www.inoutviajes.com
Javier Espinosa: “Mi pelea ha sido cambiar la tristeza por risas”
Ampliar

Javier Espinosa: “Mi pelea ha sido cambiar la tristeza por risas”

Instagram

Su cabeza es un continuo bullir de ideas, argumentos, cuentos, historias…

Su nombre es Javier Espinosa y puedo asegurar que podría estar hablando con él durante horas, sin exagerar, y estaría exponiendo temas sobre los que ha escrito, escribe o escribirá…

Eso sin exagerar, que exagerando…

Con 8 años sufrí un acoso escolar muy fuerte… de ahí surge ‘La puerta de Peter Pan

En serio y aunque a él no le guste, Javier es una persona muy interesante, muy inquieto y muy conversador… que siempre procura ver la vida con humor y sacar la parte positiva de lo que sucede o le sucede…

Javier Espinosa nació en Zaragoza y su periplo vital es….

Me voy a los 25 años para Lanzarote, pero antes me marcho a Valencia unos meses… Yo quería ser periodista, buscaba algo que tuviese que ver con escribir y en Zaragoza no había Universidad de Periodismo por lo que me tenía que ir a Pamplona. El problema era que mi madre tenía una situación muy complicada y no podía dejarla sola. Es entonces cuando me dedico a trabajar para vivir. Acepto lo que sale. Me hago informático, empiezo a trabajar en Tabacalera llevando el departamento de informática; luego me hago profesor de inglés; quiromasajista; director de hotel; camarero. Vamos, que hago absolutamente de todo y con una obsesión: ahorrarel dinero suficiente para poder tomarme un año sabático y dedicarme a mi pasión… escribir. Porque al principio no eres nadie y debes de trabajar gratis, porque nadie apuesta por ti. Pero antes de que llegase mi momento, me voy a Valencia dejando Tabacalera porque me ofrecieron una cosa de multipropiedad que al final no se lleva a cabo. Es por eso que más tarde me ofrecen llevar un hotel en Lanzarote, y como no me da miedo la novedad pues acepto. Estuve allí dos años, pero para un chico de veintitantos, una isla se me queda pequeña y vuelvo a Valencia. Sinceramente iba a estar de paso, y me quedé 22 años. Allí trabajo en distintos sitios hasta que me llaman de una inmobiliaria bastante importante. Luego me hago quiromasajista, reflexólogo, maestro de reiki,… hasta llego a montar mi propia consulta. Pero la verdad es que todo era un camino que al final me llevase a esa tranquilidad que ansiaba. Si lo piensas era como bajar escalones en lugar de subirlos. Bajar para luego empezar a subir. El tener mi propia consulta me proporcionaba más tranquilidad y podía escribir. Hoy en día puedo decir que es lo único que quiero hacer. Una profesión complicada y, aunque es verdad que he tenido buenas madrinas que me han abierto puertas (y eso no puedo dejar de agradecerlo), también es verdad que esas puertas, si piensan que no vales, te las cierran en la cara. Hoy en día lo que importa, aparte de tu valía, es el ganar dinero.

Y todo empieza a fluir. Comienzo a escribir libros; estreno en Madrid una obra de teatro llamada “ConsPirados” dirigida por Miriam Díaz-Aroca, y conseguimos estar dos meses llenando la sala. Fue una obra muy divertida y especial. Y a la vez yo seguía viviendo en Valencia escribiendo guiones para teatro, cine… y soñando el día en que me pudiese establecer en Madrid de una vez…

Pero empezaste a crear en Lanzarote…

Me fui a Lanzarote a los 25 años, por nada en particular… Trabajaba en Zaragoza y me ofrecieron llevar un hotel en esa isla. Me marché sin dudarlo. He de decir que mi primera novela surge a raíz de unos sucesos que me ocurrieron en Lanzarote. “Más vale maña que muerta” se inspiró allí. Hace unas semanas presenté en Madrid su continuación “¡Pues anda que tú…!” que está regalando muchas carcajadas y de la que ya tengo hecha la obra de teatro... Y también me gustaría decir que el 7 de febrero hago la presentación en Zaragoza y estará conmigo la inspiración de estas historias de Conchi. Se llama Rosa María Labuena, Rosa Mari para mí, y es una persona que me ha regalado toda su vida un cariño inmenso y un saco de historias cargadas de sonrisas que me han ido inspirando, que han formado ese universo Conchi del que ya no puedo escapar.

¿Pero “El diario de Conchi” no es anterior?

Esa es la tercera parte. Es verdad que lo escribí antes que “¡Pues anda que tú…!”. Sin embargo en este “diario” es una Conchi más adulta, una Conchi algo más centrada… y a la que le pasan muchísimas cosas que no voy a desvelar. Todo esto quería ser una trilogía pero es que el personaje da para mucho. Incluso llegó a tener su propio Facebook, su blog, su Twitter. Hubo personas que creyeron que era un personaje de carne y hueso…

“Cuando escribo soy feliz porque es mi mundillo”

Vamos que Conchi tiene vida propia…

Sí, tiene vida propia, te puedo decir que hubo un seguidor que estaba enamoradísimo de ella. Y eso me dio mucha pena porque veía que le ponía mensajes en su blog y se me caía el alma a los pies. También me preguntaba cómo alguien se podía enamorar de un personaje como Conchi, porque a veces es bastante insoportable (nada que ver con Rosa Mari,q ue conste. Ella, mi musa, es todo amor y una constante sonrisa que te enamora y te roba el alma). Pero claro, ella en su blog decía que era cajera en Zaragoza y el seguidor empeñado en saber en qué supermercado trabajaba para invitarle a un café. Así que empecé a poner pistas en el blog que diesen como resultado el que se viese que era un personaje de libro. Pero bueno… es verdad que en “¡Pues anda que tú…!” ya se dan pistas de lo que será “El Diario de Conchi”… y entre comedia y comedia ha habido más libros…

¿Cuáles?

Tras “Más vale maña que muerta” vino “Dime que no estoy dormido”. Siempre me he dedicado a la comedia pero necesitaba apartarme un poco de ella y sumergirme en algo diferente. Así que traté el tema de los sueños. En este libro hay mucho de mí. Es verdad que es una novela extraña. Siempre aconsejo a la gente que lo lean primero sin analizar. Que se dejen llevar por sus frases. Que cuando la terminen se paren en la última página. Ahí se explica qué es lo que han estado viviendo. Luego les aconsejo que lo dejen. Que haga efecto en ellos y ellas y que, con el tiempo, lo vuelvan a leer. Porque la primera vez lo lees bajo el desconocimiento de lo que está pasando y, la segunda vez, ya lo lees desde otro punto de vista. Lo lees desde el conocimiento de lo que ocurre de verdad. Este libro tuvo mucho tirón, y en algunas presentaciones cuando el público me hablaba me decían que por qué no hacía un libro de autoayuda. Porque es verdad que en “Dime que no estoy dormido” hay mucho de sentimiento, de verdad, de vivencias. Que hablan de mí. Doy mi punto de vista y es verdad que en mi blog trato mucho el tema de la felicidad, la tristeza… Y la gente me pedía más. Pero la palabra autoayuda no me gusta. Me suena a prepotencia. Así que por eso la consecuencia de esta novela fue “La puerta de Peter Pan”. Ahí soy yo… de principio a fin.

¿Por qué escribes “La puerta de Peter Pan”?

Cuando cumplí los 50 me vi la necesidad de escribir ese libro. Tuve un acoso escolar muy fuerte con 8 años y el causante fue un profesor que un día dijo mirando a la clase: “ahora la niña de clase va a cantar una canción” y me señaló a mí. Era un colegio de curas y yo salí. Recuerdo como mis compañeros se reían de mí. Recuerdo ese momento como si fuese ahora mismo. Es verdad que a lo largo de mi vida he olvidado muchísimas cosas de mi pasado, por eso de la memoria selectiva, pero aquel percance, aquella daga, sigue clavada en mi alma. Las risas. Los dedos señalándome. Y en el camino hacia la pizarra mi única preocupación era qué iba a cantar. Canté una canción de Sergio y Estíbaliz titulada “Piel”. Hoy en día aún tengo escalofríos al pensar en ese niño que debería de cantar cosas de los Chiripitflauticos. Pero no, canté esa canción delante del colegio y a partir de entonces, se me lanzó a una vida que no me correspondía… o quizás sí, porque aquello me ha hecho ser como soy ahora.

Cuarenta años no es nada…

Cuarenta años después vuelvo a escuchar esa canción, que no había vuelto a oír nunca más. Me gustaban mucho Sergio y Estíbaliz pero esa canción en particular, la tenía apartada de mí. Así que cuarenta y tantos años después cuando vuelvo a escuchar la letra me quedé helado. Porque aunque no habla directamente de acoso, sí habla de gente que está apartada de la sociedad… gente maltratada de algún modo. Y entonces es cuando me doy cuenta de lo que canté en aquel momento. De alguna manera estaba pidiendo ayuda. Una ayuda que nadie me iba a dar. Y ese sentimiento es el que me dio pie a empezar a escribir “La puerta de Peter Pan”, porque yo tenía una serie de herramientas que acumulé a lo largo de mi existencia. Tuve una infancia muy complicada, a nivel familiar. He sido un superviviente. De hecho he escrito para protegerme del mundo. Me hice escritor para eso. Era mi forma de aislarme. Eso y los musicales. Me fascinan y tiene su explicación. Como he dicho, de pequeño a mi alrededor solo se respiraba tristeza y gritos. Además, cuando salía de casa, tenía otra guerra en la que pelear. Piedras que iban directas a mi cabeza. Incluso un chico me abrió la cabeza contra una roca, literalmente, por ser diferente, por ser yo. Y los musicales me ayudaban. Porque en un musical cualquier cosa horrible parece bonita. Imaginaba a mis padres que en vez de pelear bailaban. Que todo era alegría y luz. El problema era que cuando acababa la música volvía la realidad, los gritos, la pena… Por eso los musicales me han acompañado siempre. Eso y la comedia, porque la pelea mía siempre fue el cambiar la tristeza por risas. Esa, podemos decir, es la razón principal por la que me he especializado en la comedia ante cualquier otra cosa… por eso creo que me he especializado más en comedia.

“En Lanzarote surge mi primera novela larga: ‘Más vale maña que muerta’”

Todos tenemos un Peter Pan dentro…

Cuando era pequeñito me escondía en los árboles para huir de mis acosadores. Me subía a ellos para que no me encontrasen los niños y tenía fascinación por Peter Pan. Me encantaba eso de volar y en mi cabeza lo vestía de azul. Son recuerdos a veces confusos, pero lo vestía de azul por el cielo, quizás por los cuentos del príncipe azul… qué se yo. Pero un día soy consciente de que va vestido de verde y para mí ese Peter Pan pasa a ser un niño maltratado que se escondía en los árboles e iba de verde para que no lo viesen. Por eso tenía la idea de que Peter Pan era un niño acosado y yo era parte de él…

También está la isla de los niños perdidos…

Exactamente… por eso el libro se llama “La puerta de Peter Pan”. A lo largo de la vida cerramos muchísimas puertas a recuerdos que no queremos aceptar, a situaciones a las que no nos queremos enfrentar, y hay un momento que digo que ya está bien. Que quiero reconciliarme con un padre que nunca estuvo. Pero esa puerta estaba muy cerrada y mi padre falleció. Yo sabía que tenía que abrir puertas y enfrentarme a los recuerdos. Pero hacerlo bien, tranquilamente, sabiendo que la alegría se alimenta de muchos momentos de tristeza. Por eso en ese libro… hablo de mi filosofía de vida, de la tristeza, de que nos dejen estar tristes… En Facebook veo constantemente vidas que son de mentira, vidas que nos inventamos para engañarnos y gritar al mundo que somos felices. Inundar las redes de frases de Coelho, de la felicidad. Y hay veces que me dan ganas de decir “¿queréis dejarme estar triste?, hoy me lo merezco y así mañana valoraré más la felicidad”. Y “La puerta de Peter Pan” va de todo eso y, sobre todo, me abro en canal. Hay un momento que digo que es bueno y casi necesario que todo el mundo escriba lo que le salga de lo más profundo de su alma. Que escribir es muy terapéutico. Que escribamos a esa gente a la que se te han quedado cosas por decir. Incluso pongo las cartas que yo escribí a mi padre y a mi madre. Sin miedo. Sin pudor. Para dar ejemplo de lo que es abrirse sin miedo. Que el mundo lo haga por sí mismo. “La puerta de Peter Pan” me ha dado muchísimas alegrías y cada día recibo correos de lectores y lectoras que me hablan de sus experiencias y me llenan de dicha. Además me dieron el Premio Atlantis 2016 al libro. Hoy en día tengo una obra de teatro, que estrenamos si toda va bien, para marzo, basada en ese libro titulada “Piel” y que, como debía de ser, es un musical…

Recordando a la canción de Sergio y Estíbaliz…

Sí, y porque pienso que todas las heridas que nos hacen a lo largo de nuestra vida se quedan tatuadas en nuestra piel y tienes dos opciones, o regodearte en eso o aprender de ello. Yo siempre he sacado lo positivo de todo, incluso de aquello que me pasó de pequeño porque eso me permite ser como soy hoy. Pienso que tenemos que vivir el momento, el AHORA. Porque es lo único real que tenemos. Que dejemos de decir ¡ay qué pena! y ¡qué mal!, porque todo es por algo, todo ocurre por una razón. “Piel” va a ser, como dije, un musical y para adelantar algo diré que es un asesino de traumas. Una obra muy curiosa que no dejará indiferente a nadie.

Pero tenéis ya el reparto…

Sí, yo tengo en mente una actriz en concreto pero puede que no salga adelante pues le han propuesto un proyecto muy ambicioso y me parece que debe de aceptarlo, pero el actor sí, es Dani Paz, al que adoro por toda su trayectoria y por todo lo que me hace sentir cuando actúa. Actualmente está de gira con su musical “Cenicienta”, y hay otro personaje más, pero creo que hasta ahí puedo leer…

¿El director quien va a ser?

El gran Andrés Alemán, que ha dirigido “Las nueve y 43” y le han dado el premio Broadway World Spain al musical en pequeño formato…

Volviendo a los libros, veo que en todo lo que escribes hay parte autobiográfica…

Siempre. Creo que todos los que escribimos cuando lo hacemos vomitamos parte de nosotros, lo que pasa es que hay gente que lo niega…

¿Dónde te encuentras mejor, escribiendo cine, teatro, televisión, tus libros?

Escribiendo. Siempre escribiendo. Lo que sea. Cuando escribo estoy muy feliz porque es mi mundillo y prefiero escribir en las cafeterías a escribir en casa, porque allí veo una mosca y me distraigo. Sin embargo, por incongruente que parezca, en las cafeterías sí puedo, aunque haya bullicio de gente, incluso me gusta… En teatro me encuentro muy a gusto. Pero es cierto que en todo lo que hago me encuentro a gusto. Es verdad si me diesen a elegir empezaría por quedarme con las novelas y luego el teatro.

Y es que escribo por maldición, no paro de escribir. También estamos preparando una web serie que espero salga adelante. Pero en este mundillo en el que me muevo el tema del dinero es lo que prima, sin dinero no hay producción y sin producción no hay beneficios… Espero que todo llegue a buen término.

Escribes cuentos…

Sí. Además te digo un secreto, si entras en mi página web, hay una página con la foto de un barco y si pinchas en la luna te descargas un libro de cuentos míos titulado “Y los cuentos… cuentos son…”. Y es que me encanta escribirlos…

Poesías…

Las tenía como válvula de escape y en un momento determinado las quemé todas… Luego me arrepentí muchísimo y tiempo después una amiga mía va y me viene con un montón de hojas. Yo no sabía qué me estaba dando, pero ella fue la única persona a la que había dejado las poesías. Resultó que las había fotocopiado en su momento para guardarlas por lo que me volvieron de nuevo y no lo podía creer. Ahora ya las tengo pasadas al ordenador y son mi reliquia que puede que algún día comparta. Una de ellas se encuentra camuflada en “Dime que no estoy dormido”…

Y es que las quemé porque era como si necesitase olvidar. Quemar el dolor que llevaban tatuado, pero con el tiempo te das cuenta de que los recuerdos te vuelven… y sigues siendo tú.

Esto es una profesión…

Pues por eso estoy haciendo todo esto, para intentar acabar mis días escribiendo y viviendo de mi “talento”. Si ahora tuviera otro trabajo lo haría por necesidades monetarias. Intentaría seguir escribiendo pero sé que la inspiración quedaría bloqueada por noches en blanco, que puede que las ganas de crear se esfumasen. A mí me inspira mucho la mañana, es verdad que lo podría hacer en otro momento, pero … ya no sería igual.

“Para marzo esperamos estrenar ‘Piel’, un musical basado en los abusos”

Incluso mi pasión me ha llevado a hacer talleres de escritura hasta con niños, y siempre lo digo, si te pones a escribir hay que hacerlo todos los días, porque es un músculo, igual que otro levanta pesas, escribo porque es el músculo que voy ejercitando día a día…

¿Qué proyectos tienes que se puedan decir?

Proyectos un montón… Tengo el proyecto de la obra de teatro que antes te dije, “Piel”, luego hay otra obra de teatro basada en el libro “¡Pues anda que tú!” que, naturalmente, es comedia y luego está por ahí un guion de cine basado en “Más vale maña que muerta”, que es muy de Almodóvar, de hecho toda la serie de Conchi es así…

Proyectos, tiene cajones llenos de proyectos, a corto, medio y largo plazo…

Una serie, que podría ser web o convencional, ahí dejo la idea, en definitiva que Javier no para quieto y espera contar con el apoyo de sus (hadas) madrinas, como Mar Regueras y Miriam Díaz-Aroca (entre otras y principalmente)…

Y hablando de Mar Regueras… ¿Cómo llegáis a escribir “El amor y su puta madre”?

Estaban un grupo de amigas, muchas de ellas actrices, y yo escuchaba. Decían auténticas barbaridades… Mar empezó a contar sus historias, algunas las conocía… y luego le comenté que ahí había un monólogo. Me puse a trabajar sobre el tema y lo que escribía se lo pasaba a ella para que lo corrigiera y así le pudiese dar más su estilo. Al fin y al cabo hablaba de su experiencia en el amor y parte de cosas de alguna amiga. Y resulta que vamos a la presentación de un libro de otra escritora y allí, Javier Más, el editor, se pone a hablar con Mar y le dice que podría publicar algo, pero ella le comenta que no es escritora pero que tiene algo que está haciendo conmigo…

En resumen que así surgió, se gestó y se elaboró “El amor y su puta madre”… que se convertirá en monólogo…

Y hoy en día sueño con trabajar en una productora, sentarme allí e ir a crear.

Porque pienso que estoy siendo mal aprovechado… porque necesito dejar que mis dedos expulsen todo lo que hay dentro de este alma que de pequeño voló con Peter Pan…

Vamos a ver señores productores, apunten en sus agendas:

Jota, a, uve, i, e, erre…

Espacio…

E, ese, pe, i, ene, o, ese, a…

En mayúsculas:

JAVIER ESPINOSA

Y escúchenle, tiene argumentos, diálogos, páginas y páginas para un roto (series) o un descosido (películas)… pasando por obras de teatro, cuentos, musicales, etc, etc…

Seguro que los convencerá…

Les doy la idea y no tienen que darme las gracias…

De nada…

Enlaces

www.javierespinosa.es

www.misvidasenserie.blogspot.com

https://www.facebook.com/Javier.Espinosa65/

Twitter: @javiespinosa77

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Inout Viajes

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.