www.inoutviajes.com
Estación Madrid Puerta de Atocha
Ampliar
Estación Madrid Puerta de Atocha (Foto: Vicente Tofiño)

Paisaje de la Luz de Madrid, paisaje mundial

Instagram

Madrid está de enhorabuena: El Paseo del Prado y el Buen Retiro, paisaje de las Artes y las Ciencias, el Paisaje de la Luz, ya está en la lista de Patrimonio Mundial. Madrid ha pasado así a formar parte de las ciudades que tienen un bien que debe ser preservado para las futuras generaciones como Patrimonio de la Humanidad.

Madrid ya forma parte de la lista de Patrimonio Mundial. En el año 2019 España presentó a la UNESCO la candidatura del Paseo del Prado y el Buen Retiro, Paisaje de las Artes y las Ciencias, para formar parte de la Lista del Patrimonio Mundial y su propuesta ha sido resuelta favorablemente en 2021. Y es que este ámbito constituye un paisaje urbano extraordinario donde se han unido cultura y naturaleza desde mediados del siglo XVI hasta hoy, lo que le confiere el rango de valor universal excepcional.

Madrid ha pasado a formar parte de las ciudades que tienen un bien que debe ser preservado como Patrimonio de la Humanidad

Estamos ante un paisaje cultural, nacido de la interrelación entre el hombre y la naturaleza, diseñado en un contexto urbano que ha ido evolucionando a lo largo de la historia pero manteniendo al mismo tiempo su esencia: el anhelo de combinar cultura y naturaleza en el corazón de una ciudad para el disfrute de los ciudadanos, donde se unen geografía e historia, lo individual y lo universal, con unas claras señas de identidad.

En torno al Paseo del Prado, el primer ejemplo de la historia de una alameda urbana desde el siglo XVI, se sitúan las grandes instituciones culturales, científicas, políticas, económicas y representativas de la sociedad madrileña y del Estado español. Está ligado histórica y geográficamente a los Jardines de El Buen Retiro. Ambos, paseo y parque, forman un conjunto indisoluble cuyo origen se remonta a mediados del siglo XVI, cuando por primera vez se concibe un espacio para que todos los ciudadanos, sin distinciones sociales, pudieran disfrutar de la naturaleza dentro de los límites de la ciudad.

A finales del siglo XVIII el rey Carlos III abrió puntualmente los jardines del Buen Retiro al público, integrándolos en la renovación general de la ciudad, con una nueva visión del espacio urbano y que incluía un factor innovador y decisivo único en su época: la creación de un conjunto de instituciones de carácter científico. Era un gran proyecto de divulgación de la ciencia y de enseñanza científica para todos los ciudadanos que, al tiempo de embellecer la ciudad, constituye modelo de desarrollo urbano del periodo ilustrado.

Todo ello confiere al Paisaje de la Luz un valor universal excepcional que ha sido reconocido por la UNESCO y lo define como un modelo único de urbanismo singular adelantado a su tiempo, que se extendió más allá de nuestras fronteras, reflejo de un ideal sobre una nueva sociedad que se expandió más allá de nuestras fronteras. Un paisaje cultural urbano, rico y heterogéneo, evolutivo y dinámico, diseñado cuidadosamente para el recreo y la formación de los ciudadanos en contacto con la naturaleza.

Estos son los argumentos por los que el Paisaje de la Luz ha sido reconocido para formar parte de la lista de Patrimonio Mundial. Es un honor que este paisaje cultural en la ciudad de Madrid haya pasado a ser patrimonio de todos, un lugar donde todos son bienvenidos del que todos nos sentimos parte.

es.unesco.org

La Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO recoge los sitios que tienen un valor universal excepcional. Esta lista se creó en 1972 mediante la Convención del Patrimonio Mundial Cultural y Natural con el propósito de proteger el patrimonio considerado de importancia para toda la humanidad digno de preservarse para las generaciones presentes y futuras.

Cada año, los países presentan propuestas que son examinadas con detalle. La lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO está constituida por más de 1.100 sitios, repartidos por todo el mundo. España, con un total de 49, es uno de los países que, junto a Italia y China, poseen el mayor número de sitios declarados. Cada año los países presentan propuestas que son examinadas con detalle y se votan en el Comité del Patrimonio Mundial.

El Ayuntamiento de Madrid, en colaboración con la Comunidad de Madrid y el apoyo del Ministerio de Cultura, impulsó la candidatura de Madrid para formar parte de la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO.

La candidatura incluye el Paseo del Prado y el Parque del Retiro, con su correspondiente entorno, y se presenta como propuesta para formar parte de esta lista en calidad de Paisaje Cultural, un paisaje modelado por el hombre a lo largo de la historia con un valor excepcional:

Constituye el primer paseo arbolado dentro de una capital europea, creado en el siglo XVI para ofrecer a los habitantes de Madrid un ámbito espacial que propicie el ocio y descanso en un entorno arbolado.

Paisaje de la Luz ha sido reconocido por la UNESCO y lo define como un modelo único de urbanismo singular adelantado a su tiempo

Constituye también un modelo de intervención urbanística que aúna naturaleza y ciencia como motor de transformación de la sociedad. En la época de la Ilustración, ese mismo ámbito espacial constituyó un hito urbanístico excepcional, merced a la ordenación del Paseo del Prado como sede de una serie de instituciones (Gabinete de Historia Natural, Real Jardín Botánico y Real Observatorio de Madrid) para propiciar la investigación científica y difundir ese conocimiento a toda la sociedad. Este modelo se extendió por la mayoría de las ciudades de España y toda Hispanoamérica.

Valores

La Mancha verde que, en el corazón de Madrid, supone el conjunto formado por el Parque del Retiro, el Real Jardín Botánico y el propio Paseo del Prado, son el principal valor de este Paisaje de la Luz, una excepcional concentración de Museos y otros espacios relacionados con la Ciencia y el Arte. Todo ello le convierten en un potente foco de Luz y conocimiento.

Su carácter de primer paseo arbolado del mundo le confiere el rango de referente urbano excepcional y modelo universal.

Su significación y sus características hacen del Paseo del Prado y el Parque del Retiro un espacio cívico de gran valor para la cultura y la vida social.

Manifiesto de la Luz

Madrid tiene en su corazón un paisaje de Artes y Ciencias, un Paisaje de Luz.

En él se condensan la claridad de los cielos de Velázquez, el sentimiento de las palabras de Calderón, la cadencia clásica de la arquitectura de Villanueva y la belleza de la flora de Mutis.

Luz, razón, cultura y naturaleza, vertebran el Paseo del Prado y el Buen Retiro como Paisaje de las Artes y las Ciencias, un espacio cívico e ilustrado que ha evolucionado desde el siglo XVI manteniendo su esencia.

Este paisaje de luz ilumina a todos los ciudadanos y visitantes que lo han vivido, disfrutado y sentido, es memoria histórica de Goya y de Ramón y Cajal, del Guernica y de la Puerta de Alcalá, de los leones del Congreso de los Diputados y de las leyendas de la Casa de América, es recuerdo de la estela de la primera vuelta al mundo, es custodia de las palabras que forman nuestra lengua y es depósito de las lentes que nos permitieron estudiar los cielos y las semillas de nuestra flora.

Este paisaje ha sido modelo compartido con otros pueblos y es firme candidato por su valor universal a formar parte del Patrimonio Mundial.

Este Paisaje de Luz, por el que velan numerosas instituciones y organismos, debe servirnos hoy para iluminar en tiempos de oscuridad, y devolvernos la ilusión gracias a sus prodigios, muchos conocidos y otros tantos aún por descubrir.

El Parque del Retiro, el Real Jardín Botánico y el propio Paseo del Prado, son el principal valor de este Paisaje de la Luz

Por ello, todos los firmantes manifiestan su satisfacción al compartir su compromiso con los ciudadanos de Madrid y de todo el mundo, en el orgullo de ser, estar y sentir este Paisaje de la Luz.

Conscientes de su importancia y de su carácter único y excepcional, se comprometen a preservar sus valores, contando con la participación de la ciudadanía, para que esta luz del pasado y del presente sea, ahora más que nunca, una luz de futuro.

NATURALEZA

Prado Retiro es el corazón verde de Madrid. Ubicado en pleno centro de la urbe, es el recurso que más contribuye a la sostenibilidad de la capital, al purificar el aire, filtrar la contaminación, amortiguar la temperatura y dotar de múltiples elementos ecológicos a la vida de los ciudadanos.

ARTE

Prado Retiro atesora aportaciones culturales de valor universal: las artes plásticas de los Museos del Prado, Reina Sofía, Thyssen-Bornemisza, CaixaForum, Artes Decorativas… Todos ellos, a los que se suman las colecciones del Banco de España, el Congreso de los Diputados y tantos otros centros, muestran y conservan sus tesoros en edificios trazados en el mejor lenguaje de la arquitectura de la Ilustración y de los siglos XIX y XX, preservando este legado para aprecio y disfrute de la ciudadanía.

CIENCIA

Desde su transformación en el siglo XVIII por voluntad de Carlos III, Prado Retiro ha sido la columna vertebral de la ciencia española: el Gabinete de Historia Natural, hoy Museo del Prado, el Observatorio Astronómico y el Real Jardín Botánico. Este espacio se consolidó a finales del siglo XIX durante la Edad de Plata de la cultura española, con el establecimiento de la Facultad de Medicina, la Escuela de Ingenieros y el gabinete de Santiago Ramón y Cajal.

Luz, razón, cultura y naturaleza, vertebran el Paseo del Prado y el Buen Retiro como Paisaje de las Artes y las Ciencias

MODELO UNIVERSAL

Desde su surgimiento en el siglo XVI, este enclave ha constituido el prototipo de las alamedas urbanas en todo el mundo, al generar un espacio que permitía el ocio y esparcimiento de los ciudadanos en el interior de los cascos urbanos en un entorno de naturaleza. Este modelo, el primero de su clase entre todas las capitales europeas, se extendería por toda la península ibérica y el continente americano en los distintos proyectos de transformación exterior de las ciudades de los siglos XVII a XIX.

ESPACIO CÍVICO

El Paseo del Prado y los Jardines del Buen Retiro han sido elegidos por la ciudadanía como ámbito singular para la sociabilidad urbana. Desde su nacimiento en el siglo XVI ha constituido lugar de entretenimiento, espacio para la diversión y teatro privilegiado para disfrutar de la música, deleite de las artes, conocimiento de las ciencias y todo tipo de expresiones cívicas.

LA LUZ DEL CONOCIMIENTO

El vínculo de Prado Retiro con las Artes y las Ciencias desde el siglo XVIII puso al alcance de todos los ciudadanos el conocimiento científico y el aprecio por el arte. Con el siglo XIX y el establecimiento de la Real Academia Española, sede además de la Asociación de las Academias de la Lengua Española de todo el mundo, se incorpora a este ámbito privilegiado un referente universal de la cultura, el castellano. Junto a ella crecen numerosos centros culturales y así se aúnan Ciencia y Cultura como luz de conocimiento.

De Madrid al cielo

La luz intensa caracteriza el cielo de la ciudad de Madrid, situada a 50 Km de las montañas de Guadarrama y con una altitud de 667 m.

La Luz de este Paisaje, nucleado en torno al Paseo del Prado, el Jardín del Buen Retiro y los otros 90 monumentos e hitos destacados de esta candidatura, es un foco cultural y artístico de valor universal.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios