www.inoutviajes.com
Carcassonne reabre el Castillo y las Murallas
Ampliar

Carcassonne reabre el Castillo y las Murallas

Instagram

Con una fortaleza de cuento de hadas, Carcassonne es el máximo exponente de la Francia medieval. Sus murallas, el castillo, la basílica y sus aterradores fosos nos adentran en las historias de caballeros y princesas, dragones y mazmorras, clérigos y herejes...

La ciudad fortificada más grande de Europa abre sus puertas para que la contemples, pero, sobre todo, para que una vez dentro viajes con la imaginación.

Carcassonne es el máximo exponente de la Francia medieval

Esta ciudad, situada sobre una colina de la región francesa de Languedoc-Roussillon, evoca, mejor que ninguna otra, imágenes de dragones, espadas y duelos medievales al atardecer. Surgida de un asentamiento en el siglo VI antes de Cristo, han dejado su huella todos los que han pasado: romanos, visigodos, sarracenos y condes de Toulouse y Francia. Cada uno puso su paletada de argamasa para que Carcassonne ejerza hoy un poder de seducción brutal para el turista a través de sus majestuosas y abundantes torres, torretas y sus escalofriantes murallas.

Carcassonne fue escenario de la película Robin Hood, príncipe de los ladrones al que dio vida Kevin Costner, también se rodó El Mosquetero dirigida por Peter Hyams, o a las paranoias históricas de Jean Reno en Los Visitantes. Asimismo, aparece en las páginas de El Laberinto, escrito por Kate Mosse. Sin siquiera haber pisado los campos de lavanda que la rodean, solo nombrar estas cuatro historias hará que el viajero más escéptico pueda imaginar lo que puede encontrar si se adentra en sus estrechas y viejas callejuelas.

El Castillo Condal, construido contra las murallas protectoras de la Ciudadela, fue la residencia de los vizcondes de Trencavel. La visita de la Ciudadela pasa por este castillo, digno de un cuento de hadas, para una inmersión total en la época medieval. Un baño de historia con una visita de las murallas que ofrece unas vistas panorámicas de los Pirineos, la Montagne Noire y la Bastide de Carcassonne.

Situada en la orilla derecha del río Aude, la ciudad de Carcassonne atrae a más de tres millones de visitantes cada año. Este complejo medieval, único en Europa por su tamaño y estado de conservación, debe su éxito a los trabajos de restauración emprendidos durante la segunda mitad del siglo XIX por Viollet-le-Duc.

Reabierto el Castillo y las Murallas

El 15 de junio se inauguró la reapertura, en condiciones sanitarias estrictas, del castillo y las murallas de la ciudad medieval de Carcassonne, después de un cierre sin precedentes de 92 días impuesto por la epidemia de Covid.

"Está volviendo a empezar lentamente, pero ya tenemos reservas para julio y agosto", dijo a AFP el administrador del sitio del Patrimonio Mundial de la UNESCO, Christophe Varennes.

El 15 de junio se inauguró la reapertura, en condiciones sanitarias estrictas, del castillo y las murallas de la ciudad medieval

Hasta ahora, las solicitudes han venido sólo de visitantes franceses, a la espera de la reapertura de la frontera con España, de la que tradicionalmente proceden más de la mitad de los visitantes extranjeros.

El cumplimiento de las normas de seguridad es obligatorio, el uso de máscaras es obligatorio, mientras que el número de visitantes se limita a 1.500 por día, "dos o tres veces menos" que el número habitual, dijo el administrador.

Este ancho de vía debería aumentar a 3.000 visitantes diarios a partir de mediados de julio, con la creación de nuevas rutas. Por lo tanto, el sitio alienta a sus fans a reservar en línea para asegurar su acceso.

"Se ha rediseñado toda la zona de recepción del público", con "circuitos para evitar los cruces", un sistema de billetaje electrónico con sello de tiempo y un "sistema de medición permanente del ancho de vía", dijo Varennes. También hubo que eliminar dos etapas: la proyección de una película y la visita al museo.

Para compensar, "queremos proponer una inmersión digital para que el visitante se sumerja en la Ciudad", un proyecto previsto para el otoño.

Las pequeñas calles medievales de la Cité de Carcassonne fueron reabiertas el 13 de mayo, después de que se levantara un decreto prefectoral que reservaba el acceso a la ciudad a sólo unos 50 habitantes.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios