www.inoutviajes.com
Trinity College, Dublín
Ampliar
Trinity College, Dublín

Visitas imprescindibles para descubrir la esencia de Irlanda

martes 11 de agosto de 2020, 10:28h
Instagram

Sabemos que muchas veces no es fácil definir tu itinerario soñado por Irlanda ya que son muchos los paisajes, monumentos y ciudades que añadir en tu viaje. Por eso, traemos los imprescindibles que no te puedes perder en cualquier viaje futuro a la isla soñada. Desde los senderos señalizados de Kerry, pasando por la impresionante historia literaria de Dublín, hasta las exhibiciones del Titanic en Belfast, la isla de Irlanda alberga una diversa y emocionante colección de experiencias turísticas, aptas para todo tipo de viajeros. Presentamos diez lugares únicos al que todo viajero debe ir si visita Irlanda.

  1. El Libro de Kells y el Trinity College, Dublín

El Libro de Kells es una parada obligatoria en el itinerario de todos los visitantes de Dublín. Con monjes, y vikingos como protagonistas de la historia, el Libro de Kells es un histórico manuscrito vinculado a los primeros cristianos, famoso en todo el mundo. Situado en el interior del Tesoro del Trinity College, el tour incluye una visita a la biblioteca de Long Room, una de las más impresionantes de Europa y es que, con sus 63,7 metros de longitud es la sala más larga de Irlanda. La visita continua por el hermoso campus de la universidad, donde te encontrarás con sus célebres ex alumnos de literatura, entre los que se encuentran Bram Stoker, Oscar Wilde y Jonathan Swift.

  1. Los Acantilados de Moher, Clare

En la costa del condado de Clare, abrazando las orillas de la salvaje vía atlántica, los acantilados de Moher son un majestuoso icono natural. Situados frente al Océano Atlántico durante más de 350 millones de años, estos acantilados son una huella de la espectacularidad del paisaje irlandés y suponen un auténtico refugio para la vida animal local. Su belleza es incomparable y su gran dimensión siempre genera admiración, convirtiéndolo en uno de los mejores puntos de observación de toda la isla de Irlanda.

  1. La Roca de Cashel, Tipperary

El Peñón de Cashel combina el legado patrimonial de Irlanda y el característico paisaje de la isla, en el corazón del Antiguo Oriente de Irlanda. Elevándose sobre los exuberantes campos verdes de los alrededores, la Roca es el hogar de más de 1.000 años de historia cristiana. El que fuera hogar de los Altos Reyes de Munster, se cree que es el mismo lugar donde San Patricio convirtió al Rey Aengus. Iconos eternos, una herencia centenaria y un legado convertido en piedra. Así es la Roca de Cashel.

  1. Museo interactivo de Titanic Belfast, Antrim

Con un coste de 97 millones de libras esterlinas e inaugurado en 2012, el Titanic Belfast relata la historia del famoso transatlántico. El emblemático edificio (con forma de arco de barco) consta de nueve galerías distribuidas en cuatro pisos. El monumento traslada al visitante a través del tiempo, viajando desde la "Boomtown Belfast", la época de mayor desarrollo de la ciudad, aprendiendo sobre las vidas de los trabajadores que construyeron el barco, los pasajeros y la tripulación, hasta la actualidad con una transmisión en vivo del fondo del océano donde descansan los restos del naufragio. Una experiencia incomparable.

  1. Península de Dingle, Kerry

Descrita por muchos como el lugar más bonito de la tierra, la Península de Dingle sigue siendo una de las zonas más visitadas del condado de Kerry. Debido a su impresionante belleza natural, su accidentada costa, sus acogedores pubs y su animal estrella, el delfín, la península de Dingle es conocida como la gema atlántica y salvaje de Kerry. Estrellas de Hollywood procedentes de una galaxia muy lejana se han rendido a los encantos de la zona e, incluso Mark Hamill afirma que es algo que todo el mundo debería visitar si tiene la oportunidad.

  1. La Calzada del Gigante, Antrim

La Calzada del Gigante del Condado de Antrim es una obra maestra geológica de 60 millones de años de antigüedad. Famosa por sus increíbles paseos bordeando los acantilados, su popularidad combina historia y leyenda a partes iguales. Se dice que Finn McCool, el amado gigante de Irlanda del Norte, durante su enfrentamiento con el gigante escocés Benandonner, agarró pedazos de la costa de Antrim para defender su tierra, esculpiendo así la icónica estructura hexagonal. Dejando de lado los mitos, es posible que la actividad volcánica de la zona sea la razón del origen de esta original formación. ¡Tú eliges que historia creer!

  1. Territorio Juego de Tronos, Down y Antrim

Con más de 25 localizaciones, los antiguos paisajes de Irlanda del Norte fueron el escenario perfecto de la exitosa serie de televisión de fantasía y ahora se han convertido en auténticos lugares turísticos para todos los fans de Juego de Tronos. Descubre el mundo de Poniente a través de Castle Ward en el Condado de Antrim, una ruina del siglo XVI reconvertida en hogar de la Casa Stark, el Bosque Encantado de Tollymore en el Condado de Down, donde los caminantes blancos se adentran en el Reino de los Hombres, y los famosos Dark Hedges del Condado de Antrim, una sorprendente hilera de hayas que formaban el Camino Real en la serie.

  1. Heaney Homeplace, Derry

El trabajo del popular escritor Seamus Heaney permitió mostrar al mundo la maravilla de lo ordinario, los objetos cotidianos y la intensa belleza del paisaje natural. Su vida trazó un interesante camino, desde la Irlanda del Norte rural hasta convertirse en todo un fenómeno global aclamado por la crítica al recibir el Premio Nobel de Literatura en 1995. Su trabajo le ha hecho ganar millones de fans y en su ciudad natal, Bellaghy, en el Condado de Londonderry, un divertido centro de visitantes interactivo, Seamus Heaney Homeplace, celebra la vida y el legado de este maravilloso artesano de la palabra.

  1. Parque Nacional de Connemara, Galway

Descrito como lugar de "belleza salvaje" por Oscar Wilde, la llamativa región de Connemara es un destino de referencia para todo aquel que quiere experimentar la auténtica Irlanda. Una Irlanda rural que atrae a muchos visitantes ávidos de un paseo por la naturaleza. El Parque Nacional de Connemara resume todo lo que hace a esta región tan especial. Un gran punto de partida para conocerlo es el Diamond Hill Loop Walk; con el Atlántico a un lado y los famosos picos de las Twelve Ben Mountains al otro, quedarás totalmente asombrado.

  1. Surfeando en Donegal, Donegal

El surf se ha convertido en sinónimo de Bundoran en los últimos años y no nos sorprende el motivo. Conocido como el "paraíso frío", no hay mejor lugar para disfrutar del mar que esta ciudad del Condado de Donegal. Algunas de las olas más impresionantes se encuentran aquí, en The Peak, el lugar que define el surf en Irlanda y el que hace que los surfistas viajen hasta Bundoran para enfrentarse a la madre naturaleza. Dejando de lado el surf más avanzado, la costa de Irlanda ofrece muchos otros puntos para niveles intermedios, incluyendo Portrush, Newcastle, Ballybunion, Achill Island e Inishowen.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios