www.inoutviajes.com
Ítaca, Grecia
Ampliar
Ítaca, Grecia

Destinos donde no es necesario elegir entre playa o montaña

lunes 12 de agosto de 2019, 11:32h
Instagram
  • Playa o montaña

    Playa o montaña
    Casa Mar Paraty

  • Playa o montaña

    Playa o montaña
    Craicor Boutique Apartments

  • Playa o montaña

    Playa o montaña
    Kalalau Trail

  • Playa o montaña

    Playa o montaña
    Playa de Nugal

  • Playa o montaña

    Playa o montaña
    Paraty, Brasil

  • Playa o montaña

    Playa o montaña
    Razos

  • Playa o montaña

    Playa o montaña
    Shangri-La’s Rasa

  • Playa o montaña

    Playa o montaña
    Sugar Beach

A la hora de decidir el destino ideal para un gran viaje, a muchas personas se les presenta un complicado dilema: ¿Me voy a una playa de aguas cristalinas o a disfrutar de la vista de las montañas?

El 54% de los viajeros españoles les gustaría ir de vacaciones a la playa en 2019, mientras que un 59% afirma que, a la hora de elegir un destino, la presencia de zonas montañosas es un factor importante.

Booking.com, ha buscado entre sus 28 millones de opciones de alojamiento en más de 150.000 destinos para identificar algunos de los lugares más espectaculares que tienen tanto playa como montaña. Selvas tropicales, montañas impresionantes, aguas cristalinas y kilómetros y kilómetros de arena blanca… En estos lugares podrás disfrutar de tus vacaciones sin tener que tomar esta difícil decisión.

Soufrière, Santa Lucía, Pequeñas Antillas

Si quieres un destino idílico que combina playas dignas de Instagram con rutas de senderismo que pasan por exuberantes selvas tropicales, lo encontrarás en el paraíso caribeño de Santa Lucía. Tras un chapuzón en las tentadoras aguas turquesa, los amantes de la aventura podrán optar por una revigorizante caminata por el Gros Piton, que la UNESCO declaró Patrimonio de la Humanidad y es uno de los dos picos volcánicos de la isla. La ruta parte de la localidad de Fond Gens Libre, y se tarda unas dos horas en llegar a la cima, que se encuentra a casi a 1 km sobre el nivel del mar (a 798 metros, concretamente). Es un esfuerzo considerable, pero la panorámica desde arriba merece la pena.

Dónde alojarse: el Sugar Beach, A Viceroy Resort tiene villas con piscina privada y está situado en las arenas níveas de la playa de Sugar Beach, con el pico de Petit Piton alzándose al norte como telón de fondo. Ideal para capturar una instantánea envidiable de tus vacaciones. Tras un día visitando la isla, puedes relajarte en el Temazcal del resort, una especie de sauna de formas redondeadas tradicional de Mesoamérica.

Ítaca, Grecia

La diminuta isla griega de Ítaca es conocida por ser el lugar al que regresa Ulises en la Odisea de Homero. La isla es muy tranquila y en ella no encontrarás las hordas de turistas de los destinos vacacionales más populares de Grecia. Se trata de un lugar con playas de guijarros hermosas, acariciadas por aguas turquesas y con pueblos pintorescos que salpican las zonas más montañosas del interior. La mejor manera de salir a conocer Ítaca es en coche, ya que la isla es relativamente pequeña y no es difícil desplazarse por ella. Hay varias rutas panorámicas, como la que va de Vathy a Stavros. Si la haces y te apetece conocer la auténtica vida rural, haz una parada técnica en Anogi y Exogi. Déjate guiar por tu curiosidad, seguro que te esperan unas vistas increíbles vayas donde vayas.

Dónde alojarse: Este antiguo molino con mucha historia ha sido reconvertido en un apartamento único, que combina elementos tradicionales con toques modernos. Después de pasarte el día en la playa o explorando los pintorescos pueblos de las montañas, podrás disfrutar de una copa de vino griego en la amplia terraza privada y contemplar cómo se pone el sol sobre el mar Jónico.

Makarska, Croacia

Ubicado en la costa dálmata, entre Split y Dubrovnik, el pintoresco puerto de Makarska te hechizará con la fragancia de sus pinares, sus acantilados escarpados y el azul irisado del Adriático. La localidad en sí es lo suficientemente pequeña como para recorrerla a pie o en bici, pero si tienes ganas de aventura y quieres ir a lugares menos turísticos, contar con un coche te permitirá adentrarte en la cadena montañosa de Biokovo, la segunda más alta de Croacia. La vista panorámica de los bosques que cubren toda la montaña hasta llegar a las aguas cristalinas del mar será la recompensa a tus esfuerzos.

Dónde alojarse: en el centro de Makarska, a escasos minutos del faro de Sveti Petar, encontrarás los apartamentos con vistas al puerto Apartments Beso. Solo imagínate como debe ser disfrutar de una cena en el balcón mientras contemplas cómo los barcos entran y salen del puerto surcando las aguas azules del mar.

Kauai, Hawái

La isla hawaiana de Kauai, también conocida como “la isla jardín” es un verdadero paraíso tropical con increíbles acantilados, bosques tropicales y miles de playas de arena dorada. Por muy tentador que sea tumbarse al sol y disfrutar de la belleza del lugar (algo que igualmente deberías hacer), es muy buena idea alquilar un coche y salir a conocer las localidades de la costa de Kauai, las playas recónditas y sus emblemáticas cascadas. Siguiendo una ruta de solo 3 horas por asombrosos paisajes, podrás llegar de un extremo de North Shore (Haena) hasta West Side (Polihale) y finalizar el recorrido en una playa de arena blanca. Quienes vayan en busca de vistas aún más increíbles pueden visitar el parque estatal de Koke’e, un paisaje jurásico de vegetación esmeralda y acantilados en tonos coral. Toma una de las 7 rutas de senderismo o la carretera que va a al mirador de Kalalau para unas vistas sin igual de la costa.

Dónde alojarse: si cenar bajo las estrellas con el sonido de las olas rompiendo en la orilla te parece un plan perfecto, entonces Kauai Shores Hotel de Kappa, que se encuentra frente al océano, es ideal para ti. Si quieres cambiar la tranquilidad y la relajación por un poco de aventura, reserva un tour en helicóptero y podrás ver desde otra perspectiva los maravillosos paisajes volcánicos de la isla.

Sabah, Borneo, Malasia

Borneo es la tercera isla más grande del mundo, pertenece a tres países distintos y casi la mitad de su territorio está cubierto de bosque. Es un paraíso para los amantes de la naturaleza debido a la gran diversidad de flora y fauna indígenas. El estado de Sabah, que se encuentra en el punto más septentrional de la isla, alberga el pico más alto de Malasia, el Kinabalu, y es un destino vacacional de ensueño, no solo por sus verdes junglas sino por sus interminables playas.

Dónde alojarse: ubicado dentro de una reserva natural con vistas al mar del Sur de China, el Shangri-La’s Rasa Ria Resort & Spa cuenta con unas vistas de lujo de la playa, la jungla y las magníficas montañas. Tanto si quieres navegar tranquilamente por el río Kinabatangan, como si te atreves con una caminata a buen ritmo por la jungla, hay mucho por descubrir.

Bay of Islands, Nueva Zelanda

Compuesta por más de 140 islas subtropicales y ubicada en la costa de la isla Norte de Nueva Zelanda, Bay of Islands es un área costera extraordinaria con playas vírgenes y paisajes volcánicos que te dejarán con la boca abierta. No te faltará de nada: bosques, bahías recónditas y una gran historia. No es mala idea preparar con tiempo el viaje para no perderse nada. Si visitas esta zona, te será muy práctico contar con un coche, porque te permitirá recorrer mucho más terreno. Te lleve donde te lleve tu curiosidad, es imprescindible una parada en Kerikeri, donde encontrarás la casa más antigua de Nueva Zelanda, la llamada Mission House o Kemp House. Si te gusta caminar, asegúrate de hacer la excursión que va del río Kerikeri a las cataratas de Wharepuke y Rainbow.

Dónde alojarse: ubicado en Paihia, cerca de Opua Forest, Craicor Boutique Apartments cuenta con unas vistas fabulosas a la bahía y está rodeado, literalmente, de árboles y plantas. Un lugar perfecto para relajarse, recargar las pilas y pasar tiempo de calidad con la familia o los amigos.

Paraty, Brasil

Paraty es una bonita localidad a medio camino entre Rio de Janeiro y São Paulo y uno de los paraísos de Brasil menos conocidos. Fue una ciudad portuaria durante la fiebre del oro de Brasil y sus característicos edificios datan de los siglos XVII y XVIII. Está rodeada de playa, y su jungla se encarama en las montañas hasta coronar los picos. Esta pintoresca localidad solo para peatones está repleta de casas en tonos pastel, pequeñas tiendas y antiguas iglesias. Después de pasar el día en la playa o recorriendo las calles adoquinadas de la ciudad, podrás acabar el día con una copa bien fría de cachaza y algún bocado brasileño en alguno de los muchos cafés del centro.

Dónde alojarse: la moderna Casa Mar Paraty está ubicada en un pintoresco pueblo de pescadores a pocos minutos del centro histórico y de la playa de Prainha. Tras una revigorizante caminata por la jungla tropical, podrás relajarte en la piscina infinita del alojamiento y disfrutar de las fantásticas vistas a la bahía de Ilha Grande.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Inout Viajes

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.