www.inoutviajes.com
KGB Spy Museum, en Nueva York
Ampliar

KGB Spy Museum, en Nueva York

Instagram

Aunque en estos momentos sigue cerrado por la pandemia, e incluso existen dudas sobre su próxima reapertura, es uno de los lugares curiosos y que merece la pena una visita, aunque sea virtual. Nos referimos al Museo del Espionaje de la KGB (KGB Spy Museum), situado en el 245 West 14th Street, New York.

El Museo del Espionaje de la KGB es el único museo público en el mundo que se centra enteramente en las operaciones de espionaje llevadas a cabo por la KGB. En él se puede aprender la historia secreta de una organización clandestina que ha tenido una influencia duradera y de largo alcance en los asuntos mundiales. El museo exhibe una colección nunca antes vista de artículos únicos, muchos de los cuales sólo ahora se están haciendo públicos. El Museo del Espionaje de la KGB revela las vidas secretas de destacados agentes de la KGB, descubriendo las estrategias debajo de muchas de las operaciones secretas de espionaje de la historia.

Un museo dedicado al espionaje soviético y la inteligencia que abrió sus puertas en 2019 y está situado en West 14th Street en Manhattan. A través de una extensa colección de más de 3.500 objetos raros, incluyendo minicámaras, grabadoras espías, dispositivos de ocultación y cifrado - la mayoría a la vista por primera vez - el museo arroja luz sobre la historia secreta, herramientas y métodos de la KGB, la famosa agencia de seguridad de la Unión Soviética, que funcionó desde 1954 hasta el colapso del país en 1991.

Una de las operaciones de inteligencia más grandes y sofisticadas del mundo, la KGB sirvió un papel multifacético como una agencia de espionaje fuera de la Unión Soviética y una fuerza de policía secreta dentro de ella. Prácticamente indetectable, la agencia utilizó sus herramientas de última generación y métodos despiadados para monitorear sin problemas la vida de los ciudadanos y mantenerlos en constante temor de repercusiones para cualquier comportamiento subversivo. La inversión en la tecnología de espionaje tuvo un impacto devastador en la economía del país, pero se consideró la forma más efectiva y necesaria de mantener al estado aislado del resto del mundo y mantener al mundo occidental fuera.

Con espías operando en países de todo el mundo, la KGB tuvo una gran influencia en los asuntos del mundo, que alcanzó su apogeo durante el período de la Guerra Fría.

EXPERIENCIA INTERACTIVA

El Museo del Espionaje de la KGB es un museo moderno y único, donde los juegos y las historias son tan importantes como las experiencias educativas. Tocar y probar las exposiciones ayuda a las personas a aprender y recordar. En el Museo del Espionaje de la KGB, puede explorar la vida de un agente de espionaje de la KGB a través de la interacción con los artefactos en exhibición:

Silla de interrogatorio

La silla de interrogatorio era un dispositivo de tortura utilizado por la KGB para extraer información de sospechosos o enemigos. Es muy incómodo y restrictivo, diseñado para ayudar a un interrogador a obtener rápidamente la información que necesita. En el museo se tiene la posibilidad de sentarse en la silla, estar atado, e incluso tratar de escapar.

Llave Morse

Se puede aprender a leer y cifrar el código Morse, una de las formas de cifrado más antiguas y versátiles que aún se utilizan. Incluso se puede practicar descifrar los puntos y guiones en el museo, tratando de decodificar mensajes en tiempo real al igual que cualquier espía.

Centralita

Los teléfonos inteligentes son tan comunes en estos días que hemos olvidado que los primeros sistemas telefónicos fueron gestionados por seres humanos. Gestionar los teléfonos es un trabajo complicado y requiere atención al detalle, enfoque y dedos ágiles.

Escritorio principal de la KGB

Si está siendo convocado a la oficina del jefe de la KGB, será mejor que espere que haya una buena razón. Aquí, puede sentarse en la silla del jefe, fingir que tiene todo el poder, e incluso hacerse una foto. Así se experimenta toda la diversión de ser el jefe de la KGB, sin tener que vigilar la espalda.

Mano robot

Todos los experimentos con bombas o explosivos en la KGB se hicieron con una mano robot debajo del vidrio a prueba de bombas. Aquí se puede intentar usar la mano del robot, usando los controles para jugar y construir algunos dispositivos. Uno debe estar tranquilo y firme para dominar la mano robot…

Cama de prisión de la KGB

Prueba en la cama de la prisión. Se puede tocar, sentarse en ella e incluso acostarse. No es una cama que está destinada a ser cómoda.

Vida real de los prisioneros

Pocas puertas del museo están siempre cerradas. Y eso es porque detrás de estas puertas están los prisioneros en sus celdas. No se puede abrir las puertas para hablar con ellos, pero se puede ver su día a día en prisión, dando testimonio del brutal comportamiento de los guardias y viendo las técnicas de interrogatorio de la KGB de primera mano.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios