www.inoutviajes.com
Bahía de Arcachon; playas, dunas y bosques en la costa occidental de Francia
Ampliar

Bahía de Arcachon; playas, dunas y bosques en la costa occidental de Francia

Instagram

Destino costero por excelencia con sus playas de arena fina, sus dunas majestuosas y sus bosques de pinos interminables. Un yacimiento inagotable de aventuras para las personas más activas: rutas de senderismo y pistas ciclistas en plena naturaleza, lugares donde practicar surf y lagos aptos para la práctica de todo tipo de deportes náuticos.

A menos de 3 horas de París y a 1 hora de Burdeos, la Bahía de Arcachon (Bassin d'Arcachon) es un caleidoscopio de paisajes naturales y marítimos compuesto por diez pueblos a cada cual más pintoresco y bonito. Convertida en el sexto Parque Natural Marino de Francia, la Bahía de Arcachon es un verdadero mar interior compartido por Arcachon, La Teste de Buch, Gujan-Mestras, Teich, el Corazón de la Bahía (Biganos, Audenge, Lanton, Mios y Marcheprime), Andernos-les-Bains, Ares y Lège-Cap Ferret.

Pequeños puertos de cultivo de ostras, playas de fina arena, bosques de pinos...

Arcachon, cuyos orígenes se remontan a la moda de los baños de mar en el siglo XIX, ha sabido conservar sus tradiciones, su autenticidad y su singularidad.

Por ejemplo, hay que tomarse tiempo para ver la llegada de los barcos de pesca, la descarga de la mercancía y la subasta del pescado en la Lonja de Arcachon. Una visita cautivadora que desvelará a grandes y pequeños los secretos de la pesca local. Además se puede pasar un buen momento en una cabaña ostrícola y apreciar el buen hacer ancestral de los ostricultores. Y por último, tomarse una docena de ostras con una copa de vino blanco, con los pies en la arena. Un ritual imprescindible.

La Bahía es una laguna con múltiples paisajes: puertos y pueblos ostrícolas, playas de arena fina, bosques de pinos, islas y península, lago, prados salados y una famosísima duna.

La notoriedad de la Bahía de Arcachon está construida alrededor de varios puntos de interés emblemático; La Duna de Pilat, la Isla de los Pájaros, el Banc de Arguin, la Península de Lège-Cap Ferret, la Ciudad de Invierno de Arcachon, pantanos y pastizales salinos, la Reserva Ornitólogica del Teich, el Faro del Cap Ferret, la Casa de la Ostra, sin olvidar otros nombres de sitios naturales.

Pequeños puertos de cultivo de ostras, playas de fina arena, bosques de pinos... A 50 kilómetros de Burdeos, la bahía de Arcachon también tiene una serie de ciudades y pueblos, así como la famosa duna de Pilat y la encantadora península de Lège-Cap-Ferret.

Existen muchas buenas razones para descubrir este rincón de Francia donde las mareas y la corriente han dado forma a un paisaje extraordinario, aquí van ocho de ellas…

Subir a la duna más alta de Europa

La Duna de Pilat es con diferencia la duna más alta de Europa. Pero la altura no lo es todo. Por el contrario, es el conjunto formado por su increíble tamaño, un ambiente fascinante y su impresionante panorama que la hace única. A esto se le añaden sus formas y colores que varían con el tiempo, la luz, la sensación de inmensidad y la libertad que proporciona

109 metros de alto, 2.700 metros de largo, 500 metros de ancho, 60 millones de metros cúbicos de arena: la duna del Pilat es una maravilla de la naturaleza. Es absolutamente necesario subir (¡a pie, no tiene elección!) Porque, en la cima, el panorama de 360° sobre la bahía de Arcachon, el océano, la reserva natural de Banc d'Arguin, el punta Cap Ferret y el gran bosque de pinos son sublimes en cualquier momento del día.

Banco de arena de Arguin

Esta lengua de arena dorada y aguas cristalinas con 50 tonos de azul es una reminiscencia de los trópicos.

La Duna de Pilat es con diferencia la duna más alta de Europa

Arena dorada y aguas cristalinas, refugio de aves marinas y fondeadero de isla desierta confieren encanto y atractivo a la Reserva Natural del Banco de Arguin, situada a la entrada de la Bahía de Arcachon. Navegantes de recreo, criadores de ostras y amantes de la naturaleza conviven apaciblemente demostrando un gran respeto por el lugar. Este banco de arena es el mayor del litoral de Gironda y, a marea baja, se extiende en 4 kilómetros de largo por 2 de ancho. Al pisar su arena, se tiene la increíble sensación de vivir un paréntesis mágico, un momento privilegiado.

Un banco de arena en el medio de la bahía. Al cual se puede llegar en barco, transbordador o pinasse. Definitivamente este lugar es recomendable para un picnic de ensueño frente a la gran Duna.

Cap Ferret

En la punta de Cap Ferret, las aguas tranquilas de la bahía se encuentran con el Atlántico más tumultuoso. Los más valientes subirán al faro (¡258 pasos!) Y no se arrepentirán. La vista de los passes (canales que comunican con el océano), los viveros de ostras y la duna del Pilat, especialmente al atardecer, es impresionante.

Desde lo alto de sus 53 metros, el faro domina toda la Bahía de Arcachon. El faro de Cap-Ferret es uno de los monumentos más visitados de la zona. Una vez arriba seguramente le falte el aliento, tanto por los 258 escalones que acaba de subir como por las impresionantes panorámicas que se desplegarán ante sus ojos, con la Conche du Mimbeau, los criaderos de ostras, la Isla de los Pájaros, los pasos de entrada a la bahía, la duna de Pilat y el océano Atlántico.

Degustar una docena de ostras

Hacerse abrir algunas ostras directamente por un ostricultor, pasear por las coloridas cabañas de los pequeños puertos y observar los plates, típicos botes que van y vienen con sus sabrosos cargamentos, son algunos de los placeres sencillos que se puede disfrutar en la bahía de Arcachon. Gujan-Mestras es la capital de la ostricultura con la Maison de l'huitre (Casa de la Ostra) que bien merece una visita.

Observar aves

Algunos años, más de 300.000 aves transitan por la Reserva Ornitológica de Teich en la bahía de Arcachon y 260 especies son identificadas, desde el pequeño chorlito a la gran cigüeña blanca. Entre pantanos, prados y lagunas, la observación de estas hermosas aves a lo largo de hermosos senderos paisajísticos apasionará a personas de todas las edades.

La Reserva Ornitológica de Le Teich es un espacio natural preservado, acondicionado para acoger los pájaros salvajes

La Reserva Ornitológica de Le Teich es un espacio natural preservado, acondicionado para acoger los pájaros salvajes y favorecer su observación por el público.

110 hectáreas de bosques, cañaverales, prados, pantanos marítimos y lagunas se extienden desde el sector continental hasta las orillas marítimas de la bahía de Arcachon. Esta diversidad de hábitat natural condiciona la presencia de un gran número de especies de pájaros que van a utilizar naturalmente los lugares de manera permanente o temporal.

Bañarse entre olas o en la bahía

Cada playa con su ambiente. En la kilométrica costa oceánica, los baños son tonificantes, incluso si se necesita precaución. Las playas de la bahía, donde te bañas solo con la marea alta, son más tranquilas. Para una inmersión en agua dulce, dirigirse al gran Lago Cazaux, en el corazón del bosque de Las Landas. Los más curiosos pueden incluso disfrutar de las tres playas en el mismo día.

Famoso por su tranquilidad y protegido del viento por el bosque, es el segundo lago de agua dulce de Francia en cuanto a su tamaño. Dispone de playas de arena fina y calas salvajes. A lo largo del año unos nadadores, buceadores, pescadores comparten los 5 800 hectáreas de este sitio natural.

Pedaleando bajo los pinos

220 kilómetros de vías ciclistas rodean la bahía. El relieve es llano o casi, para disfrutar así de este recorrido bajo los pinos, en plena naturaleza o junto al océano. Paisajes que cambian, aromas marinos y boscosos.

Arquitectura de la Belle Époque

En Arcachon y Pyla-sur-Mer, las villas están en todas partes. Estas grandes casas burguesas son del siglo XIX y los años 30. En Arcachon, en el pintoresco distrito de la Ville d'Hiver, chalet suizo, inspiración morisca y estilo colonial se mezclan en una arquitectura extravagante que da todo el encanto al lugar.

La Villa de Invierno de Arcachon supone uno de los conjuntos de villas más originales del siglo XIX y de principios del XX. Este barrio, situado en la parte alta de la ciudad, es un pequeño paraíso de arquitectura y fantasía. Cada villa cuenta una historia, la del nacimiento de Arcachon que, de la mano de los hermanos Pereire, se convirtió en un destino costero en boga en la Belle Époque.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios