www.inoutviajes.com
La marcha nórdica, uno de los deportes más antiguos del mundo
Ampliar

La marcha nórdica, uno de los deportes más antiguos del mundo

viernes 05 de febrero de 2021, 10:53h
Instagram

En Calafell esta disciplina es bastante popular, ya que fue uno de los primeros lugares de todo el país en incorporarlo como una práctica deportiva no competitiva.

Dar un paso tras otro con la ayuda de dos bastones: al contrario de lo que parece, el nordic walking no es solo un anglicismo para definir ‘caminar con el soporte de dos palos’; es mucho más: se trata de una disciplina deportiva bastante técnica y con muchos beneficios para salud. Consiste en caminar, acompañando la zancada con la ayuda de dos bastones, que, a su vez, ayudan a impulsar y acelerar el ritmo.

Para hacerlo correctamente, hay que alargar todo lo posible los brazos a la hora de estirarlos y contraerlos cuando se balancean para caminar. Otros detalles técnicos que requiere este deporte, es el de movimientos amplios con los brazos y que el punto donde se apoya el palo coincida con el punto de gravedad del cuerpo. Es, además, un deporte económico - solo se necesitan los bastones - y que puede realizar gente de todas las edades y se puede adaptar a todos los niveles de exigencia.

Estos son solo algunos de los beneficios que aporta la marcha nórdica al cuerpo humano:

  1. Un deporte integral. Se trata de un ejercicio aeróbico muy completo que trabaja la resistencia, fuerza, flexibilidad, coordinación y equilibrio. Con todo este ejercicio, previene los riesgos vasculares.
  2. Ayuda a bajar de peso. Con el nordic walking, se gasta más del 20% de energía que caminando y si se hace bien, se acaba moviendo el 90% del sistema muscular. Si se combina con una dieta saludable y adecuada, esta ejercitación de los músculos contribuye a incrementar las calorías que se queman.
  3. Alivia la tensión acumulada y el estrés. No solo rinde culto al cuerpo, también a la mente. Esta disciplina debe practicarse al aire libre, ya sea por el campo o por la playa, pero no en asfalto. La toma de contacto con la naturaleza, el aire fresco y los rayos solares ayudan la ansiedad en esta situación complicada actual.
  4. Recomendable para luchar contra el linfedema, consecuencia del cáncer de mama. En los últimos años, la marcha nórdica ha sido muy recomendada para las supervivientes del cáncer de mama y sus consecuencias. Practicar este deporte al ritmo que se desee, mejorar la movilidad del hombro, disminuye el dolor articular y previene el linfedema, una hinchazón provocada por la extirpación de ganglios.
  5. Bajo riesgo de lesión. Al contrario que otros deportes como el trekking con desnivel o la escalada, la marcha nórdica minimiza mucho la opción de lesionarse. Al requerir de la ayuda de bastones, se practica por senderos llanos o con pocas irregularidades, para apoyar bien el bastón. Esto facilita mucho la pisada y un buen equilibrio, dejando en una posibilidad casi nula, el hecho de sufrir una caída.
  6. Combate problemas posturales. El movimiento con los palos ‘obliga’ a colocar el cuerpo, especialmente los hombros y la espalda, en un ángulo correcto. La persona que practica marcha nórdica de forma correcta no puede ir con la hombrera decaída, hecho que ayuda a que la postura de todo el esqueleto sea la correcta.
  7. Refuerza los huesos sin dañar las articulaciones. Al contrario de lo que podría parecer, la vibración del bastón tras cada impulso fortalece el hueso sin perjudicar las articulaciones, daño que sí puede provocar la continuada repetición de ejercicios en otras disciplinas.
  8. Contribuye a mejorar la práctica de otros deportes. Al tratarse de un deporte integral que refuerza otras partes del cuerpo, también aporta mejorías que se necesitan en otras disciplinas: más equilibrio, resistencia, fuerza o coordinación.

Calafell, la cuna de la Costa Dorada donde practicar marcha nórdica

Aunque los orígenes de este deporte se encuentran en Finlandia y sus países vecinos, en los últimos años ha tomado cada vez más importancia. Una de las regiones del país más atractivas para esta disciplina es la Costa Dorada, y concretamente, en Calafell, que fue el primer sitio de todo el país que importó el nordic walking para la práctica deportiva no competitiva.

En este pueblo marinero es habitual que haya salidas nocturnas y diurnas, ahora anuladas a causa de la pandemia. Estas caminatas volverán a partir de marzo, cumpliendo con todas las medidas para garantizar la máxima seguridad - es un deporte que no presenta problemas para realizarse con la distancia. También se organizan excursiones de marcha nórdica para niños, convirtiéndose en una actividad más para los más pequeños de la casa de todas las que ofrece este destino especializado en turismo familiar.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios