www.inoutviajes.com
Carlos Álamo Cabrera, consejero de Turismo de Gran Canaria
Ampliar

Carlos Álamo Cabrera, consejero de Turismo de Gran Canaria

Instagram

Carlos Álamo Cabrera actual consejero de Turismo de Gran Canaria y presidente del Patronato de Turismo, nos resume así su trayectoria profesional y política… ‘Soy natural del Municipio de San Bartolomé de Tirajana. Profesionalmente vengo del sector de la industria, ya que soy Técnico Superior en Instalaciones Electrotécnicas y automatizados. En el campo de la política he sido concejal de Gobierno en San Bartolomé de Tirajana del 2007 al 2011, en áreas como Deportes, Limpieza Viaria y Playas, Medio Ambiente, Sanidad y Disciplina Urbanística entre otras. Entre 2011 y 2014 fui concejal en la oposición, pasando luego a labores orgánicas en el PSOE. Hoy soy secretario de Turismo e Industria en la Ejecutiva Regional del PSOE Canario, secretario general en la Agrupación de San Bartolomé de Tirajana, consejero de Turismo de Gran Canaria y presidente del Patronato de Turismo’.

¿Qué supone para usted ser consejero de Turismo de un territorio eminentemente turístico como Gran Canaria?

Lo entiendo como una responsabilidad. Como decía, soy natural del principal municipio turístico de Gran Canaria y el motor económico de la Isla, a través del peso de la industria turística. Conozco bien el sector y las necesidades de Gran Canaria en materia turística. Además, encaramos un reto mayúsculo en estos momentos y considero que el Turismo debe empujar del resto de sectores en estos momentos de crisis sanitaria y económica.

Considero que el Turismo debe empujar del resto de sectores en estos momentos de crisis sanitaria y económica

Como respuesta al aumento de casos de COVID-19, el Gobierno español declaró el estado de alarma el sábado 14 de marzo de 2020, lo que conllevó como principal medida la imposición de una cuarentena nacional que entró en vigor el día 15 y que duró hasta el 21 de junio.

¿Cómo ha afectado la crisis sanitaria a Gran Canaria?

Gran Canaria se ha visto igual de afectada que el resto del mundo. El confinamiento y el parón de todas las actividades humanas han tenido la misma repercusión que en cualquier otro sitio, puesto que es una crisis global. Aunque, obviamente, para nuestra principal industria, que es la turística, ha resultado catastrófico. Jamás habíamos pensado llegar al punto de turismo cero. El grado de afectación a corto plazo aún no sabemos cuál será, pero con datos del presente, ya tenemos cifras de paro similares al 2008 y las peores previsiones se nos vienen encima, en lo relativo al empleo. Por otra parte, hemos luchado y seguimos haciéndolo por una reapertura segura, para que el destino sea percibido como tal en nuestros mercados emisores.

¿Cómo se han preparado para la llegada de turistas?

Con la reapertura de las fronteras empezamos a recibir a viajeros del extranjero, y la Isla está totalmente preparada para que su llegada no signifique una vuelta atrás en el número de contagiados. Siendo un territorio que presenta una de las tasas más bajas de contagio en Europa, no podemos permitirnos que revierta esta situación. Por eso, hemos dedicado estos últimos meses a trabajar para estar perfectamente preparados de cara a la reapertura turística. En este sentido, hemos trabajado con los profesionales del sector e implementado los protocolos de seguridad diseñados y validados por las autoridades competentes en toda la cadena de actividades que intervienen en la estancia del turista.

¿Qué condiciones tienen que darse, desde su punto de vista, para la recuperación del sector turístico?

Lo más importante es la percepción de que el lugar al que viajas es seguro sanitariamente. Los destinos que consigan transmitir que son seguros se ganarán la confianza del turista. Sería ingenuo, arriesgado y un error creerse y comunicar que estamos libres de COVID. Hay que centrarse en que realmente se cumplan los protocolos de seguridad para, al menos, intentar que no se produzcan contagios. Pero es que además, cuando uno se va de vacaciones lo hace porque espera disfrutar de esos días. Por eso, quienes sepan adaptar dichos protocolos sin dejar de lado la parte experiencial, serán los que primero se recuperen. El turista que hace un enorme esfuerzo por superar sus dudas, coger un avión y gastarse su dinero para venir a Gran Canaria se merece que su estancia sea lo más tranquila posible.

Para nuestra principal industria, que es la turística, ha resultado catastrófico

La conectividad de Gran Canaria siempre ha sido uno de los principales asuntos a resolver, en estos momentos acentuado por la pandemia…

Problemas de conectividad por la crisis, ¿Cuáles son y cómo se van a solventar?

Ese es nuestro mayor hándicap, no sólo ahora. Desde siempre hemos dependido de que las aerolíneas nos incluyan en su planificación. Y por supuesto, ahora más que nunca. Hasta que las compañías aéreas no vuelvan a volar a Gran Canaria y aumenten su capacidad, no tenemos muchas opciones, salvo explicarles que somos un destino seguro, que estamos preparados y que nos consideren como destino atractivo para sus clientes. Por parte del Patronato lo que ya estamos haciendo es generar más demanda hacia Gran Canaria, diseñando y ejecutando diversas acciones muy potentes de promoción en múltiples soportes y medios para estimular el deseo de venir a la Isla y, de ese modo, que las compañías pongan a la venta más plazas.

¿Se pueden hacer previsiones turísticas para este 2020 y el 2021?

Aún es pronto para avanzar datos, pero desde Turismo de Gran Canaria somos positivos. Hemos trabajado duro para garantizar la seguridad sanitaria en nuestro destino y también hemos estado en contacto permanente con los touroperadores. La verdad es que todo dependerá de la evolución de la pandemia a nivel internacional, pero nuestras previsiones en cuanto al número de plazas y a conectividad aérea barajan un 40% de ocupación en el mes de julio, un 70% en septiembre y el 90% entre octubre y diciembre. Hay que recordar que nuestra temporada alta coincide con el invierno europeo. Lo que está claro es que ante la incertidumbre que genera esta situación vamos a responder con el trabajo diario para asegurar todos los protocolos sanitarios y que viajar a nuestro destino siga siendo una experiencia placentera en todos los sentidos, desde que llegan a nuestro aeropuerto hasta que se despiden del mismo.

¿Este verano el turismo será eminentemente nacional?

Esperamos que haya un mix. Hasta ahora lo que hemos intentado es mantenernos en el recuerdo de nuestros viajeros, y dependiendo de la situación de movilidad de las personas y de las fases por las que hemos ido pasando nos hemos dirigido a uno u otro mercado. Al principio nos enfocamos en turismo interno, dentro de la propia Isla. En cuanto nos dejaron volar entre islas, entonces fuimos a acciones de promoción en el resto del Archipiélago. En el momento en que el resto de España terminó su confinamiento, hicimos lo mismo y nos hemos dirigido a ellos. Un ejemplo ha sido la reciente campaña de Atresmedia que llegó a millones de hogares españoles, en un intento de estimular el deseo de venir a Gran Canaria. Y ahora que ya estamos abiertos a Europa, también hemos lanzado campañas hacia esos países. En definitiva, parece que sí, que el principal mercado será el insular y el nacional, sobre todo desde el momento en que las aerolíneas han confirmado su planificación. Además, cabe recordar que nuestra temporada alta es la invernal, por lo que este verano podemos testar todos los protocolos de cara al turismo continental que es fiel al destino Gran Canaria durante los meses de invierno.

Los destinos que consigan transmitir que son seguros se ganarán la confianza del turista

Todas estas acciones suponen un gasto, ¿qué presupuesto extra se ha destinado para restablecer el sector turístico?

Desde esta Consejería siempre se ha tenido claro que había que ayudar a superar la crisis. Por eso hemos aprobado una serie de actuaciones y de partidas presupuestarias destinadas a paliar sus efectos: 18 millones de euros para ejecutar proyectos turísticos estratégicos y acciones promocionales; obras urbanísticas que activen la economía, generen empleo y mejoren algunas de las zonas más visitadas de Gran Canaria; promoción y atracción de eventos y, por supuesto, la mejora de la conectividad.

¿Dentro del sector turístico cuál va a ser el que se recuperará con más facilidad (extrahotelero, rural, hoteles, apartamentos)?

Parece que la tendencia del turista es buscar alojamientos donde se sienta más seguro frente a posibles contagios. Por ello busca un lugar que le permita mantener la distancia de seguridad, evitar colas, zonas comunes y demás. Es posible que en principio sea su primera elección. Siguiendo en esta línea, podríamos pensar que los hoteles y además el régimen del todo incluido serán menos apetecible que un establecimiento, ya sea rural o urbano o de costa, que les facilite tener esa sensación de mayor seguridad al no compartir espacios.

¿Cuáles son las nuevas demandas del turismo?

Pues dejando a un lado ese aspecto de querer mayor seguridad sanitaria, donde entra por ejemplo la petición de más higiene, el uso de elementos de protección como mascarillas, geles, protección personal, distancia social…, en realidad el turista sigue queriendo lo mismo de siempre: tener una experiencia vacacional de disfrute, descanso y desconexión. No deberíamos perder nunca de vista que su experiencia es lo primero. Nosotros estamos convencidos de que Gran Canaria va a ser uno de los primeros destinos turísticos españoles en recuperarse. Los primeros turistas ya han empezado a llegar y esto se puede ver ya en nuestro destino. Además, desde el 1 de julio, con la reapertura de las fronteras de los países de la zona Schengen, empezamos a recibir clientes de las empresas touroperadoras. Por lo tanto, volveremos a ser una referencia turística por méritos propios y por la seguridad sanitaria que ofrece el destino, tanto en el pasado como en este nuevo escenario. Ahora debemos reforzar esas certezas que nos han convertido en una potencia turística. Una de ellas es que Gran Canaria es conocida como “un continente en miniatura” y eso nos sitúa como una opción más que interesante para todos aquellos que estén dudando a dónde ir. Por eso, aprovecho la oportunidad para dirigirme a las personas que están dudando entre un destino de playa o de montaña; de ocio o de naturaleza. En realidad aquí está todo. Gran Canaria ofrece mil contrastes en clima, paisajes, gastronomía, cultura y emociones; una enorme variedad de experiencias en un solo viaje.

El grado de afectación a corto plazo aún no sabemos cuál será, pero con datos del presente, ya tenemos cifras de paro similares al 2008

Las campañas promocionales ¿cómo van a variar tras la crisis?

Muchísimo. Los mensajes deberán ir evolucionando junto a la pandemia. No podemos volver a contar lo mismo y de la misma manera. El Patronato tiene clarísimo que la tecnología y la innovación son más que nunca nuestras aliadas. Y nos apoyamos en el entorno digital para acercar de manera adecuada nuestros mensajes a los segmentos que de verdad nos interesan, en función de sus motivaciones y de sus gustos.

¿Qué tiene Gran Canaria que la diferencia de las otras islas?

No sé si debo ser yo quien lo diga, porque está claro que soy un enamorado de mi tierra. Pero lo que está claro es que si el 67,3% de los que nos visitan son repetidores y, de ellos, el 14,5% son enamorados del destino, es decir, han venido más de 10 veces, algo debemos ofrecer que no tienen otros. Creo que la fórmula secreta está en una naturaleza que te deja totalmente boquiabierto por su espectacularidad, una red alojativa que responde a cualquier tipo de estilo de turista, desde el que quiere un hotel de lujo frente a las dunas de Maspalomas, hasta el que busca una casa rural en las medianías para hacer senderismo. La oferta de ocio es completísima, la gastronomía cada vez más reconocida, sobre todo por el producto local, y si a esto le unes la amabilidad de sus gentes…. Pues ahí está la mezcla perfecta. Además, ahora se impone otro de nuestros principales atributos: somos un destino completamente seguro. Y lo somos en todos los sentidos. Ahora se hace especialmente importante destacar la seguridad sanitaria que ofrece Gran Canaria.

¿Qué acciones se están tomando para un turismo sostenible en Gran Canaria?

Nuestro territorio es muy frágil. El desarrollo que se llevó a cabo a mediados del siglo pasado fue demasiado rápido. Y ahora nos toca preservar nuestra tierra. Por eso estamos convencidos, diría que incluso obsesionados en el buen sentido, para lograr un comportamiento más sostenible del sector turístico, responsable de la generación de una elevada cantidad de residuos en la Isla. En este sentido hemos puesto en marcha iniciativas para establecer políticas públicas de gestión de residuos adaptadas a la realidad económica del sector hotelero, e incluso hemos transformado el destino turístico en un ejemplo de gestión sostenible de residuos. El Cabildo de Gran Canaria, en este sentido, apuesta desde hace años por el concepto de Eco-Isla, a través de proyectos destinados a políticas de desarrollo sostenible, lo que no solo incluye energías renovables y eficiencia energética, sino prevención de incendios forestales, acciones en el paisaje y medidas destinadas al bienestar animal o para favorecer la movilidad sostenible. Todo esto tiene su repercusión de cara al cliente que busca la experiencia vital de nuestra naturaleza, de nuestras montañas, de nuestras rutas de senderismo, de una botánica privilegiada y esa belleza del interior de nuestra Isla que, quizás es menos conocida, pero que genera un interés importante en este tipo de turista. Cabría preguntarse en qué destino de Europa puede un ‘ecoturista’ visitar delfines y cachalotes acompañados por equipos de biólogos, recorrer los senderos y caminos reales y acabar el día en uno de los mejores puntos del planeta para la observación de las estrellas, calificado por la Unesco con el sello Starlight.

Europa es el principal mercado emisor de turistas para Gran Canaria, ¿ha cambiado?

En principio seguimos apostando por nuestros mercados clave; eso sí, tendremos que adecuar nuestros pasos a sus propios ritmos de recuperación, porque cada país exigirá a sus ciudadanos unas condiciones diferentes para viajar.

Para terminar, ¿cómo se prevén que serán las ferias internacionales de turismo para el 2021?

Es demasiado pronto para aventurarse a decir algo al respecto. Supongo que como en el resto de actividades, se optará por un modelo híbrido donde las acciones telemáticas vayan ganando peso sobre las presenciales. Y en el caso de las presenciales, entiendo que deberán asumir los mismos cambios de distancia física entre las personas que en el resto de actividades.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios