www.inoutviajes.com
Viaje a Sos del Rey Católico

Viaje a Sos del Rey Católico

Instagram

Hoy relataré un viaje de tiempos pasados, tan pasados que no recuerdo si fue en 1997 o 1998…

Estimados lectores,
Quiero agradeceros, en primer lugar, la atención que me prestáis, así como la deferencia de compartir el relato de mis andanzas a través de twitter y Facebook.
Asimismo, otro reconocimiento a quienes me invitaron a plasmar relatos porque me sirve para desempolvar recuerdos que, creía, estaban en el trastero de mi mente.
El establecimiento en el que di mis primeros pasos, mediante un Plan de Carreras, elegía empleados para una especie de Master en la empresa. Y nos escogieron, en donde trabajaba a otro compañero y a mi.
Todo una aventura. Para una entrevista y un psicotécnico nos mandaron, desde Mazagón, en Huelva, a nada menos que Sos del Rey Católico, en la Comarca de las Cinco Villas (Zaragoza) y con una población en torno a 650 ~ 700 habs..
Fue un viaje que, fuera de las entrevistas se hizo muy personal y entrañable.
Mezclando tren y coche de alquiler al llegar a Zaragoza, nos esperaba la Villa de Sos del Rey Católico. En un mundo sin apenas internet, confiamos en los mapas de toda la vida. Alagón, Tauste, Ejea de los Caballeros, Sádaba… puntos antes de llegar a destino.
Nos esperaba una villa medieval, anclada en el pasado, que parecía vivir el tiempo a su manera…. Fue declarada Bien de Interés Cultural en 1968.
Tras descansar, una buena cena en un ambiente relajado y tranquilo, en un inmenso salón de techo a gran altura y pausado…
Al día siguiente, tras la entrevista, la visita al pueblo. Impagable la sensación de despertar por los toques de campana de una iglesia de pueblo o monasterio/convento.
Se hizo conocido tras el rodaje de “La vaquilla”, de Luis García Berlanga. Todo un placer caminar por sus calles y ver los lugares en los que discurría dicha película.
Hay que visitar la Cripta de la Virgen del Perdón (s. XIV), en la Iglesia de S. Esteban, pasear por su casco antiguo, la Plaza de la Villa, la Lonja Medieval, las Puertas de la Muralla (actualmente quedan 7) y el Palacio de los Sada, lugar de nacimiento de Fernando “el Católico” en 1452 (nuestro grupo no pudo porque estaba en obras de conservación) y, más que nada, dejarse llevar. Otra peculiaridad es que existe un “banco de piedras” para que las de las casas que se vienen abajo sean donantes de las nuevas, ya que la seña de identidad del pueblo son sus casas de piedra (y, al ser B.I.C., el tema de las nuevas construcciones está bastante regulado para que no rompan la estética).
Con el poco tiempo disponible, pudimos recorrer el pueblo, visitar Graus y una pequeña excursión al Monasterio de S. Francisco Javier (ya en Navarra). También se ve un tramo del Camino de Santiago.
Como productos típicos, las longanizas y embutidos, licores artesanos de monasterio y unos dulces estupendos de un obrador / confitería de los de toda la vida. Y no hay que olvidar la rotunda gastronomía, con gran influencia de la huerta navarra y las carnes.
Hay tanto y tan bonito en España…. Prometo volver.
Hasta pronto, muchas gracias por seguirme.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios