www.inoutviajes.com
Jarabacoa
Ampliar
Jarabacoa

Jarabacoa, las montañas más altas de las Antillas

Instagram

La República Dominicana, es sin duda uno de los países más turísticos del planeta, sobre todo por sus playas, su clima y los hoteles con todo incluido. Pero si se desea huir del bullicio, sin renunciar a conocer lugares fantásticos Jarabacoa es ideal, esta ciudad está ubicada en La Cordillera Central de la República Dominicana, en pleno corazón del país y a 530 metros sobre el nivel del mar, en el precioso valle de La Vega, con un clima agradable y un paisaje repleto de flores, frutas y el mejor café del país.

Jarabacoa es el acogedor centro del turismo ecológico del país, con las montañas más altas de las Antillas y las limpias aguas de sus ríos y cascadas. Un lugar excelente para quienes quieren celebrar la Navidad en la naturaleza, con tranquilidad o grandes aventuras.

Jarabacoa es el centro del turismo ecológico del país, con las montañas más altas de las Antillas

Rodeada por cuatro grandes ríos, el Yaque del Norte, el Jimenoa, el Guanajuma y el Baignate, los más largos del Caribe.

Su nombre se lo debe a los indios taínos que vivían allí antes de la llegada de los españoles; ellos la llamaban así, cuyo nombre significa “tierra de fuentes de agua”. También se le conoce popularmente como la “Ciudad de la Eterna Primavera”, debido a sus 22 ºC de temperatura media que tiene durante todo el año, aunque desde diciembre a febrero, las madrugadas y las mañanas son un poco más frías que durante el resto del año.

Hay un dicho que dice que “Dios está en todas partes…, pero duerme en Jarabacoa”, porque en esta ciudad podrás disfrutar de la tan ansiada paz y tranquilidad en la más hermosa naturaleza. También hay quien dice que no hay lugar más romántico, por el que uno puede perderse en un paseo a caballo por las montañas más altas de Las Antillas.

Tiene una gran biodiversidad, hermosas plantas y orquídeas, pinos y eucaliptos, diferentes tipos de aves y de mariposas.

Se puede disfrutar del agua refrescante y cristalina de sus cascadas. Hay tres saltos de agua en las proximidades de Jarabacoa, el salto de Jimenoa 1, el salto de Jimenoa 2 y el salto Baiguate. Uno de los saltos de Jimenoa es uno de los principales atractivos de Jarabacoa, ubicado en el río del mismo nombre.

Se puede disfrutar del agua refrescante y cristalina de sus cascadas

Sus habitantes conservan aún el legado de sus antepasados aborígenes, desaparecidos hace más de 500 años, se dedican al cultivo de flores, vegetales, frutas y café.

Jarabacoa es uno de los lugares más turísticos de la República Dominicana, siendo el centro del turismo ecológico, donde es posible bañarse en las limpias aguas de sus ríos y cascadas, montar a caballo o degustar la cocina tanto nacional como internacional hecha con los productos autóctonos del lugar.

También se puede practicar deportes extremos como rafting, ciclismo de montaña, rapel, caminatas o canotaje. Además, ofrece las atractivas vistas al pico Duarte, el más alto del Caribe, con 3.175 m, al Parque Nacional Armando Bermúdez y al balneario Vista del Yaque.

Jarabacoa, es un centro de ecoturismo al que se accede fácilmente a través de modernas autopistas. Cuenta con una maravillosa variedad de alojamientos, desde ranchos a orillas del río y eco-lodges hasta lujosas villas de vacaciones justo en las montañas.

Aventura

La mayoría de los viajeros aventureros que llegan a esta parte única del país buscan conquistar el pico más alto del Caribe: el Pico Duarte, a 3,087 metros de altura, se encuentra dentro de los parques nacionales Armando Bermúdez y José del Carmen Ramírez, reinando sobre la Cordillera Central. En este impresionante pico nace el Yaque del Norte, el río más largo de República Dominicana, fluyendo dentro del corazón de la región del Cibao como su línea de vida. Junto con los 6 otros ríos que nacen aquí, incluyendo sus afluentes, esta es una región de cascadas y aventuras al aire libre: practica rafting, barranquismo y rapel en el Salto Baiguate, escala hasta el Salto de Jimenoa, o nada en La Cortina y en La Confluencia, dos parques llenos de piscinas naturales.

En tierra, los paseos a caballo son parte básica de la cultura de Jarabacoa. No se conoce la verdadera magia de este pueblo montañoso si no se cabalga o se va en motocicleta a lo largo de sus verdes campos perfumados con cilantro y tayota, atravesando campos con vacas pastando, ríos bajo árboles de mango, y casitas de madera en las montañas.

Sentir el pulso de Jarabacoa también significa explorar los pueblos de La Ciénaga y Manabao, preferiblemente en una bicicleta de montaña, ofreciendo vistas aún más impresionantes de las montañas por caminos estrechos y sinuosos, a lo largo de las fincas de café por las que esta región es conocida. También podrás optar por una espectacular vista panorámica de la zona en parapente sobre los picos, valles y cascadas de Jarabacoa.

El centro de Jarabacoa puede ser fácilmente explorado a pie, se llena de compradores, comensales, vendedores y una pizca de vida nocturna después del atardecer. Ya que es un destino de escape para dominicanos y visitantes, Jarabacoa está bendecida con servicios diarios a precios asequibles, desde supermercados bien surtidos hasta una gran variedad de opciones para comer. Merienda un delicioso filete a orillas de la carretera en una zona famosa por sus parrilladas o cena debajo de las estrellas con vistas panorámicas. En las afueras del pueblo, la fábrica de Café de Monte Alto produce el café más preciado del pueblo. Detente para un tour de preparación de café y un montón de degustaciones que seguro te mantendrán caliente en esta “ciudad de la eterna primavera”.

Los paseos a caballo son parte básica de la cultura de Jarabacoa

Además, Jarabacoa es el único pueblo en el país con un festival anual de flores, que se lleva a cabo en junio, celebrando la cultura de la vida en las montañas con desfiles de caballos, concursos de flores y bailes folklóricos.

Navidad en Jarabacoa

En Jarabacoa sus músicos regalan alegría y contagian del espíritu navideño a la gente que también se va integrando junto a ellos cantando y al mismo tiempo desafiando el frío intenso y la tradicional neblina que cubre cada diciembre esta área montañosa.

Es costumbre celebrar acompañado de una fogata que es el centro principal de atención no solo para celebrar alrededor de ella en familia, sino para paliar las bajas temperaturas que se registran y que obligan a las personas a permanecer todo el tiempo cubiertas con vestimentas adecuadas para la ocasión.

En Jarabacoa no hay navidad sin jengibre. Esta bebida se consume por las noches y madrugadas. Es ingerida bien caliente y picante. Está presente en todas las fiestas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Inout Viajes

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.