www.inoutviajes.com
Exposición en el Museo de Ciencias de Londres: Robots
Ampliar

Exposición en el Museo de Ciencias de Londres: Robots

Instagram

Hasta el 3 de septiembre en el Museo de Ciencias de Londres se podrá ver la Exposición “Robots”

Las tres leyes básicas de la robótica, según Asimov:

1. Un robot no hará daño a un ser humano o, por inacción, permitir que un ser humano sufra daño.

2. Un robot debe obedecer las órdenes dadas por los seres humanos, excepto si estas órdenes entrasen en conflicto con la 1ª Ley.

3. Un robot debe proteger su propia existencia en la medida en que esta protección no entre en conflicto con la 1ª o la 2ª Ley.

Y hemos llegado a un punto que esas leyes básicas ya no nos parecen tan disparatadas cuando leemos que los robots van a tener que pagar impuestos cuando sustituyan a humanos en sus labores…

¿Una utopía o un dislate o algo inquietante?

Quién sabe…

Mientras tanto seguiremos discutiendo sobre la conciencia o no de esas vidas artificiales o no tanto… porque ¿sueñan los androidres con ovejas eléctricas?

Así que mientras lo decidimos, podemos ver en Londres “Robots”…

Desde el amanecer de las formas humanas mecanizadas hasta la tecnología de vanguardia fresca del laboratorio, Robots revela la asombrosa búsqueda de 500 años para hacer las máquinas humanas.

Centrándonos en por qué existen y no en cómo funcionan, nuestra exposición de éxito explora las formas en que los robots reflejan la humanidad y las ideas que ofrecen en nuestras ambiciones, deseos y posición en un mundo que cambia rápidamente.

Eric el robot impresionó a la multitud. Se puso de pie y se inclinó y contestó preguntas mientras chispas azules salían disparadas de sus dientes metálicos. La creación británica fue un éxito tal que fue de gira por todo el mundo. Cuando llegó a Nueva York, en 1929, un vigilante nocturno del teatro estaba tan alarmado que sacó un arma y le disparó.

Los expertos del Museo de las Ciencias de Londres esperan una reacción menos extrema con “Robots”. La colección de más de 100 objetos es un tesoro de placeres: un hombre de hierro en miniatura con articulaciones en movimiento; Un cisne robótico que cautivó a Mark Twain; Una pequeña mujer de metal con una taza de apuesta que es impulsado por un mecanismo escondido en su falda.

Las piezas son sorprendentes y deben haber deslumbrado en su día. Ben Russell, el principal experto, señala que la mayoría de la gente no habría visto un reloj cuando primero aplaudió una exhibición, un autómata del siglo XVI de un monje, que se movió, movió sus labios y golpeó su pecho en contrición. Seguramente era hipnotizante para el público de 1560. "Arthur C Clarke dijo una vez que cualquier tecnología suficientemente avanzada es indistinguible de la magia", dice Russell. "Bueno, aquí es donde todo comenzó."

En cada capítulo de la historia de 500 años, los robots han tenido un espejo para la sociedad humana. Algunos de los primeros dispositivos trajeron la Biblia a la vida. Un modelo de Cristo en la cruz hace girar la cabeza y emana sangre de madera de su costado cuando cuatro figuras se elevan. La mecanización de la fe debe haber atraído a las congregaciones tanto como a cualquier sermón.

Pero la fe no era el único foco. A través de animales de relojería y figuras humanas, los fabricantes de modelos exploraron si los seres humanos eran simplemente máquinas conscientes. Trajeron el orden al universo con orreries y astrolabes. Las máquinas se volvieron más alegres en el iluminado siglo XVIII, cuando aparecían autómatas de flautista, escritor y pato defecante. Un siglo más tarde, el estilo era francamente turbulento, con aristócratas borrachos, dandies preening y la vida perturbadora de una salchicha de la granja a la boca… todo se recreaba como autómatas.

Para todo el elogio que recibieron las máquinas, el surgimiento de los robots hizo que la gente se sintiera incómoda. Los telares automatizados y las máquinas de hilar ya habían reemplazado a artesanos y mujeres cuando María, el primer humanoide de éxito en la película de Fritz Lang en 1927, Metropolis, cuestionó el lugar de los humanos en un mundo invadido por máquinas. "Si se crea una economía mecanizada, ¿cuál es la posición de los trabajadores en eso? Te conviertes en esclavos de las máquinas ", dice Russell. Trabajas todo el día para mantenerlos corriendo.

Por lo menos hasta que se les acaben las baterías…

O aprendan a recargar las pilas y entonces los que vamos a correr seremos nosotros…

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Inout Viajes

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.