www.inoutviajes.com
Celebrar San Valentín en el Patio de Leones, restaurante de la icónica Puerta de Alcalá
Ampliar

Celebrar San Valentín en el Patio de Leones, restaurante de la icónica Puerta de Alcalá

viernes 12 de febrero de 2021, 10:59h
Instagram

Ubicada en la plaza de la Independencia, Patio de Leones se presenta como una taberna cósmica-cañí que rinde homenaje a la tradición madrileña y a la emblemática Puerta de Alcalá, que acogió la plaza de toros de la ciudad durante más de un siglo, y ofrece una carta sencilla y consagrada al producto 100% nacional

El local de 200 m2 alberga una churrería, una impresionante barra volada con 500 referencias de vino y piezas exclusivas de los artistas Sergio Mora y Pepe Puente

Bajo la dirección del empresario hostelero Jorge Llovet (también fundador de Ramses, del que es vecino ‘pared con pared’) Patio de Leones se autodefine como ‘el bar de la plaza de la Independencia’, popular, democrático y aperturista. Está situado en un magnífico edificio en chaflán a los pies de la Puerta de Alcalá, que fue durante 125 años la plaza de toros de la ciudad de Madrid (entre 1749 y 1874), y busca recrear el sabor y la autenticidad de la época, así como emocionar al comensal a través de su estética y de una sólida oferta gastronómica.

De acuerdo a las tendencias que abogan por el servicio continuo, el local difumina la transición del día a la noche con un amplio horario ininterrumpido que da lugar a diversas fórmulas para comer y beber en cualquier momento: desde desayunos y contundentes chapatas para almorzar hasta el mejor producto en estado puro (jamón Joselito, laterío cinco estrellas La Brújula, etc.) y tapas para un picoteo informal hasta guisos de altura y otros platos más contundentes para una comida y cena, además de cañas perfectas, vermú y vinos de chateo.

PARA FANÁTICOS DE LAS TAPAS Y DEVOTOS DEL CAÑEO

Se trata de un local de más de 200 m² que cuenta con una diáfana sala principal con mesas altas y una magnífica barra circular realizada en acero inoxidable y una bodega volada de 2.500 kilos de peso, única en España y de la que existen poquísimas unidades en el mundo, con capacidad para más de 1.200 botellas perfectamente aclimatadas según las características del vino. Dispone también de una terraza con vistas a la puerta de Alcalá. En ambos espacios funciona una carta informal, asequible y realmente extensa, en la que confluyen las distintas cocinas regionales del país y que convierte a Patio de Leones en embajada de la mejor tradición gastronómica española.

En ella, conviven en armonía productos y recetas de todas las comunidades autónomas del país —mojama de atún de Cádiz, cecina veteada de vaca de León, anchoas de Santander, quesos manchegos, gambas de Huelva, gazpacho andaluz, pulpo a la gallega o callos a la vizcaína— con sabores de puchero que corren el riesgo de perderse en la memoria. También están representados los grandes éxitos de la coquinaria madrileña: gildas de piparras, croquetas cremosas de cocido, patatas bravas con mayonesa verde, chapata de calamares picantes y de ropa vieja, tortilla de patatas hecha al momento, gambas al ajillo, guisos de tronío —como por ejemplo el rabo de toro al vino tinto, unas sabrosísimas albóndigas de ternera, callos con chorizo y, cuando haga frío, cocido completo— y una tarta de queso con salsa de madroños.

Para beber, ofrece un vermú en edición especial diseñado por Martini en exclusiva para Patio de Leones y hasta 500 referencias de vino (30 de ellas por copa). Los platos de raíces andaluzas buscan su maridaje perfecto con jereces, mientras que los más castizos lo hacen con la cerveza San Miguel, de fermentación baja y cremosidad inigualable (al no estar pasteurizada) que se sirve fresca, directamente de un barril de 1.000 litros, como en fábrica. Completan la oferta de bebidas una gama de cócteles de inspiración madrileña y una excelente selección de destilados ultrapremium.

POR FIN UNA CHURRERÍA EN LA PUERTA DE ALCALÁ

Para desayunar, desde las 7:30 de la mañana hasta las 11:00 horas, se sirven tostadas de pan de hogaza (de cereales o integral) con mantequilla y mermelada o con jamón ibérico y tomate, bollería casera o granola con yogur griego y frutos rojos, que pueden acompañarse con el café etíope Kaffa de Lavazza, tostado a fuego lento y recién molido en su máquina tradicional. También para el desayuno (y para la merienda o como broche final a un ‘tardeo’ que se ha alargado demasiado) se ofrece chocolate espeso con churros elaborados en el momento y de manera 100% artesanal por un maestro churrero de tercera generación que forma parte del equipo de cocina.

EL UNIVERSO NEOCAÑÍ DE SERGIO MORA

El interiorismo lleva la impronta colorista y rompedora del prestigioso artista multidisciplinar Sergio Mora, ganador de un Grammy Latino por el diseño del disco El poeta Halley de Love of Lesbian y autor de los murales del restaurante miamense Bazaar Mar de José Andrés (diseñado, a su vez, por uno de sus descubridores y mentores, Philippe Starck). En Patio de Leones ha buscado homenajear la cultura española y «su magia surrealista y pintoresca, sus maravillosas contradicciones, su espíritu festivo y su extraordinario sentido del humor» a través de una serie de lienzos y murales de azulejos pintados a mano que muestran iconos flamencos y genios universales con apellido español (como Dalí, Picasso, Buñuel, Valle-Inclán o Paco de Lucía) que, en palabras de Mora, «han trascendido nuestras fronteras para hacer que nuestra alma sea cósmica y eterna».

De este orgullo patrio también participa el escultor Pepe Puente, heredero de la gran tradición escultórica romántica, del plateresco español y de la orfebrería renacentista, cuyo universo expresivo e inequívocamente moderno se ha ido acotando, con los años, al arte de la tauromaquia. Para Patio de Leones ha realizado la obra Espíritu Santo, una escultura de casi 400 kilos de peso que hace las veces de cabina de DJ y recrea la plaza de toros de Las Ventas en acero, y la efigie de dos faunos, Alfa y Omega, que protegen la taberna de las malas energías. Otros sellos de prestigio que han colaborado en el proyecto son La Cartuja de Sevilla, que firma las piezas de vajilla, y La Condesa, que hace lo propio con los uniformes de inspiración chulapa del equipo de sala. Además, se ha contado con la apoyo del interiorista Lázaro Rosa-Violán a la hora de proyectar el estilo vanguardista, cosmopolita y neocañí del establecimiento y con la agencia Ballet Team en el diseño de la imagen de marca, inspirada en la multiculturalidad española.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios