www.inoutviajes.com
Región suiza del Lago Lemán: ciudades y pueblos llenos de historia y belleza
Ampliar

Región suiza del Lago Lemán: ciudades y pueblos llenos de historia y belleza

Instagram

El cantón de Vaud (Región del Lago Lemán) está situado en la parte sudoccidental y francófona de Suiza, entre el lago Lemán y el lago de Neuchâtel. La variedad de sus paisajes, desde las cumbres alpinas hasta las ciudades a orillas del lago como Lausana y Montreux, pasando por los campos y bosque del Jura, hace que los diferentes aspectos más destacables de Suiza se reúnan en una sola región.

El cantón del Vaud está ubicado directamente en la región del lago de Ginebra, extendiéndose desde el apacible Jura hasta los fascinantes Alpes del Vaud, a lo largo de lagos puros y majestuosos, integrados idílicamente en el paisaje.

La región del Lago Lemán ofrece un sinfín de actividades, desde eventos locales e internacionales hasta actividades deportivas al aire libre, además de su típica gastronomía, sus excelentes vinos y tradiciones que aún perduran.

El lago Léman, también conocido como lago de Ginebra, es el más grande de los Alpes y de la Europa Occidental

El lago Léman, también conocido como lago de Ginebra, es el más grande de los Alpes y de la Europa Occidental. Es de origen glaciar, está bordeado por las montañas del Jura al oeste, los Alpes franceses al sur y el Mittelland al noreste. Aunque casi toda la orilla sur está en territorio francés, la mayor parte del lago pertenece a Suiza. Sus márgenes están salpicadas de ciudades y pueblos, punto de partida de recorridos en barco.
El Lago Léman es considerado un lugar de refugio e inspiración de grandes personajes de la música. Es uno de los rincones suizos más comentados en la literatura universal, además de uno de los rincones más bellos del país.

Ciudades espectaculares en las orillas del lado suizo del Lago Léman

Ginebra, la mayor ciudad a orillas del lago, acoge la sede de más de 200 organizaciones internacionales y disfruta de un lugar destacado en la escena mundial. Es una ciudad en la que sus relojerías y antiguas librerías le han valido una importante fama en toda Europa. La Catedral de Saint Pierre y el Museo de Arte e Historia son algunos de los lugares e obligada visita. La Vielle Ville, el casco antiguo, data del siglo XVI; antiguamente amurallado, ocupa la Rive Gauche, la orilla izquierda. Plainpalais, el distrito universitario, queda al suroeste del casco viejo, y Carouge, un pintoresco barrio de artistas, se encuentra más al sur. La Rive Droite, la orilla derecha, es la principal zona comercial. Más al norte se extiende la Cité Internationale. Ambas orillas abundan en espacios verdes. Desde La Rade, la ensenada, se alza el Jet d'Eau, la famosa fuente símbolo de la ciudad.
Rolle, en el corazón de la región vinícola de La Côte, alberga un castillo con foso construido por el duque de Saboya en el siglo XIII. Es de planta triangular y cuenta con una torre en cada esquina.

Lausanne, la segunda ciudad en el Lago Lemán, combina el aire de una ciudad mercantil dinámica con la ubicación idílica de un centro turístico. La capital del cantón de Vaud es asimismo ciudad universitaria animada y centro popular de congresos. La Capital Olímpica centra también su atención en el deporte y la cultura. La ubicación de Lausanne es sumamente pintoresca por lo que no llama la atención que el Comité Olímpico Internacional lo eligiera en 1914 como su sede. La ciudad ha sido construida en tres colinas, rodeada de viñedos, a orillas del Lago Lemán. En la orilla francesa opuesta, se eleva el escenario impresionante de los Alpes Saboyanos. El casco antiguo atractivo está en su mayor parte cerrado a los coches. Pequeños callejones con cafés y boutiques abundan en el casco urbano medieval.
El casco antiguo es dominado por la catedral, considerada como la obra más impresionante de la época gótica temprana. Durante más de mil años, Lausanne fue sede obispal. En el barrio alrededor de la catedral hay calles de compras al igual que en el pintoresco barrio porteño de Ouchy. La única «metro» de Suiza enlaza a los barrios, facilitando el tráfico en la ciudad ubicada en una vertiente.
Asimismo son atractivos los parques de aire meridional así como los suntuosos hoteles de lujo como el Beau-Rivage Palace en Ouchy o el Hotel de l'Angleterre, en el que solía hacer noche Lord Byron.

También los aficionados a la cultura se sentirán a gusto en Lausanne: La Collection de l'Art Brut en el castillo Beaulieu, la Fondation de l'Hermitage, el museo fotográfico «Musée de l'Elysée» y muchos otros museos merecen ser visitados. También la oferta de teatros y música es extraordinaria. Al fin y al cabo, el Béjart Ballet de fama mundial tiene su sede en Lausanne.

Ginebra, la mayor ciudad a orillas del lago, acoge la sede de más de 200 organizaciones internacionales

En la «Capital Olímpica», el Comité Olímpico tiene su sede, al igual que el Museo Olímpico, el centro de información más grande del mundo sobre los Juegos Olímpicos. Lausanne es asimismo escenario del mitin internacional de atletismo «Athletissima» o del «Lausanne Marathon».

Lavaux, zona vinícola que agrupa a 14 pueblos magníficamente preservados a lo largo de 40 kms sobre el lago Léman. Lavaux fue declarado oficialmente patrimonio mundial de la UNESCO el 28 de junio de 2007. Su paisaje, modelado por la actividad humana con el paso del tiempo, y compuesto por viñedos en terrazas y pueblos tradicionales, ha hecho que Lavaux sea hoy un lugar de renombre internacional. Ya desde el siglo XI los monjes cultivaban aquí las viñas en terrazas sostenidas por muros adosados en piedra. A partir del siglo XII, tras ser cedido como presente del rey de Borgoña al obispo de Lausana, varios conventos comenzaron a roturar las colinas para plantar viñedos. Fue el inicio de la epopeya vitícola. Sobresalen villas como Lutry, Grandvaux, Cully, Villette, Rivaz, St-Saphorin, Chexbres, Epesses, Chardonne o Corseaux.

También se encuentra, Lutry, un burgo medieval, destaca por su castillo, sus casas antiguas y sus murallas. En 1984 se descubrieron en la población menhires de antes de 4000 a.C.

Grandvaux destaca su antigua iglesia románica con campanario cuadrado situada sobre la plaza principal y declarada monumento histórico. El templo actual fue construido en 1636 y restaurado en 1989. Sus magníficos vitrales son obra del vidriero, pintor e ilustrador Bojdol. En la Rue St-Georges, 11 la Maison du Bailli Maillordoz (1594), con su destacado tejado a dos picos, está clasificado también monumento histórico. Una plaza del pueblo lleva el nombre del célebre dibujante Hugo Pratt (1927-1995) que habitó por una década aquí. Una estatua de su héroe Corto Maltese (2007) realizada por Luc y Livio Benedetti marca el horizonte.

Cully, uno de los pintorescos pueblos que hay a orillas del lago, es un importante centro del comercio vinícola local. Las soleadas colinas que lo rodean están cubiertas de viñedos. Cuenta con el obelisco Davel y el Árbol de la Libertad de 1798.

Saint-Saphorin, el llamado 'Chillon de Lavaux', es un romántico pueblo vinícola de empinadas calles empedradas. Destaca su iglesia con su magnífico campanario, construida en el siglo VII sobre un mausoleo del siglo V y remodelada en el siglo XVI (1530) en estilo gótico flamígero. En ella hay un pequeño museo romano.
Vevey, conocido como Viviscum por los romanos, es un centro turístico señorial y tradicional que acoge diversos acontecimientos culturales y sede de la industria alimentaria Nestlé. Es famosa su Fête des Vignerons, una fiesta de la vendimia que se celebra cada 25 años.

Montreux, cosmopolita centro turístico, se extiende junto al lago. Es un importante núcleo cultural y sus festivales de música, como el de jazz, tienen fama mundial. En la ciudad abundan los 'hoteles de la belle époque', siendo el más famoso el Montreux Palace, en la Grand'Rue. En el siglo XIX su encanto cautivó a artistas, escritores y músicos, como lord Byron, Mary Shelley, Tolstoi o Hans Christian Andersen.

El castillo de Chillón, ubicado muy cerca de Montreaux y que popularizó Rousseau a través de sus escritos, es uno de los castillos medievales más importantes que rodean el lago y una de las imágenes más evocadoras de Suiza. Fue construido para los duques de Saboya y sus orígenes se remontan hasta el siglo XI, aunque la actual construcción data del siglo XIII. En 1536, los berneses tomaron el castillo, que se convirtió en residencia de sus alguaciles hasta 1798. Además de centro de la vida cortesana, se utilizó como cárcel. Su prisionero más famoso fue François de Bonivard.

Entre el lago, montañas y viñedos, Montreux Riviera presenta un paisaje de postal. Un auténtico pedacito de paraíso que ha seducido a artistas, escritores y viajeros en busca de belleza, calma e inspiración. Probablemente no sea casualidad que Charlie Chaplin eligiera las alturas de Vevey para pasar los últimos 25 años de su vida, que Freddie Mercury inmortalizara el lago Lemán y los picos del Grammont en la portada del álbum «Made in Heaven», que Igor Stravinski compusiera «Le Sacre du printemps» en Montreux o que Prince declarara su amor por Lavaux en una canción que lleva el nombre del famoso viñedo en terrazas, considerado Patrimonio de la Unesco.

Lausanne, la segunda ciudad en el Lago Lemán, combina el aire de ciudad mercantil dinámica con la ubicación idílica de un centro turístico

De Villeneuve a Lutry, a lo largo del lago Léman, Montreux Riviera goza de un microclima que le da un aire mediterráneo. Un ambiente propicio para la relajación, los paseos, los descubrimientos y condiciones óptimas para hacer florecer un terreno generoso, enriquecido por el saber hacer de los restauradores y viticultores.

A pocos minutos de las orillas, en las alturas, una alternancia de bosques y prados invita a pasear por las rutas de senderismo, a contemplar la floración de narcisos silvestres, «la nieve de mayo», y a admirar un panorama que se reinventa en cada estación. Especialmente desde la llegada de los primeros copos de nieve, también es sinónimo de placeres alpinos, esquís o raquetas de nieve en los pies.
Los menos deportistas encontrarán una oferta museística muy variada, con Chaplin's World y Château de Chillon a la cabeza.

Montreux Riviera es una tierra de contrastes. Una especie de Suiza en miniatura donde visitantes y lugareños conviven desde hace tres siglos. Especialmente rica en eventos culturales, incluido el Festival de Jazz de Montreux, la región también cuenta con algunas de las mejores escuelas de hotelería y clínicas privadas del mundo. Es asimismo un centro de negocios con infraestructuras perfectamente adaptadas a la organización de congresos internacionales.

En lo alto de Rochers-de-Naye o de Les Pléiades, con raquetas de nieve, esquís o en una soleada terraza, Montreux Riviera combina los deleites del invierno y las vistas al lago con excelentes lugares para entrar en calor con un plato típico. En el corazón del casco antiguo o a orillas del lago, el mercado navideño de Vevey y el famoso Montreux Noël invitan a compartir momentos maravillosos en un ambiente festivo.

En Montreux Riviera, los días soleados son una oportunidad para descubrir una región con muchas facetas. Los viñedos en terrazas de Lavaux hasta los muelles de Villeneuve, Montreux o Vevey, las rutas de senderismo hasta los escenarios más populares de las fiestas, seducen aquí como un perfume de la dolce vita. Experiencias a medida para disfrutar según los deseos de cada uno.

Yvoire, un puerto de pesca con murallas medievales, es un buen lugar para iniciar una visita a la zona. La creación del señorío de Yvoire se produjo en el siglo XII, si bien las fortificaciones son del siglo XIV, erigidas por orden de Amadeo V de Saboya. Destaca su imponente castillo junto al puerto.

Nyon

La pequeña e idílica ciudad de Nyon se halla a orillas del Lago Lemán a la mitad del camino entre Ginebra y Lausana en los viñedos de La Côte. Muchas excavaciones y monumentos de la época de los helvéticos y los romanos así como de la Edad Media son testimonio de su agitada historia. En verano el lugar es un auténtico paraíso para aficionados al deporte acuático y a la naturaleza.

Los Condes de Saboya hicieron construir, a partir del siglo XIII y sobre ruinas romanas, un impresionante castillo, dominado por cinco torres. Hoy, este palacio encima del casco antiguo de la ciudad acoge el museo de historia y porcelana (Musée Historique et des Porcelaines) con objetos valiosos de la antigua manufactura de porcelana de Nyon. A partir del siglo XVI, la ciudad fue dominada por Berna, lo que queda demostrado por las arcadas del mercado.
En una pequeña colina en el parque a orillas del lago, tres columnas corínticas recuerdan la época romana. Después de que Julio César había conquistado Galia, resolvió construir en el territorio actual de la ciudad de Nyon la colonia Iulia Equestris con el centro Noviodunum, lo que puede ser comprobado por los objetos excavados presentados en el museo de romanos.

El museo del Lago Lemán (Musée du Léman) en el barrio ribereño presenta objetos interesantes acerca del lago más grande de la Europa Occidental. Acuarios, modelos pequeños y grandes de barcos así como una máquina restaurada de vapor informan sobre la naturaleza y la navegación en barco. Encima del barrio ribereño, un paseo ofrece vistas hermosas al lago, a la montaña casera de Ginebra Mont-Salève y al Mont Blanc.

El castillo de Chillón, cerca de Montreaux, es uno de los castillos medievales más importantes

Nyon está rodeado de viñedos. La Route du Vignoble de la Côte de Versoix, en Ginebra, por Nyon hasta Morges se dedica a los vinos de La Côte y a otras especialidades regionales. Con el vino se sirven los excelentes pescados del lago. Un pequeño ferrocarril secundario permite acceder al entorno de la región hasta el centro turístico del Jura Saint-Cergue y la frontera francesa en La Cure.

Una peculiaridad es el sendero de Toblerone, dedicado no al famoso chocolate triangular sino a los bloques contra carros de combate, de forma similar, la así llamada «Promenthouse-Linie» que se extiende desde el pie del Jura hasta el Lago Lemán. Un camino señalizado confiere la impresión de una fortaleza de la Segunda Guerra Mundial y pasa, además, por toda una serie de joyas naturales.

La región de esquí La Braye de Château d'Oex cuenta con 4 instalaciones 20 kilómetros de pistas. Mediante el ferrocarril Videmanette, Rougemont está enlazado directamente con la región de esquí de Gstaad. En invierno, el ferrocarril lleva a los deportistas de la nieve también a las cercanas regiones de esquí de Schönried y Saanenmöser. La meseta soleada de Les Mosses - La Lécherette es muy popular entre los esquiadores de fondo. 35 kilómetros de loipes pasan por prados y bosques cubiertos de nieve. A ello cabe agregar excursiones con raquetas de nieve, pistas de trineo y caminos para excursionistas de invierno.

Al Sur de Château-d'Oex se halla una hermosa región prealpina de excursiones: la Pierreuse, la reserva natural más grande de la Suiza Occidental con zonas rocosas, bosques, una flora abundante y llanuras pantanosas. Para profesionales y aficionados, el Pays-d'Enhaut ofrece una red extensa de rutas señalizadas para bicicletas de montaña siguiendo las huellas del campeonato mundial de 1997. En el río Saane, apenas nacido, podrá dedicarse a los deportes de aguas bravas: canyoning, hydrospeed, canoa/kayac o river rafting. Entre las gargantas salvajes de Vanel y Gérignoz se halla uno de los trayectos rafting más bellos de Suiza.

La pequeña ciudad de Yverdon-Les-Bains, ubicada entre el Jura, las colinas de Broye y el Lago Neuenburgersee, es la estación termal más importante de la Suiza occidental. En verano, la ciudad y sus alrededores son un auténtico paraíso natural y del deporte acuático.

Los baños termales de Yverdon-les-Bains combinan las propiedades saludables del agua sulfúrea con equipos de balneario modernos, renovados completamente hace pocos años y un hotel adyacente de cuatro estrellas. Gracias a sus fuentes de agua sulfúrea y de magnesio, Yverdon-les-Bains cuenta con una larga tradición como baño termal y centro del arte médico como lo demuestran las ruinas de baños termales romanos. Menhires de tiempos primitivos así como palacios y castillos medievales son testimonio de una historia de 6000 años.

A lo largo de la orilla meridional poco poblada y edificada del lago se extiende la reserva natural de Grande Cariçaie. Esta zona es santuario de más de 1.000 especies de plantas y 10.000 especies de animales. Desde mayo a octubre puede descubrir, en el centro de protección natural Champ-Pittet, muy cerca de Yverdon-les-Bains, la riqueza natural de la orilla pantanosa del lago. Unos senderos por pantanos, bosques y llanos así como un centro de observación de aves permiten vivir la naturaleza en forma intensiva.

La ciudad cultural Yverdon-les-Bains cuenta con algunos museos insólitos: En el «Maison d’Ailleurs» (Casa de otro lugar) se halla el primer museo europeo de science fiction. En el palacio saboyano del siglo XIII, que domina el casco antiguo, una exposición documenta la historia de la ciudad y de la región. Aquí también se halla el museo suizo de moda. En el palacio y también en la impresionante casa consistorial, el famoso pedagogo suizo Johann Heinrich Pestalozzi – influenciado por las ideas de Jean-Jacques Rousseau acerca de la educación – dirigió de 1805 a 1825 un instituto de educación para niños pobres que adquirió fama mundial.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios