www.inoutviajes.com
Turquía: Un país para todos los gustos
Ampliar

Turquía: Un país para todos los gustos

Instagram

Impresionantes bellezas naturales, lugares históricos y arqueológicos únicos, modernas infraestructuras, hoteles que responden a las expectativas más exigentes, una tradición de hospitalidad y precios muy competitivos hacen de Turquía, país puente entre Europa y Asia, uno de los destinos turísticos más populares a escala mundial. Un paraíso incomparable donde el pasado y el futuro se encuentran para maravillar a mayores, jóvenes, parejas, singles, familias con o sin niños, amantes de la historia, capitanes de yates, montañistas…Un país que atrae a todos los que buscan nuevas aventuras.

En Turquía es posible sentir la increíble diversidad en naturaleza, cultura, historia, creencias e ideas. Una pluralidad repleta de súbitos cambios de escenarios que impactan al visitante más experto. Por eso algunos turistas describen el paisaje turco como “una sinfonía de sonidos, olores y gentes’.

En Turquía es posible sentir la increíble diversidad en naturaleza, cultura, historia, creencias e ideas

La riqueza geografía que conecta el este y el oeste es como un mosaico pintado con numerosas formaciones geográficas diferentes: cordilleras paralelas, volcanes extintos, mesetas rodeadas de valles y llanuras, permiten, que en un mismo día, puedan sentirse cuatro climas diferentes.

Montañas que surgen por los cuatro lados, rodean la península de Anatolia y forman parte de la cadena montañosa de Alpes-Himalaya. Dos de los picos más famosos de Turquía son volcanes, ambos inactivos: monte Erciyes en Kayseri en Anatolia Central (3.917 m) y monte Ağrı (monte Ararat 5.137 m) al este. Muy conocidas, también, son las cadenas montañosas Rize-Kaçkar (3.932 m) en la zona oriental del Mar Negro, Niğde-Aladağ (3.756 m) en la cadena montañosa de Toros (Taurus) central y las montañas de Cilo y Sat (4.136 m) cerca de Hakkari en Toros oriental.

Para los amantes del senderismo, Turquía ofrece muchas posibilidades. El Camino de Licia y la ruta de San Pablo son dos senderos oficiales de larga distancia. Ambas rutas tiene más de 500 km y pueden recorrerse casi todo el año. El Camino de Licia se prolonga a lo largo de la costa, desde Fethiye a Antalya, con numerosos ascensos y descensos. La ruta de San Pablo es una nueva ruta que lleva desde Perge, 10 km al este de Antalya, a Yalvaç, al nordeste del lago Eğirdir. Las excursiones en estas rutas, dependiendo de la zona y la temporada que se elija, varían desde un nivel de dificultad medio hasta avanzado.

Los que quieren disfrutar del placer de esquiar en montañas legendarias, encontrarán, muchos lugares extraordinarios para la práctica de deportes de invierno. El más solicitado se encuentra en Uludağ, llamada “Paraíso de Nieve”, es el centro más antiguo de Turquía famoso por su red de pistas preparadas, según la habilidad del esquiador, para practicar diferentes tipos de esquí como alpino, snowboard, cross county y heli-skiing.

Para los amantes del senderismo, Turquía ofrece muchas posibilidades

Aquellos que sueñan viajar en globo al visitar Capadocia les sorprenderán sus paisajes surrealistas salpicados con extrañas formaciones rocosas conocidas cariñosamente como las chimeneas de las hadas, cuevas trogloditas, cientos de iglesias rupestres, monasterios con frescos, ciudades subterráneas de 7 pisos y ciudadelas naturales. Capadocia es absolutamente, única.

Sus más de 8.000km de línea costera se unen a pintorescas bahías y cuevas que ofrece, no solamente lugares únicos para vacaciones sino también, excitantes oportunidades para el submarinismo, deportes de vela, paracaidismo náutico y cruceros. La costa Turca es un paraíso para los navegantes, los amantes de una vida activa, que les enamora navegar en aguas transparentes, que ofrecen también una gran oportunidad para practicar natación, pesca, esquí acuático, surf y buceo.

Cientos de manantiales termales, aguas medicinales y baños de lodo, salpican el cinturón geotérmico de Anatolia, recomendados por las autoridades médicas como remedio para numerosas enfermedades.

Los antiguos romanos fueron los primeros en descubrir que los numerosos manantiales térmicos de Turquía ofrecían propiedades terapéuticas únicas; construyendo la antigua Hierápolis cerca de las aguas de Pamukkale.

Para hacer mejor uso de las propiedades sanitarias de esta riqueza natural, el emperador bizantino Justiniano construyó unos baños termales en los manantiales naturales de Çekirge al pie del monte Uludağ en Bursa, esta iniciativa fue seguida por sultanes otomanos que construyeron muchos baños por todo el territorio.

Hoy en día, Turquía está entre los siete países con mayores recursos geotermales y es uno de los principales centros de Europa para este tipo de terapia. Especialmente, Anatolia Occidental, es rica en manantiales termales o kaplıcas como se llaman en turco, donde la gente acude buscando remedios para diferentes problemas y trastornos de salud.

Capadocia sorprenderá sus paisajes surrealistas salpicados con extrañas formaciones rocosas

Existen aguas termales adecuadas para relajarse, otras se cree que tienen beneficios específicos para la salud. En uno u otro caso, los spas en Turquía tienen un estricto control en el cumplimiento de las normas de higiene, bajo la supervisión del Ministerio de Sanidad. La mayoría de los principales hoteles del país tienen también sus propios spas que ofrecen las técnicas más avanzadas en tratamientos de salud y de belleza.

Explorar la cocina turca, considerada una de las tres más importantes del mundo, es otro de los alicientes que encuentra cualquier viajero. La variedad de sus planos, el uso de ingredientes naturales, sus aromas y sabores satisfacen todos los paladares.

Vivir la interminable diversidad de Estambul, la ciudad, que con un brazo en Asia y el otro en Europa es única en el mundo, y fascina a sus visitantes tanto por su estratégica ubicación como por su belleza natural. El Bósforo conduce las aguas del Mar Negro, el Mar de Mármara y el Cuerno de Oro a través del corazón de la ciudad.

Pero sobre todo, Turquía es, un enorme museo al aire libre, un depósito de valor incalculable, de todas las civilizaciones que han pasado por las tierras de Anatolia.

Considerada cuna de civilizaciones en cada rincón y hogar de la herencia cultural de los pueblos cuenta con 18 sitios designados como Patrimonio de la Humanidad (Patrimonio Mundial) por la UNESCO

Estas son solo alguna de las razones por la que Turquía es un lugar que nunca decepciona. Un país para todos los gustos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios