www.inoutviajes.com
Pepín Román vuelve a descubrir las Cantabria Lines
Ampliar

Pepín Román vuelve a descubrir las Cantabria Lines

martes 20 de abril de 2021, 11:21h
Instagram

A causa de la pandemia el aventurero cántabro Pepín Román se ha tenido que quedar en su tierra, pero ha aprovechado las últimas nevadas para descubrir las bajadas más salvajes de la zona.

Pepín Román lo explica con una cercana sencillez: “Cuando coloquialmente, entre los apasionados del freeride o esquí de montaña, hablamos de nuestra actividad, siempre resuenan nombres de famosos valles del Pirineo donde las condiciones y las posibilidades son muy grandes. Pero queda más que demostrado, año tras año, que Cantabria, el Valle de Liébana y los Picos de Europa, se están convirtiendo en un destino muy atractivo y con inmenso potencial para estas modalidades”.

Para disfrutarlo al 100% nos equipamos con el nuevo material de Helly Hansen para freeride, como la Elevation Infinity Shell Jacket equipada con la nueva tecnología, Lifa Infinity Pro, más transpirable y ecológica. Vamos a estar todo el día subiendo y bajando montañas y necesitamos ropa técnica que sea capaz de transferir al exterior todo el exceso de calor y sudor para que la humedad no se condense en el interior durante el ascenso y por lo tanto no se enfríe en el descenso.

Cantabria es un lugar con infinidad de posibilidades para todos los niveles, y hasta a los más expertos llevará a su límite y posiblemente, los sobrepasará. Una verdadera joya de la que Pepín ha podido disfrutar desde niño y que a muchos les ha servido de motivación para mejorar su nivel en busca de proyectos lejanos. “Día a día estas montañas nos recuerdan que vivimos en un lugar para enamorarse y en el que se seguirán realizando actividades y descensos inéditos con esquís”.

Una zona así, unida a los sucesivos temporales de norte, con grandes precipitaciones y temperaturas muy bajas que estamos viviendo últimamente, nos brinda en el mismo Valle de Liébana un esquí de nieve profunda y de una calidad excepcional. Cuando se abren los claros y aparece el sol, las vistas son impresionantes, donde podemos ver las imponentes montañas tapizadas de nieve que parecen mirarnos con desafío y tiento... y que con complicidad parecen decirnos que tenemos montañas, retos y esquí para muchos años.

No estamos esquiando en profundos valles del Himalaya ni Japón o Canadá, ni siquiera en los Alpes. Estamos esquiando en Cantabria, nuestro paraíso, donde las montañas, los bosques y estos espesores de nieve nos recuerdan una vez más que somos unos privilegiados.

El freerider cántabro de Helly Hansen, Pepín Román, volvió a casa con ganas de repetir las “Cantabria Lines”. “Me apetecía hacer lo que surgiera en cada momento, sin necesidad de programación”, explica Pepín. Y el resultado fue unas Cantabria Lines con mucho “April Flow”.

Abril llega al norte, como todos los años, ¡con mucha energía y luz! El cambio de hora, los días cada vez más largos, el verde de los valles y el fundir de la nieve en la alta montaña, nos recuerda que el verano está cada vez más cerca y que el invierno quedó, hace semanas, atrás. Son momentos especiales en los que, después de la actividad invernal y en lugar de calentar los pies al calor de la chimenea, nos vamos a la playa y los metemos a refrescar en el mar Cantábrico.

Para mí, es época de disfrutar al máximo y a todas horas de la montaña, haciendo que cada momento sea especial y buscando lo emotivo de cada luz o sombra. Actuamos con tranquilidad, dejamos atrás las prisas para encontrar laderas en perfectas condiciones para esquiar o para estar de regreso a casa antes de las frías noches de temporal o tormenta que nos trae el invierno. Ahora es abril, es tiempo de fluir, de dejarnos llevar, y sorprendernos a cada paso, sea cual sea el momento... como cuando entre la nieve y una piedra, encuentras una flor, esa que nos demuestra que la vida ha regresado después de meses de intenso frío.

Disfrutar del atardecer desde una de nuestras cumbres, uno de nuestros iconos. Esquiar su ladera pudiendo aún distinguir la rugosidad de la nieve en la bajada... con una luz que parece eterna. Pasar la noche bajo las estrellas, con las botas puestas, sintiéndonos protegidos por nuestra tienda de campaña, pero siendo conscientes de que está amaneciendo y no la hemos utilizado. Señalar con el dedo, como si de un puntero láser se tratara, junto a amigos, qué hacer, dónde, cómo y cuándo en nuestro gran patio de recreo que son los Picos de Europa...
Simplemente, nos centramos en disfrutar del “April Flow”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios