www.inoutviajes.com
Tailandia
Ampliar
Tailandia

Cómo disfrutar de un viaje en familia

miércoles 29 de mayo de 2019, 13:39h
Instagram
  • Viaje en familia

    Viaje en familia
    Templo de Buda. Isla de Matara, Sri Lanka

  • Viaje en familia

    Viaje en familia

  • Viaje en familia

    Viaje en familia
    Cuzco, Perú

  • Viaje en familia

    Viaje en familia
    Dambulla Cave Temple, Sri Lanka

  • Viaje en familia

    Viaje en familia
    Filipinas

  • Viaje en familia

    Viaje en familia
    Tailandia

  • Viaje en familia

    Viaje en familia
    India

  • Viaje en familia

    Viaje en familia
    Jordania

  • Viaje en familia

    Viaje en familia
    Machu Picchu, Perú

  • Viaje en familia

    Viaje en familia
    Maras, Perú

  • Viaje en familia

    Viaje en familia
    Perú

  • Viaje en familia

    Viaje en familia
    Sigiriya Lion Rock Fortress in Sri Lanka

  • Viaje en familia

    Viaje en familia
    Sri Lanka

  • Viaje en familia

    Viaje en familia
    Tanzania

  • Viaje en familia

    Viaje en familia
    Uzbekistan

  • Viaje en familia

    Viaje en familia
    Vietnam

Según el INE, el verano es la época preferida por los españoles para viajar; en 2018 se realizaron 70 millones de desplazamientos. Y aunque los españoles aún ven con recelo viajar al extranjero con niños, cada vez son más las familias que se atreven a viajar a destinos lejanos y exóticos.

Viajar con niños es siempre divertido, imprevisible e inolvidable, pero sin duda requiere de una buena planificación y, sobretodo, de saber elegir un lugar y unas actividades adecuadas para todos.

En Evaneos, expertos en la planificación de viajes 100% a medida y directamente con agentes locales de cada país, han contado con la opinión del reconocido psicólogo italiano Luca Mazzucchelli y con su propia experiencia para compartir algunos consejos para que las familias disfruten de sus vacaciones.

10 consejos a tener en cuenta, según Mazzucchelli

1. Salir de la zona de confort: las vacaciones son el mejor momento para hacer cosas nuevas y vivirlas con la familia, de esta forma las relaciones se consolidan y revalorizan.

2. Disfrutar de los momentos felices: no hay que recurrir a la felicidad a toda costa durante las vacaciones, hay que vivirla según los propios valores para que las pequeñas frustraciones o dificultades tengan un peso relativo.

3. Entrenar el optimismo: mantenerse optimista frente a eventuales problemas hace que se traslade este estado mental también a los hijos.

4. El poder de las experiencias: vivir experiencias juntos es una de las mejores maneras de construir una relación emotivamente significativa, que une a los miembros de la familia, creando recuerdos compartidos y consolidando el vínculo.

5. No idealizar las vacaciones: sucede con frecuencia que la expectativa creada en torno a las vacaciones se transforma en desilusión, porque algunas cosas pueden no salir como se imaginaba. Esto lleva a vivir de forma poco completa cada momento del presente aunque no existan grandes problemas.

6.Encontrar el equilibrio: es normal disfrutar del tiempo en pareja, sin hijos, en algún momento de las vacaciones, pero también son una ocasión de oro para pasar tiempo con los niños, conocerles mejor y compartir momentos juntos. Se trata de encontrar un buen balance entre ambas opciones.

7. Dejar espacio al aburrimiento: aburrirse hace que se realcen las experiencias vividas, crea nuevas necesidades, agudiza el ingenio para crear algo nuevo, o simplemente, aburrirse sirve para reposar el cuerpo y la mente.

8. Tiempo de calidad: los niños necesitan la atención de los padres, y las vacaciones son una oportunidad maravillosa para pasar momentos de verdad solo con ellos.

9. Las emociones permanecen: las experiencias compartidas llevan consigo emociones y las emociones siempre permanecen. Además, empujan a reaccionar y a tomar decisiones importantes en la vida: es el poder transformador de los viajes.

10. Aprender de los hijos: los niños observan la vida con un entusiasmo que los adultos han perdido. Así que, como ellos, hay que emocionarse, divertirse y relajarse.

Teniendo muy presentes estos consejos, los guías locales de Evaneos especializados en viajes familiares, recomiendan las mejores experiencias en Sri Lanka, Perú y Costa Rica. Sin duda, una buena manera de conocer otras formas de vida y nuevos valores.

Descubrir las plantaciones de té en Sri-Lanka

La conocida como "lagrima de India" es un magnifico escenario para disfrutar de un entorno natural sin precedentes. El tuk-tuk es el vehículo que lleva hasta el mirador de Lipton's Seat para conocer a las recolectoras de té, ver los pueblos con casas coloridas de los trabajadores de las plantaciones y disfrutar de una taza de té local. Después de este paseo matinal, es posible visitar una fábrica de té para ampliar los conocimientos sobre la bebida preferida de los ingleses.

Evita, que viajó hace un año en familia, explica: “hemos vuelto enamorados de Sri Lanka, gracias en parte a la organización, el plan de viaje y recorrido que nos organizó Lucille, de la agencia local. Nos ha encantado de Sri Lanka su variedad de paisajes y de cosas por hacer, desde ruinas arqueológicas, playas, trekking por las montañas, paseos por los campos de té…”

Taller de cerámica precolombina en Perú

El país inca alberga una gran riqueza milenaria, tanto en paisajes, como en cultura y destinos turísticos. La artesanía en Perú es una de las más variadas del mundo y tiene artistas tan famosos como Pablo Seminario, que ofrece un taller de cerámica en el que se trabaja una placa de cerámica fresca utilizando las técnicas precolombinas. Después de 2 días, una vez secas, se envía a Cusco, listo para ser llevado a casa como un bonito recuerdo.

Marta, que viajó el año pasado con sus hijos y su marido, comenta: “ha sido un viaje maravilloso, un país extraordinario con gente estupenda y buenísima comida. Gracias a nuestro agente Augusto Michelle, que nos organizó el viaje, enhorabuena por su magnífico trabajo y atención”

Excursión a caballo en Costa Rica

Siendo uno de los países con mayor biodiversidad del planeta, un tranquilo paseo a caballo es una buena actividad a realizar en Costa Rica. El recorrido, que atraviesa senderos de selva y permite observar animales salvajes; además de contemplar las vistas de los espectaculares Volcanes Arenal y Cerro Chato. A la llegada a la Catarata La Fortuna se puede disfrutar de un refrescante baño en sus aguas cristalinas y, durante el camino de vuelta, se visita una pequeña cabaña para aprender sobre la vida de los Maleku, una de las pocas tribus indígenas que quedan en Costa Rica.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Inout Viajes

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.