www.inoutviajes.com
Andrés Suarez, un cantautor atípicamente atípico
Ampliar

Andrés Suarez, un cantautor atípicamente atípico

Instagram

Soy cantautor, pero no cansautor, soy cantaurock. Soy un tipo que lleva desde los catorce años dedicándose a la música, gallego, que creo que se nota en el acento. (Risas) Llevo siete discos y un libro, llevo 10 años viviendo en Madrid, soy una persona obsesionada con su trabajo, amo mi trabajo, era músico o nada…

Quién así se define es Andrés Suarez, que continua…

He cantado en grupos de rock, de hardcore, de blues, de jazz, hasta que llegué a Madrid a cantar en el metro sin saber lo que era el metro, salía a la calle y volvía a entrar, perdía dinero tocando en el metro…

¿Por curiosidad en que estaciones?

En Ciudad Universitaria, La Latina, en Puerta de Toledo, hice algo de calle también… Y todo eso me vino muy bien, porque yo trabajo en algo en lo que te aplauden cada tres minutos y tu ego se acostumbra porque imagina un trabajo en el que te aplaudieran cada tres minutos, lo que dura una canción… pero cuando cantas en el Metro no te aplaude ni dios, la gente tiene prisa…

Soy un tipo que lleva desde los catorce años dedicándose a la música

Este hombre viene de esa escuela, de la calle, de intentar que la gente se pare dos minutos a escuchar un tema, y que se emocione en esos dos minutos…

Trabajas la humildad, la paciencia, yo soy de una aldea, de Ferrol, pero vivo en Pantín, y trabajo la lentitud y Madrid lucha contra eso, veía a la gente corriendo, que se empujaban… no lo entendía… y trataba de pararlos, con canciones de Antonio Vega, de Enrique Urquijo, de Sabina, de Serrat, de Aute, de Silvio, de Robe Iniesta, y de vez en cuando colaba alguna mía a ver si también se paraban con las mías…

¿Cómo ve un cantautor como tú los programas musicales de televisión?

Yo estoy a favor de OT, de La Voz, de los cuatro o cinco programas de música que hay en un país que, en ese terreno, es probablemente el más rico del universo, que es España. Tiene su flamenco, su jazz, su blues, su canción de autor… Lo único malo que veo es el resultado que genera en la sociedad el acto televisivo, es decir, endiosa, idolatra… porque se puede estar haciendo lo mismo que en ese programa en un bar al lado de donde se graba y parece que no valga lo mismo. La tele tiene que utilizarse como una vía de amplificación, no como un canal donde lo que sucede siempre es bueno, porque a lo mejor hay cosas que no son tan buenas…

Mucha gente que sale en la tele se quema enseguida…

Pero no sé si el resultado es la tele o es como se formula esa tele, es decir si voy a cantar la canción que cantaría solo en mi habitación y lo van a ver un millón de personas, lo voy a hacer, lo que no voy a hacer es cambiar ni una pizca de mi estética, ni de mi ética, ni cambiar el camino que quiero seguir, eso no lo voy a permitir que me lo haga la tele, pero si me ayuda genial…

Llevas grabados siete discos, ¿Cuándo salió el primero?

El primer disco lo grabe con 18 años, no sé si se puede recomendar, no sé si es extremadamente bueno, pero sí me lo pasaba muy bien, pero tenía muchas ganas de hacerlo, de vivir, de no dormir, y lo grabé en una sola tarde. Yo venía de la orquesta, de la BBC – bodas, bautizos, comuniones – y quería grabar un disco, quería ser cantautor, quería ser un tipo que cuenta sus historias y vive de ellas. Era un tipo nervioso, como se puede ver, y tenía mucha prisa, ahora ya no, ahora vivo con calma, en Torrelodones, leo la prensa por la mañana, no voy a bares, aunque no lo parezca… fui tanto que ya no voy (sonríe) y lo que hacía con 18 años era tener ansiedad, prisa… me vine a Madrid y creo que estuve dos años sin dormir porque pasaban tantas cosas, había tanta información, tantos bares, había una libertad y un libertinaje tan maravilloso que bebí mucho de él y viví mucho de él también. Y como te digo, empecé a los 18 años con ganas de comerme el mundo y el mundo me comió a mí, por eso ahora vivo con más pausa, pero creo que es importante empezar joven en esto.

¿Y desde ese primer disco ha habido una evolución?

No soy el mismo de ayer, como voy a ser igual que hace 18 años. He probado otros vinos, he besado otras pieles, he conocido otros países… he viajado, que ha sido mi mayor acierto, no puedo ser igual, es imposible, es decir, la lectura te hace escribir, viajar te hace besar y pensar, entonces evoluciono tanto como lo hace mi vida…

Por salir en la tele no voy a cambiar ni una pizca de mi estética, ni de mi ética

Cuando sacabas un disco, ¿era el disco que querías sacar en ese momento?

Absolutamente, lo que sucede es que trato de hacer discos atemporales. Para mí lo primero es la música, mi única obsesión es dejar un legado de canciones eternas… Enrique Urquijo no murió, está vivo, como Antonio Vega que tiene canciones que dentro de sesenta años serán la música clásica… y eso es lo que opino del legado de Aute, de Silvio, de Serrat… si algún día tengo nietos, dentro de unos cuantos años, quiero que sientan un profundo orgullo de mi obra, porque yo me voy a ir, pero mis canciones no, por eso para mí lo primero es la música, y ese primer disco del que hablábamos está hecho con la juventud, la premura, la ansiedad y el vino de los 18 años. Sin embargo escucho “Moraima”, cuatro discos después, han pasado unos diez años, y lo oigo y me siento orgulloso… lo que quiero es que el disco que grabe a finales de este año lo escuche dentro de seis o siete años y diga “está bien escrito” …

Sus canciones son sus historias, cosas que le han sucedido o le han tocado de cerca…

Dicen que los que escribimos llevamos mal la fase de la intimidad, la de la pasión, la del sexo… es que somos muy intensos… es maravilloso estar tan vivo… irte a Cádiz una noche y plasmarlo en un papel… de periódico que te dejan porque se te va a ir el verso… eso es maravilloso. Cuando estoy enamorado me dedico a practicar el amor, no a escribir sobre él…

Eso iba a comentarte, se escribe más en el desamor que en el amor.

Es que las canciones que yo canto, desgarradoras, y porque no decirlo, con ira, con rabia… a las canciones les sienta bien la demagogia de la ira, de la rabia… lo que no nos sienta bien a nosotros le sienta bien al verso. Esas canciones que canto, de esa época oscura, de bares, de soledad, de melancolía, de dolor, a mi público son las que más le gustan… Esa ex soy yo… ese cabrón del que habla es mi ex… y te lo dicen después del concierto. No soy distinto a nadie, cuando siento un profundo dolor lo siente también el oyente…

Vamos a hablar de tus influencias…

Mira mi madre canta muy bien y mi padre escucha muy bien (sonrisas) soy del 83 y crecí entre los casetes de mi padre, un melómano empedernido, con canciones y estilos profundamente opuestos y diversos, y digo opuestos porque tendemos a etiquetar y es un error… es música… y mi padre ponía a Vivaldi, a Metallica, a José Afonso, a Milladoiro, a Franco Battiato, a Enrique Urquijo y a Platero y tú en el mismo viaje… así salí yo que aún no sé en qué punto estoy, pero de canciones no tengo ni puta idea de lo que voy a hacer, tengo algunas que se acercan al folk, otras que se acercan al rock duro inglés… quiero decir que jamás me planteo una etiqueta, hago canciones, mi etiqueta es la música…

Entonces como te definirías

Yo digo que soy cantautor por joder, porque en el momento que dices que eres cantautor… cansautor que los llaman, esas cosas que digo de coña, cuidado… una persona del mundo de la música me dijo hace muchos años que no dijese jamás que era cantautor, pon que eres pop y venderás más. Y empecé a pensar en Serrat, en Sabina, en todos esos, que me molestó tanto que le mandé profundamente a la mierda, y a veces sienta ver hacer eso… y por eso digo que soy cantautor, porque soy de un país que tiene la mejor canción de autor que hay – me excluyo naturalmente – y hay ejemplos de nuevas generaciones que están haciendo canciones… te hablo de Rozalén, de Fabián, de Funambulista, te podría estar una hora diciendo autores, que te vas a México o a otros países de allá y te piden canciones de esos autores, incluso de algunos que no conozco y en Latinoamérica los idolatran, ¿por qué me tengo que ir a doce horas de avión para que idolatren la música de aquí y aquí no? Aquí no digas que eres cantautor, pues lo soy porque hago mis canciones y además creo que los cantautores se merecen todo el respeto musical y artístico y social en este país, se han partido la cara y en algunas ocasiones no solo por el arte, y reivindico su figura, un cantautor no es un tipo aburrido en un bar oscuro, solo, puede ser un Iván Ferreiro o Robe Iniesta, haciendo sus canciones con una base electrónica…

Antes vivía de la música, pero de hacer versiones y ahora vivo de mis canciones y ese es mi mayor privilegio

¿Puedes vivir aquí de la música?

Yo vivo de mis canciones y vivo de la música desde los 14 o 15 años que salí de casa para conseguir eso. La diferencia que antes hacía versiones, cover que se dice ahora, y que es lo que te permite tener un sueldo en un bar, incluso en el metro tocaba temas conocidos y me caían más monedas, es decir antes vivía de la música, pero de hacer versiones y ahora vivo de mis canciones y ese es mi mayor privilegio. Yo me voy a morir haciendo música, no sé si para 5 personas o para 50.000. Creo que el problema es la ambición, si solo buscas la fama y el dinero, la gente se va a dar cuenta y se va a marchar; si persigues el arte, hacer una obra, la gente te va a perseguir a ti, eso es lo que creo. Yo llegué donde estoy teniendo las ganas de crecimiento personal… que es jodido, creo que la búsqueda de un sueño es jodida en cualquier trabajo.

Pero aquí la cultura la miran de soslayo…

La miran de soslayo, nos suben el IVA, los cines de Gran Vía se convierten en tiendas de ropa, eso es lo que está pasando en España, pero ese es el problema de los políticos, a mí me ha defraudado cualquier bando, tengo 35 años y he visto el bando rojo, el azul, el verde, el naranja, el amarillo… y no fomentar la cultura desde donde deben fomentarla que es la educación, y llegar a subir el IVA, convertir cines en tiendas de ropa, cerrar escuelas de música, de interpretación… demuestran que dejan todo que desear… cuando veo las cosas que hacen los gobernantes siento vergüenza y se me caen las lágrimas… como digo escuelas de danza, de música, locales de ensayo… todo eso va cerrando y se convierte en otras cosa… con el cartel de se alquila o se vende. Los `políticos lo primero que tienen que defender es lo suyo y lo suyo es la educación y la cultura que es algo profundamente necesario y creo que ahora estamos yendo para atrás como el cangrejo.

Contundente, claro, rotundo, es Andrés Suarez, cantautor, no cansautor…

Y poeta, dueño de la palabra, de su palabra, y de sus sueños…

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Inout Viajes

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.