www.inoutviajes.com
Naim Thomas: Hay que perder el miedo a Shakespeare
Ampliar

Naim Thomas: Hay que perder el miedo a Shakespeare

Instagram

Naim Thomas: ‘Actor. Cantante. Músico...Soy tan poco original que hasta resulto diferente’.

Así se define en Twitter este hombre conocido a raíz de la primera Operación Triunfo, aquella que arrasó en las audiencias. Pero este hombre “tan poco original” ha estudiado filología inglesa y periodismo. Con doce años realizó su papel (infantil por supuesto) en una serie llamada “Mission Top Secret”, y desde entonces no ha parado como él mismo reconoce.

Hacer este Shakespeare no es un sueño, es un estado permanente de felicidad

Hablamos con Naim Thomas, que está interpretando en estos días la obra“Sueño de una noche de verano”, de William Shakespeare, convertida en un musical, en el Teatro Príncipe Gran Vía, Madrid.Lo asaltamos en uno de los ensayos, se muestra sonriente, amable, respirando alegría por todos los poros y vestido para la ocasión, es decir de Lisandro…

¿Esto es un sueño de una noche de verano o es un sueño?

Los sueños tienen una cosa muy buena porque el mundo onírico te ofrece posibilidades infinitas, pero por otro lado te tienes que despertar y eso es una… una mala pasada, con lo cual yo creo que esto no es un sueño, es un estado permanente de felicidad. Es mi segundo clásico, había hecho las obras de Plauto y un musical al respecto de las obras de Plauto, pero nunca había hecho un Shakespeare, además musical y transgresor, rockero, como quería Shakespeare, acercar la comedia a la gente, acercar la comedia al público que va a ver teatro.Lo que tenemos que hacer es concienciar a la gente que cuando viene a ver Shakespeare no viene a ver un dramón, una cosa intelectualoide, en absoluto, viene a ver algo fácil, sencillo, divertidísimo y muy bien escrito, las tramas están inmejorablemente escritas.

¿Qué diría Shakespeare si lo viera?

Creo que le gustaría mucho, estoy seguro porque lo único que ha hecho, tanto Carla Calabrese como Seba Prada es lo mismo que hacía Shakespeare, acercar la comedia a la gente y en este caso es lo que se ha intentado, hacer un trabajo inmersivo dentro de lo que es Shakespeare, no trabajarlo desde la intelectualidad, sino desde la cercanía con el público porque al fin y al cabo, nos guste o no, el teatro es para instruir, pero también es para entretener.

Naim hace el personaje de Lisandro, uno de los enamorados atrapados en los juegos de Puck, un duende travieso que enreda a las parejas en el bosque…

¿Quién es Lisandro?

Pues Lisandro es… depende del momento…

¿Andaluz?

No, Lisandro es andaluz cuando le hechizan, antes de hechizarlo es un calzonazos absoluto que hace todo lo que Hermia quiere. Y qué pasa, que Puck lo lía todo, se confunde de persona y hechiza… en lugar de hechizar a Demetrio para que se enamore de Helena, hechiza a Lisandro y lo enamora de Helena, y Lisandro pasa de ser un pobrecito calzonazos a ser un andaluz seductor que no le importa batirse con espadas, porque hay un duelo…

¿Qué ha sido lo más difícil de hacer en esta obra?

Todo, la obra es complicada de por sí, pero todo es muy honesto, el proyecto es muy honesto, escucháis a trece personas, veis a trece personas, no hay grabaciones, todo lo que veis somos nosotros, inclusive la coreografía de los duelos que estamos saltando como si fuéramos bailarines, no son bailarines, somos nosotros, todo es una labor de artesanía, eso es lo que se tiene que apreciar.Con dinero yo puedo hacer una gran producción, pero con dinero no puedo hacer que un elenco se involucre hasta el punto de llegar a un ser un cardumen, que donde va uno vamos todos, somos como los malos equipos de futbol, todos vamos detrás del balón, pero para bien.

Naim se hizo conocido para el gran público porque fue uno de los participantes de la más exitosa edición de Operación Triunfo, la primera, la de Rosa, Bisbal, Chenoa, Bustamante,Naim…

¿Qué queda de ese Naim de OT?

Muchas cosas, lo que pasa es que Naim no suele cambiar… hablo en tercera persona no porque me guste, pero ya que estamos así…Naim es una persona que ha sido muy consciente de las circunstancias de su vida,pero ha procurado mantener a su personalidad bastante alejada de esas circunstancias, y creo que Naim se ha sabido reinventar muy bien.

Lisandro es andaluz cuando le hechizan, antes de hechizarlo es un calzonazos absoluto que hace todo lo que Hermia quiere

Has hecho cine, teatro, música…

He hecho de todo…He hecho cine, teatro, música, televisión también… me falta hacer malabares en un circo…

Y magia…

Sí, también…

Aunque este Sueño es un poquito magia…

Es muy mágico, y si vieras por detrás es otro espectáculo, ver la velocidad de los cambios de los compañeros y los míos… no podemos irnos a camerinos, no da tiempo… así que magia prácticamente la hacemos. Creo… que no me falta nada en este mundillo…

Pero con qué estás más contento…

Es muy difícil, a papá o a mamá… o decir el hijo favorito… es muy difícil…

Pero además de teatro tienes proyectos de música.

Sí, de música sí, saqué un disco el año pasado con un grupo que se llama SHY, un grupo para hacer lo que a mí me gustaba, que era Funky de los 70, lo que me ha gustado siempre, estuvimos en el Festival de Música Diversa de Segovia, tenemos otro festival el mes que viene…

Tengo entendido que estás embarcado en una especie de gira ¿cómo compaginas?

Cuando puedo, puedo y cuando no puedo tengo una persona que me cubre y que lo hace maravillosamente bien, incluso mejor que yo, solo que yo llegue antes al casting (se ríe, aunque la sonrisa no le ha abandonado en toda la entrevista)…Es cierto que tiene un algo el teatro, porque yo era mucho de cine, me gustaba mucho, la televisión también… y el teatro no me hacía mucha gracia hasta que empecé a entrar en él y dije ¡que carga de profundidad lleva esto!, el nivel emocional… te vuelves un poquito yonki emocional, la necesidad del directo, de que te vean, de que funcione… o de que no funcione y buscas el camino para que vuelva a funcionar…

¿Habéis ido cambiando sobre la marcha, en los ensayos, la obra?

Sí, sí… nos han dejado muchísima libertad y tengo que alabar muchísimo a todo este colectivo de Stage Company porque, la verdad, estoy feliz…

Saqué un disco el año pasado con un grupo que se llama SHY, un grupo para hacer lo que a mí me gustaba, que es Funky de los 70

Y esa felicidad se le nota…

¿Cómo llegaste aquí?

Haciendo casting como todo el mundo, porque al fin y al cabo no hay nadie imprescindible, de hecho, muchos actores famosos tuvieron que hacer este tipo de casting, y a mí también me ha tocado hacerlo. Yo nunca había trabajado con la escuela argentina, y te das cuenta de que te exigen quizá más que aquí, trabajas más, son muy exigentes, sin embargo tienen una capacidad de diálogo y de empatía con la persona tras el actor que quizá se nos está olvidando aquí, porque una persona motivada y feliz en su trabajo funciona mucho mejor y eso lo han sabido hacer maravillosamente bien, tanto desde producción como desde dirección nos han dado libertad absoluta para que probemos, para que actuemos… Prueba… Vuela… la única consigna que tenía por parte de Carla Calabrese y Seba Prada es ¡diviértete!...

¿Y te diviertes?

Sí, sufro divirtiéndome, pero me divierto, es muy divertido y he perdido cinco kilos en los dos meses de ensayos.

Naim nació en Barcelona, pero es un ciudadano del mundo, que se suele decir, porque estuvo tres años en Los Ángeles, pasó por Madrid, se marcó a Canarias…

¿Actualmente dónde vives?

Aquí en Madrid… Mi hijo ha nacido en Valdemoro, solo te digo eso, nueve meses, es un dinosaurio de casi un metro…

¿Cuándo lo ves?

Cuando voy a casa lo veo, él duerme, por las mañanas se levanta a las 7 y yo me levanto a las 7 con él para tener un tiempito, y a eso de las 10 me vengo para acá y a las diez de la noche vuelvo a casa.

Es muy difícil compaginar el trabajo artístico con la familia…

Tengo una ventaja, que tengo la mejor mujer del mundo y se merece un altar porque no me ve en todo el día y siempre está ahí, tengo una compañera fuera de serie que está a todo y me lo hace todo más fácil y sencillo, es de esas personas que por muy complicada que sea la vida te la hace fácil.

¿Qué proyectos tienes después de este sueño?

Después de este sueño tomarme unas vacaciones de un mes, porque vine aquí de estar en el Teatro Apolo en Barcelona haciendo Rouge, con Ricard Reguant, que estuve allí seis meses, me vine para acá y no tuve tiempo para descansar, así que ¡Por favor, quiero descansar!...

Y si sale otro casting…

No, peroesto crea adicción y lo malo es que nunca sabes cuando vas a dejar de tener trabajo y tienes el miedo de ¿cuándo me van a dejar de llamar? Por suerte estoy en muy buen momento, no heparado, encadeno trabajos…

Llegué aquí haciendo casting como todo el mundo, porque al fin y al cabo no hay nadie imprescindible

¿En esta obra cantas?

Sí, pero poco, creo que es el musical que menos he cantado en toda mi vida…

¿Cuántos musicales has hecho?

Catorce.

¿Y el favorito cuál sería? Déjate éste a un lado.

Estoy entre… mi hijo favorito, si te digo que Sueño sería un cohijo favorito, no te lo digo por decir, me lo preguntas el mes que viene y te voy a decir lo mismo, así que éste sería uno y ‘TheWedding Singer’, -El Rey de bodas-, que hice en el 2007 en el Teatro Alcalá, sería el otro, que incluso vino el director de Broadway a dirigirnos y fue un lujo, para mí fue el mejor proyecto que he hecho en teatro, aunque está también ‘El ascensor’, que lo hicimos en el Pavón el año pasado, con Laura Enrech…

Naim hace una última recomendación a losespectadores…

Es una comedia muy absurda, pero absurda para bien, es extremista, mezcla de Comedia del Arte con ese puntitode temperamento español. Si la gente pierde el miedo a Shakespeare se lo puede pasar muy bien.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Inout Viajes

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.