www.inoutviajes.com
El día 26 de septiembre recoge el Premio Donostia como reconocimiento a su trayectoria profesional
Ampliar
El día 26 de septiembre recoge el Premio Donostia como reconocimiento a su trayectoria profesional

Ricardo Darín: “Recibir el premio Donostia supone un reconocimiento muy importante…”

Instagram

Ricardo Darín vuelve a España, pero eso ya no es noticia…

Ricardo Darín viene a recoger un premio, en los próximos días, pero eso ya, casi, no es noticia…

Ricardo Darín estrenará en breve una película, “La Cordillera”, pero, que voy a explicar, eso tampoco es noticia…

El actor argentino está en España para representar una obra de teatro, rodar una película, estrenar otra, y recoger un premio en San Sebastián

Ricardo Darín está en España, en concreto en Madrid, para subirse a los escenarios de los Teatros del Canal e interpretar una obra, o una pieza como el repite, basada en otra obra de Ingmar Bergman, “Escenas de la vida conyugal”, con Andrea Pietra como compañera de reparto, dirigidos, estos dos únicos personajes, por la gran dama de la escena argentina Norma Aleandro, del 20 de septiembre al 22 de octubre… ¿Esto es noticia? Pues va a ser que sí, porque no es habitual verlo en nuestros teatros…

El actor se reunió con la prensa para contarnos algunas cosas, referentes a la obra y a su premio en Donostia

Es un placer estar de nuevo en Madrid después de hacer con esta obra una grandísima temporada que nos auspició de nuevo a hacer este compromiso de antemano, compromiso que para nosotros fue un placer poder cumplir. Como todos saben o habrán leído, la anterior temporada la sacamos adelante con Erica Rivas, compañera, gran actriz, pero sucedió algo que de pronto, no sé si porque la obra son escenas de la vida conyugal o algo así, pero algo de ese matrimonio empezó a enfriarse y decidimos separarnos. Y vale el término, pero frente al compromiso que teníamos con el teatro decidimos continuar, consulté con Andrea, su agenda, sus posibilidades y demás, ella conocía la pieza, la había visto, y se mostró feliz de acompañarme en este grandísimo compromiso, así que nos pusimos a ensayar ya hace tiempo.

No es, por lo tanto, una novedad para Ricardo representar la obra en Madrid, pero…

A pesar de haber hecho esta pieza desde hace un par de años, para mi supone algo nuevo, concretamente un estreno por todo lo que esta nueva temporada implica, no sólo con Andrea, con quien está siendo un placer enorme trabajar y compartir el escenario, sino porque al haber sido un compromiso asumido, estaba muy lejos de suponer una reedición, y es lisa y llanamente un estreno.

¿Nervios ante ese estreno?

Tenemos esos nervios típicos de los estrenos, ese mariposeo en el estómago, cuando uno necesita comprobar si todo el trabajo hecho va a dar sus frutos y espero que sea así, porque este es un lugar que yo adoro, adoro Madrid, adoro España y me encanta venir a trabajar.

El cambio de actriz ¿supone un reajuste?

En esta nueva versión de una pieza con dos personajes, el cambio de uno de sus roles, de uno de los dos protagonistas supone un cambio de lo más profundo, es decir, el 50% de la pieza se mueve y toma otra dirección que obliga necesariamente a que quién queda, que en este caso soy yo, deba readaptarse y moverse en función de los cambios. Para mí es un recambio de energía y una dosis inesperada, no solo por la energía que le aporta Andrea si no porque ha modificado en gran medida varias de las situaciones que se producen en la pieza sobre el escenario, así que estamos muy expectantes para ver cómo es recibido este cambio por el público y para mí es un verdadero placer hacer esta pieza con Andrea a la que quiero muchísimo, es una amiga de hace muchísimos años…

En esta nueva versión de Escenas de la vida conyugal, el cambio de uno de sus roles, de uno de los dos protagonistas supone un cambio de lo más profundo

Porque Andrea no es la primera vez que coincide con Ricardo…

Hemos tenido la oportunidad de trabajar en televisión, hace tiempo y luego cuando me vi obligado a asumir la dirección de una película por el fallecimiento de un amigo, llamé a Andrea para hacer un personaje muy lindo y muy importante en “La Señal”. Así que hemos trabajado juntos en televisión, hemos trabajado juntos en cine y esta es nuestra primera oportunidad para trabajar juntos en teatro, cubriendo así todos los rubros. Nos quedarían redes sociales, que ya veremos en que momento lo encaramos, y artistas callejeros que siempre se puede volver a eso con mucha hidalguía.

¿Y cómo se encajan esos cambios en la obra, ese 50% de los roles?

En cuanto a lo del 50%, la energía… cada uno de nosotros tiene un ADN, una composición cromosómica que, consciente o inconscientemente, imprime en sus roles, eso todos lo sabemos, en este caso, y en un mano a mano compuesto a lo largo de 7 escenas donde ocurren de todo, porque es la historia de este matrimonio que atraviesa distintas vicisitudes, ese salto que se produce entre una escena y la otra … por eso digo que es más un ejercicio teatral, y propone una especie de salto al abismo de una escena a la otra, es decir, esa diferencia de tiempo que existe entre una escena y otra es asumida por el autor, pero los actores deben necesariamente provocarse esa especie de riesgo, de vértigo en esos saltos sin solución de continuidad salvo en las primeras dos escenas que ocurren en el mismo día, entre las otras escenas ocurre, en muchos casos con meses de diferencia, con años de diferencia hasta la última que ocurre siete años después… Esto genera necesariamente un reacomodamiento porque lo que uno aporta, inconscientemente está en su personalidad, y hace que todas las fichas se muevan en el escenario y a eso me refería con la incursión de Andrea, y yo lo he notado desde el primer día que empezamos a ensayar y en donde todavía no se sabía el texto e íbamos buscando de qué forma pararnos frente a cada una de esas situaciones, y empecé a notar que, necesariamente, tenía que acomodarme, porque ella tiene una energía arrolladora, y había dos opciones, o intentar controlar eso o subirse a esa especie de tsunami de energía que venía y resignificar toda la pieza, y eso, creo, que fue lo que hicimos o por lo menos es lo que perseguimos, ojala lo hayamos conseguido.

También Ricardo Darín se encuentra en España para empezar a rodar con Penélope Cruz, pero con todos estos ajustes y desajustes…

Todavía no he empezado el rodaje…

Y para no perder el tiempo y desaprovechar la estancia en España, viene a recoger un premio en el Festival de Cine de San Sebastián

Ya casi casi estoy logrando vivir aquí, es un torbellino lo que me espera (la película con Penélope, la nueva película que se estrena “La cordillera”, el premio Donostia), pero afortunadamente y gracias a la buena combinación que encontramos con Andrea en el escenario se allanó muchísimo el camino porque es así…

Andrea tiene una energía arrolladora, y había dos opciones, o intentar controlar eso o subirse a esa especie de tsunami de energía

¿En resumen?

Sintetizando. Cuando asumimos el compromiso de volver a los teatros del Canal para las representaciones de “Escenas de la vida conyugal”, obviamente no imaginaba que el destino nos iba a producir ese desencuentro que se produjo con la compañera anterior y todo aparecía como mucho más allanado digamos. Ese fue el motivo por el cual me atreví a aceptar la invitación de Farhadi para hacer “Todos lo saben”, luego ocurrió lo que ocurrió y me vi en un brete y lo primero que hice fue consultar con Andrea si estaba dispuesta a asumir esta responsabilidad y este compromiso. Cuando me dijo que sí, nos pusimos a trabajar. Yo tenía un plan, que como suele ocurrirnos a los seres humanos, de alguna manera se vio trastocado, pero lo voy a enfrentar con alegría y con la mayor cantidad de energía de que disponga…

Va a suponer un derroche de energía…

Sí, va a ser un palizón, en muchos casos voy a estar haciendo teatro por la noche y rodando durante el día, pero gracias a mi juventud… voy a poder encararlo con mucha alegría, en todo caso al final de la temporada volvemos a charlar y me dicen como lo van viendo…

El día 26 de septiembre recoges el premio Donostia…

Viajamos a San Sebastián el 25, allí estamos el 26 y 27, por lo que nos aceptaron amablemente que se suspendiera la función del 27, aunque luego hemos descubierto que podría haber llegado a hacerla, es una pena, pero bueno… Creo que todos nos hemos puesto seriamente a pensar, ya que tenemos este Ricardito Darin que lo vamos llevando de un lado para otro, vamos a tratar de cuidarlo un poco para que no se nos quiebre, pero lo de Donostia… cada noche que me voy a dormir tengo por lo menos una media hora de repasar posibles discursos de agradecimiento en la cabeza y son uno mejor que el otro, son geniales, pero luego a la mañana no me acuerdo de ninguno… Así que en este caso voy a tener que hacer algo que siempre he detestado que es ver a aquellos que siempre sacan la papeleta con un discurso de esos enormes, aunque no va a ser enorme eso seguro, pero voy a tener que hacer una guía porque tengo un tema con esto de los reconocimientos, porque en un momento me gana el plano emocional y empiezo a lloriquear como una cocinera pelando cebolla y me olvido de decir lo que quería decir, es decir hablar y agradecer a quien corresponde, así que me parece que me voy a hacer una guía…

¿Y qué supone recibir ese premio a tu trayectoria?

Para mí no es un premio, es un reconocimiento muy importante, probablemente el más importante de toda mi vida, no solo por lo que significa el premio en sí, sino por de quiénes viene hacía mí y en una ciudad que adoro y con una gente que me ha abrazado desde del primer día, así que me voy a tomar el trabajo de ser lo más sincero posible en ese agradecimiento.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios