www.inoutviajes.com
En la Tate Modern de Londres: Giacometti
Ampliar
(Foto: Alberto Giacometti Man Pointing 1947 Tate © Alberto Giacometti estate / ACS+DACS in the UK, 2017)

En la Tate Modern de Londres: Giacometti

Instagram

La Tate Modern de Londres reúne más de 250 obras de Alberto Giacometti, desde el 10 de mayo hasta el 10 de septiembre…

Giacometti conocido por sus figuras alargadas, tiene otras facetas y tocó otros estilos, de todo eso y alguna cosas más trata esa gran exposición, que ha sido posible por el interés de la actual directora del museo, Frances Morris y la fundación Giacometti, a cuyo frente está Catherine Grannier…

Alberto Giacometti (10 de octubre de 1901 - 11 de enero de 1966) fue escultor, pintor, dibujante y grabador suizo. Nació en el cantón de Val Bregaglia, valle alpino del sur de los Grisones, como el mayor de cuatro hijos de Giovanni Giacometti, conocido pintor postimpresionista. Viniendo de un entorno artístico, estaba interesado en arte desde una edad temprana.

Celebrado como un escultor, pintor y dibujante, las figuras alargadas distintivas de Giacometti son algunas de las obras más fácilmente reconocibles del arte moderno. Esta exposición reafirma el lugar de Giacometti junto a artistas como Matisse, Picasso y Degas como uno de los grandes pintores escultores del siglo XX. A través de un acceso sin precedentes a la extraordinaria colección y archivo de la Fundación Alberto y Annette Giacometti, París, la ambiciosa y amplia exposición de Tate Modern, reúne más de 250 obras. Incluye yesos raramente vistos y dibujos que nunca se han exhibido antes y muestra la evolución completa de la carrera de Giacometti a lo largo de cinco décadas, desde las primeras obras como la Cabeza de una mujer (1926) hasta esculturas de bronce icónicas como Walking Man I 1960.

Datos sobre Alberto Giacometti

Alberto Giacometti creció en Suiza en el valle alpino de Val Bregaglia, a pocos kilómetros de la frontera suizo-italiana. Su padre, Giovanni Giacometti (1868-1933) fue un pintor impresionista estimado por coleccionistas y artistas suizos. Compartió sus pensamientos con su hijo sobre el arte y la naturaleza del arte. Alberto Giacometti produjo su primera pintura al óleo (Still Life with Apples, hacia 1915) y su primer busto esculpido (Diego, entre 1914-1915) en el estudio de su padre a la edad de catorce años. Su padre y su padrino, el pintor simbolista Cuno Amiet (1868-1961) fueron dos figuras cruciales en el desarrollo artístico del joven Alberto. En 1922, Giacometti fue a París a estudiar, matriculándose en la Academia de la Grande-Chaumière, donde asistió a las clases impartidas por el escultor Antoine Bourdelle. Los dibujos de desnudos atestiguan tanto este aprendizaje como, como sus primeras esculturas cubistas, la influencia de Jacques Lipchitz y Fernand Léger.

El trabajo de Giacometti muestra la influencia de la escultura africana y oceánica. Cuando el joven artista desarrolló un interés por el arte africano en 1926, ya no era una novedad para los artistas modernos de la generación anterior (Picasso, Derain); incluso se había popularizado hasta convertirse en decorativo. Las dos obras que primero llamaron la atención de Giacometti fueron la Cuchara Mujer y La Pareja, ambas expuestas en 1927 en el Salón de las Tullerías de París, e ilustrando ambas las convulsiones creadas en el joven artista por ese encuentro cultural. En 1928, Giacometti se embarcó en una serie de mujeres y cabezas planas, cuya calidad le valió elogios en 1929, y dio lugar a su primer contrato con la galería Pierre Loeb, que expuso los surrealistas. En esos años, Giacometti era amigo de Carl Einstein, autor del libro seminal sobre la escultura africana, Negerplastik (1915) y Michel Leiris, que se convertiría en un especialista en el arte dogón. Varios trabajos posteriores, incluyendo algunos yesos pintados sobresalientes y una o dos pinturas, muestran cómo el arte no occidental tuvo una influencia duradera en su producción. El artista se alejó de la representación naturalista y académica, a favor de una visión totémica ya veces salvaje de la figura, llena de un poder mágico.

Viviendo en una zona tan creativa como Montparnasse, empezó a asociarse con artistas como Joan Miró, Max Ernst y Pablo Picasso, además de escritores como Samuel Beckett, Jean-Paul Sartre, Paul Éluard y André Breton, para el que escribió y dibujó en su publicación Le surréalisme au Service de la Révolution. Entre 1935 y 1940, Giacometti concentró su escultura en la cabeza humana, centrándose principalmente en la mirada. Esto fue seguido por una nueva y exclusiva fase artística en la que sus estatuas comenzaron a estirarse, alargando sus extremidades. En esta época realizó una visita a España, a pesar de encontrarse en plena Guerra Civil.

Durante la Segunda Guerra Mundial vivió en Ginebra, donde conoció a Annette Arm. En 1946 ambos regresaron a París, donde contrajeron matrimonio en 1949. El matrimonio pareció tener un buen efecto en él ya que le siguió el periodo probablemente más productivo de su carrera. Fue su mujer la que le brindó la oportunidad de estar constantemente en contacto con otro cuerpo humano. Otros modelos habían encontrado que el posar para él no era un trabajo fácil, pero Annette le ayudó enormemente, soportando pacientemente sesiones que durarían horas hasta que Giacometti lograse lo que buscaba.

Poco más tarde se organizó una exposición de su trabajo en la galería Maeght de París y en la galería Pierre Matisse de Nueva York, para cuyo catálogo su amigo Jean-Paul Sartre escribió la introducción. Perfeccionista, Giacometti estaba obsesionado con crear sus esculturas exactamente como las veía a través de su exclusivo punto de vista de la realidad.

En 1954 recibió el encargo de diseñar un medallón con la imagen de Henri Matisse, por lo que creó numerosos dibujos durante los últimos meses de vida del pintor. En 1962 recibió el gran premio de escultura en la Bienal de Venecia, lo que le llevó a convertirse en una celebridad internacional.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios