www.inoutviajes.com
La taberna cañí de la Plaza de la Independencia, Patio de Leones, actualiza el concepto de tardeo
Ampliar

La taberna cañí de la Plaza de la Independencia, Patio de Leones, actualiza el concepto de tardeo

miércoles 11 de marzo de 2020, 11:40h
Instagram

El tardeo, vocablo que hace referencia a la actividad de ir de tapas o de copas por la tarde, se impone al acto de salir por las noches de discoteca, no solo en Madrid sino en toda España. La principal ventaja de esta nueva moda es que la fiesta comienza antes y por lo tanto acaba antes (al menos, en teoría), permitiéndonos conciliar el ocio con la vida familiar y laboral, ya que se duermen las horas suficientes para que cuerpo y mente se recuperen. Siempre en línea con lo que el público demanda, Patio de Leones, el rompedor bar que abrió sus puertas en verano frente a la puerta de Alcalá, ha diseñado el tardeo más divertido y canalla de la capital. De momento, la fiesta tendrá lugar los viernes, sábados y domingos de 18:00 a 00:00 horas, aunque la idea es, explican sus ideólogos, «ir ampliando la propuesta para ofrecerla todos los días de la semana».

Diversión, buen gusto y un puntito de locura están asegurados en los tardeos de Patio de Leones, un proyecto que lleva el sello del vecino multiespacio Ramsés, referente madrileño en ocio, copas y gastronomía. Cada día, sus 200 m2 –decorados por el prestigioso artista multidisciplinar ganador de un Grammy Sergio Mora con guiños a la iconografía andaluza y madrileña cañí– acogerán la actuación de distintos grupos musicales que amenizarán cada tarde (en horario de 19:00 a 22:00 horas) a ritmo de estilos dispares, desde flamenco hasta covers de temas populares del indie y el pop rock.

Para beber hay cerveza bien fría, un vermú en edición especial diseñado por Martini en exclusiva para Patio de Leones 30 referencias de vinos por copas, combinados y cócteles clásicos. Cada bebida se servirá acompañada de un picoteo de cortesía a base de quesos, frutos secos, aceitunas, chips caseras con chorizo, salchichón, etc. Quienes deseen cenar tienen disponible una versátil carta que incluye desde tapas y raciones (jamón Joselito, mojama de atún de Cádiz, cecina veteada de vaca de León, anchoas de Santander, laterío cinco estrellas La Brújula, patatas bravas, tortilla de patatas hecha al momento, gambas de Huelva, pulpo a la gallega, etc.) hasta guisos de tronío como rabo de toro al vino tinto, unas sabrosísimas albóndigas de ternera o callos con chorizo.

La entrada al tardeo de Patio de Leones es gratuita, el consumo libre (cada uno paga por lo que consume) y no se admiten reservas.

Taberna cañí

Bajo la dirección del empresario hostelero Jorge Llovet (también fundador de Ramses, del que es vecino ‘pared con pared’), Patio de Leones se autodefine como ‘el bar de la plaza de la Independencia’, popular, democrático y aperturista. Está situado en un magnífico edificio en chaflán a los pies de la Puerta de Alcalá, que fue durante 125 años la plaza de toros de la ciudad de Madrid (entre 1749 y 1874), y busca recrear el sabor y la autenticidad de la época, así como emocionar al comensal a través de su estética y de una sólida oferta gastronómica.

El local, de más de 200 m², cuenta con una diáfana sala principal con mesas altas, una magnífica barra circular realizada en acero inoxidable y una bodega volada de 2.500 kilos de peso, única en España y con capacidad para más de 1.200 botellas perfectamente aclimatadas según las características del vino. El interiorismo lleva la impronta colorista y rompedora del prestigioso artista multidisciplinar Sergio Mora, ganador de un Grammy Latino por el diseño del disco El poeta Halley de Love of Lesbian y autor de los murales del restaurante miamense Bazaar Mar de José Andrés. En Patio de Leones ha buscado homenajear la cultura española y «su magia surrealista y pintoresca, sus maravillosas contradicciones, su espíritu festivo y su extraordinario sentido del humor» a través de una serie de lienzos y murales de azulejos pintados a mano que muestran iconos flamencos y genios universales con apellido español como Dalí, Picasso, Buñuel, Valle-Inclán o Paco de Lucía. En la decoración también participa el escultor Pepe Puente, heredero de la gran tradición escultórica romántica, del plateresco español y de la orfebrería renacentista, cuyo universo expresivo e inequívocamente moderno se ha ido acotando, con los años, al arte de la tauromaquia. Para Patio de Leones ha realizado la obra Espíritu Santo, una escultura de casi 400 kilos que hace las veces de cabina de DJ y recrea la plaza de toros de Las Ventas en acero, y la efigie de dos faunos, Alfa y Omega, que protegen la taberna de las malas energías. Otros sellos de prestigio que han colaborado en el proyecto son La Cartuja de Sevilla, que firma las piezas de vajilla, y La Condesa, que hace lo propio con los uniformes de inspiración chulapa del equipo.

Dispone también de una terraza con capacidad para 100 personas con vistas a la Puerta de Alcalá y de un amplio horario (de 7:30 de la mañana a 3:00 de la madrugada) que da lugar a diversas fórmulas para comer y beber en cualquier momento desde el desayuno hasta la cena y primeras copas de la noche pasando por el aperitivo, el almuerzo y el tardeo o after work.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios