www.inoutviajes.com
MAX: Dibujante y autor de comics

MAX: Dibujante y autor de comics

miércoles 22 de julio de 2015, 10:51h
Instagram
“NO HE QUERIDO DEJAR DE TRABAJAR CON TOTAL LIBERTAD”
El personaje en esta ocasión es el comic y el protagonista principal, para hablarnos de este arte, no es otro que Francesc Capdevila, más conocido como Max, un artista, con una amplia actividad gráfica (ilustración, diseño e historieta), y uno de los autores, que después de cuatro décadas de creación, es sin duda una pieza clave en la historia del comic español. Con el que, tuvimos la posibilidad de hablar sobre su pasado, presente y futuro, además de descubrirnos sus lugares preferidos para viajar.
  • Francesc Capdevila "Max"

    Francesc Capdevila "Max"

  • Francesc Capdevila "Max"

    Francesc Capdevila "Max"

  • Francesc Capdevila "Max"

    Francesc Capdevila "Max"

  • Francesc Capdevila "Max"

    Francesc Capdevila "Max"

  • Francesc Capdevila "Max"

    Francesc Capdevila "Max"

Barba larga y espesa, pelo rizado recogido en una coleta y vestido con vaqueros y una camiseta, muy apropiada, de Cowboy Henk, uno de los personajes de comic underground europeo más representativos, es decir, un aspecto desenfadado que acompaña con un trato amable y jovial, todo ello hacen de Max un artista cercano y de fácil e interesante conversación.
Este reconocido dibujante es uno de los pocos autores del comic que aún continúa en activo. Desde sus comienzos, cuando creó a personajes tan populares como Gustavo o Peter Pank, y más recientemente Bardín ó el Diablo Cuentacuentos, más reflexivo pero igualmente rebelde, Max ha desplegado un repertorio gráfico y narrativo capaz de moverse en todos los registros y géneros. Con Bardín, el superrealista (2006) lograría aglutinar numerosos reconocimientos, entre los que destaca el Premio Nacional del Cómic, concedido por el Ministerio de Cultura.
Su último trabajo publicado, '¡Oh diabólica ficción!', editado por La Cúpula, se trata de un conjunto de historietas que había ido publicando, desde el 2103, en diferentes medios, y que en este álbum ha completado con nuevas páginas inéditas y dotadas de una coherencia interna.
Este barcelonés, aunque mallorquín de adopción, se considera dibujante o autor, ‘porque también hago los guiones…’ aclara.
LA AVENTURA DE “EL VÍBORA”
Max se inicia rápidamente en el comic underground y en el 1979 fue uno de los dibujantes que formó parte del equipo artístico inicial de la emblemática revista El Víbora.
-¿Cómo empezó aquella aventura?
-Comenzó de una manera inesperada, porque éramos un montón de dibujantes en Barcelona, que llevábamos unos años haciendo fanzines o trabajando para revistas alternativas que ya salían a los kioscos, la revista STAR y alguna más…
-El Rrollo también…
-No, El Rrollo era una revista de historietas autoeditada y nunca salió a kioscos, El Rrollo lo vendíamos nosotros por la calle… pero el caso es que había un editor que era Toutain, que editaba Zona 84 y otras revistas, y le pareció que teníamos cierto potencial y convenció y le dejó dinero a un amigo suyo para que montara una revista con nosotros, con los undergrounds, pues apareció este hombre diciendo “venga vamos a hacer una revista para los kioscos”, y todos nosotros muy escépticos pensábamos “esto no va a durar nada más que cuatro números y se acabó”, pero resulta que empezó a funcionar y nos convertimos todos en profesionales de la noche a la mañana.
-¿Qué ambiente había en El Víbora?
-Genial. Los cuatro primeros años había un ambientazo genial porque el editor no ejercía de jefe, entonces las decisiones las tomábamos en asamblea, entre todos, nos reuníamos cada semana, todo el mundo soltaba ideas, se discutían, decidíamos todo, desde el nombre de la revista hasta las portadas, los autores extranjeros que queríamos publicar, los temas de los números especiales, en fin, toda una experiencia realmente autogestionaria, fantástica, sin ningún tipo de cortapisas, hacíamos lo que nos daba la gana y encima funcionaba.
-Empezó en el 79…
-Sí, Franco ya había pasado (sonríe), ya no estaba (mayor sonrisa), pero todavía estaba esa inercia, esa cosa que nos metieron dentro a todos… de sumisión y todo eso… Y al mismo tiempo había muchas ganas de todo lo contrario, creo que por eso funcionó El Víbora…
El comic underground en España llegaba tarde y mal, conseguir alguno era una ardua tarea.
-¿Cómo se trabajaba en la semiclandestinidad?, porque poder ver aquí algo de Crumb, Eisner, Corben…
-Ya te digo, nosotros el Rrollo lo vendíamos por la calle a escondidas…
-Problemas con la policía, imagino…
-Sí. Confiscaron ejemplares, hubo un juicio, en fin… sí hubo cosas, nada muy gordo (dice quitando importancia a esas “cosas”), pero sí que hubo problemillas… De todos modos ya había también como una cierta tolerancia porque ya estaba… ellos mismos notaban que ya todo se descomponía y que tampoco se podía apretar más, era todo un poco así… se les descontrolaba el tema.
SUS PERSONAJES FAVORITOS: BARDIN Y PETER PANK
-Tenías personajes más o menos fijos, como Gustavo, ecologista y antisistema; Peter Pank, parodia del personaje de Disney… ¿Cuál piensas que es tu mejor personaje, si tienes alguno preferido?
-Mi favorito, así como personaje, digamos que ha durado más de un libro, porque tengo personajes que solo están en un libro, creo que Bardin, ese es mi favorito, y después Peter Pank, que fue una sorpresa, sorpresa también por lo mucho que funcionó y lo mucho que sigue funcionando hoy en día. De hecho en las firmas que he hecho en la Feria del Libro, dediqué tantos del nuevo libro como de Peter Pank. Y se ha seguido reeditando siempre y siempre funciona.
-En estos momentos ¿qué proyectos tienes?
-Estoy trabajando en un comic nuevo, será un libro, será el más raro que he hecho, el más experimental… Ya tengo una edad que digo ¡Ya qué más da! (se ríe) Voy a darme el gustazo de hacer así lo que salga, sí, sí… Es que me malacostumbré con el principio underground y la libertad de El Víbora, y ya no he querido abdicar nunca de trabajar con libertad total…
-Pero conseguir eso es muy difícil…
-Claro que es muy difícil, porque de antemano renuncias a tener ventas de las que poder vivir, pero a cambio haces lo que quieres hacer, lo que te pide tu cuerpo y tu mente y eso no se paga…
-¿Cómo está el comic en España?
-Como siempre, que quiere decir en crisis, con pocos lectores, con editores que no acaban de poner toda la carne en el asador, hay excepciones, y con mucha creatividad por parte de los autores, o sea autores muy buenos y muy interesantes que, finalmente los que quieren realmente vivir de esto tienen que emigrar a trabajar para Francia o para Estados Unidos…
-¿En Europa el panorama está mejor?
-No, en Europa está igual de mal, pero en Francia no, en Francia tienen un mercado grande desde hace muchos años desde hace muchos años, que funciona, aunque ahora también notan la crisis económica, pero como la nota cualquier sector, pero en Francia está muy consolidado lo de los tebeos.
-¿Y en EEUU?
- Bueno… funciona solo lo de superhéroes…
-Es que los superhéroes se han comido todo el pastel… la Marvel y compañía…
-Sí, bueno, pero también hay muchos comic independiente, lo que pasa es que ahí sobreviven mejor por una cuestión de población. En España tenemos 40 millones de personas, de las cuales hay unos mil que compran comic independiente (sonríe), en EEUU son muchos más, unas diez veces más que en España, hay una proporción mayor de gente, igual hay 3.000 o 4.000 que van a comprar eso, lo independiente y con eso ya puedes vivir…
EL FUTURO DEL COMIC
-¿Qué futuro ves al comic?
-Todo, como arte creativo, todo el futuro, porque el comic es muy joven, tienen poco más de 100 años…
-Como prefieres que se llame: comic o tebeo?
-Es lo mismo. Tebeo, historieta, comic, no tengo muchas manías… y volviendo al tema, el comic es un arte joven y tiene todavía mucho potencial por desarrollar, la prueba es que cada día salen libros asombrosos de gente que ha hecho cosas que no se habían hecho antes, o sea que hay todo un espacio virgen en el que meterse e ir avanzando, cosa que no se puede decir de la novela o de la pintura que llevan siglos y siglos…
-¿Cuáles son tus principales influencias? ¿Has pasado por etapas?
-He pasado por muchas etapas, pero hay como las influencias de la adolescencia, de la niñez, que siguen siendo eso que está ahí y que te ha quedado y es lo que te impulsa a meterte a hacer cómics, entonces para mí son tres. Una, los tebeos de Bruguera, Pulgarcito, Tío Vivo, todas esas series, los Ibáñez, los Vázquez, todos esos autores, esto para mí es una influencia de raíz, luego Tin Tin, esa es otra cosa que me influyó muchísimo, y luego a la hora de empezar con el underground, Robert Crumb, por supuesto, luego ha habido mucha gente que me ha influenciado más o menos, pero las básicas son esas tres.
-Si hubiera que hablar de escuelas de comic en España, ¿en qué escuela te encuadrarías, la catalana?, porque hay zonas…
-Sí, es lógico, hay núcleos geográficos, pero la única escuela que se ha destacado un poco, porque todos los autores tenían una especie de coherencia estilística, fue la valenciana, con la revista El Cairo, Eran Daniel Torres, Miquel Bertrán, Jaime Balaguer,… eran seis o siete que se notaba que venían todos de la misma onda, pero yo no me siento de ninguna escuela.
TOCA RELAJARSE
¿Cuándo quieres relajarte a dónde vas?
-Yo me voy al monte. Me gusta andar por la montaña, por los bosques, buscar setas, en fin, este tipo de cosas.
-Y qué zona de España te gusta para ese relax?
-Todas, todas me gustan, este es un país fantástico, porque hay de todo, y se está muy bien en todas partes. A mí me gusta mucho viajar por España y descubrir sitios.
-Y qué sitios recomendarías, un sitio que desconozcamos la mayoría.
-Hombre, da palo recomendarlo porque la gracia que tiene es que lo desconoce la mayoría (risas) y si lo divulgas y tal…
Está claro, si lo divulgamos, nos lo cargamos…
-Pues un sitio que se pueda conocer…
-A mí me gusta muy especialmente la zona fronteriza entre Soria y La Rioja. Soria en la parte montañosa de la Laguna Negra y desde ahí pasas a la Rioja, la parte de montaña de La Rioja, la Sierra Cebollera… a toda esa zona voy bastante, me gusta mucho porque es montaña, no es alta montaña de esa heavy, es montaña muy asumible y es precioso, hay ciervos, jabalíes, ves corzos, toda clase de animales…
-Y fuera de España, que país te ha llamado la atención.
-México. México es la bomba, es el país más raro del mundo, el más demencial y al mismo tiempo el más cariñoso del mundo. Es una pena que estén como están, porque realmente es un país surrealista, no me extraña que Buñuel hiciera en México esas películas que hacía y sobre todo, México es visualmente fascinante todo.
-Has hecho algo sobre México.
-No, no he hecho nada, tengo por ahí alguna idea…
Por último, algo que se nos había quedado en el tintero, ¿hay alguna obra tuya autobiográfica?
-No, no me gusta a mí hacer eso…
-Pero, aunque no queramos nos salen cosas…
-Eso sí, por ejemplo en algún comic mío he metido sueños que he tenido, pero eso no es autobiográfico. Es que mi biografía es tan aburrida como para hacer un comic. Creo que la autobiografía está muy bien cuando la gente ha tenido experiencias fuera de lo común y entonces a los demás nos interesa, pero cuando has tenido una vida muy normal, que vas a contar…
Efectivamente, como el mismo asegura, la vida de Max, es una vida muy normal, dentro de la que cabe…

Síguelo en: www.maxbardin.com
Francesc Capdevila Max Facebook
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (16)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Inout Viajes

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.