www.inoutviajes.com
Río Parque Nacional Gan HaShlosha
Ampliar
Río Parque Nacional Gan HaShlosha

Lugares paradisíacos, lejos del mar, para darse un baño en Israel

martes 10 de agosto de 2021, 12:04h
Instagram
  • Israel. Piscinas naturales

    Israel. Piscinas naturales
    Atardecer en Gan Hashlosha

  • Israel. Piscinas naturales

    Israel. Piscinas naturales
    Cascada en el parque Gan Hashlosha

  • Israel. Piscinas naturales

    Israel. Piscinas naturales
    Cataratas David en En Gedi

  • Israel. Piscinas naturales

    Israel. Piscinas naturales
    Gruta Ein Gedi

  • Israel. Piscinas naturales

    Israel. Piscinas naturales
    Cascada en Nahal Amud

  • Israel. Piscinas naturales

    Israel. Piscinas naturales
    Ein Prat

  • Israel. Piscinas naturales

    Israel. Piscinas naturales
    Ein Prat

  • Israel. Piscinas naturales

    Israel. Piscinas naturales
    Reserva Natural Forestal de Yehudiya

Israel alberga más de 40 reservas naturales en las que se esconden zonas de agua donde está permitido el baño, que son una gran alternativa a las playas bañadas por los mares Mediterráneo y Rojo.

Con una temperatura media por encima de los 30 °C durante los meses de verano, Israel cuenta con espacios naturales a los que poder escapar del calor sin necesidad de desplazarse hasta la costa. El país cuenta con más de 40 parques nacionales repartidos a lo largo del territorio, con reservas en las que se esconden ríos, arroyos y piscinas naturales. Lugares paradisíacos para darse un baño durante los días más calurosos, rodeados de naturaleza y paisajes extraordinarios únicos que ofrece Israel…

Gan HaShlosha

El parque nacional de Gan HaShlosha, un pequeño oasis escondido en la región de Galilea, es el verdadero Edén. Su mayor atractivo son las piscinas naturales y sus cascadas, provenientes de los manantiales a lo largo del cauce del arroyo Amal. Esta característica hace que la temperatura del agua se mantenga a 28 °C durante todo el año. Además, están rodeadas de palmeras, vegetación y amplias zonas de césped.

Aunque frecuentado por aquellos que buscan relajarse, el parque también acoge el Museo de Arqueología Regional y Mediterránea, con piezas que muestran las diversas culturas que habitaron la región a lo largo de la historia.

Nahal David

En la reserva de Ein Gedi, en la ribera oeste del mar Muerto, se encuentra el arroyo David (Nahal David), nombrado así por el personaje bíblico del rey David. Es conocido por el sendero que recorre el curso del torrente y las numerosas piscinas naturales y cascadas que se encuentran por el camino, ideales para refrescarse en un caluroso día de verano. Al llegar a la cima, se encuentra la cascada de David, la mayor de todo el arroyo con 36 metros de altura. La caminata dura menos de 20 minutos y merece la pena por las vistas al mar Muerto y la vegetación y fauna que rodean el sendero.

Nahal Amud

La reserva natural de Nahal Amud, en la región de Galilea, es una combinación de naturaleza y patrimonio humano. El arroyo y sus fuentes, la vegetación, las cuevas prehistóricas y antiguos molinos de harina hacen que esté considerado por muchos como una de las rutas más bonitas de Israel.

Su principal atractivo son las piscinas de rocas naturales, de poca profundidad y aguas claras, que se crean en el punto en el que se unen los arroyos Sekhvir y el Amud.

Una red de senderos cruza la reserva, incluidos dos de los más importantes del país: el Sendero Nacional y el Sendero de Mar a Mar que cruza el norte de Israel desde el Mediterráneo hasta el mar de Galilea.

Ein Prat

En mitad del desierto de Judea se encuentra la reserva natural de Ein Prat, también conocida como Wadi Qelt, que combina valles áridos típicos de paisajes desérticos con la vegetación alrededor de los arroyos de la zona, perfectos para remojarse en los calurosos días de verano. En la cara norte se encuentra un pequeño manantial que desemboca en una piscina de hormigón de 2,5 metros de profundidad, conocida como Tamar pool, ya que se encuentra junto a una palmera datilera (tamar en hebreo).

Ein Prat también ofrece la oportunidad de hacer excursiones por sus senderos o a practicar escalada y rappel en el acantilado de la orilla norte del arroyo. La reserva también es frecuentada por aquellos que quieren visitar el monasterio de Faran, el primer monasterio cristiano construido en el desierto de Judea en el año 330 d.C.

Bosque de Yehudia

Sobre el mar de Galilea, entre los barrancos de los rocosos Altos del Golán, numerosas cascadas desembocan sobre profundos estanques, rodeados por la reserva natural del Bosque de Yehudia. En total son tres las corrientes que se encuentran en el parque: el Yehudia, el Meshushim y el Zavitan. En sus alrededores hay una amplia selección de caminos para recorrer, desde más sencillos y cortos hasta 10km, con secciones que únicamente se pueden atravesar haciendo rappel.

Merece la pena visitar las columnas hexagonales de basalto, un fenómeno geológico singular creado por el enfriamiento de las capas de lava a lo largo del tiempo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios