www.inoutviajes.com
Nidos inteligentes de golondrinas purpúreas desarrollados por Disney y Microsoft
Ampliar
(Foto: Golondrinas purpúreas)

Nidos inteligentes de golondrinas purpúreas desarrollados por Disney y Microsoft

miércoles 01 de agosto de 2018, 11:54h
Instagram
  • Nidos inteligentes de golondrinas purpúreas

    Nidos inteligentes de golondrinas purpúreas

  • Nidos inteligentes de golondrinas purpúreas

    Nidos inteligentes de golondrinas purpúreas

  • Nidos inteligentes de golondrinas purpúreas

    Nidos inteligentes de golondrinas purpúreas

  • Nidos inteligentes de golondrinas purpúreas

    Nidos inteligentes de golondrinas purpúreas
    Sensores y cámaras HD

  • Nidos inteligentes de golondrinas purpúreas

    Nidos inteligentes de golondrinas purpúreas
    Sensores

Los nidos de las golondrinas purpúreas, la mayor especie de golondrina de Norteamérica, han encontrado su hogar cerca de Orlando, aunque sus inquilinos a veces pasen los inviernos en Brasil. En su nido de Florida, una pareja cría a sus seis polluelos, que crecen en Walt Disney World Resort con canciones de películas infantiles de fondo.

Esta entrañable pareja es una más entre toda la comunidad formada por cientos golondrinas purpúreas que residen en acogedores nidos para pájaros diseñados específicamente para ellas en el parque de ocio.

Estos particulares nidos inteligentes, desarrollados por Disney y Microsoft, tienen forma de calabaza y están equipados con sensores ambientales y cámaras de alta resolución. Una tecnología de la que se benefician las aves que viven en su interior, ya que son los sujetos de un nuevo estudio que está revelando los detalles nunca conocidos de la vida de las golondrinas purpúreas, una especie que se encuentra en peligro.

Para aquellos que se dedican a su conservación, la observación de las golondrinas purpúreas permite obtener las claves que garanticen su protección.

Desde 1966, el número de golondrinas purpúreas en Norte América ha disminuido alrededor de un 40%, según la Universidad de Cornell. Más preocupante incluso es el hecho de que muchos tipos de aves migratorias están disminuyendo su número, señala Fischer.

Según el doctor, estas tendencias fueron las principales causas de que el proyecto sobre la golondrina purpúrea se pusiera en marcha y se convirtiera en uno de los ejes centrales de las colaboraciones entre el equipo de Animales, Ciencia y Medio Ambiente de Disney y las ONGs que tratan de preservar la vida silvestre.

Para que los visitantes al parque conocieran más a la especie, el equipo comenzó buscando respuesta a algunas cuestiones fundamentales: ¿Qué necesita una golondrina purpúrea para reproducirse adecuadamente? ¿Cómo aprenden los polluelos los hábitos de su especie? Y, por último, ¿qué podían hacer para que los visitantes a Disney World también se fascinaran por estas aves?

Para dar respuesta a estas preguntas, elaboraron un plan: observarían a las golondrinas purpúreas mientras criaban a sus familias. Para ello, contaron con una gran ventaja: que estas aves suelen elegir nidos ya existentes.

“Algunas especies ocasionalmente se posan en una pajarera artificial, pero es prácticamente imposible que toda una colonia lo haga pudiendo elegir espacios naturales”, apunta Fischer. “Sin embargo, en el este de Norte América, prácticamente todas las golondrinas purpúreas habitan en pajareras artificiales y conviven sin problemas con las personas”.

Para aprender más sobre la vida de las golondrinas purpúreas, Disney decidió colaborar con Microsoft.

Ambos equipos trabajaron conjuntamente para construir el primer nido inteligente para las golondrinas purpúreas. Estas “casas inteligentes” se añadieron a una colonia de pajareras en forma de calabaza colocadas en diferentes postes del parque. Hay un total de once resorts para estas golondrinas en el Reino Animal de Disney.

Estas pajareras –blancas y del tamaño de un buzón de correo – están equipadas con cámaras HD y sensores conectados con la nube, convirtiéndolas en las casas inteligentes más pequeñas del mundo.

Combinan el poder de la nube inteligente con el intelligent edge –en este caso, las propias calabazas– usando visión artificial, la biblioteca de aprendizaje embebida de Microsoft Research y Azure IoT Edge para estudiar a las golondrinas purpúreas y proporcionar a los científicos información de forma automatizada sobre sus comportamientos de anidación.

Toda esta tecnología debe soportar el sol, la humedad y las lluvias torrenciales de Florida a la vez que respetan la vida de las aves. “Teníamos que garantizar que el calor generado por el equipamiento tecnológico no aumentase la temperatura interna de los nidos, ya que esto podría alterar los hábitos de anidamiento de las golondrinas”, comenta Ambrozie.

Para lograrlo, equiparon cada sensor con un ventilador silencioso. También realizaron tests rutinarios de temperatura en las cámaras y los demás dispositivos para comprobar que todo estaba funcionando correctamente sin desestabilizar el ambiente.

La primera fase del estudio consistió en una prueba de conceptos, demostrando que los equipos podían construir nidos acogedores y, a la vez, dotados de la más alta tecnología. Fischer comenta orgulloso que esta etapa ya se ha cumplido.

Las cámaras establecidas cerca de los nidos proporcionan imágenes en alta resolución de las crías saliendo de los huevos o a los padres cuidando de sus polluelos. Los sensores, mientras tanto, monitorizan la temperatura, la humedad y la presión del aire durante la etapa de anidamiento y registran cada vez que uno de los progenitores abandona el nido.

“Viéndolos y escuchándolos, parece que se divierten mucho”, afirma Fischer. “Esto puede ayudar a muchas familias que visiten Disney a emocionarse con el poder de la naturaleza”.

Los nidos inteligentes se sumaron a una amplia colonia de pajareras para golondrinas purpúreas dentro del parque de ocio de Disney. El proyecto en el que se enmarca fue creado para el estudio y la conservación de la especie, y lleva 20 años dando un hogar a las familias de golondrinas. Hoy en día cuenta con más de 170 nidos al año.

“Ha sido una experiencia reveladora. Gracias a las nuevas tecnologías, hemos visto todo lo que nos queda por aprender de estas aves”, asegura Fischer.

“Por ejemplo, cuando solo podíamos ver las pajareras por fuera, siempre me impresionó el tamaño de las libélulas que los padres llevaban a sus crías, y nunca supimos cómo repartirían el alimento o si lo compartirían. Sin embargo, ahora ¡el vídeo de los polluelos comiendo esas enormes libélulas es realmente impresionante!”, exclama.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios