www.inoutviajes.com
Florencia
Ampliar
Florencia

Los caminos de Dante: de Florencia a Rávena tras las huellas del gran poeta

Instagram

Este 2021 se conmemora el 700 centenario de la muerte del gran poeta italiano Dante Alighieri, autor del famoso poema “La Divina Comedia” y en Italia se organizan numerosos actos entorno al él y cómo no, se ha puesto en relieve una ruta dividida en veinte etapas, “los caminos de Dante”, un itinerario de 395 kilómetros, desde la casa natal de Dante Alighieri en Florencia hasta su tumba en Rávena, atravesando los Apeninos y sumergiéndose en bosques silenciosos y pueblos históricos, cascadas y castillos medievales. Este apasionante itinerario recorre el exilio del padre de la lengua italiana desde Toscana hasta Emilia Romaña. La ruta ha sido incluida por LonelyPlanet entre sus Best in Travel para 2021 como la mejor "Ruta Cultural" entre las experiencias de turismo sostenible premiadas por la editorial.

Los caminos de Dante, un itinerario de 395 kilómetros, desde la casa natal de Dante Alighieri en Florencia hasta su tumba en Rávena

Dante vivió en numerosas ciudades italianas su exilio y hoy recorremos algunas de ellas.

Partiendo de la Casa-Museo de Dante, en Florencia, visitaremos localidades como el pueblo histórico de Pontassieve, situado a 13 km, en la confluencia de los ríos Arno y Sieve, rodeado de los paisajes típicos de la campiña toscana, una sucesión de colinas cubiertas de viñedos y olivares y salpicadas de iglesias, castillos y granjas. Como demuestran numerosos hallazgos arqueológicos, en el pasado el territorio estuvo habitado por los etruscos y los romanos. Sin embargo, fue en la Edad Media cuando el lugar adquirió importancia y prestigio, especialmente por su posición estratégica, y fue aquí donde, en 1357, los florentinos decidieron construir una fortaleza, llamada Castel Sant'Angelo, el nombre original del pueblo. Alrededor de la fortaleza se construyeron muchas casas, rodeadas y protegidas por enormes murallas.

Poppi te remonta a la Edad Media. Su castillo, construido en el siglo XIII, es atribuido por Vasari a Lapo, maestro de Arnolfo di Cambio. En el patio, se puede apreciar un complejo sistema de escaleras y una riquísima colección de escudos. En el interior de la capilla se pueden admirar los frescos de Taddeo Gaddi, uno de los discípulos más importantes de Giotto. La verdadera joya del Castillo es la espléndida biblioteca, cuya imponente colección bibliográfica donada al Municipio de Poppi por los Condes Rilli-Orsini, que constituye un tesoro editorial. Entre los huéspedes de los Condes Guidi en esta espléndida mansión, según algunas informaciones, se debería incluir a Dante Alighieri (que alude a esta parte del Casentino en varios versos de la Divina Comedia).

Marradi es un pintoresco municipio del Alto Mugello, en la vertiente romañola de los Apeninos, famoso por ser el lugar de nacimiento de uno de los poetas más importantes del siglo XX, Dino Campana (1885-1932), y por la producción de deliciosas castañas.

Los orígenes de Marradi son en realidad mucho más antiguos que las divertidas anécdotas de Dante: los ligures, etruscos y celtas vivían aquí antes de la conquista romana y de la construcción de la carretera, la vía Faventina, que conectaba Faventia (Faenza) y Florentia (Florencia).

Brisighella, uno de los pueblos más bellos de Italia, es una antigua ciudad medieval, situada en el Parque Regional de la Veta de Caliza de Romaña

Desde 1428 Marradi pertenece a Florencia: la familia Lorena emprendió grandes obras públicas, como la construcción del Teatro degli Animosi, la reconstrucción de la iglesia de San Lorenzo, un nuevo hospital y la nueva vía Faentina, a la que en 1893 se añadió el ferrocarril, por cuyas vías circula el Tren de Dante, a lo largo del tramo Rávena-Florencia y que en las proximidades de Marradi atraviesa el bosque, permitiendo admirar su follaje y una vista panorámica única.

La Vía Faentina es la principal vía de comunicación entre Emilia-Romaña y Toscana, gracias a la carretera provincial 302 y a la conexión ferroviaria que invita a los turistas a volver sobre los pasos del Poeta Supremo de forma pausada. En el centro de este "itinerario dantesco" se encuentra la ciudad de Faenza, en la provincia de Rávena. Faenza, de origen romano y situada en la Vía Emilia, es una ciudad conocida por su producción de cerámica, que se remonta al siglo XII y alcanzó su máximo esplendor durante el periodo del Renacimiento .La ciudad ha experimentado una larga evolución histórica, enriqueciéndose con arquitecturas de gran valor, con una fuerte caracterización renacentista y neoclásica.

Brisighella, uno de los pueblos más bellos de Italia, es una antigua ciudad medieval, situada en el Parque Regional de la Veta de Caliza de Romaña, en los Apeninos Tosco-Romagnolos, a lo largo de la antigua Vía Faentina Se caracteriza por sus tres pináculos rocosos, las famosas tres colinas, sobre las que se levantan la fortaleza de Manfredi (siglo XIV), el santuario de Monticino (siglo XVIII) y la torre conocida como la Torre del Reloj (siglo XIX).

Ravenna, la ciudad donde Dante pasó los últimos años de su vida y donde murió en 1321, ha dedicado al gran poeta de la Divina Comedia un teatro y en las calles de los alrededores se encuentran el Museo Dantesco y la tumba donde se conservan los restos – dentro de un templo neoclásico- que preservan su memoria. La ciudad es bella, culta y elegante, ciudad de santos, banqueros y reyes. Presume de ocho monumentos declarados por la Unesco Patrimonio de la Humanidad. Entre todos ellos destaca la Basílica de San Vital, obra maestra del arte bizantino del siglo IV, con su cuerpo octogonal.

Las obras paleocristianas ofrecen maravillosos mosaicos, sobre todo en el Mausoleo de Gala Placidia, pero también en el Mausoleo de Teodorico y en el Baptisterio Neoniano, llamado de los Ortodoxos, con su magnífica cúpula de mosaicos polícromos comparable al Baptisterio Arriano.
También la Basílica de San Apolinar el Nuevo, erigida para el culto arriano y sólo posteriormente consagrada al catolicismo (en el siglo IV), presenta las paredes de la nave central completamente cubiertas de mosaicos, distinguiéndose además por su pórtico del siglo XVI y el campanario extrañamente cilíndrico del siglo XI. Son maravillosos los mosaicos que adornan el ábside y la Capilla Arzobispal de la famosa Basílica de San Vital, mientras que el santo patrón representado en medio a un paisaje campestre de mosaicos se glorifica en la Basílica de San Apolinar in Classe.

Son estas maravillosas y únicas decoraciones de mosaicos el elemento común que ha dado a Rávena el título de “ciudad de los mosaicos”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+

0 comentarios