www.inoutviajes.com
Veranos de la Villa, la cita estival de Madrid
Ampliar

Veranos de la Villa, la cita estival de Madrid

martes 14 de julio de 2020, 11:16h
Instagram

Madrid no podía faltar a su cita con Veranos de la Villa. El festival, que celebra su trigésimo sexta edición, forma este año parte del Plan Aplaude Madrid con más de una veintena de medidas para reactivar la cultura madrileña y celebrar el patrimonio cultural de la ciudad y su influencia en creadores de todos los tiempos. El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, presentó la programación de Veranos de la Villa acompañado de la delegada de Cultura, Turismo y Deporte, Andrea Levy, y del director del festival, Ángel Murcia, en un acto celebrado en Conde Duque, que será la sede de Veranos de la Villa del 29 de julio al 30 de agosto.

A la presentación acudieron más de treinta artistas que forman parte del cartel para unirse a la invitación que Veranos de la Villa hace a todos los madrileños. Carmen Linares, María Pagés, Joaquín De Luz, Aitana Galán, Juan Valderrama, Manuel Lanza, Belinda Washington, Cariño, Silvi ManneQueen y Juan Leiba, entre otros, han contribuido a la configuración de una programación diversa, accesible, paritaria y con todas las medidas de seguridad necesarias tanto para el equipo técnico y artistas como para los espectadores.

Durante todo un mes, el Centro Conde Duque ofrecerá espectáculos de música, danza, teatro, circo, magia, zarzuela, cine, literatura y astronomía, que conectan el patrimonio cultural y las tradiciones, desde el Siglo de Oro hasta las nuevas sonoridades electrónicas. Un diálogo presencial, multisensorial y en directo entre generaciones, migraciones y estilos, en el corazón de Madrid y con la participación de los madrileños.

El programa de actividades paralelas Atravesando el patio incluye proyectos digitales de fotografía, unas jornadas de cine y el proyecto gastronómico Comerse el verano, en el que reconocidos chefs crearán un plato dedicado a cada cita del festival, en colaboración con la Federación de Cocineros y Reposteros de España (FACYRE).

Joaquín De Luz regresa a los escenarios madrileños

La Compañía Nacional de Danza inaugura Veranos de la Villa el próximo miércoles 29 de julio en un programa dedicado a los sanitarios, con piezas de los coreógrafos Bournonville, Robbins y Amarante y un trío formado por Aguiló, Alosa y De Luz. Esta cita supone el regreso a los escenarios madrileños de Joaquín De Luz, a petición del festival, en una de las obras de Robbins que formaron parte de su repertorio durante sus años como primer bailarín del New York City Ballet, y el estreno en Madrid de Arriaga, un trabajo coreográfico en torno a la música del joven compositor vasco de música clásica, Crisóstomo Arriaga. La Compañía Nacional de Danza hará cinco funciones y las entradas estarán disponibles a partir del próximo 16 de julio.

Flamenco con nombre de mujer

Carmen Linares ha preparado un concierto extraordinario para cerrar la programación de Veranos de la Villa con broche de oro el domingo 30 de agosto. La cantaora rinde homenaje a la ciudad en la que se consagró como artista en una gran noche flamenca de cante, guitarra y baile en la que interpretará los grandes clásicos de su Antología de mujer, el cancionero de Federico García Lorca y homenajes a Enrique Morente, Paco de Lucía y Mercedes Sosa. En números especiales, interpretará una serie de fandangos con el cantaor onubense Arcángel y una versión flamenca del clásico Pongamos que hablo de Madrid, al compás del jerezano Tomasito.

María Pagés también regresa a los escenarios madrileños con el estreno en Madrid de Siete golpes y un camino (14-16 de agosto). Acompañada en la dirección y dramaturgia por su compañero creativo El Arbi El Harti, seis bailaores y bailaoras y siete músicos, la Premio Nacional de Danza 2002 recoge en este espectáculo ecos, trazos y líneas de sus últimos años de intensa creatividad artística y humana.

Madrid como escenario

El cartel de esta edición de Veranos de la Villa también celebra la iconografía de la ciudad y llenará de color el espacio público madrileño. Okuda San Miguel propone una versión pop más vitalista de La Osa y el madroño que habita la Puerta del Sol, con la geometría y los colores que caracterizan su obra.

Una invitación a apropiarnos creativamente del patrimonio de la ciudad que también ha hecho La Radical Teatro en su versión de El diablo cojuelo (6-8 de agosto), la popular obra satírica de Luis Vélez de Guevara, bajo la dirección de Aitana Galán; una suerte de road movie que se desarrolla en los paisajes de la España del XVII, con Madrid, Toledo y Sevilla como telón de fondo.

El creador Dani Pannullo también es un viejo conocedor de las calles de Madrid, donde llegó en 1998 y creó su propia compañía con artistas de distintas nacionalidades y disciplinas de vanguardia. En ATLAS maps of moves, Pannullo combina su inspiración callejera con los claroscuros de las fotografías de José Ortiz Echagüe (1886-1980) en un juego de contrastes entre la energía de los cuerpos en movimiento y la belleza evocadora de rostros y lugares de otros tiempos. Una coreografía cercana a la acrobacia con elementos del work out free-style, la técnica del parkour, el b-boying y la lucha greco-romana que podrá disfrutarse el 26 y 27 de agosto

La compañía madrileña de danza aérea Nueveochenta Aerial Dance también estrena en el festival un espectáculo que desgrana en la práctica las leyes de Newton para reflexionar sobre su influencia en las relaciones humanas. Solo, con ella y contra ella (19 y 20 de agosto) ocurre en una escenografía muy peculiar: un domo geodésico de ocho metros de diámetro, referencia al universo.

El voguing y la cultura ballroom se popularizaron en Nueva York a mediados de los años 80, vinculados con el antirracismo y la defensa de los derechos LGTBI. Ahora vuelve a vivir un momento de auge en todo el mundo y desde hace seis años Madrid también cuenta con una escena que ha ido creciendo de la mano de gente como Silvi ManneQueen (más conocida como Mother Spain) que han creado espacios seguros y con relevancia en los que poder articular la imagen propia a través del baile. Veranos de la Villa convoca en Voguing de una noche de verano el próximo 29 de agosto a las houses españolas para una ball –como se llama a las quedadas del colectivo– en la que, junto a las categorías tradicionales de la competición, también habrá otras que giren en torno a lo castizo y a la ciudad.

También los edificios históricos forman parte de la narrativa de la ciudad y en esta ocasión el festival ha querido poner en valor la historia del cuartel de Conde Duque y compartirla con los madrileños de una forma innovadora. El dúo creativo conformado por Germán de la Riva e Itsaso Iribarren ha diseñado la visita creativa Un espacio para recordar (14-16 de agosto), en la que a través de paisajes sonoros nos invitan a conectar con nuestra historia propia y recargar energías, aprovechando el frescor de las mañanas madrileñas. Por la noche, la invitación será pasar el 28 y 29 de agosto Una noche en el Torreón de Conde Duque, que recupera su antiguo uso como observatorio astronómico para acoger una sofisticada “batalla de gallos” entre el poeta Andrelo S. y el astrónomo Carlos González Aznar en un ejercicio de “astroesía” bajo las estrellas.

En una cita veraniega como esta no podía faltar un cine al aire libre para rememorar Aquel verano del 95 y celebrar el 25º aniversario de la icónica película Historias del Kronen, en compañía de su equipo artístico. Para enriquecer este aniversario que celebraremos el 12 de agosto y extender los Veranos de la Villa al entorno digital, la fotógrafa Laura Ortega nos propone un ejercicio de psicogeografía estival, con una superposición de los espacios urbanos y las personas de entonces y de ahora, que ha titulado El mañana no existe, Roberto, no lo olvides, en una clara alusión a la filosofía del protagonista de la cinta de Montxo Armendáriz.

Y para seguir homenajeando a ese Madrid plató de cine, acogemos el 25 de agosto la jornada Madrid, cámara en mano, en una colaboración con Madrid Film Office y la Academia de Cine, en la que participarán cineastas consolidados y residentes del primer año del programa de Residencias de la Academia de Cine, desarrollado con el apoyo del Ayuntamiento de Madrid. Durante el acto se anunciarán los 20 nuevos proyectos que participarán en la segunda edición de este programa que da formación y apoyo a cineastas emergentes para que puedan dar forma a sus proyectos audiovisuales.

Circo Conde Duque

Abrimos las puertas de un imaginario Circo Conde Duque para que esta disciplina forme parte también del verano madrileño. Dos veladas de suspense, tensión y mucha reflexión, con malabaristas, equilibristas, acróbatas y músicos, en colaboración con el Teatro Circo Price. Circo Deriva trae uno de sus espectáculos más exitosos, Ya es tiempo de hablar del amor (12 de agosto), una reflexión sobre el paso del tiempo en secuencias hilarantes con música en directo y objetos en equilibrio. La segunda noche de circo será una función doble el 13 de agosto con Gibbon, de Patfield & Triguero, una coreografía acrobática que reflexiona sobre el éxito y el fracaso, y que ha conseguido ser el primer espectáculo de circo nominado en la sección de danza del Festival Fringe de Edimburgo. El cierre estelar de este circo efímero es con Y ahora qué?, de Puntocero Company, una comedia surrealista con coreografías impresionantes, en la que dos artistas de circo y una pintora, reflexionan sobre los mitos y preocupaciones de las mujeres en una casa dibujada con cuerdas.

De la zarzuela a la folktrónica

El género más castizo no podía faltar en este festival con dos propuestas que bien podrían valer por un curso intensivo de zarzuela. Denominada opereta bíblica en un acto y cinco cuadros, La corte de Faraón se estrenó por primera vez en 1910 y ya es una de las zarzuelas más representadas de la historia. Después de su exitoso estreno en el Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida, llega a Madrid del 21 al 23 de agosto esta versión, protagonizada por Belinda Washington y reconvertida en un hit del siglo XXI, con un giro hacia el musical y la revista. El estudiante y la zarzuela es un texto audaz y divertido, escrito y dirigido por Raquel Acinas, que desmonta los tópicos del género y presenta las obras maestras de los grandes compositores, en un diálogo virtuoso entre el barítono Manuel Lanza y la soprano Ruth Terán. Esta segunda cita será el 22 y 23 de agosto.

Raül Refree, uno de los productores europeos más innovadores de la última década (Rosalía, Lee Ranaldo, etc.), se encuentra con la fadista Lina, experta en Amália Rodrigues, para seleccionar temas de la Reina del género y enmarcarlos en nubes analógicas, creando un fado de raíces electrónicas que desgarra en la dulce voz de Lina, con canciones que hablan de amores no correspondidos, marineros y destinos inciertos. El concierto será el 4 de agosto.

Poesía convertida en canción es la propuesta que trae Juan Valderrama en su concierto Mujeres de carne y verso (9 de agosto). Valderrama ha hecho arreglos en tiempo de jazz, flamenco, y fado, entre otros, para cantar los poemas de Safo de Lesbos, Elvira Sastre, Gloria Fuertes, Alfonsina Storni o Sor Juana Inés de la Cruz con el acompañamiento de una agrupación conformada por virtuosas instrumentistas. Las voces invitadas a esta velada en la que brillan las letras femeninas son Rozalén, Las Migas y María Toledo.

El 18 de agosto reúne a dos de los referentes de la folktrónica nacional, Baiuca y Le Parody. Alejandro Guillán es el creador de Baiuca, un proyecto en el que combina lo más vanguardista de la electrónica y las raíces más salvajes de su Galicia natal y Le Parody es el alter ego musical de Sole Parody, cantante y compositora del sur que mezcla el pop oscuro con folclores inventados y electrónica.

La cita El bello verano es de emociones y contrastes con la música de Confeti de odio, el proyecto de Lucas Vidaur que promete arrancarnos sonrisas de melancolía. Entrada la noche, el turno será para Cariño, que llega a Conde Duque el 28 de agosto con su más reciente material X si me dejas en visto, en el que Paola, María y Alicia se pasean entre el pop y la música contemporánea con letras profundas y estribillos pegajosos.

Un año más, Veranos de la Villa presenta Algo inesperado, una ‘cita a ciegas’ con la buena música, un concierto de un artista que sólo conocerán cuando empiece el concierto el 19 de agosto y del cual se irán entregando pistas a través de las redes sociales. De momento, solo sabemos que se trata de una mujer. En otras ediciones, los invitados han sido Vetusta Morla y Morgan.

Cuentos, magia y rock para toda la familia

Como sabemos que los niños no vienen solos al teatro, Veranos de la Villa trae un programa que hará las delicias de toda la familia y que arranca en agosto con el Festival Diminuto. Tres espectáculos de cuentos, canciones, magia y los juegos de toda la vida que se celebrarán el 1 y 2 de agosto, de la mano de la compañía madrileña Légolas Colectivo Escénico (Pon gallinita, pon), Eugenia Manzanera (Historias al viento) y la maga latinoamericana Dania Díaz (AbracaDania).

La prestigiosa compañía madrileña Aracaladanza, Premio Nacional de Teatro para la Infancia y la Juventud 2010, se pega literalmente a las paredes del Conde Duque en un espectáculo de danza contemporánea al aire libre, creado especialmente para el Festival. Summertime (29 y 30 de agosto) es un delicioso cóctel de piezas breves de su repertorio, con la distancia física necesaria para que nadie se preocupe y la cercanía obligatoria de la imaginación para que todos gocen.

El ritmo de esta programación para público familiar, lo marcan las canciones cañeras y juguetonas de la agrupación Petit Pop, que traerá el 11 de agosto su repertorio de música familiar en clave de pop, con mucho sentido del humor, apto para niños de 0 a 100 años.

Un festival 99% accesible

Veranos de la Villa tiene el compromiso de que todo el público pueda disfrutar de la cultura. Casi el total de los espectáculos (99%) serán accesibles para personas en silla de ruedas y/o con movilidad reducida, además contarán con audiodescripciones y paseos escénicos para personas con discapacidad visual o intelectual, intérpretes de Lengua de Signos y equipos individuales de bucle magnético y sonido amplificado.

Con el fin de eliminar cualquier barrera de comunicación, la información sobre las distintas medidas de accesibilidad estará disponible para todos en la web de Veranos de la Villa, en el programa de mano y a través de las redes sociales.

Recomendaciones para cuidarnos

Madrid cumple su cita con los madrileños y apuesta por un único escenario al aire libre y con reducción de aforo para seguridad y comodidad de artistas y espectadores. La organización de Veranos de la Villa recomienda descargar la entrada en el móvil, llegar con antelación y estar atentos a las indicaciones, ya que tanto la entrada como la salida del recinto debe realizarse de forma paulatina y ordenada.

El uso de mascarilla es obligatorio, así como mantener la distancia de seguridad. Además, el recinto se desinfectará antes de cada función y los asistentes encontrarán gel hidroalcohólico a su disposición en entradas, zonas comunes y aseos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios