www.inoutviajes.com
Torre del Oro y río
Ampliar
Torre del Oro y río

Sevilla

Instagram

Historia

Muchas y diferentes culturas han estado presentes en la historia de Sevilla. Su legado ha conformado a lo largo de siglos el patrimonio cultural, monumental y artístico que podemos admirar en sus calles y en sus museos. Los oscuros orígenes han dado lugar a las leyendas que atribuyen a Hércules la fundación de Sevilla. Si queremos acercarnos a la historia antigua de Sevilla deberemos desplazarnos al Museo Arqueológico situado en un antiguo pabellón de la Exposición Iberoamericana de 1929, edificio que por sí solo ya merece la visita. Allí encontraremos los vestigios de los pueblos del otro lado del Mediterráneo, la representación de sus dioses lejanos y el Tesoro del Carambolo muestra de la influencia oriental asimilada por aquellos primitivos “sevillanos”.

Las cercanías de Sevilla (Alcalá del Río) fueron el escenario de la batalla final que enfrentó a romanos y cartagineses (206 a.C.) y el lugar de la fundación de la primera colonia romana, Itálica, así llamada en recuerdo del origen de sus fundadores. Julio César (45 a.C.) convierte a los sevillanos en ciudadanos romanos de pleno derecho, denominando a la ciudad Julia Romula Hispalis. Una razón más para visitar el Museo Arqueológico donde la etapa romana está magníficamente representada con los hallazgos procedentes de Itálica.

Los personajes del escudo de la ciudad, San Leandro y San Isidoro que a uno y otro lado acompañan al rey conquistador evocan la etapa visigoda ensombrecida por el esplendor de la Sevilla Islámica que sucedería inmediatamente después (712).

Será en el etapa almohade (mediados siglo XII) cuando la Isbiliya alcance su máximo esplendor. Es construida la Mezquita Mayor, cuyo alminar, constituye el símbolo de la ciudad y que a raíz de su remate renacentista coronado por una veleta que gira comenzará a llamarse Giralda.

La ciudad pasa a la Corona de Castilla por obra del Rey Santo Fernando III que la conquista en 1248. La ciudad ve reconvertidas sus mezquitas en lugares de culto cristiano y la misma suerte corrió la Gran Mezquita. Pero siglo y medio después el estado ruinoso de la misma hace tomar al Cabildo Eclesiástico la decisión de derribarla y construir en aquel mismo lugar la Catedral, símbolo indiscutible de la Sevilla Cristiana. De la etapa medieval es preciso recordar al Rey D. Pedro que en el recinto amurallado del viejo Alcázar islámico construye un Palacio Mudéjar (siglo XIV).

Será en el siglo XVI cuando Sevilla tras el Descubrimiento de América se convierta en el Puerto de Indias que monopolice el comercio con el Nuevo Continente. La Casa de la Contratación tendrá su sede en los Alcázares y los comerciantes se harán construir la Casa Lonja, que siglos después se convertirá en Archivo de Indias. Se construirán muchas casas-palacio y un importante edificio civil, el Hospital de las Cinco Llagas, hoy convertido en Parlamento de Andalucía.

El siglo XVII alumbrará figuras artísticas universales aunque en lo económico hay que lamentar la desviación progresiva del comercio americano hacia Cádiz. Las Hermandades de Pasión que sacaban sus imágenes desordenadamente a la calle, son reglamentadas creándose la Carrera Oficial: el itinerario obligado para todas ellas por donde debían desfilar en un orden determinado por la antigüedad. Se está creando la Semana Santa que unida a la profunda religiosidad da lugar a figuras como Montañés, Murillo, Zurbarán y Valdés Leal cuyas obras encontramos en el Museo de Bellas Artes y repartidos por diversas parroquias.

Se edifican importantes edificios religiosos: la iglesia de la Caridad, el Salvador, y la impresionante San Luis de los Franceses. En todas estas actuaciones está presente Leonardo de Figueroa, máxima figura del Barroco en Sevilla. El siglo XVIII conocerá la construcción de una nueva Fábrica de Tabacos, edificio industrial que escenario de las andanzas de Carmen la Cigarrera se hará mundialmente famosa. Otro escenario de esta misma obra, la Plaza de Toros de la Real Maestranza comienza también a construirse aunque no se concluirá hasta el siglo siguiente.

El Romanticismo del siglo XIX convierte a Sevilla en un destino exótico para aquellos pioneros del viaje. Algunos eran buenos dibujantes y han dejado apuntes de una ciudad que conservaba aún intacto su recinto amurallado que acabará derribándose para facilitar las comunicaciones entre el intramuros y un extramuros cada vez más extenso. La Arquitectura del Hierro tiene en Sevilla dos representaciones, el primer puente de obra sobre el río Guadalquivir, el Puente de Triana, inspirado en el Puente Carrusel de París, y las Naves del Barranco.

El Siglo XX comenzará con la ilusión de la preparación de una Exposición que irá aplazándose por diversos motivos, celebrándose la muestra finalmente en 1929. La Exposición Iberoamericana nos dejó la Plaza de España, la Plaza de América y los pabellones de los países participantes en diferentes estilos que evocan sus culturas autóctonas precolombinas.

El siglo acabará también con la celebración de otra Exposición, la Expo 92, que conmemoraba el V Centenario del Descubrimiento y que supuso dese el punto de vista urbanístico no sólo la incorporación de la Isla de la Cartuja sino además la eliminación de las dos viejas estaciones de ferrocarril que eran un gran obstáculo en las comunicaciones internas de la ciudad, la construcción de Santa Justa, el Tren de Alta Velocidad, las circunvalaciones, etc.

Ya en el siglo XXI la ciudad sigue mirando hacia al futuro, con la construcción de Metropol Parasol-Setas, la mayor estructura en madera del mundo, situada en pleno corazón del centro de la ciudad; la Torre Sevilla, el primer rascacielos construido en la ciudad y el edificio más alto de Andalucía; el Caixaforum, tercer centro más grande de España; así como el Pabellón de la Navegación, herencia de la Exposición Universal de 1992 y con contenidos dirigidos a familias, sitúan a Sevilla dentro de los circuitos de ciudades vanguardistas.

Patrimonio Monumental

Sevilla posee tres monumentos patrimonio de la Humanidad: Catedral y Giralda, Real Alcázar y Archivo de Indias.

La Catedral es el mayor templo gótico de mundo y el tercer templo de la Cristiandad, tras San Pedro del Vaticano y San Pablo de Londres. La Giralda, con 100 m. de altura, es el alminar de la antigua mezquita almohade, y símbolo de la ciudad.

El Real Alcázar es el palacio real en uso más antiguo de Europa. Son un grupo de palacios construidos en diferentes etapas históricas cuyos orígenes se remontan al siglo X.

El Archivo de Indias es uno de los archivos históricos más importantes del país, con unos 43.000 legajos, relativos al descubrimiento y colonización de América.

Para los amantes del arte, nada mejor que visitar el Museo de Bellas Artes, segunda pinacoteca de arte español de España (tras el Museo del Prado) con 14 salas que contienen pintura y escultura desde el siglo XV hasta pintura costumbrista sevillana del siglo XX.

Sevilla posee bellas calles y plazas para pasear y perderte por sus rincones, como los del barrio de Santa Cruz, antigua judería, con plazas llenas de historia y leyenda como las de Doña Elvira o la de Santa Cruz, con la Cruz de Cerrajería, donde está enterrado el célebre pintor Bartolomé Esteban Murillo. También es recomendable la visita al Hospital de los Venerables, ejemplo del más puro estilo barroco sevillano.

Recomendamos un paseo por el Parque de María Luisa, cedido a la ciudad por la Infanta María Luisa para el disfrute de los sevillanos, y que fue sede de la Exposición Iberoamericana de 1929, la cual nos dejó el legado de la Plaza de España y la Plaza de América, ambas obra del arquitecto sevillano Aníbal González en estilo regionalista.

Otra zona digna de visitar es el barrio del Arenal, junto al río Guadalquivir, donde se ubican la Torre del Oro, construida en el s. XIII durante la etapa almohade, y a que coge el Museo Naval; el Hospital de la Santa Caridad, con su hermosa iglesia en estilo barroco con cuadros de Murillo y Valdés Leal; y la Plaza de Toros de la Maestranza, uno de los principales cosos del país, con su Museo Taurino.

No olvidar un paseo por el centro de la ciudad, donde se pueden contemplar bellos edificios como el Ayuntamiento, muestra del arte plateresco; o la Iglesia del Salvador, segundo templo de la ciudad, realizado por Leonardo Figueroa en estilo barroco.

En el barrio de la Macarena destacar la Basílica de la Macarena, una de las hermandades más famosas de la Semana Santa sevillana, o la Iglesia de San Luis de los Franceses, otro magnífico ejemplo del barroco, recientemente restaurada.

También podrás visitar las bellas casas palacios sevillanas que contienen innumerables obras de arte, como el Palacio de las Dueñas, Casa de Pilatos, el Palacio de la Condesa de Lebrija y Casa de Salinas.

Asimismo, el visitante podrá contemplar el patrimonio de gran valor artístico que se custodia en las numerosas iglesias, capillas y conventos de la ciudad.

Nuevos atractivos podrá visitar el turista que llegue a Sevilla: El Acuario, situado junto al río Guadalquivir, con uno de los mayores tanques de tiburones; el Teatro de la Maestranza, el gran teatro de la ópera; Las Setas, la estructura de madera más grande del mundo; Antiquarium, museo donde se muestran los restos arqueológicos encontrados durante las obras de Las Setas, principalmente de época romana; el Centro de Arte Mudéjar, donde se pueden admirar piezas realizadas en este estilo tan característico de nuestra ciudad; el Castillo de San Jorge, antigua sede de la Inquisición Española en Sevilla, el cual ha sido transformado en un centro para la reflexión sobre la tolerancia; o el Centro Cerámica Triana, donde se puede conocer la historia y tradición de la cerámica sevillana; y siguiendo en Triana, el nuevo museo de la Hermandad de la Esperanza de Triana, donde el visitante podrá descubrir la amplia historia de la cofradía, admirar sus valiosos enseres, conocer la evolución estética, así como la labor realizada por los artistas que durante décadas trabajaron para la hermandad.

Gastronomía

Aunque en Sevilla existen excelentes restaurantes de todas las especialidades de comida andaluza así como nacional e internacional, la gastronomía sevillana encuentra sus verdaderas señas de identidad en el tapeo o degustación de pequeños platos. La teoría más generalizada sobre el origen de la tapa es que procede de la costumbre de tapar el vaso de vino con un trozo de pan y alguna chacina siendo de esta forma como se servían ambos.

Para conocer la auténtica cocina sevillana hay que probar el amplio y variado surtido de las tapas que se ofrecen en bares y tabernas. Incluso existen unos locales ambivalentes que venden ultramarinos y sirven tapas de chacinas o enlatados, ya que en realidad no tienen cocina.

Los fritos de pescado entre los que destacan los boquerones, las puntillitas, el cazón en adobo son tapas frecuentes. Existen además las freidurías -establecimientos que venden pescado frito al peso que se consume en casa o en las cervecerías más cercanas-. Otro grupo importante lo constituyen las tapas de cuchareo. Cazoletitas minúsculas del guiso del día, potaje de chícharos, garbanzos con bacalao, papas con chocos, espinacas. Los montaditos, especie de pequeño bocadillo tostado que puede acoger en su interior morcilla, chorizo picante o incluso la típica pringá del cocido.

Es llamativo además el curioso recitado de las tapas de los camareros sevillanos que sustituye con ventaja a los listados también expuestos. El tapeo engloba no solo el acto de comer y beber sino que se trata de un acto social muy arraigado en la forma de vida sevillana.

Las tapas encuentran su mejor aliado en el vino de Jerez, la manzanilla o los amontillados aunque el cálido clima sevillano aconseja la fría cerveza. Y llegado el verano una mención especial se merece el gazpacho, mezcla de pan, agua, ajo, tomate, pimiento, vinagre y aceite de oliva que se sirve en vaso o en plato cuando se acompaña de guarnición.

La fama y singularidad del tapeo no debe hacernos renunciar a disfrutar en Sevilla de la experiencia de la gastronomía de mantel en un buen restaurante. La cocina sevillana está íntimamente relacionada con la cocina andaluza de la que toma como propios ingredientes de las zonas cercanas. Es el caso del jamón serrano, de los mariscos de Cádiz y Huelva, del queso manchego… Es una cocina popular heredera de su pasado. El imprescindible aceite de oliva resultado de la vinculación de Sevilla con los pueblos mediterráneos.

Vida cultural

Sevilla ofrece una intensa vida cultural a lo largo de todo el año y organiza más de 40 festivales. Arte, ópera, literatura, teatro, música, ciclos de cine, danza, flamenco, rock, pop, hip hop, rap, comic, fotografía, patrimonio histórico… un gran número de actividades dirigidas a todo tipo de público.

Esta oferta se puede disfrutar en lugares emblemáticos como el Teatro Lope de Vega, construido para la Exposición Iberoamericana de 1929; Teatro de la Maestranza y Teatro Central, construidos para la Exposición Universal de 1992; el Teatro Alameda, el cual ofrece una programación más dirigida a niños y familias.

Además existen numerosas salas que ofrecen una interesante programación para todos los públicos, como la Sala Cero, Sala La Fundición, Sala El Cachorro, Espacio Turina, etc.

El arte contemporáneo y moderno también está presente en Sevilla, en numerosas salas de exposiciones y galerías de arte que organizan numerosas actividades durante todo el año de diferentes disciplinas artísticas, tanto de artistas ya consagrados como de nuevos valores. Destacar la oferta del Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, situado en el Monasterio de la Cartuja.

Otros espacios están más dirigidos a oferta musical, como el Auditorio Rocío Jurado, FIBES (Palacio de Congresos y Exposiciones), el Espacio Box Sevilla, el Estadio de la Cartuja y el nuevo espacio Cartuja Center Cite.

Sevilla cuenta ya además con un Caixaforum, nuevo espacio cultural con una interesante programación, diseñado por el arquitecto sevillano Guillermo Vázquez Consuegra.

Flamenco

Sevilla es cuna del flamenco, arte que ha sido declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

Este arte surgió en algunos barrios de la ciudad, como el barrio de Triana, en el otro lado del río Guadalquivir, o la zona de la Alameda de Hércules. En estos lugares además nacieron muchas figuras representativas y de gran renombre.

La oferta de espectáculos de flamenco es muy amplia, además de establecimientos donde el sevillano, de manera improvisada, disfruta de las sevillanas y las rumbas.

El evento más importante del flamenco en Sevilla es la Bienal de Flamenco, el festival más importante a nivel nacional e internacional, que se celebra cada dos años, en los años pares, y que durante prácticamente un mes Sevilla es el centro neurálgico de este arte, donde las principales figuras del cante, baile y toquen se reúnen para mostrar sus nuevas producciones y demostrar todo su arte. Ya se puede consultar la programación de la XX Bienal de Flamenco 2018, que tendrá lugar del 6 al 30 de septiembre en www.labienal.com, con novedades en su programación.

Para conocer los orígenes y evolución del flamenco nada mejor que visitar el Museo de Baile Flamenco de la prestigiosa bailaora Cristina Hoyos.

Además la oferta de escuelas y academias de flamenco es muy extensa, como la Fundación Cristina Heeren, con su nueva sede en el barrio de Triana.

Festividades

La etapa festiva por excelencia en Sevilla es la primavera y el calendario empieza con la Semana Santa de fama universal. Ya en el siglo XVI se conmemoraba la Pasión de Cristo con procesiones que realizaban las asociaciones religiosas denominadas cofradías o hermandades. Todos los días de la Semana Santa, empezando por el Domingo de Ramos, hay desfiles procesionales por la tarde-noche. El Viernes Santo salen además ocho cofradías de madrugada, entre ellas la famosa Macarena y el Gran Poder. Las imágenes de la Virgen son Dolorosas ataviadas con corona de oro o plata y un largo manto de terciopelo que van en los llamados pasos de palio, adornados con flores naturales y de cera. Las de Jesús lo presentan con la cruz a cuestas o crucificados y se adornan con claveles rojos o lirios morados.

Las imágenes van a acompañadas por nazarenos vestidos con una túnica diferente para cada hermandad cubiertos con capirote y antifaz. Inmediatamente detrás del paso van los penitentes que portan cruces igualmente vestidos pero sin capirote.

Un elemento importante en la procesión es la música que puede ser a veces un simple acompañamiento de cornetas y tambores de inspiración militar que va con los pasos de Cristo o bandas de música más complejas en cuanto a los instrumentos que utilizan y las piezas que interpretan y que van tras las dolorosas. Por último la llamada música de capilla que está compuesta por solo tres miembros que llevan los siguientes instrumentos: fagot, oboe y clarinete, acompaña a las cofradías más solemnes.

Una mención especial merece la saeta, cante flamenco que se interpreta sin acompañamiento instrumental.

Por último la Semana Santa tiene una gastronomía específica compuesta por los platos de bacalao y una serie de dulces entre los que destacan las “torrijas”.

Tras un breve intervalo de tiempo se celebra la Feria de Abril. Creada como feria comercial a mediados del siglo XIX con el tiempo sólo perduró el aspecto festivo que acompañaba en su origen a las actividades agrícolas y ganaderas. Durante la Feria se viste con los trajes típicos inspirados en los atuendos campesinos andaluces tradicionales, aunque muy transformado en el caso del traje femenino, que es el único traje regional sujeto a modas. El recito ferial lo componen unas casetas de lona que se instalan temporalmente solo para los días de celebración de esta fiesta, adornándose las calles con farolillos de colores.

Por la mañana tiene lugar el paseo de coches de caballos y jinetes y desde el Domingo de Resurrección se celebran corridas de toros. En este caso la música la ponen las populares sevillanas. La Feria se inaugura a las doce de la noche con la llamada “prueba del alumbrado” concentrándose la gente en torno a la portada, una arquitectura efímera adornada con millares de bombillas de colores; y se clausura a esa misma hora seis días más tarde con fuegos artificiales.

El día del Corpus que no tiene lugar en fecha fija, es fiesta local en Sevilla. Se celebra una procesión que sale por la Puerta de San Miguel de la Catedral a las 8.30 horas. Para esta ocasión las calles del itinerario se alfombran con romero y otras hierbas aromáticas. Su elemento más destacable es la Custodia labrada por Juan de Arfe en 1587, y modificada posteriormente por Juan de Segura en 1668, magnífica obra arquitectónica de plata. En la procesión y durante los siete días siguientes se puede admirar así mismo una de las más antiguas y peculiares tradiciones de la ciudad: el baile y canto de los Seises ante el Santísimo, de los cuales se tiene constancia desde el siglo XV. Para esta ocasión van vestidos de rojo y blanco.

Otras fiestas locales en Sevilla son el 30 de mayo, Día de San Fernando en recuerdo del Rey Santo que conquistó la ciudad, y el 15 de agosto, Día de la Virgen de los Reyes en la que se celebra una procesión con esta imagen que perteneció a San Fernando.

En verano tienen lugar las fiestas en los barrios siendo de destacar a finales de julio la llamada “velá” de Santa Ana en el Barrio de Triana en la otra orilla del río.

El 8 de diciembre es fiesta local dedicada a la Inmaculada Concepción. En la tarde de ese día y en los siete días siguientes cantan y bailan los Seises en la Catedral vestidos para esta ocasión de blanco y azul. A la 12 de la noche de la víspera las tunas estudiantiles rinden homenaje a la Inmaculada en la Plaza del Triunfo.

Artesanía y compras

Sevilla tiene una múltiple oferta comercial, tanto en lo que se refiere a artesanía como a tiendas de ropa, piel, regalos, etc. Es el caso de las mantillas, bordados, encajes y objetos de guarnicionería de gran calidad que conforman la base de la más típica tradición sevillana. El mantón de Manila bordado a mano siguiendo los mismos diseños que cuando procedían de la capital filipina que les dio nombre, se utiliza en Sevilla no solo durante la Feria de Abril sino como prenda para ocasiones en las que hay que ir especialmente arreglada.

Posiblemente sea la artesanía más peculiar la vinculada a su Semana Santa, gracias a la cual se siguen manteniendo algunos oficios artesanales como el bordado en oro, la orfebrería, la ebanistería, la imaginería o la cerería, impensables en el mundo moderno.

Además de la labor artesana que caracteriza a nuestra ciudad, Sevilla se ha convertido en un importante centro de moda, con una infinidad de tiendas recogidas en los más modernos centros comerciales que pueblan la ciudad.

Las calles comerciales de Sevilla se encuentran rebosantes de animación cualquiera que sea la zona. En el Centro histórico, el comercio se sitúa en el entorno de la Campana y las calles peatonales Tetuán y Sierpes donde se combina el comercio de productos tradicionales –cerámica, guitarras, trajes de flamenca, abanicos, mantillas y mantones de Manila- con el comercio moderno de la moda más actual para cualquier edad, música, joyerías, etc. Y también grandes almacenes donde se puede comprar de todo. El barrio de Nervión cerca de la Estación de Santa Justa con grandes superficies comerciales donde se pueden encontrar firmas nacionales y extranjeras de moda.

Al otro lado del río se encuentran los barrios de Triana y Los Remedios. El primero es por excelencia el barrio de la cerámica que se concentra en torno a la calle Alfarería, donde podemos encontrar desde los modelos con motivos decorativos de origen islámico hasta trazados barrocos del siglo XVIII. En Los Remedios se ubican numerosas boutiques y firmas de moda.

Efemérides

Durante el año 2018, Sevilla destaca por determinados eventos.

En primer lugar, mencionar que Sevilla ha sido elegida por la prestigiosa guía de viajes Lonely Planet como mejor destino del año 2018.

Durante el año 2018 y parte del 2019 Sevilla celebra el IV Centenario del pintor Bartolomé Esteban Murillo en Sevilla, un gran acontecimiento para la ciudad, para lo cual se han organizado numerosas actividades culturales y lúdicas para mostrar y dar a conocer la importancia del trabajo de Murillo en Sevilla, ciudad en la que nació y donde trabajó durante toda su vida. Más información en www.murilloysevilla.org

Asimismo, tendremos la oportunidad en este año de disfrutar de una nueva edición de la Bienal de Flamenco, principal festival dedicado a este arte universal, declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, que se celebra cada dos años, en los años pares, concretamente del 6 al 30 de septiembre. Puede consultar toda la programación en www.labienal.com

PAIS: España

REGIÓN: Andalucía

LUGAR: Sevilla

POBLACIÓN: 698.690 habitantes

CLIMA: Templado-cálido

MONEDA: Euro

IDIOMA OFICIAL: Español

PAGINA WEB OFICIAL: www.visitasevilla.es

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Inout Viajes

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.