www.inoutviajes.com
Actuación tradicional Geiko
Ampliar
Actuación tradicional Geiko

Tradiciones japonesas, arte que perdura en el tiempo

Instagram

Cuando hablamos de Japón, tendemos a pensar en un país muy moderno, tecnológicamente muy avanzado, con todo lo bueno y lo malo que eso conlleva. Pero el país del sol naciente es hogar de tradiciones que se han consolidado con el paso de los años. Con fuerte caceremonia del téga cultural, algunas de estas artes como Sado (ceremonia del té), ikebana (arreglo floral), shodo (caligrafía) o bonsái requieren de movimientos concretos y gran atención al detalle para conseguir la total compresión y conexión entre los artistas y los espectadores.

Sado, la ceremonia del té

Con más de 1000 años de antigüedad, la ceremonia del té o Sado es el ritual por el que se prepara y sirve el té matcha. Este tipo de té verde es espeso y de intenso sabor por lo que se sirve acompañado de dulces tradicionales para contrarrestar su amargura.

El país del sol naciente es hogar de tradiciones que se han consolidado con el paso de los años

La ceremonia del té es una sesión de meditación que ralentiza la mente y ayuda a centrarse en el ahora y a apreciar los detalles. Cada movimiento de la ceremonia forma parte de una minuciosa coreografía donde se estudia hasta el más mínimo detalle, incluido la disposición de los asientos, siendo más importante el proceso de preparación que la propia bebida.

Ikebana, arreglos florales

Fue en Rokkakudo, un templo de Kioto, cuando hace más de 1400 años los monjes que allí se encontraban comenzaron a crear ofrendas florales para llevar a los altares. Así nació esta tradición japonesa conocida como ikebana, como una expresión de emoción y marcador de temporada. Compuestos por flores, madera, hojas o musgo, este arte es el resultado de combinar naturaleza, jarrón y espacio dando lugar a una impresionante manifestación artística temporal.

Hoy en día, existen más de 20 estilos diferentes de arreglos y los principales son Ikenobo, Sogetsu y Ohara. El más antiguo es el primero, Ikenobo, y trata de evocar un paisaje natural o una planta en crecimiento. Sogetsu es un estilo más libre que comenzó a practicarse en la década de 1920 donde se combina libremente cualquier material de manera única y dinámica con el fin de realzar cualquier espacio e integrarse en él. Por último, Ohara engloba muchos estilos distintos, desde el básico Hana-isho hasta el Hanamai, que juega con la tridimensionalidad en sus composiciones.

Shodo, caligrafía

Desde escaparates, pasando por escuelas hasta en los lugares públicos, la caligrafía o shodo inunda todos los rincones de Japón. Este arte milenario combina los caracteres de imprenta, semicursiva y cursiva para crear distintos efectos junto con las variaciones en las tonalidades y consistencia de la tinta creando obras caligráficas únicas.

Bonsái

Otra de las tradiciones japonesas de más de un milenio de antigüedad es el arte del bonsái. Vinculado al pensamiento Zen desde sus inicios y con el fin de suscitar la reflexión de quien lo contempla, esta tradición, que requiere años de experiencia y esfuerzo, consiste en cultivar árboles en miniatura en macetas que imiten la forma y la escala de los de tamaño natural.

El lugar por excelencia del bonsái en Japón se encuentra en Omiya, en el Pueblo del bonsái. Un barrio tranquilo donde se puede aprender de este arte japonés y donde se encuentra el Museo del Arte del Bonsái, el primero del mundo dedicado exclusivamente a estar tradición y que posee más de 120 bonsáis, algunos con 1000 años de antigüedad.

El arte del lacado

El tradicional lacado japonés es un arte que requiere de paciencia y se logra aplicando un gran número de capas de laca, hecha de resina de árbol, a una base de madera. Este proceso artesanal se ha perfeccionado durante miles de años y consiste en, día tras día, aplicar la laca, limpiarla y secarla con especial atención a los cambios de temperatura y humedad que pueden afectar al producto, llegando a encoger o arrugar la capa superior si no se tienen en cuenta. Así, son muchos los artesanos que prohíben la entrada a sus salas cuando están finalizando el producto. El resultado de las horas de trabajo de los maestros es habitual verlo como regalo para bodas o nacimientos, pero también se utiliza como vajilla para el día a día.

Con más de 1000 años de antigüedad, la ceremonia del té o Sado es el ritual por el que se prepara y sirve el té matcha

En Waijima, en la prefectura de Ishikawa, se ubica el epicentro de producción de este arte tradicional, donde destaca Wajimaya Zenni, firma establecida en 1813 y que siempre ha producido el mejor lacado de Japón.

Meditación zazen

La palabra Zen significa “absorción” en su palabra sánscrita y esta describe el objetivo de esta práctica milenaria: aquietar la mente para que verdaderamente pueda absorber. A través de la meditación zazen, sentados en el medio del zafu (el almohadón redondo) y con las piernas cruzadas en la posición de loto, se empuja la tierra con las rodillas y el cielo con la cabeza, se deja que las imágenes, pensamientos y construcciones que surgen del inconsciente pasen por la mente, sin oponerse ni agarrarse, hasta llegar al inconsciente profundo, sin pensamiento, y alcanzar la verdadera pureza. En el Museo y Jardines Zen Shinshoji se muestran los múltiples aspectos de la práctica Zen, mediante de la observación, la reflexión y la meditación.

Muñecas Kokeshi

Populares entre los niños japoneses durante más de 150 años, estas muñecas de madera originarias de la región del norte de Japón, Tohoku, poseen una cualidad característica: tienen cabeza y torso, pero no extremidades. Kokeshi se ha convertido en una especie de artículo de coleccionista con piezas pintadas por artistas especialmente hábiles.

Sakurai Kokeshi es un negocio familiar que lleva haciendo estas muñecas tradicionales durante cinco generaciones, desde la era Edo en Naruko, que fue un importante centro de producción. El estilo cambia según la zona donde se hagan, así en ciudades como Zao Onsen, Yonezawa e Iizaka Onsen tienen sus características propias.

Matsuri, los festivales japoneses

Nebuta Aomori Matsuri

Uno de los eventos más impresionantes de Japón se celebra cada agosto en Tohoku: el Festival Aomori Nebuta. Del 2 al 7 de agosto, las inmensas figuras de papel maché desfilan por las calles de Aomori, alcanzando algunas los nueve metros de ancho y cinco metros de alto. Estas nebuta representan figuras de la mitología, dioses, espíritus o personalidades locales y, en total, son 24 carrozas perfectamente iluminadas las que recorren la ciudad durante toda la celebración.

Uno de los eventos más impresionantes de Japón se celebra cada agosto en Tohoku: el Festival Aomori Nebuta

Para aquellos que visiten la localidad en otra época, el Museo de Nebuta acerca muestra el meticuloso trabajo que lleva construir las carrozas gigantescas o los 300 años de historia del festival.

Actuaciones de geishas y geiko

Entre esas tradiciones mención especial requieren las geishas, por mucha gente consideradas como el culmen del deseo sexual, son mucho más que eso porque supone un modo de vida, un modo de entender la vida, reservado solo a unos pocos privilegiados…

Actuaciones de danza de Miyako Odori

Miyako Odori, traducido como “Danzas de la Capital” hace referencia al antiguo estatus de Kioto como capital de Japón, es un espectáculo único donde las aprendices geiko y maiko bailan vestidas con sus mejores galas en una actuación de belleza atemporal. Con origen en 1872 en la Primera Exposición de Kioto, estas actuaciones se dividen en ocho partes y muestran la amplia y diversa variedad de formación dramática y musical que deben completar las geishas.

Durante 50 minutos de danza, canciones y drama de las geiko y las maiko del distrito de Gion Kobu, en Kioto, los espectadores pueden disfrutar de este arte tradicional tan difícil de contemplar ya que las actuaciones privadas son de acceso únicamente con invitación.

Actuación tradicional Geiko

Deleitarse con una actuación de este arte tradicional japonés es un privilegio solo al alcance de los pocos que se hacen con una de las invitaciones. Ver a las geishas realizar bailes increíblemente intrincados es posible en Club Concierge Luxury Japan, uno de los clubes en los que tiene lugar este espectáculo artístico. Durante cuatro días, los afortunados podrán descubrir Kioto con una aventura que comienza con un viaje al show de Kiyako Odori, donde actúan las maiko y geiko (también conocidas como geishas) de Gion. Celebrado desde 1872, los espectadores disfrutan de la actuación acompañado por el famoso té matcha que proporciona una geiko. Tras esto, degustarán una cena japonesa en el famoso restaurante Maruyama. El recorrido termina con la visita a los templos más famosos de Kioto desde contemplar los fascinantes cerezos en flor.

Casas del té de Kanazawa

La cultura de las casas de té en Kanazawa se mantiene viva y sólo cerca de 50 artistas que han conseguido el título de geishas asombran con su arte en tres distritos de Kanazawa, en la prefectura de Ishikawa. Estas geishas entretienen a los presentes con actuaciones de bailes y canciones tradicionales, algunos de los cuales desconocidos por aquellos que nunca han sido invitados a este caro y altamente restrictivo mundo.

Entre esas tradiciones mención especial requieren las geishas

Estas danzas provienen del antiguo teatro Kabuki y Noh y han evolucionado hasta convertirse en una forma de baile estilizada y controlada. Cada gesto cuenta una historia, cada mirada transmite emoción, y solo un verdadero conocedor puede entender el simbolismo sometido. Las geishas también entrenan en el shamisen japonés, un instrumento de tres cuerdas notoriamente difícil que muchos pasan toda su vida dominando.

La cultura de la casa de té prohíbe estrictamente la entrada de personas sin una invitación de un cliente bien establecido o de la propia casa de té, lo que hace difícil que incluso aquellos que viven en Japón experimenten la elegancia y hospitalidad exclusivas de una geisha.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios