www.inoutviajes.com
El Hierro, la isla del fin del mundo, la isla con alma
Ampliar

El Hierro, la isla del fin del mundo, la isla con alma

Instagram

El Hierro, considerado como el fin del mundo hasta el descubrimiento de América, ofrece un amplio abanico paisajístico...

El nombre de la isla, Hierro, proviene del lenguaje aborigen (Hero) pero, durante la conquista, se transformó por similitud con la palabra castellana.

Según se desprende en la obra de Plinio el Viejo llamada ‘Naturalis historia’, la isla de El Hierro era conocida por los romanos como Capraria.Los aborígenes la conocían como Eseró o Heró, que se ha traducido como "muralla rocosa"…

El Hierro es un diminuto continente en medio del océano

El Hierro es un diminuto continente en medio del océano. Sus menos de 6000 habitantes son una comunidad rural de fuertes y singulares tradiciones. Es una isla remota, fuerte y misteriosa, acostumbrada a un mar hostil.

El Hierro es la isla más pequeña de las Islas Canarias. De las siete, es la que está más al oeste y comparte el mismo clima que el resto. Un paraíso en medio del Océano Atlántico.

La vida, en El Hierro, es diferente. Es especial, es única. Es una isla para disfrutarla con los cinco sentidos, para descubrir sus paisajes y sentir su paz.
El Hierro es una isla con vida… Es la isla con alma.

La isla de El Hierro es la isla más joven, pequeña, occidental y meridional de las Islas Canarias. Es Reserva Mundial de la Biosfera, declarada por la UNESCO en el año 2000, y Geoparque en el 2014. Una isla con apenas 10.000 habitantes y, por tanto, también la menos poblada de las Islas Canarias.

A la isla de El Hierro se la conoce también como la “Isla del Meridiano” debido a que, durante siglos, estuvo considerada como el punto más occidental del mundo conocido. Se atribuye al astrónomo y astrólogo Ptolomeo haber situado el Meridiano Cero en Punta de Orchilla, hasta que en 1884 fue trasladado a su actual ubicación, Greenwich.

La isla de El Hierro es puro acantilado de costas rocosas y muy abruptas, entre las que se esconden numerosos charcos y piscinas naturales. La negra tierra volcánica que la cubre acrecienta esta sensación de misteriosa lejanía, de extremo de civilización que la isla ostentó hasta el descubrimiento de América.

Esta situación geográfica, esta orografía y esta baja densidad de población, hacen de la isla de El Hierro un lugar mágico. Un viaje único, ideal para encontrarte contigo mismo.

Esta pequeña y preciosa isla, un microcosmos geológico con un 58% de su superficie protegida, te atrapará por el contraste entre sus tierras volcánicas como los Laijales, el verde de sus bosques únicos como el de Monteverde, la transparencia de las aguas en su reserva marina de La Restinga y por el ritmo sosegado de la vida.

En las amplias áreas despobladas de La Llanía o el Sabinar, solo la brisa del viento y el canto de los pájaros te sacará de tu ensoñación…

Amaneceres y atardeceres que recargarán tu energía tan solo con contemplar el mar. Sentirás emociones intensas, incluso con la soledad de los espacios naturales intactos. Cielos limpios, oxígeno puro.

Mito y leyenda.

En El Hierro, no había más agua que la que manaba de El Garoé. Un tilo de grandes dimensiones capaz de abastecer a los antiguos pobladores, los bimbaches o bimbapes, quienes lo bautizaron como Árbol Santo, porque era la única fuente de este elemento tan preciado en toda la isla.

La isla de El Hierro es la isla más joven, pequeña, occidental y meridional de las Islas Canarias

Un lugar que aúna lo mejor del pasado y del futuro. Hoy, convertida en símbolo de sostenibilidad, capaz de abastecerse con energía 100% renovable.

La isla siempre diferente, siempre con alma.

La energía volcánica

El Hierro se encuentra, junto al resto de Islas Canarias, en medio del Océano Atlántico. Se trata de la más joven del archipiélago, cuya epopeya geológica se inició hace 1,2 millones de años, cuando el magma rompió el fondo marino y la lava creció a través de esta brecha, elevándose hasta los 1.501 metros, formando el actual Pico de Malpaso, el más alto de la isla.

Esta isla volcánica surgió por la necesidad de la Tierra de liberar una gran cantidad de energía acumulada. Y esta energía irrefrenable podrás sentirla a cada paso, en cada paisaje, cada noche y cada día en El Hierro.

Un espacio natural y de vida

De este a oeste y de oeste a este, El Hierro es volcán y es vida. Una isla que, con apenas 268 km2, siempre ofrece una gran variedad de paisajes.

Es un lugar caracterizado por sus increíbles contrastes, tanto fuera como dentro del agua. Desde sus fondos marinos, considerados como uno de los principales destinos de buceo del continente, hasta sus costas escarpadas o sus verticales acantilados de un dramatismo extremo.

Declarada Reserva de la Biosfera, esta pequeña isla te atrapará por su energía.

La isla sostenible

El Hierro es la primera isla autosuficiente. Una isla donde los vientos alisios son la fuente principal de energía… y de vida. Un ejemplo de sostenibilidad en el archipiélago canario, pero sobre todo en el mundo.

Declarada por la UNESCO como “Reserva de la Biosfera y Geoparque”, El Hierro tiene el orgullo de decir que es 100% renovable. Esto no solo hace que se respete más al medio ambiente, reduciendo las emisiones de CO2, sino que ahorra a los herreños toneladas de combustible al año.

Desde 1996 la isla cuenta con un Plan de Desarrollo Sostenible que vela por la mejora del nivel y calidad de vida de la población y la conservación de los ámbitos naturales.

El Hierro posee un patrimonio natural y geológico único, caracterizado por sus paisajes y su origen volcánico. Un lugar cuidado y querido y que, gracias a su gente, hace que siga siendo un rincón tan singular y tan limpio.

La energía de la isla sostenible

Las energías renovables se obtienen a partir de recursos inagotables de la naturaleza, como el viento o los saltos de agua. Por eso, El Hierro usa la energía eólica y la hidráulica de forma combinada en la central hidroeólica de Gorona del Viento, inaugurada en 2014. Un proceso que abastece a los casi 10.000 habitantes de la isla.

El primer hito llegó cuando el 9 de agosto de 2015 utilizó durante 4 horas, y por primera vez, 100% energías renovables. Más tarde, el 25 de enero de 2018 y durante 18 días consecutivos, la Central Hidroeólica de El Hierro logró abastecer la totalidad de la demanda eléctrica de la isla. Desde entonces, el mundo se ha fijado en cómo la pequeña isla del Atlántico puede ser un ejemplo de sostenibilidad, demostrando que las energías renovables son una solución energética viable para millones de personas que viven en territorios aislados de todo el mundo.

Declarada Reserva de la Biosfera, esta pequeña isla te atrapará por su energía

Una energía que no solo es tangible y aprovechable, pero que se siente en la fuerza del mar cuando choca contra los acantilados y en los vientos alisios que perfilan los sabinares.

Lugares de interés

Espacios de culto a la historia, cultura, vida y orígenes de la isla. En El Hierro los museos contienen los elementos que han caracterizado su evolución en todos los aspectos. Cuna de los aborígenes bimbaches y la artesanía más rústica. Durante años se han recogido todos los datos de su procedencia volcánica, que caracteriza también a todo el archipiélago canario, y los fundamentos de la antigua civilización hasta día de hoy. Podrás encontrarlos registrados y expuestos en los distintos centros y museos a lo largo de los municipios y conocer la isla un poco más.

Centro de Interpretación de la Reserva de la Biosfera

Este centro se encuentra en el pueblo de Isora, ubicado en el Antiguo Casino.

El acceso a la planta superior se desarrolla en una escalera temporal con paneles que resumen los hechos destacados en El Hierro desde el siglo I a la actualidad.

La planta superior está dividida en cuatro espacios con distintos contenidos y medios de información tanto en soporte paneles como audiovisuales, la mayoría táctiles: la declaración de El Hierro como Reserva de la Biosfera, las zonas de interés natural, funciones de las Reservas, y paisaje y naturaleza con los ecosistemas insulares son aspectos que se tratan.

No se olvida de su origen volcánico, con un apartado dedicado a la reciente erupción submarina, así como la sociedad y cultura, con cajas rectangulares en las que seis figuras humanas acercan al visitante a elementos como el pastoreo, agricultura, artesanía, pesca, las mudadas y el baile de la Virgen.

Una parte de la sala está destinada a la lucha canaria. Y un largo mural y una aplicación informática facilitan acceder a información sobre arquitectura, gastronomía, senderos e incluso el silbo herreño.

El último tema de la exposición se refiere a los proyectos de futuro, de innovación tecnológica, de la Reserva, con especial atención a la cultura del agua y el emblemático proyecto de la central hidroeólica, así como el Plan Insular de Movilidad Sostenible, el 100% reciclaje o la apuesta por la agricultura ecológica.

Pozo de la Salud

Las aguas curativas de El Hierro

De aguas minero-medicinales, el pozo de la Salud es todo un referente en la isla de El Hierro. Se llega por la carretera que va a través del valle de El Golfo. Cerca del pueblo de Sabinosa, desde el siglo XIX que sus aguas son consideraras curativas. A raíz de la escasez de agua en la isla se perforó el pozo y poco después se descubrió los beneficios que comportaba beber de ella. Incluso se llegaron a exportar garrafones a Cuba y Puerto Rico.

Iglesia de la Concepción de Valverde

Es el mayor templo de la isla, y, hasta la tercera década del siglo XX, la única parroquia y centro donde se regía la iglesia en El Hierro.

Fueconstruida con materiales pobres y se alzó a gran altura, lo que provocó su derrumbamiento en 1796, reemplazándose por la actual iglesia de tres naves y campanario sobre la central, con fachada neobarroca. En su interior conserva, no obstante, la altura de antaño, dándole esbeltez y elegancia al edificio.

Esta Iglesia es depositaria de gran parte del patrimonio histórico insular. Preside su retablo central la imagen de la Virgen de la Imaculada Concepción.

Ermita de La Peña

Este modesto templo donde se venera a la Virgen de La Peña obedece a la costumbre de tener bajo los auspicios de una imagen los difíciles caminos de acceso al Golfo. La Virgen de La Peña guardaba el camino más peligroso, el de La Peña o Tibataje, hoy cerrado por su extrema peligrosidad.

Tubo Volcánico de Guinea

Al lado del Ecomuseo de Guinea, se ha habilitado un tubo volcánico de aproximadamente 90 metros para visitas turísticas.

Desde entonces, cada cuatro años y en su honor, se celebra la Bajada de la Virgen de los Reyes, fiesta popular por excelencia de la isla

El recorrido se hace siempre acompañado de un guía que les contará cómo se formó el tubo y algunas otras curiosidades de estas formaciones volcánicas.

Ermita de Nuestra Señora de Los Reyes

En el Parque Natural de La Dehesa se encuentra la Ermita de Nuestra Señora de los Reyes la patrona de la isla, consuelo y veneración del pueblo herreño. Sus paredes blancas entre la arboleda, sus aljibes para el que venga sediento, las cuevas que rodean su estancia y la bruma que pasa hacen de este un lugar mágico. La historia cuenta que la Virgen de los Reyes abasteció milagrosamente de agua de lluvia a los habitantes herreños en una de las peores épocas de sequía vividas en la isla. Desde entonces, cada cuatro años y en su honor, se celebra la Bajada de la Virgen de los Reyes, fiesta popular por excelencia de la isla.

Parque Cultural de El Julan

Los Bimbaches nos han legado numerosos petroglifos. Los más extensos y significativos son los Letreros de El Julan, lugar en el que también se pueden contemplar los restos del antiguo lugar de reunión denominado “Tagoror”.

La visita está estructurada en dos partes: el Centro de Interpretación y la Ruta Guiada por la zona Arqueológica. Esta última debe hacerse siempre acompañado por un guía.

Monumento al Meridiano Cero

Este monumento, situado en las cercanías del faro de Orchilla, recuerda que la isla fue el meridiano cero, hasta que éste se trasladó al Observatorio de Greenwich en Inglaterra. El monumento es de una sencillez y un alto valor simbólico, ya que recuerda que la raya del meridiano cero pasó durante doscientos años por este punto.

Cruz de Los Navegantes

Está situada junto al Faro de Orchilla que durante mucho tiempo fue considerado el punto más occidental del mundo conocido. Esta Cruz de los Navegantes protege a aquellos que atraviesan el Atlántico y simboliza el papel que cumplió El Hierro como última tierra cristiana en la época de los descubrimientos del siglo XVI.

Centro Etnográfico Casa de Las Quinteras

El visitante puede contemplar muestras etnográficas de la isla, repartidas en cuatro salas destinadas a taller, herrería y telar, artesanía textil, de madera y barro. Al mismo tiempo, el centro alberga parte de las importantes colecciones que componen los fondos etnográficos del Cabildo de El Hierro.

Con el objetivo de dinamizar y potenciar la producción artesanal en la isla, el centro cuenta con una tienda donde se puede adquirir gran variedad de piezas elaboradas por los artesanos herreños.

Ruta de la Llanía

Uno de los senderos más populares de El Hierro…

Una cómoda caminata de dos horas es la mejor forma de descubrir los maravillosos contrastes que encierra El Hierro. El sendero de La Llanía, uno de los más populares de la isla, parte de Valverde, en el nordeste, para adentrarse en paisajes que resultan casi hechizantes. El Brezal, un bosque húmedo y tupido, conduce a caminos poblados de helechos que llevan a tierras más blandas y desnudas, y a las arenas negras de una de las calderas mejor conservadas de la isla, que precede al grandioso paisaje del Golfo. Son siete kilómetros de ida y vuelta con mucha magia y belleza.

Conocer la fuente de La Llanía y el valle del Golfo

Los primeros pobladores de la isla de los que se tiene constancia, fueron los bimbaches o bimbapes

Esta versión XL de la ruta, −mejor hacerla con unas buenas botas−, comienza en la fuente de La Llanía. Los imponentes brezos y caprichosos líquenes se abandonan al cruzar hacia la hoya del Morcillo; la laurisilva queda atrás, y la humedad también. Tras pasar por la fuente del Lomo se atraviesa una zona quemada, ahora en repoblación, hasta llegar a un mirador con fantásticas vistas a la espectacular caldera de la hoya de Fireba. Antes de que el valle del Golfo, con sus descomunales acantilados y roques de Salmor, ponga el broche final al sendero, hay que ver el bailadero de Las Brujas, un lugar con leyenda.

Historia de El Hierro

La isla con alma tiene mucho que contar, porque hacen falta años, lustros y milenios para poder presentar unas señas de identidad como las de El Hierro.

La isla, históricamente, ha sido conocida con numerosos nombres distintos, antes de llegar a su denominación actual. Ombrion, Capararia, Pluvialia ,Eseró o Hero, han sido algunas de las designaciones más conocidas. Pero, sin duda alguna, el nombre de “Isla del Meridiano”, es la que esconde la mayor y más famosa historia. Este nombre se atribuye a Ptolomeo, un astrónomo greco-egipcio que situó, en el siglo II, el Meridiano Cero en el extremo oeste de la isla, coincidiendo justo con la Punta de Orchilla de El Hierro. Así permanecería durante siglos hasta que, en 1884, fue trasladado a Greenwich.

Los primeros pobladores

Los primeros pobladores de la isla de los que se tiene constancia, fueron los bimbaches o bimbapes, una tribu aborigen que residió en la isla al menos desde el año 120 de nuestra era, hasta que fue conquistada a principios del siglo XV por Juan de Bethencourt e incorporada a la Corona de Castilla. Los bimbaches o bimbapes legaron numerosos petroglifos, como los letreros de El Julan, los más extensos y significativos, donde también se pueden contemplar restos del antiguo lugar de reunión denominado “Tagoror”.

Habitaban en cuevas o en sencillas construcciones de piedra, en equilibrio con su medio insular, del que obtenían recursos suficientes para la subsistencia. La agricultura, el pastoreo, la caza, la pesca y la recolección eran sus actividades habituales.

HIERRO - La Serie

Hierro,en la que ha sido a la postre, su primera temporada, cuenta la investigación que siguen en paralelo dos personajes opuestos, la jueza Candela Montes y Díaz, el principal sospechoso de un asesinato que se produce nada más llegar la magistrada a la isla: Fran, un joven herreño, aparece asesinado el mismo día de su boda; se iba a casar con la hija de Díaz. El eje principal sobre el que gira Hierro es la tensión entre Candela y Díaz.

No pueden ser más distintos. Y ese contraste se hace aún más patente dado que tienen algo importante en común: los dos están empeñados en encontrar al asesino.

Avanzan cada uno por separado, con métodos completamente diferentes. Pero la isla es un mundo pequeño y los choques entre ellos son constantes. Para Candela, Díaz es algo más que un engorro; ¿se ha equivocado al ponerlo en libertad? Para Díaz, Candela es un permanente dolor de cabeza que pone en riesgo los oscuros negocios en los que está envuelto.

La isla es una protagonista más de la serie y la historia va fluyendo al ritmo de El Hierro, que es un ritmo más pausado. Y está marcada por el mar, el viento y el silencio de una isla totalmente sonora que tiene su propia voz. Y por supuesto, por sus tradiciones y la devoción que los habitantes tienen por ellas.

HIERRO (segunda temporada)

La segunda temporada de Hierro comienza cronológicamente dos meses después de los acontecimientos de la primera temporada. Los hermanos Coira nos explican que en esta segunda temporada no hay asesinatos, en principio. "No nos podíamos poner a matar gente en una isla de 6.000 personas como si esto fuera una película de Scorsese, la historia tenía que ser creíble". En la segunda temporada de Hierro la juez a la que da vida Candela Peña tirará del hilo de los negocios sucios de Díaz (Grandinetti) y abordará el difícil tema de la custodia de menores entre padres que se divorcian.

Lo más claro y evidente es que El Hierro es tan singular, con tantas características propias, que algunas de sus peculiaridades están tan presentes que afectan a los personajes y condicionan la historia que se está contando.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios