www.inoutviajes.com
Entrevista a Javier Ching-shan Hou representante de la Oficina Económica y Cultural de Taipéi en España

Entrevista a Javier Ching-shan Hou representante de la Oficina Económica y Cultural de Taipéi en España

lunes 13 de abril de 2015, 16:19h
Instagram

‘En Taiwán se mezcla la cultura tradicional china milenaria con la cultura occidental’




entrevista embajador taipe en españaPara situar a nuestro entrevistado, tanto profesional como personalmente, comenzaremos apuntando unos breves datos de interés; fue en el año 1973 cuando la República de China (Taiwán) suspendió las relaciones diplomáticas con España, a partir de esa fecha se estableció en Madrid el Centro Sun Yat-Sen, que poco más tarde pasaría a denominarse Oficina Económica y Cultural de Taipéi, con el objetivo de seguir promoviendo todo tipo de relaciones y actividades entre ambos países.
El representante de este organismo es Javier Ching-shan Hou, cargo que ocupa desde el 2010, después de un largo recorrido diplomático por Iberoamérica, en países como Honduras, El Salvador o Uruguay.
Tras estos cinco años como responsable de la Oficina Económica y Cultural de Taipéi en España, nos interesamos por aquellas funciones o trabajos más destacados que realiza esta entidad, a lo que Ching-shan nos responde ‘en la práctica, nuestra oficina cumple con todas las funciones que serían las propias de una embajada. Además de ofrecer servicios consulares, nos ocupamos de dar a conocer nuestro país a los españoles y del fomento de las relaciones económicas, empresariales, comerciales, políticas, culturales y, por supuesto, turísticas entre España y Taiwán’. Como ejemplo más concreto, últimamente trabajamos en un acuerdo de transporte aéreo para poder establecer un vuelo directo entre Madrid y Taipéi, algo que no existe en la actualidad y que facilitaría en gran medida el acercamiento entre nuestros países.
Se trata de un hombre de aspecto afable y conciliador, con una dilatada experiencia en relaciones exteriores a sus espaldas, estudió, en los años 70, Literatura y Filosofía, además de un curso de doctorado de Filología en la Universidad Complutense de Madrid. Cuando regresó a España, después de treinta y seis años, para ser nombrado representante de esta oficina, destacaba en una entrevista lo mucho que había cambiado todo en este país, es ‘casi un salto a otro nivel’, dijo.
¿Qué le trajo a España?
En un primer momento el idioma, vine a perfeccionar mis estudios de español y me encontré con un país de enorme riqueza histórica y cultural que todavía hoy no deja de sorprenderme por todo lo que tiene para ofrecer al mundo. Y también su enorme capacidad y talento en otros terrenos, a veces no del todo valorados o destacados, como pueden ser el alto grado de desarrollo en tecnologías como las de las energías renovables o la alta velocidad.
Como habitante de Madrid, desde hace cinco años ¿qué destacaría de esta ciudad?
Es una ciudad que lo tiene casi todo: amabilidad de sus gentes, la mejor oferta gastronómica, atractivos culturales, excelentes museos, teatros… Digo casi todo porque, evidentemente, le falta el mar, pero lo suple con creces con otros muchos atractivos.
En estos años ha adquirido alguna afición española, como el flamenco, fútbol, toros...
Sí, por supuesto, casi todo lo que ha nombrado me resulta llamativo y muy interesante. También me atraen las fiestas y tradiciones como las Fallas de Valencia, los Sanfermines de Pamplona o la celebración de la Semana Santa. A ello añadiría la oferta cultural de primerísimo nivel y por supuesto, la riqueza de la gastronomía, y de manera muy especial productos como el jamón, el vino, los quesos o el aceite. Y es que en España se hace de la comida, como de tantas otras cosas, una verdadera obra de arte.
Este representante diplomático nos habla del gran desarrollo experimentado por su país en un periodo corto de tiempo ‘Taiwán es hoy una de las economías más vibrantes de Asia y, en consecuencia, también lo es de todo el mundo. Nuestro país ha pasado en poco tiempo de ser una economía de base agrícola a convertirse en un verdadero exponente del desarrollo tecnológico y de la industria basada en la investigación y el desarrollo. Hoy somos una economía que dependemos en gran medida de la exportación, ocupamos el puesto nº 18 en el ranking mundial de comercio exterior, tenemos una tasa de crecimiento económico del 3,78 por ciento y somos el cuarto país del mundo en reservas de divisas. Actualmente, nuestra tasa de paro es inferior al cuatro por ciento’.
Asimismo, nos interesamos por la relación conflictiva y tensa entre Taiwán y la Republica Popular China, que comenzó tras la victoria comunista en la Guerra Civil de 1949 que provocó la división de China en dos estados, por un lado la nueva República Popular China, y por otro Taiwán (ó Republica China). Preguntado por la relación actual entre Taiwán y China continental nos dice: ‘Desde la llegada al poder de nuestro actual presidente Ma Ying-jeou en 2008, el Gobierno de Taiwán ha apostado por una nueva política de desarrollo de las relaciones entre ambos lados del Estrecho, fundamentalmente desde el punto de vista económico y comercial. La firma en 2010 del Acuerdo Marco de Cooperación Económica (ECFA), una especie de tratado de libre comercio entre ambos lados, sentó la bases para la posterior firma de más de 20 acuerdos relacionados con aspectos tan importantes como la protección y promoción de inversiones, la cooperación médica, el sector servicios, la seguridad alimentaria, la asistencia judicial, el turismo, etc. China continental es hoy nuestro principal socio comercial, con un volumen de comercio de 130.190 millones de dólares en 2014, lo que ha supuesto un aumento anual del 4,7 por ciento”
¿Que nos destacaría de la relación de Taiwán con España?
Con España estamos trabajando intensamente para mejorar nuestras relaciones, y estamos obteniendo resultados muy positivos, aunque todavía existe mucho margen para la mejora. El comercio bilateral entre ambos países alcanzó en 2014 los 1.950 millones de euros, de los cuales 932 millones fueron exportaciones de Taiwán a España (un crecimiento del 13,2 por ciento) y 1.018 fueron importaciones desde España (un crecimiento del 54,2 por ciento). Por primera vez, el saldo se muestra favorable a España, y en ello tiene mucho que ver que, el pasado mes de septiembre, después de un trabajo intenso de nuestra oficina durante varios años, se abrió el mercado de Taiwán para los productos porcinos españoles, tanto para el jamón ibérico como para otros productos derivados de la carne de cerdo, lo que ha supuesto un hito importante en la exportación de productos españoles a Taiwán.
Además del acuerdo de transporte aéreo más arriba mencionado, en la actualidad trabajamos también en el establecimiento de un acuerdo de movilidad juvenil, o working Holiday, que permitiría a los jóvenes españoles aprovechar su periodo de vacaciones para ir a trabajar a Taiwán. Esperamos que nuestro trabajo y dedicación en estos y otros asuntos obtenga sus frutos lo antes posible.
Hablemos ahora de las propuestas turísticas más atractivas de Taiwán…
Según los datos que se desprenden de las encuestas realizadas a los turistas que visitan Taiwán, en los últimos años el atractivo más destacado de nuestro país es la visita a los mercados nocturnos, muy habituales en calles y plazas de las grandes ciudades. En ellos se puede disfrutar, sobre todo, de la peculiaridad de los típicos aperitivos taiwaneses, así como de la variada gastronomía de la isla.
El segundo atractivo más destacada por los turistas es el Museo Nacional del Palacio, situado en Taipéi, la capital, y en el que se exhibe la más importante colección de arte milenario chino de todo el mundo.
También en Taipéi es visita obligada el rascacielos Taipéi 101, uno de los más altos del planeta y observatorio ideal de la ciudad.
Y ya fuera de la capital no deberíamos dejar de visitar los atractivos naturales que proporciona la isla, que posee un total de nueve parques nacionales. Debido a su ubicación geográfica, Taiwán cuenta además con valiosísimos y únicos recursos naturales que lo han convertido en destino ideal para disfrutar de las aguas termales. Y para referirnos por último a otro tipo de atractivos, no nos olvidemos de que Taiwán siempre ha sido, y continúa siendo, un verdadero paraíso para las compras. Además si se tiene ocasión, disfrutar de los muchos itinerarios ciclistas que recorren algunos de los más bellos parajes de la isla.
Desde su punto de vista ¿Qué debería saber de Taiwán un turista antes de viajar?
Que se trata de un país amable y acogedor, así como extremadamente seguro y preparado para recibir al visitante. Que la mentalidad del taiwanés es muy abierta y que no tendrá grandes problemas para hacerse entender a pesar de las dificultades del idioma. Se dice que el mejor paisaje de Taiwán son sus moradores amistosos.
Dese su punto de vista, ¿por qué habría que visitar Taiwán?
Aunque pueda sonar a tópico o a eslogan publicitario, porque se trata de un país en el que se conjugan a la perfección la tradición y la modernidad. En Taiwán se mezcla la cultura tradicional china milenaria con la cultura occidental. En los últimos 400 años de historia, fue colonizada por españoles, holandeses, chinos y japoneses, y quedan muchos monumentos históricos de las diferentes épocas. Ello ha contribuido también a que sus gentes sean más abiertas, simpáticas y hospitalarias, y a que su cultura sea más internacional. Ocurre, por ejemplo, con la gastronomía, ya que en Taiwán es posible encontrar los mejores restaurantes internacionales. Y por supuesto, si se quiere además conocer la mejor gastronomía china, hay que visitar Taiwán.
En cuanto a los requisitos para viajar a Taiwán, Javier Ching-shan Hou nos aclara que ‘para un español no es necesario el visado siempre que la estancia en Taiwán no supere los 90 días. No se necesita nada más, solo las ganas de conocer nuevas experiencias.’
Como usted ha mencionado la capital alberga el segundo rascacielos más alto del mundo, con 508 metros de altura, después del de Dubái, el Taipéi 101
En efecto, el rascacielos Taipéi 101 fue en su día el edificio más alto del mundo, y es todo un símbolo del esplendor de Taiwán. Ubicado en uno de los barrios más modernos de la ciudad de Taipéi, está rodeado de zonas comerciales y cuenta, como principal atractivo además de sus vistas, con el que está considerado como el ascensor más rápido del mundo, capaz de alcanzar en 37 segundos la plataforma de observación situada en el piso 89. Por su diseño y apariencia, también está considerado un símbolo más de esa permanente fusión que ofrece Taiwán al viajero entre tradición y modernidad, ya que su forma está inspirada en la de una caña de bambú. Otra de sus sorpresas es el enorme péndulo que alberga en su interior para amortiguar los efectos de los vientos y terremotos. Se trata de una verdadera obra maestra de la ingeniería.
Los festivales es otro de los atractivos para el visitante de Taiwán, ¿el más destacado es el Festival de los Faroles?
Sin duda es una de los festivales más atractivos de Taiwán, que atrae a visitantes procedentes de todo el mundo y que marca el final de las fiestas del año nuevo y la llegada de la primavera. Sobre todo es una celebración que goza de gran popularidad, y que se inicia el 15º día del primer mes del Año Nuevo Lunar, con la llegada de la primera luna llena (este año ha caído en el día 5 de marzo). Los taiwaneses escriben sus deseos en pequeños farolillos que posteriormente dejan volar hacia el firmamento. También es costumbre construir grandes y luminosos faroles con la forma del animal del zodiaco chino perteneciente a cada año - este año toca la cabra -, y la figura se acompaña de un espectacular despliegue de rayos láser y fuegos artificiales. Su puesta en escena constituye una muestra más de la fusión entre tradición y modernidad tan característica, insisto, de Taiwán.
Hay otros dos festivales muy llamativos en el calendario lunar, Uno es el Festival de los Botes Dragón, que se celebra el quinto día del quinto mes del calendario lunar. Mediante la celebración de carreras de botes con forma de dragón se conmemora la vida y la muerte de un famoso poeta de la antigua china. Y el otro es el festival de Medio Otoño, también conocido como “Festival de la Luna”. Antiguamente coincidía con el final de la temporada de cultivo, y la gente lo dedicaba a hacer ofrendas y dar las gracias a los dioses por una cosecha abundante. Hoy se ha convertido en una fiesta más romántica, que gira en torno a la presencia de la luna llena.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+
0 comentarios