www.inoutviajes.com
La Casa de Colón en Las Palmas de Gran Canaria, un paseo por la historia de América y Canarias
Ampliar

La Casa de Colón en Las Palmas de Gran Canaria, un paseo por la historia de América y Canarias

miércoles 20 de octubre de 2021, 11:16h
Instagram

Las Palmas de Gran Canaria es una ciudad costera que cuenta con increíbles horizontes al Naciente y al Poniente y que ha servido como ejemplo a nuevas ciudades. Sus calles han sido hogar y refugio de multitud de personas que querían esconderse en medio del Atlántico, y ha acogido a otras tantas que buscaban acercarse a la creación y al arte. Una ciudad cosmopolita con un valor histórico y arquitectónico incalculable que se respira en cada rincón.

Las Palmas de Gran Canaria fue fundada el 24 de junio de 1478, unos años antes de que Cristóbal Colón llegara al continente americano. Un ejército al mando del capitán Juan Rejón enviado por la Corona de Castilla instaló un campamento militar junto a la desembocadura del barranco del Guiniguada. La ciudad sirvió posteriormente como ejemplo y modelo para levantar centenares de ciudades en América, desde la Patagonia a Estados Unidos.

A día de hoy, esta ciudad ofrece una experiencia histórica inigualable ya que en sus calles se juntan el pasado con el presente. Vegueta, barrio colonial americano en Canarias, ofrece a sus visitantes un entramado de callejuelas empedradas, plazoletas, balconadas de madera y de edificios coloniales y señoriales del barrio fundacional.

La Casa de Colón, situada en la parte trasera de la Catedral, atrae a miles de turistas cada año, no solo por el legado de esta insigne figura sino también porque el corazón antiguo de esta ciudad desarrolla una labor indispensable en pro de la investigación y difusión de la historia de las islas y su relación con el continente americano. Además, el recinto alberga una importante colección de piezas que van desde la época precolombina hasta el siglo XIX y XX. Del mismo modo, esta casa se transforma en sede de un amplio número de actividades culturales.

Para poder realizar una visita de este enclave turístico lo más completa posible es necesario tener en cuenta diferentes aspectos. Comenzando por el exterior se localizan cuatro fachadas de estilos distintos que ya adelantan lo que se puede encontrar dentro. De estas cuatro, hay que destacar las dos que pertenecen al estilo neocanario y otra que está realizada siguiendo las directrices góticas. De todas ellas, la fachada que más miradas atrae, y por tanto más fotografías, es la portada verde, hecha con piedra procedente del macizo de Tirma en la cumbre de Gran Canaria, un icono de la arquitectura de Las Palmas de Gran Canaria.

Una vez en el interior se puede apreciar un disposición y estructuras algo complejas pues son el resultado de la unión entre edificios. El espacio está repartido en torno a cuatro patios, que del mismo modo que las fachadas, gozan de un estilo distinto cada una. En este espacio, la mezcla de la arquitectura árabe, la colonial, la gótica, la tradicional canaria y la más actual tienen cabida en un mismo lugar y dan lugar a un espacio único, el patio de los Hidalgo, construido en el siglo XVIII con tea de pino canario.

De las 13 salas en las que la casa está dividida caben destacar las siguientes:

Las salas de Colón y sus viajes. Por un día es posible sentir que se forma parte de la aventura que supuso navegar por el Atlántico a través de las maquetas y los objetos que permiten realizar un repaso cronológico de manera ilustrativa por las cuatro travesías que Cristóbal Colón realizó en su viaje.

Las relaciones entre Canarias y América. A raíz del descubrimiento, las Canarias, van a ejercer de puente económico, social y cultural entre los dos mundos y es que desde el puerto de Las Palmas partieron las primeras semillas de caña de azúcar y platanera hacia Las Indias. Lo mismo ocurriría con el cerdo, la cabra, el perro y la oveja, que pronto se extenderían también por las Antillas. La papa americana, pasó por las Islas Canarias, donde se aclimató rápidamente antes de ser exportada a Europa. Esta conexión continúa viva en el presente a través de esta exposición en la que se puede aprender con todo tipo de detalles los productos que se llevaron hasta el nuevo continente.

América Precolombina. En esta sala es posible empaparse de la riqueza artística que ha supuesto América. Culturas como la Olmeca, la Maya o la Zapoteca están aquí representadas a través de diferentes piezas.

Colección de pinturas. Abarcando desde el siglo XVI al siglo XX, esta colección está formada por las adquisiciones del Cabildo de Gran Canaria y los depósitos del Museo del Prado, principalmente. Desde temas mitológicos a sacros, se pueden encontrar lienzos firmados por Veronés, Annibale Carracci, Ribera o Tiziano, así como los principales artistas canarios del siglo XX.

Son muchos los navegantes que hoy en día utilizan esta ciudad como lugar de escala obligatoria en su paso hacia América, ya sea por las infraestructuras y servicios turísticos y portuarios de los que puede hacer gala o bien por estar en el centro de las corrientes de los vientos alisios. Navegante o no, esta ciudad no deja indiferente a nadie y gracias a sus calles y edificios históricos es posible empaparse y vivir la experiencia que Colón, antaño, disfrutó en esta increíble ciudad.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios