www.inoutviajes.com
La Vella Farga nuevo miembro en España de Relais&Châteaux
Ampliar

La Vella Farga nuevo miembro en España de Relais&Châteaux

lunes 13 de julio de 2020, 11:06h
Instagram

Ubicada en el Solsonés, comarca ilerdense enclavada en un espectacular paraje natural, La Vella Farga –la vieja fragua– ocupa una antigua masía rodeada de 300 m2 de prado y bosque cuyos orígenes datan del siglo XI, rehabilitada y convertida en un exclusivo hotel con encanto

Ocho nuevos establecimientos de todo el mundo –de Guatemala a la Polinesia francesa, pasando por Tailandia y Nueva Zelanda– acaban de unirse a la familia Relais & Châteaux, prestigiosa asociación hostelera fundada en 1954 y con más de 580 miembros

Todos ellos comparten una ubicación excepcional, una arquitectura con encanto, una historia singular, un compromiso con el medio ambiente, una gastronomía de altura y un servicio personalizado

La prestigiosa asociación hostelera Relais & Châteaux ha incorporado a sus filas un nuevo establecimiento en España, concretamente en el Prepirineo catalán. Se trata de La Vella Farga, un exclusivo hotel con encanto que ocupa una tradicional masía de piedra en plena naturaleza, en Lladurs (Lleida), un pueblecito de poco más de 200 habitantes en la conocida como «comarca de las mil masías». Está dirigido por Gemma Ribera y Martí Angrill, una pareja que ha conseguido hacer realidad su sueño: rehabilitar una antiquísima casona, los establos y la bodega y transformarla en un precioso hotel con encanto, íntimamente ligado a la agricultura rural.

El edificio, que data del año 1036, ha sido completamente restaurado por los propietarios en 2015, conservando elementos originales –como la arquitectura de piedra, los contrafuertes que sustentan los gruesos muros, los suelos y techos de madera– y decorado al detalle con gran sensibilidad, combinando un estilo contemporáneo con muebles y antigüedades de la región. Antiguamente, en la masía se cultivaban cereales, se cuidaba el huerto circundante y se criaba ganado. También se fabricaban pequeñas herramientas de hierro y forja con las que trabajar el campo; de este oficio proviene su nombre, que significa ‘la vieja fragua’.

La Vella Farga ofrece 14 habitaciones de entre 23 y 60 m2, luminosas y muy tranquilas, con vistas a la naturaleza. Son el resultado de una perfecta armonía entre la arquitectura medieval, un diseño personal con escogidas piezas de anticuario, suelos de madera y amplios baños, con todas las comodidades de un hotel de lujo. Algunas de ellas cuentan con terraza, chimenea, porche o incluso jardín privado.

Las instalaciones se completan con una terraza panorámica y una piscina infinita climatizada con vistas al bucólico paisaje, con una zona wellness –en la que el cliente puede disfrutar de distintos tratamientos de belleza y masajes relajantes– y con la boutique llamada l’Héritage, que expone una selección de piezas de interiorismo de estilo rústico, algunas de diseño propio, además de objetos de coleccionista, accesorios y decoración floral.

La gastronomía es otras de las grandes apuestas de La Vella Farga, que acoge un restaurante especializado en cocina tradicional catalana, con producto de proximidad y de temporada. Los fogones están dirigidos por el chef Carles Esquerrer, que ha diseñado una variada carta basada en la cocina de montaña con un toque de autor.

En conjunto, La Vella Farga es perfecto para disfrutar de una escapada rural de ensueño. Hay diferentes paquetes diseñados en función del momento, como experiencias de desconexión gastronómica o de relax en pareja. Para quien busque aventura, en la zona es posible practicar todo tipo de deportes, desde senderismo o golf a rutas a caballo. La comarca, además, encierra joyas arquitectónicas del Románico, del Gótico y del Barroco.

OCHO NUEVOS MIEMBROS EN RELAIS & CHÂTEAUX

Relais & Châteaux es la asociación hostelera más prestigiosa del mundo. Nació en Francia en 1954 como un sello de calidad que pretendía distinguir aquellos establecimientos que destacaban por su hospitalidad y su carácter singular y actualmente acoge cerca de 580 direcciones (entre hoteles y restaurantes) de los cinco continentes. Todos ellos son muy diferentes entre sí, aunque comparten unos valores en común: ubicaciones muy especiales, un rico legado histórico y cultural, la integración con el entorno, el compromiso con el medio ambiente y la sostenibilidad, la calidez y el esmero en el servicio y las instalaciones y la implicación y la atención personal de los hosteleros que los regentan. Junto a La Vella Farga, se suman ahora al sello Relais & Châteaux siete más:

Restaurante del Hôtel de Ville (Crissier, Suiza)

A pocos kilómetros de Lausana, es una verdadera institución de la gastronomía suiza. Con sus tres estrellas Michelin, el chef Franck Giovannini perpetúa la rica herencia culinaria de sus predecesores, los chefs Frédy Girardet, Philippe Rochat y Benoît Violier, al tiempo que aporta su propia sensibilidad y su espíritu creativo.

Villa Korta Katarina (Orebic, Croacia)

Construida a principios del siglo pasado, esta elegante villa se encuentra en el corazón de un viñedo frente a la isla de Korcula, a unas millas náuticas de Dubrovnik. Cada una de sus nueve suites magníficamente decoradas cuenta con su estilo propio, pero todas tienen en común unas sublimes vistas del mar Adriático.

Maslina Resort (Hvar, Croacia)

En la isla de Hvar, uno de los lugares más encantadores de la costa dálmata, este hotel contemporáneo se enclava en una amplia propiedad que se extiende a lo largo de las aguas cristalinas del mar Adriático. Rodeado de un bosque de pinos, fue construido con materiales naturales para ofrecer a los huéspedes una sensación de comunión total con la naturaleza circundante.

Blanket Bay (Glenorchy, Nueva Zelanda)

En un valle a orillas del lago Wakatipu, este hotel tradicional se encuentra rodeado por los picos nevados de los Alpes. Desde el lago hasta las montañas, hay un sinfín de actividades deportivas disponibles para quienes deseen disfrutar de las maravillas del parque natural de Queenstown. El día podrá terminar degustando la cocina que ofrece el chef, elaborada con productos locales, al calor de la chimenea.

Nuku Hiva Pearl Lodge (Islas Marquesas, Polinesia francesa)

En mitad de la naturaleza virgen, los 20 bungalows de madera de Nuku Hiva Pearl dan a la bahía de Taioha. En esta tierra escarpada, en la que los caballos salvajes cabalgan en libertad, los tikis –figuras ancestrales esculpidas en piedra volcánica– han vigilado las almas sus habitantes durante miles de años.

Villa Bokeh (Antigua, Guatemala)

Esta antigua residencia privada, fielmente restaurada, se encuentra en un exuberante parque a pocos minutos del vibrante centro histórico de Antigua. Su ambiente relajante impregna toda la villa, sobre todo sus patios y jardines, y se completa con las espectaculares vistas de los volcanes que rodean la antigua ciudad colonial, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Villa de Pranakorn, Bangkok, Tailandia

Recientemente inaugurado en el distrito histórico de Bangkok, este elegante hotel es el lugar ideal para experimentar la emoción de la capital tailandesa. Todo está al alcance de la mano, desde el Gran Palacio hasta los templos más suntuosos, el mercado de flores o la mejor comida callejera de la ciudad.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios