pocas veces se termina en un desnudo integral, sino que es un culto, un festejo del cuerpo. Se cuida muchísimo todo lo estético, puede tener un toque un poco vintage, muy al estilo divas de Hollywood desde los años 20 a los 50, y suelen ser espectáculos muy cuidados.”

Eso es lo que nos comentó Pía Tedesco hace algunos meses en una entrevista que mantuvimos con esta artista del llamado neo cabaret…

Los orígenes del Burlesque, como burla o parodia, incluyendo el transformismo y un lenguaje provocador, se remontan a siglos pasados

Y esas palabras nos sirven como introducción al mundo del Burlesque…

Burlesque

Según Susana Guerrero, Miss Mambo

“Los orígenes del Burlesque, como burla o parodia, incluyendo el transformismo y un lenguaje provocador, se remontan a siglos pasados. Se habla de autores que en el siglo XVI incluían en sus escritos palabras, expresiones y contextos tabú para la época. Poco después, durante los s. XVII y XVIII este descaro e infringimiento de las normas vigentes se llevó a escena, durante los espectáculos de vodevil y teatros de carromato y callejeros.

Pero no fue hasta la primera mitad del siglo XX, cuando los shows adquirieron el toque picante, femenino y descarado del Burlesque tal y como lo conocemos hoy en día.

Con su cuna en Estados Unidos, artistas de la talla de Sally Rand, Gypsy Rose Lee o Dixie Evans, además de Tempest Storm, Blaze Starr y demás pusieron en la escena un show de pequeño formato basado en la provocación y el erotismo, con movimientos insinuantes y una actitud frívola y seductora.

Como todo, tuvo su declive y a principios del s. XXI tuvo un resurgir que pudimos conocer de la mano de artistas "de la vieja escuela" como Dita Von Teese, Catherine D'Lish, Jo Weldon o Angie Pontani.”

Y como todos los caminos del Burlesque conducen a Dita Von Teese…

DITA VON TEESE

Nacida Heather Sweet en West Branch, Michigan, Dita Von Teese creció fascinada por la Edad de Oro del Cine, las imágenes pin-up y la lencería vintage. Esta chica naturalmente rubia, del medio oeste, se transformó en una chica de glamour como las que admiraba. Interpretando striptease desde 1992, es el nombre más grande en burlesque en el mundo desde Gypsy Rose Lee y se le atribuye traer la forma de arte de nuevo en el centro de atención con un nuevo sentido de elegancia y sofisticación.

Su carrera en el burlesque comenzó en 1993 y desde entonces ha cosechado un gran éxito, sobre todo con un conocido número en el que se sumerge en una copa de martini gigante. Además, ha colaborado en varias ocasiones con otra bailarina de neo-burlesque, Catherine D´Lish, diseñadora de la mayoría de vestidos, corsés y accesorios que Dita luce en sus shows.

Además de sus desfiles burlescos, Dita es un icono de la moda auto-estilo, encabezando las listas mejor vestidas de todo el mundo. Presentada en la Lista Internacional de Mejores Vestidos de Vanity Fair 2013, Dita recientemente se ha expandido a sus propias marcas distintas. Su colección de lencería debutó exclusivamente con Bloomingdale's en los Estados Unidos en marzo de 2014, y se ha expandido a otros minoristas populares de Estados Unidos como Nordstrom, Dillard's, Barenecessities.com y Journelle. También está disponible internacionalmente en minoristas prominentes como Myer en Australia, así como a nivel mundial a través de sitios en línea Glamuse.com, y asos.com.

Hasta aquí está muy bien en cuanto a la teoría. Pasemos a la práctica…

Hemos contactado con un grupo de personas que se dedican a esta disciplina artística y les hemos formulado un sencillo formulario de tres preguntas para que nos cuenten sus vivencias, brevemente pero reales…

Las preguntas fueron:

  1. Cómo y cuándo llegaste al Burlesque.
  2. Cómo te ves sobre el escenario.
  3. Dos o tres detalles curiosos sobre tu vida en el Burlesque.

FERNANDO es DITO CASTRO.

Es curioso, pero todo el mundo asociamos el burlesque a las mujeres, por eso al conocer a Fernando, entendimos que estábamos ante un “intruso” en ese mundo. Ahí van sus respuestas…

  1. Hace dos años y medio de la mano de Susana Guerrero. Por aquel entonces no tenía referencias de hombres haciendo este arte, ya había trabajado como actor y bailarín en distintos espectáculos cabareteros y soñaba con ocupar el lugar de la vedette, esa personificación de la belleza y la sensualidad que tradicionalmente casi solo ha ocupado la mujer.
  2. No hay palabra que lo defina, pero voy a intentarlo. Para mí es algo místico expresado a través de la materia que es mi cuerpo. Es Magia, poder benevolente y amoroso, pasión y gozo. Por supuesto cada vez es una experiencia y depende de muchos factores, pero en esencia... es eso exactamente, conectar con la esencia. Algo parecido pasa con la meditación, ¿será que se roza el nirvana?
  3. Se me ocurre, la sensación de haber llegado a casa cuando empecé en el burlesque, como si toda la vida hubiese buscado este arte para expresar mi yo más auténtico. También me hace sentir como una especie de Clark Kent, Dito es parte de Fernando, pero veo en los ojos ajenos dos seres distintos, como si el primero fuera un super-yo. Y lo mejor de todo, cuanto más hago lo que me da la gana más le gusta al público, la libertad es muy sexy!!!

Dita Von Teese creció fascinada por la Edad de Oro del Cine, las imágenes pin-up y la lencería vintage

Y después, sepamos lo que nos cuentan unas cuantas veteranas:

MARÍA es FOLIE FLAMANT

  1. En el año 2012, tras ser diagnosticada de hipotiroidismo y con un cuerpo que no tenía ni mucho ánimo, ni mucha gana de moverse, decidí hacer cosas que me hicieran feliz. Así que retomé con el mundo de la danza, desde el completo divertimento, sin exigencia. Dudé entre danza Africana y Burlesque y creo que el espectáculo "The Hole" me dio el empujoncito que necesitaba para elección.
  2. En un escenario no me veo, solo me siento. Me siento libre, conectada con un público al que puedo mirar a los ojos y sacar una sonrisa con un gesto divertido. Es magia. Por eso digo que no me veo, de hecho en los vídeos que nos compartimos de los shows no me reconozco, porque no soy yo "es la Folie" la que danza, ese es su espacio.
  3. Una de las cosas más divertidas es ir por la calle "con la diva puesta" antes de un espectáculo y con la pestaña puesta bajo las gafas de sol. Entre las divas reconocemos a otras divas cuando van a actuar, es como una secta secreta. En mi último show, casi salgo a actuar con una mascarilla FPP2, para que se note el protocolo antiCOvid de los teatros! Pero sin duda, de mi vida en el Burlesque me quedo con la familia de la que siento que formo parte.

LAURA es HOLA LA!

  1. Por un lado, siempre me había gustado bailar pero lo mio "eran los ritmos latinos" Por otro lado, me llamaba la atención la estética de los años 30-50. Llegó un momento en el que me pregunté qué se bailaba en esa época y así llegué al Burlesque. Esto fue hace unos 5 años. Susana hizo un intensivo de Iniciación y salí convencida de que el Burlesque era 100% para mí.
  2. Me veo libre y muy feliz.
  3. - Acabé en la escuela de Susana porque estaba en la Calle La Palma y yo soy de La Palma (Canarias). Cuando llegué a Madrid de las primeras cosas que hice fue hacerme una foto en esa calle. Por aquel entonces no sabía lo importante que sería para mí.

Siempre actuó con pestañas de plumas. Amo a las aves y, además, me las regaló para mi debut mi hermana burlesquera Jarísima Cariño.

JARA es JARÍSIMA CARIÑO

  1. Llegué a la especialización en esta disciplina un poco por casualidad, aunque realmente llevaba muchos años acercándome a la seducción escénica en mi trabajo como actriz, artista de circo, músico y animadora.

En 2015 conocí, a través de un grupo de facebook de chicas aficionadas a la estética pin-up, la Escuela de Seducción y Burlesque de Lady Dramakuin (hoy Miss Mambo). Hice una clase de prueba, un monográfico de baile con bastón, y me enamoré de las compañeras, de la profesora y de su método.

Poco a poco, de la mano de Susana Guerrero y completando mi formación con otras profesoras y artistas, he ido desarrollando el personaje de Jarísima Cariño, mi álter ego en la escena del Burlesque.

  1. Suelo definir mi personaje como “cursipunkie, retroputón y chonicornio”, pero creo que la palabra que mejor habla de cómo me siento cuando soy Jarísima es “libre”. Y esa libertad, ese estar “encantada de conocerme” y esas ganas de crear y de compartir (me) con el público me hace sexy, poderosa, divertida y feliz. Pienso que la magia de la seducción obra este efecto en todas las artistas de Burlesque, sea cual sea su estilo.

Desde fuera, creo que se me percibe un poco como un torbellino de energía y de imaginación. Me gusta cuando consigo desmontar los esquemas de alguno de los espectadores, pero sobre todo disfruto cuando contribuyo a lo que considero que es una suerte de catarsis 2.0: subir al escenario a ser feliz y a jugar con el propio cuerpo y la sexualidad es romper todo lo que nos han enseñado que tenemos que ser las mujeres para ser bellas, pero cuando el público rompe también esos cánones falsos a través del show es pura magia.

  1. Una vez, después de una actuación, un espectador que me había visto bailar más de 10 veces me dijo “¡anda, te has hecho un tatuaje en el culo!”. Se refería a una pieza de unos 35cm que llevaba 2 años en mis posaderas. Cuando fui al camerino se lo conté a las compañeras, con las que llevaba años compartiendo clase y escenario, y me dijeron “¿tienes un tatuaje en el culo?”. Al final, aunque lleves poca ropa, la gente en lo que se centra es en mirarte la sonrisa.

Suelo trabajar como técnico en espectáculos musicales de gran formato y es muy habitual que haya niños. Cuando me quieren seguir en redes les digo que antes quiero el permiso de sus madres porque mi instagram está lleno de culos y tetas. El resultado suele ser que los chavales pierden rápido la sensación de ver algo escandaloso y que sin embargo tengo un club de fans de madres. Y debo decir que me encanta.

Y ahora…

MENOS VETERANAS

OLGA es GATAPARDA

  1. Llegué al Burlesque en 2016, de la mano de Susana Guerrero.

Yo buscaba seguir formándome en las artes Escénicas, e investigando un poco sobre diferentes disciplinas encontré el Burlesque.

Una de las cosas más divertidas es ir por la calle "con la diva puesta" antes de un espectáculo y con la pestaña puesta bajo las gafas de sol

Me atrajo mucho y quise probar, así que envié un email a una escuela del centro de Madrid al que me respondió con mucha calidez y entusiasmo la mismísima Susana.

¡Disfruté muchísimo mi primera clase!

Recuerdo salir de ella con la sensación de haber encontrado un espacio amable y seguro en el que trabajar ¡y vaya si lo hice! Con el tiempo descubrí que también estaba lleno de amor y compañeras estupendas.

  1. Como actriz he subido muchas veces al escenario, afortunadamente. Pero subir para hacer Burlesque me hace sentir algo totalmente distinto.

Mi único pensamiento es disfrutar, permitirme. Siento que todo va a ir bien, porque aunque todo fallase en ese momento... dentro de mí todo está bien.

Y esto también lo he aprendido en mis clases de Burlesque. Porque Susana no sólo me ha enseñado baile, me ha enseñado - y me sigue enseñando - toda una filosofía de vida.

  1. Mi "bautismo" ha sido recientemente. He tardado casi cuatro años en empezar a dar forma a mi personaje, por así decirlo.

No ha sido una cuestión de inseguridad, porque al ser una mujer de talla grande mucha gente puede creer que es por eso, pero sí está relacionado.

Le di muchas vueltas a qué quería transmitir en el escenario, ya que mi cuerpo no normativo ya manda un mensaje por sí solo, y me preocupaba el tener muy claro hacia dónde dirigirlo... Pero la primera vez que subí al escenario a hacer un número individual - gracias a una oportunidad maravillosa que me brindó Susana - todo eso desapareció, y me di cuenta de que hacer lo que me gustaba podía ser simplemente eso.

Fue muy liberador, pienso que el Burlesque lo es. Tanto para la/el artista como para el público.

ALICIA es MALIZIA KOOL

  1. Hace unos 6 años conocí la "Escuela de Seducción y Burlesque" (actual "Miss Mambo School of Joy") de Susana Guerrero a través de la publicación en Facebook de una tienda de Malasaña. La publicación hablaba de un nuevo local en el barrio, en el que podías comprar ropa, discos, mil y un accesorios, aprender a bailar burlesque e incluso casarte al estilo Las Vegas. Me llamó la atención porque la música, Elvis, la estética pin up y sus femme fatale siempre me han gustado mucho.

Lo del burlesque me sonaba a Dita Von Teese y quitarse ropa al ritmo de música sensual, nada más, así que por curiosidad me inscribí en un taller de fin de semana y ahí aprendí que el burlesque es muchísimo más. Es pura seducción, para mí misma y para los demás, actitud, humildad y también divinidad -por eso hemos acuñado el término "divinitud", que nos identifica a la perfección-. Y también aprendí que puedes bailar burlesque con cualquier música porque es esa "divinitud" única y exclusiva de cada persona la que marca el ritmo.

  1. Me hace feliz moverme en un escenario. Sentir la complicidad del público y jugar con él, mantener una comunicación permanente, provocarles y dejar que me provoquen, es una experiencia muy enriquecedora. Los espectáculos son siempre diferentes porque el público es diferente.
  2. Me encanta aplicar una "actitud burlesquera" a mi vida ordinaria, por ejemplo en mi trabajo. La forma de caminar, de mover brazos, manos, la forma de expresión corporal cuando estás en una reunión o en un acto institucional, hace que éste sea mucho más interesante, elegante y hasta divertido. En este sentido podría decir que el burlesque ha mejorado la calidad de vida en mi trabajo.

A menudo me siento un poco "evangelizadora" cuando hablo del burlesque. Me sorprende la cantidad de estereotipos que aún tenemos, cuando en realidad en el burlesque no existen esos prejuicios porque la seducción, seguridad, autoestima y ganas de pasarlo bien no tiene género, estatura, peso ni color de pelo. Cuando hablo de mi experiencia con gente de mi trabajo encuentro, a veces, caras de sorpresa e incluso frases como "a mí me gustaría hacer lo mismo pero soy..." Sustituye esos puntos suspensivos por: hombre, gorda, mayor, tímido, casada, madre etc. De alguna manera yo también tenía esos corsés mentales antes de conocer a Susana Guerrero, su método de enseñanza y el burlesque. Afortunadamente mis únicos corsés son ahora de otro tipo.

PATRICIA es DAME BORBOLET

  1. Desde pequeña siempre me ha llamado mucho la atención el mundo del espectáculo: el baile, los espectáculos circenses, el cabaret, el estilo pin up y la música de los 50 y 60. En un concierto de Rock & Roll vi a una chica que salió haciendo un espectáculo de Burlesque sobre el escenario acompañando a la banda. Fue un momento “cósmico”. Por una parte, ella actuando y por otro la banda tocando y cantando en directo. En ese momento fue la gran revelación... “yo quiero ser ella”.

Sabía lo que es el Burlesque gracias a referentes como Dita Von Teese, de la cual ya veía desde hacía años sus espectáculos, pero esa vez fue diferente, estaba viviéndolo de cerca y fue una gran motivación.

Sentir la complicidad del público y jugar con él, mantener una comunicación permanente, provocarles y dejar que me provoquen

A los días busqué escuelas en Madrid y di con un vídeo de una entrevista que le hicieron a Susana y a mis compis. Ese vídeo fue inspirador. Todavía recuerdo la frase de “cuanta más ropa me quito, más libre me siento”. De primeras puede parecer una frase bastante simple si sólo te quedas con lo erótico, pero no, en mí se quedó el mensaje de aceptación y amor hacia una misma. En ese momento supe que era mi escuela. Llevo ya aproximadamente cuatro años y se que esto va para largo. Ahora más que escuela lo considero segundo hogar y a Susana y a mis maravillosas compañeras, amigas y hermanas.

  1. Es difícil de describir porque soy yo por 100. Antes de salir me tiemblan las piernas y no me acuerdo de la coreografía (siempre hay una super compi que me recuerda que me lo sé enterito e incluso lo repasamos rápidamente), pero en cuanto salgo al escenario me da un subidón tremendo y no existe nada malo, solo hay lugar para la picardía, el “mamarracheo”, la diversión y el disfrute. Lo que más me gusta es llegar a transmitir esa fuerza y ganas a las personas que nos ven para que lo pasen igual de bien que yo.

Un lema que tenemos es que si nos confundimos en el escenario le echamos morro y “pa´ alante”. Cuando bailamos juntas hay una MAGIA que es imposible que no llegue al espectador/a porque la emanamos por cada poro.

  1. Me gustaría resaltar algo importantísimo que es la LIBERTADque te da el Burlesque. Al principio, tras haber recibido ya varias clases, me retiré dos meses porque fue un choque bastante grande para mí. Me considero una chica bastante libre y abierta de mente, pero me di cuenta de que seguía teniendo prejuicios y vivencias que habían hecho que no me permitiese sacar mi sensualidad. Fue una terapia muy importante porque hay veces que es complicado mirarte al espejo, ver tu cuerpo, tomar constancia de él, mirarte a los ojos, acariciarte, mirarte sin prejuicios, sin complejos, en resumen, queriéndote tal y como eres. Pero esto no es sólo algo físico, también es algo interno, del alma. Hay algo dentro de ti que cambia y que evoluciona contigo según te vas liberando. Ya no es sólo mirarte al espejo, sino que cuando lo haces, eres capaz de mirarte por dentro.

Lo mejor que pude hacer fue volver a las clases y enfrentarme a los miedos e inseguridades que tenía.

Resaltaría también la AUTOESTIMA, la cual está muy ligada a la libertad de la que hablaba antes. En las clases se respira autoestima por todos lados. Somos todas diferentes, cada una con nuestros gustos, experiencias, almas, cuerpos, estudios, trabajos…pero si algo tenemos en común es esa fuerza que trabajamos unidas que hace que salgamos de clase como si fuéramos diosas poderosas capaces de conseguir lo que queramos. Esto nos va llenando de amor propio y con ello nuestra autoestima. Me ha ayudado a aceptarme, a gustarme, a quererme, a que me apetezca arreglarme más, a sentirme más segura, a conocer mi sensualidad, mi feminicidad, a que no me dé reparo ser quién soy, a “sacar” no sólo una versión de mí sino todas las que tengo, a explorarme, a liberarme de prejuicios y a llenarme de amor.

Por último, debo destacar el NO JUZGAR. En nuestras clases nadie lo hace mal ¿quién va a decirte a ti que cuando eres tú, te dejas llevar y sacas tu lado más sensual, lo estás haciendo mal? No. Tú, tu sensualidad y tu forma de seducir no están mal porque lo sacas de dentro. Y al no juzgar a las compañeras vas aprendiendo a que tampoco lo debes hacer contigo. Todo este aprendizaje lo llevas a tu vida cotidiana y te permite ver la vida y enfrentarte a ella de otra manera. Personalmente, esto me ha ayudado tanto en mi vida personal como profesional porque me ha enseñado que los juicios no son más que proyecciones que hacemos (en muchas ocasiones de lo que no nos gusta de nosotras mismas), que no tienen porque ser ciertas y que ¿para qué? Considero que cuando te sientes bien contigo misma y libre, los juicios se acaban hacia ti y hacia las demás personas.

¿Quién va a decirte a ti que cuando eres tú, te dejas llevar y sacas tu lado más sensual, lo estás haciendo mal?

Y que mejor para cerrar este reportaje que mencionar una tradición del burlesque: la copa gigante de Martini, para ello hemos vuelto a solicitar la ayuda de Susana Guerrero, creadora de la escuela de seducción y burlesque yalma mater de Miss Mambo, y nuestra guía, que nos ha explicado que:

“En esta nueva era del Burlesque se hace homenaje a las figuras de las pin up que eran dibujadas en actitud alegre y ligera dentro de una copa gigante de Martini.

Dita Von Teese tiene esta rutina como un habitual en sus shows.

En Madrid, durante el año 2013 y dentro de la mítica sala Joy Eslava, representé uno de mis shows dentro de una copa gigante.

Como anécdota, siempre me gusta contar que no pude ensayar dentro de la copa y no me vi frente a ella hasta unos minutos antes de la actuación. En su lugar, ensayé mi número en la bañera de mi casa. Y funcionó.

Por las características del evento que albergaba mi show, no pudimos usar agua dentro de la copa y decidí sustituirla por confetti de seda, con el que conseguí un resultado espectacular.”

Creo que nos hemos hecho una idea más clara del burlesque y de sus protagonistas, personas sin prejuicios ni prejuicios, personas que se saben reír de ellas mismas y hacer reír y disfrutar a los demás…

Ánimo burlesquianas y burlesquianos, el mundo os espera, no esperéis al mundo… ¡ASALTADLE!

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios