www.inoutviajes.com
Las villas rurales, un espacio seguro donde disfrutar de las vacaciones
Ampliar

Las villas rurales, un espacio seguro donde disfrutar de las vacaciones

Instagram

Privacidad, exclusividad y seguridad forman la combinación perfecta para atraer a los viajeros, que manifiestan nuevas necesidades a la hora de realizar sus reservas a raíz de la pandemia global.

Una opción que cada vez gana más adeptos son las villas en espacios rurales, que permiten descansar en un entorno natural sin aglomeraciones y con todas las comodidades.

Los nuevos hábitos dan paso a nuevas tendencias. La crisis del coronavirus no solo ha transformado radicalmente el turismo, sino que ha cambiado las preferencias en los viajes. El próximo verano se vislumbra con una perspectiva que apunta al turismo rural como una de las opciones estrella para ir de vacaciones. Una elección que se ha ido consolidando como alternativa a los destinos de masas, ya que la pandemia ha favorecido la búsqueda de enclaves naturales ante la necesidad de evitar contagios.

De hecho, el turismo rural y las estancias en lugares no masificados fueron la principal alternativa durante el verano de 2020. Según el último informe del Observatorio del Turismo Rural, la tendencia se mantiene este 2021, ya que el 89,4% de los españoles muestra intención de escoger esta opción. La diferencia respecto a 2019 es indudable, ya que durante ese año únicamente el 40% de los viajeros preveía realizar entre una y dos escapadas rurales, mientras que para este año el porcentaje ya alcanza el 66,6%.

Ante este contexto, las villas rurales se alzan como un alojamiento ideal que las convierten en un espacio seguro donde disfrutar de unas ansiadas y merecidas vacaciones. A continuación, cinco razones por las que se erigen como una interesante opción:

1.Privacidad, exclusividad y seguridad

Por su naturaleza, las villas son una alternativa de alojamiento que ofrece al huésped una mayor privacidad y control en su seguridad durante la estancia reduciendo al mínimo los contactos con otras personas. Además, a diferencia de hoteles, resorts y complejos, no cuentan apenas con zonas comunes, como salas de espera, halls o zonas de recreo para sus clientes, hecho que contribuye a minimizar así el riesgo de contagio.

2. Conexión total con la Madre Naturaleza

Este tipo de alojamientos rurales permiten la posibilidad de disfrutar del contacto directo con el entorno natural. Por ello estos alojamientos facilitan la práctica deportiva y permiten realizar variadas actividades, desde excursiones por el bosque descubrir la magia de la naturaleza en sí misma a través de su flora y su fauna hasta inigualables y reparadores baños de paz y relajación.

3. Espacio e intimidad más allá de cuatro paredes

Muchas villas disponen de patios interiores ajardinados, amplias terrazas exteriores e, incluso, piscina. Un ambiente íntimo que aporta libertad de movimiento en un entorno exclusivo con muchas comodidades que invitan a disfrutar de momentos inolvidables, como una cena al aire libre en familia, un relajante baño o una siesta en el jardín.

4. Promover el turismo sostenible

Una estancia en una villa facilita contribuir al turismo de calidad, al consumo de productos de proximidad y a conocer la esencia y el carácter del entorno. Asimismo, promueve la conservación del medioambiente, propone medidas para mantener la cultura regional y elabora estrategias para relanzar la economía local.

5. Fomentar las relaciones con la familia y los amigos

Una estancia de varios días o semanas con el mismo núcleo de personas puede presentarse como una apuesta por conseguir mejores relaciones interpersonales. Pasar las 24 horas del día juntos puede convertirse en una apuesta por conocerse mejor y mejorar la convivencia entre todos aprendiendo a resolver los posibles conflictos convirtiéndolo en una oportunidad de crecimiento personal.

Un lugar con encanto para descansar y recuperar la paz interior en la isla blanca

Espaciosas villas de estilo ibicenco que recuerdan a las casas payesas. Un espacio donde se combina lujo y naturaleza para dejarse cautivar por el espíritu mediterráneo en su máximo esplendor. Así son las villas de Can Lluc Hotel Rural. Perfectas para desconectar después de tantas restricciones y confinamientos.

Estas villas, completamente climatizadas y con potente wifi, están abiertas todo el año y son ideales para vacaciones de verano o retiros de invierno, teletrabajo o relax. Además, los huéspedes alojados en ellas también pueden disfrutar de los servicios de este hotel rural, como gimnasio y tratamientos personalizados; clases de yoga y meditación; masajes y tratamientos de belleza y desayunos saludables.

Existe la modalidad de la reserva de villa de 1 o 2 dormitorios con los servicios de hotel incluidos o bien alquiler de villa vacacional al completo (las llamadas Can Prats y Can Jaume Curt). Además, se adaptan a cualquier tipo de usuarios, desde familias con hijos, parejas, grupos de amigos o en solitario.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios