www.inoutviajes.com
Una escapada romántica a la nieve
Ampliar

Una escapada romántica a la nieve

Instagram

En contraste con las frías temperaturas, la calidez de Park Piolets Mountain Hotel & Spa se abre a todos aquellos enamorados que quieran pasar unos días de desconexión en pareja. Es verdad que todos los días pueden ser San Valentín, pero el 14 de febrero ofrece la excusa perfecta para tener un detalle con esa persona especial. Amor es compartir momentos y, sin duda, lo mejor es substituir los regalos materiales por experiencias en pareja, como una escapada a este hotel de Andorra, un refugio de paz y bienestar, ubicado a sólo 300 metros de la estación de esquí de Grandvalira.

Sea cual sea el nivel de esquí, Grandvalira tiene propuestas para esquiadores de todos los niveles. Para los que no esquían, una opción es probar con una excursión con raquetas de nieve para descubrir magníficos bosques nevados. Si se buscan emociones fuertes, una ruta en moto de nieve hacia un impresionante paraje, como es el Llac de Pessons, puede ser un plan perfecto para San Valentín. Si por el contrario se prefiere algo más tranquilo, un paseo en trineo de perros (mushing) es una actividad única que permite tener otra perspectiva de los idílicos paisajes de los Pirineos en invierno.

Relajación y gastronomía de calidad

Para recuperar fuerzas para la siguiente jornada de esquí, los huéspedes pueden encontrar relax en el Park Spa Mountain Club, que cuenta con idílicas vistas a las pistas de esquí. Y para San Valentín nada mejor que un masaje en la nueva cabina a dúo con el cielo estrellado.

El masaje recomendado es Mountain Lovers, un ritual romántico de bienestar en pareja, que incluye un masaje relajante corporal y facial con aromaterapia de aceites esenciales puros de jazmín y sándalo que potencian las esencias femeninas y masculinas.

Tras encontrar el tan anhelado relax en el spa, es momento de celebrar el día de los enamorados con una buena cena en el restaurante efímero Kao Soldeu, que se encuentra en el mismo hotel. Este winter pop-up restaurant, un concepto único en Europa, ofrece una selección de alta cocina china adaptada a un entorno de montaña de la mano de la familia Kao, propietaria del prestigioso restaurante Shanghai en Barcelona. Para este señalado día a todos los comensales se les ofrecerá una copa de champagne de bienvenida y la degustación de un entrante especialidad del chef.

Para alargar la noche, el lounge bar de Park Piolets es el lugar ideal para degustar delicatesen y bocados gastronómicos o un cóctel mientras se repasa la jornada de nieve y se prepara la agenda de la siguiente.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Inout Viajes

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.