www.inoutviajes.com
La clave del crecimiento las empresas, el liderazgo emocional
Ampliar

La clave del crecimiento las empresas, el liderazgo emocional

miércoles 01 de junio de 2022, 08:31h
Instagram

La labor de un buen líder resulta esencial en todo equipo de trabajo. Ya han quedado atrás los líderes de carácter autoritario, ahora, un buen líder es aquel que sabe, por un lado, adaptarse con facilidad a los cambios y retos, y, por otro, que no solo tiene un buen equipo a su alrededor, sino que cuenta con ellos y los hace partícipes de sus decisiones.

Mercè Rovira, licenciada en psicología clínica, psicopedagoga y psicoanalista, explica que, actualmente, “para ser un buen líder hay que enfocarse en las habilidades emocionales”. Y agrega: “el líder actual debe saber motivar, enseñar, acompañar y guiar al equipo de profesionales hacia una meta común”.

A nivel global y durante los últimos años, las grandes empresas han comenzado a incorporar “soft skills” que permiten llegar más rápido a los objetivos establecidos. Se trata de herramientas que permiten articular un ambiente más sano, con bajos niveles de estrés y un gran aumento de productividad.

Para Laura Sali Pérez, CEO de The White Rabbit, hoy los líderes deben ser capaces de inspirar a sus equipos de trabajo: “se trata de ayudar a los profesionales a que tengan mayor determinación y autoconfianza al momento de tomar decisiones”.

Las formaciones dentro de las empresas, entonces, adquieren gran valor entre los profesionales: “El objetivo principal es fomentar las capacidades personales y laborales de los equipos, a la vez que se adaptan sus actitudes en beneficio de ellos mismos y de cada empresa. Eso los motiva a seguir esforzándose, sintiéndose parte importante de la compañía”, añade Sali Pérez.

Inteligencia emocional, la clave de un liderazgo consciente

Luego de la pandemia, todo cambió. Las emociones se acentuaron, obligando a los individuos a enfrentarse a situaciones poco comunes y, en muchos casos, complicadas. Además, desde el punto de pinta empresarial, miles de negocios tuvieron que aprender a convivir en un mundo cada vez más volátil, incierto y ambiguo.

“En este contexto se volvió clave desarrollar la inteligencia emocional de los líderes como una cualidad conectada directamente a la toma de decisiones, sabiendo que el éxito ya no depende solo de cualidades técnicas e intelectuales”, reafirma Mercè Rovira. Junto a estas cualidades, la experta señala a la amabilidad y el respeto como otras dos piezas claves en el liderazgo de toda empresa: “No existe la una sin la otra. Son niveles básicos de educación que jamás hay que perder”.

La realidad postpandémica ha planteado un escenario de cambios socioeconómicos casi diarios, lo que les exige a las empresas, y por ende a sus líderes, una rápida adaptación e innovación. Esto implica que los procesos deben darse de manera más ágil.

“Son tiempos que requieren nuevas habilidades, mediante formaciones constantes dentro de las empresas”, afirma Laura Sali Pérez. “Todo impactará directamente en la toma de decisiones, en la resolución de conflictos, en la empatía entre equipos y en el liderazgo; visto el líder como el único capaz de crear entornos emocionalmente seguros, con un ambiente de confianza recíproca en la que los equipos de trabajo pueden desatar su potencial”, finaliza.

La digitalización como base del E-learning y las formaciones

Las nuevas tecnologías son parte de estos cambios dentro de las empresas, primero, porque facilitan las formaciones, y segundo, porque aportan flexibilidad. Aquí el proceso de aprendizaje es más sencillo, adaptándose a los tiempos de las personas que trabajan a tiempo completo.

“El E-learning hace que la fase de aprendizaje no sea tan pesada: es dinámica, entretenida, permeable ante cambios imprevistos y le da la posibilidad a los usuarios de hacer networking de valor”, afirma Sali Pérez.

El liderazgo empresarial se transforma, entonces, en una importante responsabilidad a nivel profesional. Una cualidad a través de la que se puede influir de manera positiva en los demás. “La clave está en influir en tu equipo no solo a través de tus mensajes, sino también mediante el propio ejemplo, fomentando el aprendizaje continuo y teniendo proactividad a la hora de tomar decisiones”, finaliza la CEO de The White Rabbit.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios