www.inoutviajes.com
Motivos para viajar a Mallorca
Ampliar

Motivos para viajar a Mallorca

martes 25 de julio de 2017, 19:13h
Instagram

Mucho se ha dicho sobre las Islas Baleares y a nadie se le escapa que es de los destinos preferidos por los turistas que viajan a España. No en vano se sabe que en algunas de las islas, como ocurre con Mallorca, los vecinos del norte de Europa llevan años veraneando allí y asentando lo que sería una segunda vivienda. Ellos se sienten atraídos por la belleza de sus paisajes, por su clima, por sus playas, por su gastronomía y por sus gentes, pero Mallorca es mucho más.

También los españoles deben y pueden apreciar esta isla, pero a veces lo que se sabe se tiene más a mano se deja un tanto relegado. En Mallorca se encuentran zonas que se asemejan a verdaderos paraísos, pero siempre está la eterna duda de si el presupuesto será o no factible con lo que se ha conseguido ahorrar para dicho propósito.

Ése es el momento cuando quienes tienen familia numerosa se lanzan a hacer búsquedas por Internet tales como 'hoteles niños gratis en Mallorca' o 'cómo viajar ahorrando dinero'. La ventaja está en que desde Iberostar.com han pensado en todo y ese es el motivo por el que sí, es posible viajar con niños a un precio más económico evitando que ellos paguen por el alojamiento, lo que supone un importante ahorro. Estos hoteles cuentan con otra ventaja y es la de estar situados en excelentes ubicaciones, repartidas por toda la isla.

Ahora sí, vamos a ver algunos de los motivos por los que tanta gente (en 2016 se registraron 8,7 millones de visitas en los siete primeros meses del año) se deja seducir al año por la mayor de las Islas Baleares.

El clima. Sí, no se puede negar que es uno de sus grandes atractivos. Cuentan con una media de 300 días de sol al año y eso es muy buena publicidad que sirve como el reclamo perfecto para quienes padecen en su país de más días de lluvia o nubosos de los que querrían. Por norma general, el mes más frío que se cuenta en la isla es el de enero y, pese a eso, los inviernos que se suelen registrar son de lo más suaves, sin que por ello los veranos sean en exceso calurosos. Si se viaja hasta allí en plena temporada alta es muy probable que haya un buen número de turistas. Algo que suele ser aconsejable es viajar los meses de septiembre u octubre cuando ya hay menos gente pero el clima sigue siendo excelente. Aunque la verdad es que, aunque se viaje a principios de año, se disfrutará (y mucho) la isla ya que sobre febrero es cuando tiene lugar la floración de los almendros y es todo un espectáculo ver cómo la isla se tiñe del color blanco y rosa por doquier.

Patrimonio mundial de la UNESCO. Hablamos de lugares tan emblemáticos como es la Sierra de Tramontana donde quedan muy bien reflejados la mezcla de culturas musulmana y cristiana. Además, a tan sólo un viaje en barco de distancia se puede llegar a Ibiza que también cuenta con zonas protegidas como son las ruinas fenicias de Sa Caleta o las fortificaciones de la ciudad.

Calidad de vida. De acuerdo a una encuesta que publicó el periódico 'The Times' en el año 2015 Mallorca es la mejor ciudad donde uno puede vivir porque, sencillamente, se vive muy bien y de forma tranquila.

Sus playas. Aunque suela ser uno de los referentes para la mayor parte de los turistas, no por ello hay que desmerecerlas y, claramente, se merecían un lugar en este listado. Efectivamente, no hay que irse ni a las Maldivas, ni a Thailandia para disfrutar de unas islas totalmente paradisíacas. Una de las playas que capta más miradas es la de Mondragó.

La gastronomía. La realidad es que la cultura gastronómica en España, en general, es espectacular y de lo más variada y en Mallorca no iba a ser diferente. Por aquí pasaron los romanos y los musulmanes y dejaron tras de sí su buen hacer. Algo que no puede faltar es el probar una de sus famosas ensaimadas.

Actividades de ocio. Además de poder disfrutar al sol en una de sus playas y de comer apetitosos platos quienes vayan a Mallorca tienen a su disposición una buena oferta de ocio. Para empezar, se puede seguir con la misma tónica en uno de sus agradables spa. Y, si se quiere, se puede practicar algún que otro deporte. Los más destacados son el golf (ya que cuentan con 23 campos preparados para ello), el ciclismo y el senderismo (en la misma Sierra de Tramontana, ya mencionada) o bien los deportes acuáticos (tales como el buceo, el piragüismo o el windsurf)

No hay barrera idiomática. Para aquellos que hablan español viajar a Mallorca es como sentirse en casa. Y se sabe que son muchos los españoles los que no han pisado aún esta isla pero sí se han marchado lejos buscando el paraíso. No hace falta un recorrido tan largo. Quien visita Mallorca, repite.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios