www.inoutviajes.com
Ruta por las mejores ciudades cerveceras de Europa
Ampliar

Ruta por las mejores ciudades cerveceras de Europa

miércoles 23 de noviembre de 2022, 19:07h
Instagram

Los entusiastas de la cerveza tienen en Europa un patio de juegos. En el viejo continente se producen algunas de las mejores cervezas del planeta.

La tradición cervecera se ha ido transmitiendo durante cientos de años hasta convertirse en un culto que vale la pena conocer. Cervecerías antiguas, modernas, pubs y bares, son muchas las propuestas por conocer.

Es por ello, que hemos preparado una ruta europea para amantes de la cerveza, con distintas ciudades para visitar y degustar la popular bebida.

Al pasar por varios países, es recomendable tener en cuenta los requisitos para viajar al territorio europeo a nivel general y a nivel sanitario. En el caso de los viajeros latinoamericanos, como los colombianos o argentinos, considerar también la futura puesta en marcha del ETIAS.

Desde Bélgica hasta Polonia, estamos seguros de que este apasionante recorrido te dejará con un buen sabor de boca.

Brujas (Bélgica)

Conocida como “la capital de la cerveza en Europa” esta ruta no podía empezar por otro lugar.

Con una tradición cervecera que data de la Edad Media, esta ciudad mantiene esta parte de su cultura intacta hasta nuestros días y es potenciada además por una explosión de cervecerías artesanales de todos los tipos, gustos y estilos.

En esta ciudad se pueden degustar las mejores del país como la blanca o de trigo, lambic, entre otras.

Brujas, además, tiene el valor añadido de ser una de las ciudades medievales mejor conservadas de Bélgica. Sus canales circulares, coloridos ladrillos, su muy bien conservada arquitectura medieval son perfectas para admirar con una cerveza en la mano.

Una experiencia que apreciarán los entusiastas de esta bebida es participar en alguna de las múltiples propuestas de tours por cervecerías auténticas.

Pilsen (República Checa)

Si el recorrido tenía que empezar en Brujas, tenía que continuar en Pilsen.

Ubicada a tan solo hora y media en coche de la espectacular Praga, su nombre da lugar a uno de los tipos de cerveza más conocidos de todo el mundo, la pilsner.

Allá por 1842, en esta ciudad tuvo lugar por primera vez la mezcla de malta que dio lugar a un concepto que ahora tiene fama mundial.

Sin duda que Pilsen tiene varios atractivos, pero en esta ocasión es imprescindible pasar por el Museo de la Cerveza, que es propiedad de la marca más conocida de la ciudad, y una de las más populares de República Checa, Pilsner Urquell.

En este museo se muestra a los visitantes la historia de la elaboración de la cerveza y las instalaciones donde se produce la bebida. Por supuesto, en la visita es posible degustar su fina “golden ale”.

Múnich (Alemania)

En Alemania la cerveza es casi una religión, la popular bebida forma parte esencial de la cultura germana. Incluso hay una ley que prohíbe el uso de cualquier otro ingrediente que no sea agua, lúpulo y malta en su producción, hasta ese punto llegan en el país.

En este sentido, Múnich es probablemente el más grande de los exponentes de este idilio cervecero.

De hecho, cada año, entre septiembre y octubre se lleva a cabo en esta región el festival folclórico más grande de Alemania y que gira por completo en torno a la cerveza, el Oktoberfest.

Más de 7 millones de personas visitan este evento extraordinario. Si deseas disfrutar de la cerveza alemana, esta probablemente sea una buena época para hacerlo.

Aun si no asistes al festival, la ciudad tiene más de 100 “biergärten” (cervecerías al aire libre) donde puedes disfrutar de abundantes platillos de comida bávara y un gran vaso de cerveza alemana en largas mesas de madera. Una experiencia típica de la región.

Entre los jardines de cerveza más populares están los de las cervecerías locales como Augustiner, Hofbräu y Paulaner.

Dublín (Irlanda)

Dublín es sinónimo de pubs y los pubs equivalen a cerveza. Tomar una pinta de cerveza en un pub irlandés es de por sí una experiencia que vale la pena por el estilo de estos establecimientos, la música y la vibra de la gente.

La cultura cervecera de Irlanda se condensa en buena parte en su producto estrella, la célebre cerveza Stout, Guinness.

En este sentido, el Guinness Storehouse, un museo propiedad de la marca, brinda a los amantes de esta bebida la oportunidad de aprender más sobre la historia y la elaboración de esa deliciosa cerveza negra.

Como no puede ser de otra manera, al final de la visita es posible degustar una pinta de Guinness en las instalaciones del Storehouse, que incluyen una agradable terraza.

Si prefiere explorar el patrimonio cervecero irlandés desde una perspectiva más amplia, puede dirigirse al centro de la ciudad. Hay aproximadamente 800 pubs repartidos en todo Dublín, por lo que propuestas para degustar cerveza con un buen ambiente, no faltarán.

Entre las propuestas más emblemáticas están locales históricos como O'Donoghue's, el pub de música tradicional irlandesa más conocido de Dublín, el Mulligan's, bautizado popularmente como "El hogar de la pinta" o The Brazen Head, que data de 1198 y oficialmente nombrado “el pub más antiguo de Irlanda”.

Para los que deseen aún más variedad, pueden dirigirse al St. James's Gate Brewery, que ofrece cerca de 60 pale ales, stouts, IPA, pilsners, porter y más.

Ámsterdam (Países Bajos)

Quizás la propuesta más "comercial" de todas, no deja de ser mundialmente famosa por su cerveza. Es el hogar de la archiconocida Heineken. Una visita a la capital holandesa no está completa sin disfrutar de la Heineken Experience.

En este museo, propiedad de la cervecería más grande del país, aprenderá sobre su proceso de elaboración, descubrirá cómo la marca se volvió tan exitosa, por supuesto, podrá degustar su cerveza.

También puede aprovechar de pasar por los numerosos cafés cerveceros de Ámsterdam, como el Templo de la Cerveza y Proeflokaal Arendsnest. Hablamos de lugares en los que se pueden degustar más de 100 cervezas ¡Quizás haya que ir con cuidado!

Propuestas menos conocidas

Las anteriores figuran entre las ciudades más conocidas de Europa por pasión por la cerveza. Sin embargo, la cultura cervecera del continente va mucho más allá.

Para los que quieren propuestas menos convencionales, recomendamos ampliamente aventurarse a conocer:

Bergen, Noruega

Belfast, Irlanda del Norte

Brístol, Reino Unido

Colonia, Alemania

Gdansk, Polonia

Maastricht, Países Bajos

Malmö, Suecia

Tartu, Estonia

Zadar, Croacia

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios